Portada » bits&bytes » Análisis Honor MagicBook X 15
Análisis Honor MagicBook X 15

Análisis Honor MagicBook X 15

Hemos recibido un portátil en la redacción de tiroriro.com para hacerle nuestro habitual análisis, en este caso se trata de un portátil que podríamos denominar algo así como lowcost premium style del fabricante Honor, el MagicBook X 15.

Para quien no lo sepa, aunque raro sería que fueseis muchos, la marca Honor viene a ser la segunda marca de Huawei, sus productos son prácticamente clones de estos, utilizando casi siempre los mismos componentes de alta calidad, tanto a nivel de chasis como de pantallas, teclados y placas.

Así pues, vamos a realizar la prueba de este portátil Honor MagicBook X de 15,6″ en lo que sería su configuración más básica, esto es un discreto procesador Intel Core i3 de 10 generación con un TDP de 15W, 8 Gb de RAM y 256 Gb de almacenamiento.

En este punto cabe recordar que actualmente vamos por la generación 12, si bien pasado ya más de la mitad del año 2022 sinceramente apenas se ven portátiles con procesadores Intel de esta generación 12. Posiblemente debido a que todavía se sienten los efectos de la escasez de chips o al devenir del mercado.

Sin embargo lo que destaca de este portátil es el extremo mimo empleado en su fabricación prácticamente perfecta y tan sólo un escalón por debajo de los MacBook de Apple, que de alguna forma y aunque no sea fiel usuario de los mismos, a nivel de acabados, materiales y sobre todo precio reconozco que siempre han jugado en otra liga.

Características básicas del portátil MagicBook X 15

Un portátil con prestaciones básicas pero con acabados premium

Lo primero que destaca es su construcción y acabados, muy premiu, en aluminio.

Si miramos más allá de lo que se ve, descubrimos que el modelo equipa un Intel Core i3-10110U, un procesador de 2 núcleos y 4 hilos de ejecución funcionando a 2,1 Ghz y con una capacidad turbo de hasta 4.1 Ghz.

A priori muchos pensarán que este procesador puede resultar algo corto, sin embargo se desenvuelve increíblemente bien en tareas típicas diarias, como es su uso para navegar por la red, ofimática y consumo de contenidos en plataformas de vídeo.

Nosotros lo hemos llevado más allá, utilizándolo para desarrollo web y trabajos de redacción profesional, lo que incluye innumerables pestañas de navegación, a veces más de 100, retoques puntuales de gráficos para los artículos y debo confesar que el equipo sólo se siente lento cuando tenemos más de 10 aplicaciones abiertas de forma simultánea.

Viene acompañado de 8 Gb de memoria RAM DDR funcionando a 3200 Mhz en modo de doble canal, la RAM está soldada en placa y no tiene slots para ampliarla.

Su unidad de almacenamiento tiene una capacidad de 256 Gb y viene particionada en dos unidades de más o menos la mitad, la unidad de almacenamiento es una NVMe concretamente una de Western Digital la WDC PC SN730 SDBPNTY-256G-1036.

El portátil viene con Windows 10 Home, si bien tal y como lo sacamos de la caja y lo pusimos a cargar, forzamos la actualización a Windows 11 para efectuar las habituales pruebas con el equipo.

Los acabados del Honor MagicBook X 15

Los acabados del portátil Honor MagicBook son premium

Es muy destacable tan sólo sacarlo de la caja que este portátil disfruta de un acabado full metal, es decir su chasis es enteramente metálico, construido en aluminio ligero y ofreciendo un tacto digno de destacar, para nada se siente como un equipo barato o de entrada de gama y es que en este sentido cabe destacar que la percepción es que estamos ante un portátil muy pero que muy premium.

Su superficie debe contar con algún tipo de tratamiento antioleico ya que es también destacable que apenas muestra marcas tras días de uso, al revés que otros portátiles con acabados similares, donde o bien desistes de tenerlo inmaculado o te pasarás día tras días con la balleta y el limpiacristales, un 10 también en este aspecto de la limpieza para Honor por la elección de este material.

Si buscas vídeos en internet sobre este portátil, verás que muchos tienen una especie de filete con tintes azules que recorre el borde del equipo así como el logotipo de Honor ubicado en la tapa del portátil, pero eso no es el caso del que incorpora el i3 que analizamos en este artículo, aunque no importa, sigue siendo igual o incluso más elegante que aquel.

