Ampliar PC cambio de tarjeta gráfica

Iniciamos una serie de artículos prácticos sobre cómo, cuándo y con qué ampliar tu ordenador PC.

En este primer artículo sobre cómo ampliar un PC vamos a hablar de la tarjeta gráfica.

Las gráfica es un elemento que tarde o temprano hace falta cambiar para poder seguirle el ritmo a los juegos más actuales.

Se pueden ampliar las tarjetas gráficas

Las tarjetas gráficas rara vez son ampliables en cuanto a potencia y capacidad. Pero se pueden cambiar por otra más potente, sin tener que cambiar el resto del PC.

Las gráficas cuentan con un procesador interno y una memoria RAM soldados a la placa de la tarjeta gráfica. Por estar soldados no es intercambiable por otro superior o por módulos de mayor memoria.

Las tarjetas gráficas únicamente se pueden ampliar o mejor dicho modificar en su refrigeración. Es decir, añadir nuevos ventiladores o refrigeración líquida con el objetivo de disminuir la temperatura de la misma.

Este cambio de la refrigeración no repercutirá en una aumento directo de potencia. Aunque sí que permitirá realizar un mayor overcloking* para conseguir un aumento entre el 1 y el 5% en el mejor de los casos.

*overcloking = forzar la velocidad de la tarjeta un pequeño % lo que hará que esta suba de temperatura un poco más de lo habitual

¿Para qué sirve una tarjeta gráfica?

La tarjeta gráfica de un PC sirve para representar los gráficos en pantalla. Además si esta es suficientemente potente nos permitirá jugar a juegos en nuestro PC más allá de juegos sencillos.

Más allá del uso en juegos con complejos gráficos 3D, una tarjeta gráfica potente nos ayudará tambien en otras tareas como:

  • La edición de vídeo
  • Los renderizados de mundos 3D

El beneficios será el de acortar notablemente los tiempos de cálculo.

¿Todos los PCs llevan tarjeta gráficas?

Sí porque todos los PCs, incluidos los Mac, llevan chips gráficos para poder presentar en pantalla los datos y los programas.

Los ordenadores más básicos llevan estos chips gráficos ya integrados en el propio procesador central o CPU, y no en una tarjeta a parte.

Las tarjetas que ya incorporan los microprocesadores en su interior se denominan «gráficas integradas» y suelen ser escasamente potentes.

Mientras que las que son tarjetas gráficas que no están en el mismo procesador son denominadas «gráficas dedicas» o tarjetas gráficas.

Un ordenador con gráfica integrada no será capaz de ejecutar juegos que sean gráficamente vistosos. O al menos no será capaz de hacerlo de una forma lo suficientemente fluida.

Si bien, debo señalar en cuanto a las tarjetas gráficas integradas, que últimamente los procesadores de AMD denominados APU, incorporan cada vez tarjetas integradas más y más potentes.

Estas APU bien pueden rivalizar ya con la gama más baja de las tarjetas gráficas dedicadas.

¿Quién necesita cambiar la tarjeta gráfica?

Para empezar a todo aquel que le falle esa parte vital del ordenador.

Además algunos usuarios, como gamers, modeladores 3D y editores de vídeo, posiblemente deberán cambiar la tarjeta gráfica cada dos o tres años.

Si no eres un gamer y si no eres un profesional de la imagen o un diseñador, cualquier tarjeta gráfica, incluso las integradas,te será suficiente.

¿Por qué cambiar la tarjeta gráfica?

Normalmente procedemos a ampliar la tarjeta gráfica porque nuestro PC ya no puede con los juegos actuales, es decir, que ya que no conseguimos una experiencia de juego razonable.

Antes de proceder al cambio siempre podemos ir bajando los detalles gráficos, esto es, bajando la calidad de las texturas, desactivando v-sync, quitando sombras.

Llega un momento que no podemos optimizar más desde el panel de configuración gráfica de cada juego y no obtenemos el rendimiento deseado. Como mínimo deberíamos ser capaces de tener unos 30 fps* mantenidos para cualquier juego.

