Portada » Juegos » Análisis Black Shark Lucifer
Análisis Black Shark Lucifer

Análisis Black Shark Lucifer

Hoy probamos a fondo los auriculares in-ear, o como los más puristas llaman, auriculares de fontopía Black Shark Lucifer.

Los Black Shark Lucifer son unos auriculares inalámbricos, es decir sin cables, que funcionan mediante Bluetooth 5.2 y están encaminados al gaming debido a que tienen un modo de funcionamiento de baja latencia.

La estética no lo es todo

El diseño de la caja de carga y transporte es de olé

Faltaría más que la estética, en un elemento funcional, como son unos auriculares fuese lo que prevaleciese sobre el resto.

Sin embargo en los Black Shark Lucifer T2, es esto, su diseño o enamora mucho o disgusta.

Aunque sea algo personal debo confesar que la caja de transporte y recarga es preciosa, si te gusta el marcado estilo gaming y más aún si eres un apasionado del diseño transformers ochentero, caerás rendido a ella y es que su caja luce como un la máscara de un robot.

Una caja de transporte y carga que tiene 6 leds como ojos, y que los anima encendiéndolos y apagando constantemente al abrir y cerrar la caja, incluso durante el proceso de carga de los mismos verás una animación, que digo yo gastará algo de batería, pero bueno, la estética vuelve a primar sobre la funcionalidad. Algo inalámbrico debería velar por la autonomía, dejándose de luces ¿no crees?

En cuanto al diseño de los auriculares en sí, de diseños basado en líneas rectas, empleo de dos colores, como la caja, con un par de leds en cada auricular en forma de «flechas hacia arriba», en la misma línea a lo gaming y poco más, eso sí, no llegan al nivel visual de la caja, pero cumplen.

La estética de los auriculares es correcta, la caja és más bonita

Calidad de los Black Shark Lucifer T2 reproduciendo música

Soportan AAC y SBC y una frecuencia de 20 a 20,000 Hz lo que ya de buenas a primeras parece prometer, pero luego te pones a escuchar música y la decepción es enorme.

El motivo por el que directamente no te recomiendo los T2 si pretendes hacer algo más con ellos que jugar, es decir, escuchar música, es debido a su escasa calidad de sonido en la reproducción de música, y es que con el volumen a tope los golpes de batería bombo y sobre todo los de medio bombo suenan más a palmada que a bombo.

Sus graves son malos, los medios graves malos a rabiar, y en el resto de frecuencias pues que quieres que te diga, no suenan demasiado bien.

Si bien la audición mejora al cambiar por una de los tres pares de almohadillas que lleva, consiguiendo un mejor sonido, no es suficiente.

Tengo otros auriculares cuyo diámetro de altavoz es de 7,5 mm en lugar de los 10,00 mm de estos Lucifer que reproducen las frecuencias bajas mejor, y por supuesto el resto del espectro también. Y me costaron un 30% menos.

El tipo de sonido que emanan estos auriculares es estrecho, aburre, su volumen no es ni mucho menos espectacular, y me enoja pues el resto me ha gustado, pero claro, yo unos auriculares los quiero para escuchar música, casi más que para jugar y ahí son malos a rabiar.

Calidad de sonido de los Black Shark en videojuegos

Los LEDs verdes son para el modo gaming de baja latencia

El apartado gaming es uno de sus argumentos de venta más destacados y reales, además del estético.

Mejora y mucho la experiencia obtenida como auriculares para escuchar música, no sabría decirte exactamente donde mejora pero el sonido se vuelve más brillante y envolvente.

Sin embargo, su baja latencia de 45 ms, siendo la latencia el tiempo que tarda el sonido en llegar a tus oídos tras por ejemplo recibir un impacto, incluso en el modo juego, no es tan espectacular, yo le noto cierto retraso.

Así que al final, venderlos como gaming, pues me parece un atrevimiento, ya que quizá para el gaming deberemos recurrir a auriculares con cable sí o sí. Esto sin embargo puede depender más del tipo de juego.

