Portada » bits&bytes » Análisis tableta Windows Chuwi
Análisis tableta Windows Chuwi

Análisis tableta Windows Chuwi

Analizamos a fondo la tableta con Windows Chuwi Hi Go con procesador N5100, si bien ya analizamos la versión anterior, esta nueva versión aporta algunas mejoras de gran calado como su CPU que suma dos núcleos de proceso para quedarse con un total de 4 núcleos y que esta vez sí, es actualizable a Windows 11 sin dificultad alguna.

A modo de resumen y para los más impacientes, debido a que se trata de una verdadera prueba a fondo, te adelanto que es una tableta verdaderamente capaz, aunque adolece de algunos problemillas, como la temperatura si la usas durante la carga y su estructura que cruje en demasía.

Construcción y acabados de la tableta de Chuwi

Visualmente bien acabada, aunque al tacto cruje demasiado

La construcción no es del todo buena, y es que aunque sí que lo es a nivel visual, no lo es a nivel de tacto en mano, porque cruje y flexiona.

Lo que salta a la vista es su delgadez que es de 8 mm, aunque pesa más de lo que parece, son 565 gr, en lo visual comentar que dispone de unos marcos que sin ser los más finos del mercado no están mal, una pantalla que se ve bien, sin más, en las primeras impresiones al tacto gusta y mucho, ese acabado metálico en su trasera parece premium, con la óptica de su cámara trasera saliendo y rodeada de un anillo en un rojo metalizado muy bonito

El problema es que luego, tras usarlo durante unas cuantas horas notas la pantalla cruje y es que tiene un par de milímetros de torsión, algo que por ejemplo no me había sucedido en otras tabletas con Android de este mismo fabricante que han pasado por mis manos.

Con los días de uso noto que esta torsión es más patente mientras el equipo está cargando o conectado a corriente que es cuando más se calienta y curiosamente más cruje, sospecho que tiene algún componente que dilata con el calor, y eso me da que pensar.

La pantalla del Chuwi Hi 10 Go

La pantalla es de 10,1 pulgadas, cuenta con una resolución a priori algo extraña, la llaman FullHD plus, 1920 x 1200 píxeles.

Esto son 220 puntos por pulgadas, si bien así sin mirar la ficha técnica cualquiera diría que su formato es un típico 16:9 debe ser más un 16:10 y de ahí tendríamos esos 1200 pixeles de altura, lo que son un extra de +120 píxeles sobre el estándar de 1080p.

Los marcos, sin ser muy estrechos no se ven antiguos, la superficie aprovechable de pantalla está en el 81%.

Lo ángulos de visión del panel son correctos lateralmente, con la tableta colocada en posición horizontal,claro que en su vertical pierden bastante más, pero para un uso personal, es correcta.

El brillo de la pantalla de 350 nits está bien en interiores pero se queda corto en exteriores.

La tactibilidad de la misma es buena, no es excelente, falla en las esquinas de forma puntual, por ejemplo para cerrar una ventana, en los laterales para sacar la barra de tareas si la tienes en modo oculto, algo que para mi es imprescindible en una tableta para ganar espacio de pantalla.

Del mismo modo aunque esto podría ser algo más bien del propio Windows y su software de teclado virtual exento de inteligencia artificial, ya que es fácil equivocarse cuando utilizas el teclado virtual en lo que yo llamo el modo de escritura fluida, esto es, utilizando un único dedo que va de tecla a tecla sin levantar el dedo de la pantalla. Sin lugar a dudas la forma más rápida de escribir con estos teclados virtuales.

La pantalla captura la grasa dactilar por debajo de la media, lo que es una muy buena noticia, no es que tenga un protector oleico de primera pero no molesta tanto las huellas dactilares como en otras tabletas.

Quizá es debido a que ya tiene un protector de pantalla de cristal aplicado, el cual, a diferencia del aplicado a otros dispositivos, incluso de la misma marca es inapreciable a la vista y el tacto.

