10 cosas imprescindibles para llevarte de vacaciones

Cuando estás planeando hacer un viaje y no sabes exactamente qué cosas necesitas para viajar, lo mejor es que te pares un momento, no lo dejes todo para última hora, cojas lápiz y papel (por poner un ejemplo), y empieces a anotarte todo aquello que primero te venga a la cabeza. Luego con más tranquilidad revisas la lista que has hecho y empiezas a modificar o añadir aquellas pequeñas cosas que no te habías acordado en un inicio.

Y tú me dirás, “pues vaya descubrimiento me has hecho!”, “no se me había ocurrido pensar de esa manera…” Vale, ya lo sé, parece algo tonto, que te esté tomando el pelo, pero de verdad que no es así. A menudo creemos que lo tenemos todo controlado, que no se nos escapa nada y luego nos encontramos con la desagradable sorpresa de necesitar justo aquello que no hemos previsto.

Por eso te aconsejo, que si tienes un momento no dejes desaprovechar esta fantástica oportunidad que te ofrezco, e inviertas un poco de tu tiempo en leerte el artículo que he preparado para ello. Así que, aquí te presento la lista de tu viaje para que prepares tu equipaje para irte de vacaciones.

Listado de cosas imprescindible para llevarte de viaje al extranjero

Pues lo primero que debes de hacer para irte de viaje al extranjero, aunque no por ello necesario, será reservar algún tipo de alojamiento.

Si no sabes cómo buscarlo, te recuerdo que en este mismo blog podrás encontrar un artículo que te ayudará a reservar tu lugar preferido mediante las plataformas de Airbnb o Booking. Échale un vistazo, seguramente te pueda servir de orientación, o al menos tendrás una referencia por la que guiarte.

Como te he comentado anteriormente, no siempre es necesario hacer una reserva previa. Sí te consideras una persona osada, que le gusta la aventura y la improvisación, entonces sería mejor que fueras organizando el viaje sobre la marcha, nunca mejor dicho! Aunque, aun así, necesitarías prever otro tipo de cosas.

Primero: ten a mano tu documentación personal, ya sabes: DNI, si viajas a un país comunitario tendrás suficiente con este documento, pero si te vas fuera de Europa, cruzas el “charco”, o visitas otros continentes situados en el hemisferio sur del planeta, recuerda que al margen del pasaporte, necesitarás también un visado de viaje o de negocios. Ten en cuenta que estos procedimientos pueden demorarse un poco, con lo que sería mejor que te informaras con tiempo sobre cuánto tardarán en solucionarte este trámite.

Segundo: sería conveniente que te sacarás la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) en el caso de que viajes por Europa (u otros países del continente aunque no pertenezcan a la comunidad). Y si viajas a otro continente, lo mejor sería que te prepararas un seguro de viaje, por si las moscas.

Ya sé que muchas veces pensamos que no nos ocurrirá nada, que estamos inmunizados contra accidentes y enfermedades, sobre todo cuando nos vamos de vacaciones, pero por si acaso, te aconsejo que lo hagas.

Si viajas por Europa, la Tarjeta Sanitaria Europea  (TSE) no te costará nada, es gratis, y además puedes solicitarla de varias maneras: por Internet o desplazándote a un Centro de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS). El plazo de entrega o de envío no es superior a 10 días, pero si la necesitaras antes, entonces tendrías que solicitar el Certificado Provisional Sustitutorio (CPS).

Tercero: vacunas: recuerda que si has pensado viajar a países “lejanos”, en muchos casos necesitarás vacunarte, y además deberás prever el tiempo, pues a veces necesitarás tomarlas un mes antes (o más) de iniciar tu viaje.