Por ejemplo en coches de conducción, de carreras, funcionan fenomenal, en cambio en juegos de disparos como algún juego de naves notarás esa diferencia entre el gráfico de explosión que ves en pantalla y el sonido que te llega a los auriculares. Claro que si hay más de una explosión simultánea si que te convencerá, pero cuando sólo es un objeto, por ejemplo una nave la que explota… ufff, se nota.

En este punto destaco que loos T2 mejoran al modelo previo, a los Black Shark Lucifer T1 en este aspecto, ya que son 45 ms contra 55 ms por ese motivo si tu intención es básicamente la de jugar y estás entre unos y otros auriculares mi recomendación anterior es la de que te vayas directamente a por los T2.

Calidad de sonido en llamadas de voz

Es donde mejor funcionan estos auriculares inalámbricos y ahí se nota sus cuatro micrófonos.

Puedes alejarte del teléfono o dispositivo con el que los tengas enlazados unos 10 metros, incluso sin tenerlos en la línea visible, obviamente sin paredes macizas y oirás y te oirán claramente.

Control de los auriculares Black Shark Lucifer T2

En cuanto a su conectividad, el emparejamiento es rápido, sin embargo lo que no me ha gustado tanto son las posibilidades de control del mismo, demasiado complejas, por ejemplo para pausar una canción debes realizar un doble toque, en lugar de un sólo uno.

Otras funciones, a base de toque largo, o triple toque o incluso el combo de cuatro toques difiere si lo realizas en el auricular derecho o izquierdo, algo que para mi que me muevo con hasta tres tipos de auriculares diferentes, es un absoluto cacao y despropósito.

Cambio del modo música a modo juego

El cambio de modo sonoro se nota, se vuelve como algo más brillante

Para efectuar este cambio, que no es automático, tendrás que hacer tres toques cortos seguidos en cualquiera de los auriculares, en la parte superior de los mismo, entonces las luces de los mismos que muestran dos flechas hacia arriban cambiarán de blanco, a verde.

Es decir, el color blanco se corresponde a música y el verde a gaming.

En ese momento, en el del cambio los auriculares perderán todo sonido para en menos de un segundo volver a sonar. Pero no te lo avisará con ninguna señal acústica especial o mensaje, y claro, si tienes los auriculares puestos no verás el color de las luces, por lo que no tiene mucho sentido gastar baterías con luces innecesarias allá donde no se ven.

Duración de la batería de los Black Shark Lucifer T2

Indicador de carga máxima con 6 leds verdes

Conseguirás unas cuatro horas de reproducción en el modo de música normal, si pasas al modo gaming, al incrementar la latencia esta puede verse reducida en al menos una hora.

Con la caja de recarga podrás conseguir recargar los altavoces unas tres o cuatro veces por lo que en total hablamos de entre 16 y 20 horas sin pasar por el cargador.

Cargador que por cierto no llevan, como viene siendo habitual, si que te llevan un cable USB tipo C a USB normal para que utilices cualquier otro transformador de móvil que tengas por casa.

Black Shark Lucifer T1 vs Black Shark Lucifer T2

Si bien hemos analizado los auriculares Black Shark Lucifer T2, casi todo lo que hemos comentado es aplicable a los T1, a excepción del diseño siendo los T2 más modernos, pero el resto sumamente parecido a los anteriores T1.

Los T1 son el modelo que los precede destaca y que incluso peca en lo mismo, su sonido para la reproducción de música. Además de que los T1 son 10 ms más lentos en cuanto a su capacidad de latencia, por lo que son peores para el gaming, el verdadero argumento de compra de estos auriculares.

Si la intención de leer este artículo es para tomar decisión de compra entre unos y otros te diría que directamente te vayas a por los T2.

Eso sí, probablemente te diría que contemplases otras posibilidades más allá de los Lucifer.