El sonido de la tableta Chuwi con Windows

Es uno de los puntos débiles del tablet, como en cualquier tableta, su escaso tamaño y extrema delgadez hace que no pueda tener la correspondiente caja de resonancia para que los graves suenen mínimamente aceptables, pero es que si a eso le sumamos unos altavoces que no deben ser muy buenos y que tienen una potencia de sonido demasiado justa nos da una experiencia fallida en este aspecto.

Lo que si que está bien es la posición de los mismos, en la parte superior del lado largo, es decir a los extremos del marco donde se encuentra la cámara.

Por si fuera poco, comentar que este tablet no dispone de jack para conectarle auriculares con cable y deberemos recurrir al uso de unos auriculares bluetooth, gracias a ellos la experiencia sonora puede quedar más o menos resuelta.

¿Por qué una tableta con Windows en lugar de Android?

Las mejoras de esta nueva versión convierten a la tableta Chuwi Hi 10 Go ahora sí, en un periférico muy funcional hasta el punto de poder sustituir por completo a un ordenador portátil y de escritorio.

Este es el motivo por el cual he considerado seriamente quedarme con esta unidad de pruebas para mi uso personal y es que siempre ando buscando alguna máquina pequeña, pero que me sirva para todo.

Esto es algo que sólo obtengo con sistemas operativos completos, en otras palabras, con sistemas de ordenador como son los propios de Windows, Mac o Linux en alguna de sus distribuciones de escritorio.

Aunque podría explayarme del porque me gustan la tabletas con Windows más que las propias con Android, obviaremos el riesgo de hacerme pesado, pero más de algún amigo lector seguro que se encuentra bajo esta misma conjetura por lo que en otro artículo os hablo de qué es mejor una tableta con Windows o con Android.

Rendimiento de la tableta con Windows

Lo más destacable sobre su predecesor es el uso de un procesador superior, si bien seguimos dentro de la misma gama denominada por Intel, Jasper Lake, ahora tenemos un Intel Celeron N5100 en lugar de un N4500.

Más allá de los números, que de por si ya indican una mejora, pues a mayor número en su nomenclatura siempre indica una mayor potencia, en este caso el incremento es más contundente que una mayor frecuencia de reloj, ya que ahora cuenta con 4 núcleos físicos de proceso en lugar de los 2 del modelo anterior.

El Intel Celeron N5100 es el sucesor del N4100, como aquel cuenta con 4 núcleos sin multi-hilo, hyperthreading para los más anglófilos.

En cuanto a las velocidades de reloj tenemos una velocidad mínima de 1.11 GHz capaz de llegar hasta los 2792 MHz en el modo turbo, un modo que se activa automáticamente si el sistema detecta necesidad de potencia.

En cuanto a la caché de la CPU, dispone de tres niveles, siendo la de nivel 1 de 32 K por núcleo, y la de nivel 2 de 1,50 Mb en total, al igual que la L3 que es global, pero de 4 Mb.

La memoria RAM sigue siendo la misma que el modelo anterior, 6 Gb. de RAM, no son los 8 gb deseados que tan bien le sientan a Windows, pero créeme que no se arrastra como si que o hace con PCs con solo 4 gb.

Luego tenemos el almacenamiento, también sin cambios 128 Gb y bajo la lenta tecnología eMMC 5.1. Y como su predecesor un slot para tarjetas micro SD además de poder conectar pendrives y discos USB externos a alguno e los puertos USB de tipo C.

En resumidas cuentas y en cuanto a prestaciones podemos observar que en velocidades de procesador, mínima y máxima, memoria caché en todos los niveles, memoria RAM y almacenamiento, tenemos las mismas exactas especificaciones que las que encontramos en el modelo Chuwi Hi 10 Go anterior con Intel Core N4500.