Ayuda mucho a remarcar su elegancia el acabado Space Gray con el que viene, se trata de un gris más oscuro que el típico color plateado, aunque no lo es tanto como otros portátiles bajo la misma denominación de color, como son los Chuwi, donde el color metalizado es bastante más oscuro. en este sentido y aunque sea algo exclusivamente personal, prefiero el tono de color del Honor MagicBook.

La pantalla también destaca, ya que se ve muy moderna, con unos marcos muy finos y además su botón de encendido incorpora sensor de huellas.

Conectividad del MagicBook X 15

El portátil se carga mediante un puerto USB del tipo C, quedando dos puertos USB 3.0 completos, uno a cada lado del portátil, además conector de auriculares y salida HDMi estándar, lo que se agradece al no tener que recurrir a adaptadores microHDMI ni adaptadores de USB Tipo C a HDMi para poder disfrutar del portátil conectado a un equipo externo.

No dispone de lector de tarjetas SD ni microSD, tampoco de una segunda bahía NVMe para conectar un segundo disco duro en ese formato.

La pantalla del MagicBook de 15″

Los marcos son mínimos

Se trata de una pantalla con acabado mate no reflectante con un tamaño de 15,6″ con formato 16:9, el más típico en la actualidad, su tecnología es IPS lo que nos influirá en tener unos más que decentes ángulos de visión, aunque no destaca en el brillo, que casi siempre estará entre el 80 y el 100%.

Lo que destaca sobremanera de esta pantalla es la estrechez de sus marcos superior y laterales, no el inferior, pero si estos. Hablo de un tamaño de 0,53mm de ancho en los marcos más finos, tanto es así que la ubicación de la cámara o webcam no es la habitual y la misma se encuentra integrada bajo una tecla de función en la barra de teclas de función del portátil.

La resolución del panel es FullHD, es decir 1920 x 1080p, inferior a la de otros portátiles probados con pantallas incluso de inferior tamaño a esta, sin embargo, creo que esta resolución es suficiente, más aún cuando el mismo Windows 11 ya se configuraba por defecto a un 125% de zoom, si bien finalmente he debido bajar el zoom al 110% para conseguir un equilibrio entre la comodidad y el espacio disponible.

La pantalla cuenta con una inclinación correcta, sin llegar a los 180 grados de otros portátiles que permiten poner la pantalla totalmente plana, algo que realmente no tiene mucha utilidad, este debe poderse inclinar unos 150 grados, lo que te permitirá alcanzar un nivel de comodidad exacto para tu posición y altura.

La apertura de la pantalla sin ser increíble es más que suficiente para personas altas

La unidad probada, no obstante tenía una fuga de luz en la parte superior, lo que hacía perder un poco la magia del conjunto.

El sonido del MagicBook X 15

El sonido muestra una buena separación de canales, superior en este sentido a la media de los portátiles que hemos probado en tiroriro.com, incidiendo en una sensación de estéreo superior a la de otros modelos, pero donde peca el portátil es en la ausencia total de graves y es que bien podrían haber utilizado otros altavoces o mejorar mucho la posición de estos.

Los mismos se encuentran en la parte inferior, proyectados contra la mesa donde tengas situado el portátil, algo que no es comprensible cuando en los lados del teclado existe superficie de sobras para colocar unos buenos altavoces.

Además la potencia de los mismos es escasa, teniendo que subir hasta casi el 100% para tener una experiencia auditiva pasable.

El teclado del Honor MagicBook X 15

El teclado no es retroiluminado pero va muy bien
Sensor de encendido, sensor de huellas

No es un teclado retroiluminado, siendo eso un gran fallo, su gran fallo en los tiempos que corren.

Como parte positiva tiene un teclado amplio, con las teclas algo más separadas de lo habitual y es que al no contar con teclado numérico, algo bastante extraño para un modelo de 15″, el teclado puede recurrir a una mayor separación entre teclas.

Por su tamaño las palmas de las manos descansan muy bien en el chasis del portátil, que como ya hemos comentado anteriormente está realizado en aluminio y tiene un tacto de primera.

La teclas no son totalmente lisas, tiene un tacto algo rugoso con textura, que a mí en lo personal nunca me acaba de gustar, pero que como en todo quizá es cuestión de acostumbrarse.