*fps= fotogramas por segundo

Si bien el rendimiento de la tarjeta gráfica es el principal motivo que nos lleva a ampliar la tarjeta gráfica, otro de los motivos es porque la tarjeta gráfica deja de funcionar.

Que la tarjeta gráfica se estropee pasa sobretodo en verano, que es cuando más sufren por el calor.

Te recuerdo que las gráficas alcanzan temperaturas que en ocasiones rozan los 100 grados de temperatura y que los ventiladores que incorporan son incapaces de enfriar debidamente.

¿Qué tarjeta gráfica elegir?

Bueno, aquí es donde más difícil va a resultar el cambio o ampliación de la tarjeta gráfica.

El cambio de la tarjeta gráfica en sí, me refiero a quitar una y poner otra en su lugar, a lo sumo te llevará 20 minutos.

Elegir entre un gama u otra, entre un fabricante u otro, o entre diferentes marcas de tarjetas gráficas es una tarea que es algo complicada.

Sobretot se complicarña a menos que te puedas gastar una importante suma de dinero sin importante demasiado.

Tarjeta gráfica de gama media gama baja o gama alta

Dentro de las tarjetas gráficas tenemos la tarjetas gráficas de gama baja, de gama media, gama media-alta y de gama alta.

Es evidente pensar que lo mejor es una tarjeta de gama alta, pero claro, hay que tener presente que una tarjeta gráfica de gama alta puede costar tanto o más que el propio PC al completo, sí.

Más adelante te hablo de los precios de las tarjetas gráficas te señalo las horquillas de precios para cada una de estas gamas.

Así que si no somos gamers, si no gozamos de una excelente salud económica, lo más normal es decantarse por las tarjetas gráficas de gama media.

En cuanto a las tarjetas de gama baja, estas serán sólo opción para aquellos que únicamente jueguen a juegos de muy baja carga gráfica. Y sobretodo que no sean especialmente quisquillosos con la calidad y detalles gráficos.

Una vez elegida la gama de la tarjeta gráfica, tendremos una horquilla de precios en la que nos moveremos.

Si la tarjeta gráfica es de gama media podríamos hablar de entre los 150 y los 250 euros.

Esta horquilla de precios nos servirá para ver que modelos de tarjetas gráficas están a nuestro alcance. Así podremos elegir la opción que mejor se adapte a nuestros bolsillos.

Tarjeta gráfica Nvidia vs Tarjeta gráfica AMD

AMD vs NVIDIA

Ahora deberemos elegir el tipo de chip, ya que todas las tarjetas gráficas montan un chip central fabricado o bien por Nvidia o por AMD.

El resto de componentes que van en la placa de la tarjeta gráfica pueden variar, dentro del mismo modelo tanto en cuanto a la cantidad de memoria RAM como al tipo de la misma.

Cabe señalar que son muchos los usuarios que prefieren Nvidia antes AMD. Aunque esto es por cuestión de inercias, a misma gama son bastante parecidas en cuanto a rendimiento. Además siempre la tarjeta de AMD es algo más barata.

Los drivers de Nvidia son mejores que los de AMD

Al utilizar todas las marcas de gráficas uno de estos dos tipos de chips no deberías preocuparte en exceso con el tema de los drivers*, ya que aunque sean de marcas menos desconocidas utilizarán los drivers oficiales de cada fabricante.

*drivers = controladores en español, son unos archivos de configuración de la tarjeta que le dicen a Windows de que características disponen.

Si bien en cuanto a drivers es justo señalar que los Nvidia actualiza con mayor asiduidad los drivers para sus tarjetas.

Pero la frecuencia de actualización de los drivers es algo que nos debería preocupar. A menos que seamos de aquellos que compramos los juegos nuevos tan pronto como salen al mercado.

La actualización de drivers en las gráficas sirve fundamentalmente para corregir los posibles fallos que se detectan tras el lanzamiento de un determinado juego nuevo.

¿Qué marca de tarjeta gráfica comprar?