Cuarto: climatología: depende de la parte del mundo que quieras visitar debes informarte previamente del tiempo y del clima o incluso de la estación del año, porque aquí puede ser verano pero en Argentina invierno. Todo depende de la parte del hemisferio en el que te encuentres en este momento y al que decides irte de viaje. Es importante tener en cuenta este aspecto, si no quieres cogerte un resfriado del copón cuando aterrices en otro país del hemisferio opuesto mientras llevas puesto una camisa sin mangas y unas chanclas súper cómodas.

Otra cosa importante que deberás prever en relación al tiempo o al clima, es si te desplazas a un país asiático; y es que recuerda que estos países son muy proclives de ser visitados por airosos monzones. Por lo cual, te aconsejo que primero te informes de cuál es la temporada idónea para visitarlos.

Quinto: échale un vistazo a las costumbres y tradiciones propias de los países que decidas viajar para no meter la pata u ofender a los nativos, o quedarte en una situación quizá conflictiva. Recuerda que no todos compartimos la misma cultura “occidental”, o incluso si la compartimos también existen un montón de matices y pequeñas o grandes diferencias entre nosotros. Lo mejor sería que le dedicaras un poquito de tu tiempo para informarte previamente, no vaya a ser que luego te arrepientas… ya sabes…

Sexto: tema “roaming”: acuérdate de activar esta opción con tu operadora. Por otro lado, tienes otra opción que la puedes encontrar en Amazon, y consiste en unas tarjetas SIM que te ofrecen diferentes paquetes de datos con las que puedes viajar al extranjero y estar conectado.

Séptimo: ten en cuenta que quizá necesites unos adaptadores de corriente para poder cargar tus dispositivos electrónicos (smartphones, tablets, cámaras…), piensa que en algunos países existen otro tipos de conectores.

Octavo: transportes: es útil mirar qué tipo de transportes puedes coger una vez llegas al país de tu destino: buses, tranvía, metro, aviones. Sí vas a países muy grandes como por ejemplo, India, Rusia, China…, necesitarás coger vuelos nacionales para poderte desplazar por el país si quieres conocer norte y sur.

O si viajas a las islas griegas tendrás que coger diferentes barcos para moverte de una isla a otra. El problema es que las distancias entre un punto y otro pueden ser bastante largas, con lo que deberás planear el tiempo que le vas a dedicar solo a eso.

Por otro lado también está el alquiler de vehículos: importante si vas a islas o lugares poco comunicados entre sí por transportes públicos. Alquilar un vehículo puede ser muy práctico y cómodo, porque podrás desplazarte a cualquier sitio, cuando quieras, y sin la necesidad de depender de ningún horario fijo.

Noveno: objetos personales. Y es que no habíamos hablado de ello hasta ahora. Aunque puede ser obvio, realmente es una decisión importante porque debes prever un montón de cosas. ¿Hará frío? ¿Hará calor? ¿Llevo todo lo necesario? En fin, qué te voy a decir. Si resulta que después de haber preparado un montón de cosas, luego no las vas a utilizar, o bien no has previsto lo suficiente, estás metido en un lio, porque vete a saber si allí donde estés vas a encontrar ese “algo” que se te ha olvidado, o quizá es que no tengas espacio de dónde ponerlo, o quizá es que no te puedes gastar más dinero del que cuentas para el viaje. En fin, se me ocurren muchas más cosas, pero mejor dejarlo aquí porque la vamos a liar…

Décimo, y no menos importante: ¡el colofón!: tus ganas locas de liarte la manta a la cabeza y “palante”. Y es que los momentos previos al viaje pueden ser muy intensos, se mezclan una serie de emociones que a veces cuesta manejar. Pensar que te vas a dejar algo, que no te va a dar tiempo a prepararlo todo, que, ¡ay!, se te ha olvidado comprar el no sé qué…¡pufff!, eso y ¡muchas cosas más! Pero, “don’t worry!”, que ya está, que lo has conseguido, ¡que por fin estás de vacas! ¡Disfrútalo, y venga ya!, ánimo y hasta otra, ¡que lo disfrutes!