Cierto es que llevo escribiendo con este portátil durante un par de semanas y parece que el funcionamiento es digno de elogio, es decir, que apenas me equivoco al tipear aunque alcance grandes velocidades de escritura.

En el lateral derecho del teclado tenemos el botón de encendido, se trata de un botón circular del mismo color que el chasis que incorpora un lector de huellas dactilares, algo muy cómodo para iniciar sesión en el equipo con suma facilidad y que muchos usuarios de equipos de precios superiores ya soñarían tener.

Cabe destacar que con el equipo apagado o en reposo si pulsas dicho botón con el dedo que previamente has registrado, normalmente el dedo índice, el sistema arrancará directamente sin tener que volver a introducir la huella sobre el lector una segunda vez.

La webcam para videoconferencias

Si bien esto de la webcam podría estar dentro de la sección de teclado ya que la cámara no está en el fino marco de la pantalla si no escondida bajo una tecla del teclado.

Al principio desconcierta, y es que la misma está ubicada en la fila de las teclas de funciones, entre las teclas F6 y F7 existe una falsa tecla , no tiene otra función más que sacar una camarita al presionarla.

La cámara está escondida bajo una tecla

Es de alguna forma una cámara escamoteable. Esto lo convierte también en un equipo más premium si cabe y es que será un plus para aquellos amantes de la privacidad, los que ponen adhesivos para ocultar esa cámara pensando en que van a ser espiados, con la cámara abajo, será imposible que hacker o gobierno alguno disponga de un acceso funcional a ella.

La cámara una vez pulsada la tecla

Claro que la posición de dicha cámara conlleva un ligero problema, su punto de vista, su enmarque. Este será un contrapicado de abajo arriba, así que mostraremos más nuestro cuello, con lo que podríamos ofrecer una perspectiva donde se acentuase nuestra papada o nuestros orificios nasales, y claro esto no gustará a todos.

En cuanto a la calidad de la misma, pues no está mal, dispone de resolución de 720p y menos ruido que las cámaras de otros portátiles de su mismo rango de precio, así que dejando de banda su encuadre especial, esta será más que funcional para su acometido de realizar videoconferencias más o menos esporádicas.

El touchpad del Honor MagicBook X

Como he comentado venía de utilizar durante la mañana un Chuwi, y claro, la mejora ha sido considerable, en más de cuatro horas de trabajo continuado no he sufrido ni tan sólo un fallo de falso zoom, algo tan típico en los touchpad de los Chuwi y que me hace a final de cuentas acabar desactivando el gesto de ampliación en el touchpad por resultarme demasiado incómodo.

El touchpad tiene un tamaño normal, es decir, no es excesivamente pequeño pero tampoco es grande como por ejemplo en los MacBook o en algunos de los últimos equipos de Chuwi.

Dispone de funciones con gestos que funcionan muy bien, además tiene botones físicos invisibles en la parte inferior del touchpad para aquellos que necesitan el clic real.

Las térmicas del MagicBook

Es un ordenador con refrigeración activa, es decir, incorpora ventilador y como tal si prestas atención y sólo si la prestas es fácil oírlo cuando le exiges al procesador, pero no llega a molestar.

Según el fabricante tiene un ventilador diseñado en forma de letra «s» lo que maximiza su capacidad de refrigeración permitiendo reducir la rumorosidad del sistema.

Puedes trabajar cómodamente con el portátil sobre las piernas aún estando en verano y pantalón corto sin que la temperatura del mismo se sienta de forma apreciable.

Puestos a buscar los puntos de máxima temperatura del portáil, estos son en la parte superior del teclado donde siente más caliente en su parte izquierda, tanto en el reposamuñecas como en la parte superior donde va el USB Tipo C donde conectamos el adaptador de corriente, pero de nuevo sin incomodar.

En la parte derecha al lado del trackpad la superficie se nota fría, por lo que creo que en esa parte no debe llevar componentes, quizá una bahía de 2,5″ dispuesta para albergar una segunda unidad de disco.

La portabilidad y el peso

La verdad es que tratándose de un portátil de gran pantalla, recuerda que son 15,6″, y esto es grande se quiera o no, no pesa más que 1,56 Kg y se siente muy livano, sin llegar a ser un LG Gram, las sensaciones se le acercan.