En cuanto a marcas de tarjetas gráficas, que no de fabricantes de chips, hay muchas, muchísimas.

Algunas de estas marcas probablemente no las hemos oído en toda nuestra vida gamer. Me refiero a marcas de tarjetas gráficas como KFA2, Diyeeni, Zotac, Evga.

Claro que cada una de estas marcas de gráficas tendrá una forma de trabajar y variarán algunos aspectos de la tarjeta. Tales como la cantidad de memoria VRAM que llevan. La velocidad de esta memoria. La calidad de los ventiladores y el tipo de conexiones que lleva.

Vamos a conocer qué características son aquellas en las que debemos fijarnos al comprar una tarjeta gráfica.

¿Qué características debe tener una tarjeta gráfica?

El chip de la tarjeta gráfica

La característica que más notaremos en relación a la potencia de una tarjeta gráfica es la generación del chip, es decir, si este es de la generación actual o de una generación de años anteriores, no te recomiendo que te vayas a más de una generación anterior.

Lo siguiente a tener en cuenta sería la propia serie del chip, aquí suele haber bastante lío pues resulta que el número más alto no siempre indica una mayor potencia. No, al menos con Nvidia. Donde una GTX 1650 es menos potente que una GTX 1060.

Las últimas series de los chips de las gráficas de Nvidia destinadas al gran mercado, el de consumo son, ordenadas desde la generación más nueva a la generación más antigua:

  • RTX 3000
  • RTX 2000
  • GTX 1600
  • GTX 1000
  • GTX 900

En el caso de AMD y sus tarjetas gráficas para consumo, tenemos la gama RX y la anterior HD si bien vamos a centrarnos en las RX por su solvencia, a la altura de las de Nvidia.

  • Radeon RX Vega
  • Radeon RX 5700
  • Radeon RX 500 que desapareció como tal y se renombró como RX 500

Así que a modo de ejemplo que de elegir un Nvidia te diría que me quedaría con una tarjeta gráfica de la generación anterior, a menos que sean como máximo dos y que escojas el chip más alto de gama de esa generación.

Por ejemplo, si en la actualidad los de Nvidia van por su generación RTX 3000, siendo las RTX 2000 las anteriores, y las GTX 1600 las dos generaciones más viejas. Mi primera opción sería la gama media de las RTX 2000, es decir la RTX2070, pero si no te alcanza el presupuesto me iría como mucho a por una GTX 1660.

La cantidad de memoria de la tarjeta gráfica

La memoria RAM que lleva la tarjeta gráfica, también denominada VRAM, es algo también importante, muy importante, ya que los juegos de hoy en día no funcionarán bien con tarjetas que no tengan un mínimo de 4 Gb. si que te recomiendo las de 6 y 8 Gb, si bien con 4Gb ya podremos jugar con resoluciones full HD y texturas bien definidas.

El tipo de memoria de la tarjeta gráfica

En cuanto a la velocidad de la memoria de las tarjetas gráficas, esta debería ser lo más alta posible, si es de GDDR6 mejor que mejor, pero si no, no te conformes con menos de GDDR5. Las tarjetas que puedes adquirir hoy en día, casi todas cumplirán con este cometido.

El sistema de refrigeración de la tarjeta gráfica

Refrigeración mediante tres ventiladores

En relación a los ventiladores te recomiendo encarecidamente tarjetas gráficas con un mínimo de dos ventiladores y que huyas de las tarjetas de un único ventilador, ya que de ser uno debería ser una mini turbina y en el momento de jugar hacen bastante más ruido que las que incorporan doble o triple ventilador.

Disipador para tarjetas gráficas

Los conectores que lleva la tarjeta gráfica

Nos referimos a los conectores externos, los que quedan por detrás de la torre del PC y donde conectarás el monitor o los monitores.

El conector interno, el que conecta la tarjeta gráfica con la placa base es siempre el mismo desde hace ya unos cuantos años, se trata de un conector PCI-e PCI Express de 16 bits

Si trabajas con más de una pantalla deberás asegurarte que la gráfica tenga dos salidas como mínimo, dos conectores. Y que ambas puedan darte la misma calidad.

