Alberto korda, el fotógrafo de la revolución

Para aquéllos que no conozcáis quién es este fotógrafo, os daré una pista: fue el autor de la imagen más reproducida de la historia.

¿No? ¿Todavía no sabéis de quién os estoy hablando? Vale, os doy otra pista: esa imagen es en forma de retrato.  Retrato de un guerrillero, la cual fue tomada en Cuba. En la actualidad, y desde hace muchos años, la imagen de la que os estoy hablando sale impresa en infinidad de camisetas, gorras, bolsos, carteles, y en muchos otros artículos más.

Supongo que ya os va sonando un poco más de quién os estoy hablando. Quizás, no conozcáis todavía quién fue el fotógrafo de esa mítica imagen, pero sí que sabéis quién es la persona cuyo retrato se hizo famoso en el mundo entero, ¿verdad?

Pues claro, menos mal, ya habéis adivinado quién es el sujeto protagonista del famoso retrato, que no es otro que el Che, sí, el Che Guevara, icono de la revolución cubana, y de todos  (o casi todos) los movimientos revolucionarios de izquierda que existen o han existido en nuestro planeta a partir del siglo XX.

Pues bien, a lo que íbamos, el fotógrafo que hizo posible que todo el mundo conociera esa icónica fotografía fue Alberto Korda, aunque en realidad, su verdadero nombre era Alberto Díaz Gutiérrez.

Alberto Korda fue un fotógrafo cubano nacido en La Habana en 1928, aunque falleció en París en el 2001 mientras asistía a una de sus exposiciones de fotografía.  Si os parece, a continuación os iré explicando algo sobre la vida de Alberto Korda, el fotógrafo de la revolución, y cómo no, también os iré contando algo más sobre su carrera fotográfica.

Korda y la foto del Che Guevara

Alberto Korda fue un fotógrafo básicamente autodidacta. Hijo de un obrero ferroviario,  estudió económicas en el Candler College de La Habana en 1946. Del 47 al 50 estudió en la Academia de Empresariales de La Habana.

En 1956 funda los Estudios Korda en La Habana junto con Luis A. Pierce, asociación que duró hasta el 1969. Mientras tanto, desde el 1959 al 1962 trabajó como fotógrafo en la revista Revolución de La Habana. Trabajo que compaginó también como fotógrafo de Fidel Castro hasta 1969.

En 1961 forma parte como miembro fundador de la rama fotográfica de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Desde 1968 hasta 1980 es fotógrafo de la Academia de las Ciencias de Cuba, La Habana. A partir de ese año se hace fotógrafo independiente y vuelve un poco a la fotografía de moda, disciplina con la que empezó sus andaduras en la fotografía.

Una vez Korda dijo que su oficio de fotógrafo estaba dedicado a lo que él realmente amaba, que no era otra cosa que el amor a la belleza de la mujer. Por ese motivo se inició en el mundo de la imagen a través de la fotografía publicitaria y de la moda femenina. Pero más tarde, con la llegada del triunfo revolucionario de Fidel Castro, Korda cambió su amor por la belleza femenina por el amor de la revolución cubana.

A partir de entonces y durante diez años se dedicó a acompañar a Fidel Castro por toda Cuba y algunos países extranjeros fotografiando el devenir de la revolución. Se calcula que fueron miles las fotografías que realizó sobre la revolución cubana durante su estancia con Castro.

Pero Alberto Korda no sólo se dedicó a la fotografía sino que en sus inicios profesionales, después de acabar sus estudios, empezó como vendedor de máquinas de la famosa marca norteamericana Remington. Fue en esa época, mientras deambulaba como vendedor por La Habana cuando empezó a tomar fotografías de todo aquello que más le llamaba la atención, a través de una cámara de 135mm que le habían regalado a su padre.

Pero hablemos de la famosa foto hecha al Che Guevara. Dicha foto tuvo lugar en un acto conmemorativo que se celebraba en La Habana durante un discurso de Fidel Castro. La foto del Che fue tomada durante ese evento en 1960. El día anterior, un carguero francés explotó en el puerto de La Habana, causando unos 80 muertos a causa del armamento que había en su interior destinado a la causa cubana.

El Che Guevara participaba en la marcha fúnebre de esas personas, cuando Korda atrapó la oportunidad al vuelo, y le tomó la fotografía que años más tarde recorrió el mundo entero.

Según Korda, esa imagen se hizo de forma espontánea y casual, no estaba predeterminada. Korda comenta que hubo algo en la actitud del Che, algo en su mirada por la forma cómo observaba a la gente congregada en el evento, que le impulsó a fotografiarle justo en ese instante. Quién le iba a decir, que esa fotografía tendría la repercusión internacional de la cual goza hasta la actualidad.

Destacar como dato curioso, que durante aquella misma conmemoración celebrada por Fidel Castro y el Che Guevara, asistieron varios intelectuales franceses al evento, entre ellos el filósofo existencialista Jean-Paul Sartre y la escritora y filósofa Simone de Beauvoir.

Dicho esto, y como os he comentado anteriormente, Alberto Korda además de ser el fotógrafo de la revolución cubana, también se dedicó a la fotografía de moda, a través de la cual inició su carrera fotográfica, y pudo  retomar muchos años después. No obstante, también hay que resaltar la importante faceta de fotografía submarina que también desarrolló este gran fotógrafo.

Parece ser que en 1968, Korda se inició también en esta especialidad fotográfica, la submarina, por la que consiguió varios premios, entre los que destaca algunos galardones internacionales. En el ámbito nacional, Korda elaboró el Atlas de corales cubanos para el Instituto de Oceanología de la Academia de Ciencias de La Habana.

Bueno, hasta aquí os he ido contando un poco sobre este fotógrafo cubano, “culpable” de la admiración que sentimos muchos de nosotros hacia esa bella fotografía del guerrillero Che Guevara. Si deseáis conocerlo un poco más, os invito a que naveguéis por su obra y disfrutéis de sus imágenes, al igual que lo estoy haciendo yo. Así que, venga, vamos, todo vuestro!