En cuanto a su tamaño, sus 15,6″ de pantalla se notan en las dimensiones del portátil una vez cerrado, pero luego, tras abrirlo y ponerse a trabajar se agradece, aunque cuenta con este tamaño que podría ser superior al de los ultrabook de 13,3 y 14 pulgadas su tamaño no resulta apreciablemente mayor que el de otros portátiles de 14, el fabricante ha trabajado muy bien en los marcos de pantalla para no repercutir en exceso esas 15,6″ en la portabilidad del mismo.

El secreto para mantener una buena portabilidad en cuanto a peso y tamaño no es otro que una combinación de aciertos en el diseño del mismo, en el que parece que no se basan en el típico criterio de economía, para empezar los materiales ligeros aunque resistentes que se han empleado en su diseño y para continuar los ínfimos marcos de pantalla que tiene este portátil.

Por si fuera poco, la ventaja de poderse cargar prácticamente con cualquier tipo de cargador de móvil de tipo C que incluya carga rápida a partir de 18W te habilita a poderlo cargar con el mismo cargador del teléfono o que en cualquier lugar que estés te puedan prestar un cargador para recargar el equipo.

Rendimiento del Honor MagicBook

Sometemos, como siempre, a nuestra batería de pruebas, un cóctel de pruebas sintéticas y reales con lo que nos podemos hacer una perfecta idea del rendimiento del ordenador.

Si no quieres adentrarte en el texto completo, pues el mismo es largo te diré que en resumen se trata de un equipo perfectamente acto para casi la mayoría de usuarios, resultando muy rápido para tareas habituales de ofimática, navegación por internet, descarga de archivos y consumo de contenidos, es decir de series y películas gracias a su generoso tamaño de pantalla.

Pruebas sintéticas del portátil Honor MagicBook X 15 i3

Comenzamos con Geekbench 5.4.5, siendo la versión 5.x una de nuestras pueblas ya clásicas y que a tenor de la ya basta experiencia acumulada me atrevería a señalarla como una de las que más se corresponden con la realidad.

Es decir, que un equipo que consigue una puntuación en la prueba Geekbench bastante mayor que otro o como algunas veces sucede del doble, luego en el uso diario se siente como tal, como el doble de potente.

Los resultados obtenidos demuestran que este equipo, aún contando con sólo dos núcleos físicos de proceso sigue siendo superior a cualquiera de los integrantes de las familia Intel Celeron, incluidos los de generaciones más recientes.

El resultado está algo por encima de lo esperado

En mononúcleo demuestra un gran poderío, y los 2100 puntos de multinúcleo lo colocan como un equipo que funcionará muy suelto en tareas básicas de a diario.

Poniéndolo en contexto de igual a igual, un Intel Celeron N5100 consigue un 630 y 1743 respectivamente lo que es un resultado claramente inferior a lo obtenido por el MagicBook. Está claro que esta diferencia de un +20% de rendimiento en multin úcleo no va ser sustancial en por ejemplo poder o no poder enfrentarse a complejos renderizados 3D o exportaciones de vídeo, pero desde luego se nota una mayor soltura en el desempeño diario.

Si bien este i3 de décima generación queda bastante lejos de los equipos probados con procesadores Ryzen 5 de la serie 5000, tanto en los procesadores con especificaciones de alto rendimiento conocidas como H, como las de bajo consumo o U. Obteniendo las U un resultado en multinúcleo que casi triplica al conseguido por este i3.

Puedes consultar los resultados obtenidos al completo en la siguiente dirección online.

En las pruebas de rendimiento gráfico, este portátil lleva una integrada, obtuvo para la prueba de OpenCL que ofrece el propio GeekBench 5 unos 4875 puntos por los 5480 de la prueba bajo Vulkan

Rendimiento unidad NVMe

Llegamos a la prueba de rendimiento del disco duro. Este, el del almacenamiento interno es un elemento que al final es directamente responsable de la sensación de velocidad del equipo ya que en muchas ocasiones y en el uso diario abrimos y cerramos aplicaciones lo que hará que una mayor velocidad de lectura del disco o unidad determine en una mayor sensación de velocidad global del equipo.

La unidad NVMe de este portátil destroza, literalmente a la de otros equipos de entrada de gama como este, es decir de supuesto bajo coste, anteriormente probados en la revista.

El MagiBook X 15 consigue unos espectaculares 3201 Mb/s en velocidad de lectura y 2159 en escritura, lo que lo sitúa en parte más alta de las unidades de almacenamiento de serie probadas en la revista para este segmento de ordenadores.