Es habitual encontrar tarjetas gráficas de gama media con dos tres y hasta cuatro conectores. Pero estas salidas difieren en su tipo de conector, es decir, son salidas con especificaciones y calidades diferentes.

La mejor salida que puedes encontrar a día de hoy en una gráfica es la denominada DP o DisplayPort, ya que soporta mayor frecuencia que el HDMi sobretodo para formatos ultrapanorámicos.

El Displayport además, como el más común y de menos calidad HDMi soporta sonido por el mismo cable. Si tu monitor tiene altavoces con estos puertos te ahorrarás tener que tener unos altavoces externos.

Tanto los Display Port como los HDMi hoy en día tienen un sub-formato denominado «Mini» pero este está relegado a su uso en tablets u ordenadores portátiles, viéndose raramente en tarjetas gráficas para PCs clónicos.

Los conectores que puede llevar una tarjeta gráfica son:

Conectores de tarjeta gráfica

Los conectores de video compuesto o «composite», así como los conectores de S-Video y Componentes ya están en total deshuso.

Sin embargo algunas gráficas llevan conectores DVI, son conectores hoy que ya no incorporan los modernos monitores, pero que en su día se utilizaban en monitores de gama alta. Sin embargo todos estos conectores DVI no son capaces de sacar sonido por el mismo conector.

El conector VGA es quizá el más viejo de todos los que aparecen en el esquema, sin embargo algunas tarjetas gráficas todavía lo incorporan ya que es un conector que incorporaban todos los monitores hasta hace escasos años.

El coste de cambiar la tarjeta gráfica

Esta ampliación de la tarjeta gráfica por otra más nueva, muchos sabréis que es costosa, y es que una gráfica puede representar la mitad o más del coste total del equipo.

Sí amigos, jugar es caro, muy caro si eres algo quisquilloso con la calidad en pantalla.

Podríamos establecer el precio de una tarjeta gráfica dedicada de gama baja de 30 a 150 euros.

Siendo de 150 a 275 euros el precio de la gama media de tarjetas gráficas, aunque en muchas tiendas lo extienden hasta los 400 para poder dar cabida por ejemplo a las RTX 2070, para tiroriro.com 400 euros son muchos euros para considerarse gama media, y hemos decidido que nuestra gama media acaba en los 270.

Nos quedan los precios por encima de los 275 euros y hasta los 375 euros para la gama medio-alta.

A partir de aquí la gama alta o gama locura, porque amigos, pagar 600 o más euros por una gráfica, porque las hay de más, por una tarjeta gráfica es a todas luces una locura.

Por mucho menos dinero de lo que te puede costar una tarjeta gráfica de gama locura, puedes hacerte con una consola de última generación, o dos, y disfrutar de los mismos juegos triple A en la pantalla de tu salón, que siempre será de un tamaño mayor que el monitor que puedas tener en tu habitación o despacho.

Además, debes saber que si tu monitor tiene una calidad de 4K, probablemente no moverás todos los juegos a tope de detalles y con más de 60 fps por mucho que te cueste la tarjeta gráfica.

Veamos los motivos y las diferentes opciones que barajamos para esta ampliación de nuestro PC.

¿Por qué son tan caras las tarjetas gráficas?

Pues por varios motivos, el primero y fundamental porque su poder computacional es altísimo, y es tan alto porque la industria del videojuego es sumamente exigente en cuanto a recursos necesarios para .

Las resoluciones de nuestras pantallas crecen día a día, empezamos hace unas décadas jugando con resoluciones que con esfuerzo superaban por poco los 320 píxeles de ancho por 240 píxeles de alto lo que nos da un total de 76.800 puntos en pantalla.

Cada uno de estos puntos deberá reflejar un color entre una paleta disponible, que en su momento era de tan solo 8 colores, con lo que los procesadores de aquellos tiempos estaban dimensionados a tal esfuerzo.