Ya se que puede resultar algo extraño destacar el rendimiento de una unidad de almacenamiento cuando hablamos de un equipo de entrada de gama con un discreto procesador i3, pero es así.

Es de suponer que se repite lo comentado anteriormente donde Honor tira de alguna forma de los stocks de Huawei, marca bastante dada a montar material de primera calidad, como es el caso de la unidad NVMe que lleva en su interior este MagicBook.

Esto se traduce en tiempos de arranque de Windows ínfimos, y es que con el equipo completamente apagado son tan sólo escasos 6 segundos tras la pulsación del botón de encendido hasta que tenemos el equipo listo, un Acer Nitro con un poderoso i5 y el doble de memoria RAM tarda lo mismo.

Por supuesto la carga de programas es también rapidísima, entre 0,3 y 0,5 segundo en aplicaciones pequeñas como pueden ser Paint, Notas rápidas, Bloc de notas, o hasta un segundo para abrir un Firefox, la app de Mapas de Microsoft. Incluso se muestra rápido con programas muy pesados como Blender, Inkscape en 10 segundos, GiMP se consigue en apenas 12 segundos.

Pruebas reales del MagicBook X 15 con procesador i3

Veníamos de estar trabajando toda la mañana con un Chuwi GemiBook de 13″ con un procesador de cuatro núcleos Intel Celeron J4125 cuando ya tuvimos el MagicBook actualizado a Windows 11 y listo para comenzar nuestras pruebas, así que teníamos una referencia bien fresca de rendimiento.

En el setup del equipo incluyendo la actualización forzada de Windows 10 a Windows 11, la posterior descarga de los programas habituales para trabajar e instalación de los mismos el equipo se mostró sobradamente capaz con sus dos únicos núcleos de proceso y cuatro hilos de ejecución.

Abriendo programas pesados, como GiMP ya notamos una clara mejora sobre el J4125 con el que habíamos estado trabajando durante la mañana. Instalando en la máquina un servidor web, para luego bajar archivos de servidor con el cliente de FTP Filezilla, mientras simultáneamente íbamos importando grandes bases de datos MySQL demostró más prestancia de la esperada inicialmente.

Lo mismo sucedió con entornos de desarrollo y programación web, lo que incluye el uso de Figma, Visual Studio Code, Notepad ++, Atom, Github y otros.

Por supuesto demostraba una soltura al más alto nivel, en la redacción de artículos y la navegación por internet, con más de 40 pestañas abiertas en Edge, otras 30 en Chrome, el editor GiMP donde recortamos algunas capturas, además del cliente de correo del propio Windows y un cliente de torrents qBittorrent abierto descargando una carrera de F1.

En cuanto a su uso con videojuegos, bueno, no es el equipo indicado, piensa que tiene un gráfica integrada de Intel UHD, es decir, anterior a las Intel Xe que ya llegaron en las posterior, generación la 11, y que como tal no anda más que lo necesario para poder reproducir vídeos con calidad y algún juego antiguo o juegos retro mediante el uso de emuladores. Abstener de intentar instalar ningún juego triple A, en todo caso eso sería mediante videojuego en streaming con sistemas con el de Nvidia Geforce Now o el de Google Stadia.

Realmente en mi día a día no necesito más potencia, ahora bien, continuamos con otras pruebas más pesadas para ver cual es su límite y para que otros usuarios que precisen de programas más complejos puedan decidir si un equipo como este cubre o no sus necesidades.

En las pruebas reales de renderizado de imágenes tridimensionales utilizamos el programa Blender en su versión 3.2.2 con el ordenador conectado a la corriente y configurado en Máximo rendimiento.

Las escenas que renderizamos son escenas públicas, algunas se corresponden con las pantallas de carga que utiliza este programa y que puedes descargar desde la página web de la comunidad, en cada escena te colocamos el correspondiente enlace por si te apetece comprobar el rendimiento de tu equipo con los que vamos probando en tiroriro.com

Comenzamos con la prueba más suave, el renderizado de la pantalla de carga de Blender en su versión 2.83

En esta escena se mostró netamente superior al Chuwi con N5100

El MagicBook paró el crono en 54 segundos, como referencia, un Intel Celeron N5100 lo hizo en un minuto veinticinco segundos.

Continuamos por la prueba de Nishita, renderizando el fotograma número 120 de dicha animación donde consiguió completar el renderizado en poco más de 6 minutos.

En este sentido el VivoBook con Ryzen 5 5500U marcó hace ya algunos meses unos increíbles 01:36 segundos

Fotograma 120 de la animación de Nishita

Continuamos con la imagen de Andy y Nacho cuyo tiempo de renderizado fue de 33 minutos y 29 segundos

Algo más de media hora para renderizar la escena de Andy y Nacho

La autonomía del MagicBook X 15 con i3

Llegamos a uno de esos apartados que para mi

La autonomía de este portátil no es de las mejores, podríamos decir que estaría entre 3 y 5 horas, si bien a poco que le exijamos o que tengamos el brillo de pantalla por encima del 50% nos acercaremos más a esas 3 horas que alas 5 horas.

Da igual lo que el fabricante nos prometa, Honor dice que mediodía, lo que no sabemos si se refiere a 12 horas, 6 o 4, ya que en nuestras pruebas ha demostrado andar demasiado justo en este aspecto de la autonomía, aunque mejor veamos la autonomía más al detalle.

Reproducir capítulos de series en Stremio, es decir mediante streaming, de la serie The Old Man con una duración media de 1:04 minutos y el brillo al 80% consumió un 20% de la batería por capítulo. Esto nos estaría dando una autonomía matemática de entre 4 y 5 horas con reproducción de vídeos en streaming.

Sin embargo esas cifras son optimistas, más adelante repetí la medición bajando el brillo al 50% y utilizando Acestream para ver una carrera de f1 gratis y los resultados fueron bastante peores, tras 1 hora y 45 minutos el equipo había consumido el 50% de la batería, esto significaría 3,5 horas.

En otra ocasión utilicé Acestream de forma continuada durante 3 horas antes de que el portátil quedase completamente a 0 de batería.

Si me limito únicamente a escribir artículos con el portátiles, con dos navegadores abiertos, Edge y Chrome y sin tan siquiera tener Spotify abierto para escuchar música, con el brillo al 50%, en 30 minutos el consumo es de un 10% por lo que nos daría matemáticamente una autonomía máxima de unas 5 horas.

Bajo esas mismas circunstancias de redacción de artículos para tiroriro.com pero en una cafetería al lado de un ventanal teniendo que subir el brillo de la pantalla al 70% el consumo en una hora es de un 18% por lo que por multiplicación simple obtendríamos esas 5 horas de autonomía en el mejor de los casos.

Extendiendo la prueba a hora y media el indicador de carga de Windows indica que está al 72%, es decir, un consumo del 28% para 90 minutos, por una simple regla de tres tenemos que cada hora consume un 18,66% por lo que estaríamos hablando de casi 5 horas y media.

Programas abiertos durante la prueba de redactado y programación

En 2 horas y 30 minutos combinando la mitad de acciones entre redactado y programación en PHP con un webserver local y Atom.io como editor, Filezilla como FTP el Honor había consumido un 49%, por lo que finalmente creo que vamos a a acercarnos mucho a esas 5 horas teóricas sin problemas cuando trabajamos con él sin programas excesivamente exigentes.

Lo que si que es destacable en este portátil es el reducido consumo del que disfruta en standby, es decir con el ordenador en reposo, dejo el portátil al las 08:35 en reposo y con una carga del 90%. Justo dos horas después despierto el portátil y observo que el consumo ha sido del 1%, marca 89%.

Así que con un consumo en reposo entre el 0,5 y el 1% por cada hora podríamos de forma matemática obtener un tiempo en reposo de entre 100 a 150 horas, lo que vendrían a ser un tiempo de descarga total dejando el equipo en reposo pero sin uso de algo más de 6 días aproximadamente.

Esto que a priori no puede resultar útil, lo es, ya que si lo usamos en casa, para por ejemplo ver un par capítulos de una serie en una plataforma online, donde consumimos el 40%, podremos dejar sin cargar el equipo y con él en reposo para ver otros dos capítulos más al día siguiente. Al final esto hará que podamos dejar el ordenador en reposo ganando tiempo para ver otros capítulos, o en el caso de que estemos trabajando en documentos que todo se encuentre abierto y listo para ser usado con tan sólo arrancar el equipo.

La carga es de 65W con el transformador incluido y se realiza mediante el único puerto USB de tipo C que tiene el portátil, la misma es una carga francamente rápida, consiguiendo alrededor del 60% en una hora escasa.