Hoy se representan más de 16 millones de colores en pantalla, además los fabricantes de monitores han ido mejorando la resolución de las pantallas hasta el punto de ofrecer resoluciones 4K.

Si pensamos en una resolución habitual para gaming, la de Full HD. Tenemos 1.920 píxeles de ancho por 1.080 de alto, lo que nos da un total de 2.073.600 píxeles. La resolución se ha multiplicado por 27 desde la resolución de 320 x 240 píxeles. Créeme que un ordenador de hoy en día no es 27 veces más rápido que un ordenador de hace 30 años.

Por otro lado, para acabar de lastrar el precio tenemos que básicamente existen pocos fabricantes de chips gráficos y que por ende no tienen mucha competencia.

Esto es así al menos para PC, no tanto para móviles, pero centrándonos en ordenadores, te diré que estos fabricantes son, por un lado los que incluyen los propios microprocesadores en su interior, como las gráficas integradas de Intel y AMD con sus APUs.

Por otro lado tenemos los fabricantes de chips para tarjetas dedicadas, es decir, a parte del procesador. En este campo tenemos el propio fabricante AMD con sus tarjetas gráficas Radeon y Vega, y el famosísimo fabricante Nvidia con sus tarjetas GTX y RTX

¿Cómo cambiar la tarjeta gráfica?

Cambiar una tarjeta gráfica por otra nueva es extremadamente rápido y sencillo.

A continuación te explico el proceso para ampliar la gráfica de tu PC.

Deberás desconectar la corriente de la torre, lo mejor extraer el cable, comprobar que tras pulsar el botón de encendido el PC no se enciende.

Abrir la torre, para ello suelen tener un par de tornillos en un lateral, quitas la plancha que te da acceso a la placa base y todos los componentes.

Localizar la tarjeta gráfica* que estará insertada en perpendicular contra la placa base, está en uno de los puertos PCIe.

Una vez la tengas ubicada, tienes que subir la palanquita que tiene el conector PCIe para liberarla. Luego aflojar los dos tornillos que fijan la gráfica al chasis. Quitar la alimentación extra de la gráfica si esta la precisa y sacarla de la caja.

Ahora inserta la nueva, fija la palanquita del conector PCI-e, fíjala a la caja con uno o dos tornillos, conecta el conector de alimentación.

Ya está, ahora vamos a conectar nuevamente la alimentación al PC y encender el ordenador.

Posteriormente Windows detectará el cambio de tarjeta y actualizará el software si es necesario.

*Si tienes problemas en localizar la gráfica, un truco es no desconectar el cable del monitor, o fijarse bien donde está insertado por la parte trasera del PC ya que estará insertado en la propia tarjeta gráfica.

¿Qué hacer con la tarjeta gráfica antigua?

Usarla en otro equipo si tienes más de uno y si la tarjeta que te sobra ahora mismo es superior a la del otro equipo.

Si no tienes otro equipo lo mejor es que la vendas de segunda mano, es un producto que se vende bien de segunda mano, sobretodo si esta gráfica todavía es más o menos actual.

Por ejemplo, si la tarjeta gráfica es dos generaciones anteriores a la actual te costará vender bastante, pero si es justo de la generación actual o de la anterior probablemente la vendas bien rápido.

Venderla de segunda mano lo puedes hacer mediante apps como Wallapop o en tiendas como Cash&Converters o un CEX, si bien en las tiendas te pagan bastante menos que los usuarios finales.

El precio que puedes ponerle a tu tarjeta gráfica dependerá de la generación de la misma.

Si esta es la actual, podrás venderla por un 30-40% menos de lo que te costó, es decir, si costaba 200 euros podrás venderla por unos 140 euros.

Si en cambio tu tarjeta gráfica es de la generación anterior a la actual, su precio será del 60% sobre el precio que te costó. Es decir, si te costó 200 euros, podrás venderla sobre los 120 euros.

En el caso de que sea de generaciones anteriores lo mejor es que la busques y pidas algo menos de lo que ves que están pidiendo el resto.