Aunque esa carga rápida será únicamente con el transformador de serie de 65W u otro compatible con carga rápida P.D 2.0 o superior y de misma potencia, y es que aquí cabe destacar que este equipo, a diferencia de otros portátiles con cargador propietario y jack redondo, este MagicBook X cuenta con la ventaja de que el mismo puede cargarse con prácticamente cualquier cargador de móvil que tenga carga rápida mediante conector USB de tipo C, aunque esta sea inferior a 20W.

En ese mismo sentido comentar que con el cargador de un móvil por USB Type-C, modelo MDY-10-EF que cuenta con una potencia de 18W, conseguimos cargar por completo el portátil en unas cuanta horas, eso sí siempre y cuando la pantalla estuviese en reposo.

Es decir, no podemos cargar el portátil con un cargador de móvil de menos de 20W mientras estemos trabajando, ya que la potencia suministrada no será suficiente para compensar la potencia que precisa el equipo en funcionamiento, pero esto no será ningún problema cuando el mismo se encuentra totalmente apagado o en reposo, o si nos llevamos el cargador de serie que sí que es capaz de cargarlo mientras funciona, ya que ofrece una potencia de 65W, más que suficiente.

Esta peculiaridad te habilita a poder marchar de viaje o vacaciones sin el cargador extra del portátil ya que podrás cargarlo con el cargador del móvil durante la noche o cuando no estés utilizando, lo que también sumaría en cuanto a su gran portabilidad.

Honor vs Huawei

Por eso es fácil encontrar modelos MateBook fabricados por Huawei estéticamente idénticos a los MagicBook de Honor. Sin embargo, cualquier producto de Honor siempre es significativamente más barato que su análogo en Huawei

Y claro ahora nos viene la pregunta clásica de dónde estará el secreto de un mismo producto y un mejor precio.

Pues fácil, probablemente esa diferencia esté en el control de calidad y es que el portátil de Honor aún siendo una solución excelente tiene algunos fallos y carencias que para algunos usuarios no representarán importancia mientras que para otro no podrían considerarse menores.

Son pequeños fallos que de pasar un control de calidad probablemente hubieran tirado para atrás alguna unidad, como la analizada. Me refiero a que si tiene una pequeña fuga de luz en la pantalla, que si el chasis no asienta del todo bien sobre la mesa, probablemente por alguna pata de goma mal encolada o de un groso diferente y en cuanto a las carencias, pues más que nada, la falta de retroiluminación del teclado.

Conclusión sobre el MagicBook X de 15″

El Honor MagicBook X 15, en cualquiera de sus versiones cuenta con la misma excelente y elegante presencia, sin las estridencias o desacertadas decisiones de diseño de otros portátiles.

En este mismo sentido, Honor demuestra un máximo cuidado tanto en su acabado como en su buena construcción así como en la elección de materiales para su construcción.

A nivel prestacional, es solvente, este modelo concreto de entrada de gama donde late un procesador de dos núcleos que a priori podría resultar corto, no lo es ni mucho menos para la mayoría de los usuarios, con la excepción de gamers, editores y productores de vídeo, diseñadores de 3D y CAD y programadores de apps móviles..

En el resto de tareas el equipo se desenvuelve francamente bien, en mi caso,que soy una persona muy dada a la multitarea, que trabaja con no menos de dos navegadores, con 25-50 pestañas abiertas en cada una de ellos más GiMP para el retoque fotográfico así como Spotify y otros servicios corriendo de forma simultánea el equipo ha funcionado francamente bien.

Dicho esto, sentencio que este MagicBook con procesador Intel Core i3 cuenta una potencia adecuada no sólo para un uso ofimático y de navegación, que también, si no que puede incluso algo más.

Buscando pegas, comentar que peca en el teclado ya que cuenta un tacto que no está del todo a la altura del resto más que nada por la rugosidad de la teclas y la falta de retroiluminación.

En cuanto al sonido, sin ser especialmente bueno, tiene potencia y se encuentra a la altura del resto de componentes.

Lo que me está quedando bien patente tras varios días de uso es cada día me gusta un poquito más si cabe, pues en líneas generales demuestra un buen hacer, un tacto agradable y una prestancia sobrada para mi devenir diario, por este motivo no puedo hacer más que recomendarlo, sobre todo si lo consigues al precio de oferta de 299 euros.