Por lo que la mejora prestacional sólo será palpable cuando tengamos muchos procesos abiertos, como diferentes aplicaciones, o pestañas de navegador, algo que e mi caso no es puntual si no que me ocurre a diario y por ende esta tableta me ha sorprendido al notarla tan capaz.

La conectividad de la tableta Chuwi

Wifi de doble banda.

Salida micro HDMi para monitor externo, aunque también se puede utilizar uno de los puertos USB tipo C para tal efecto, adaptador mediante.

En cuanto a esa conectividad se echa en falta un puerto USB estándar, el grande. Venden unos pequeños adaptadores que se introducen dentro del conector USB grande del dispositivo para que asome un USB del tipo C.

Uno de los puertos de tipo C, el central es un puerto para la carga del dispositivo, aquí cabe mencionar que no todos los cargadores son compatibles, he probado dos o tres cargadores de móvil sin éxito.

El otro puerto USB tipo C permite salida de vídeo, así que con el correspondiente adaptador podrás conectar con un monitor externo.

Dispone de un slot para tarjetas microSD, las cuales, una vez insertadas quedan totalmente dentro, sin sobresalir nada, cosa que prefiero. Soportan un máximo de 128 Gb.

Impresiones durante la puesta en marcha

Justo en este momento estoy redactando este artículo con la tableta; con el navegador Edge con un total de 5 pestañas abiertas, el programa de captura y recorte de pantalla de Windows, Spotify sonando y la tableta está descargando Windows 11. Todo con una fluidez asombrosa.

Al rato, comenzó a instalar Windows 11 en segundo plano y nuevamente me demostró su excelente rendimiento.

A nivel térmico diría que hay una gran mejora, la tableta se calienta algo en estos momentos mientras escribo, pero no en exceso, recuerdo que el modelo anterior si que se calentaba en exceso.

Posteriormente me di cuenta que está también se calentaba, al estar conectada a corriente, encendida y cargando.

Si tienes la gestión de energía en máximo rendimiento, en lugar de en el plan equilibrado también notarás que la misma se calienta bastante.

Rendimiento sintético de la tableta Chuwi con Windows

Geekbench 5 bajo Windows 11

Si bien las pruebas sintéticas hay que tomarlas con precaución, Geekbench de alguna forma es la prueba de rendimiento que resulta ser una de las mas parejas con lo que luego encontramos en el mundo real en el día a día del uso del dispositivo.

Como la tableta venía con Windows 10, decidimos primero ejecutar alguna prueba sintética bajo Windows 10, la mencionada Geekbench 5.

El resultado fue como mínimo aceptable, y es que conseguir en las pruebas mono núcleo y multinúcleo 610 y 1570 puntos respectivamente bajo Windows 10 y con la tableta desconectada de la corriente y la gestión de energía en máximo rendimiento es de por si un resultado más que correcto.

Tras la actualización a Windows 11 repetimos la prueba con un resultado parecido, algo menos de puntuación en mono núcleo pero compensada por mayor potencia multi núcleo. Esta prueba la realizamos con la configuración de potencia «Equilibrada» y también desconectada de corriente.

Si comparamos estos resultados con los obtenidos por el mismo Chuwi Hi 10 Go pero con el procesador N4500 en lugar de este N5100, estos fueron de 595 y 1131, es decir, que en multinúcleo se nota ese incremento de potencia, aunque no es del doble ni mucho menos si que representa casi un 50% más que el equipo antiguo.

Donde da un paso atrás esta tableta Chuwi es al enfrentarse contra el Chuwi GemiBook Pro que incorpora este mismo procesador Intel Celeron N5100, y es que el portátil, equipado con 8 Gb de RAM, arrojó unas puntuaciones de 630 y 1743, quedando claramente por encima de esta tableta.

Es de suponer que tanto esos 2 Gb de memoria de más, como el empaquetado del producto permitan un mayor rendimiento a nivel térmico que deje ir un poco más allá el rendimiento del conjunto.

Rendimiento unidad de almacenamiento

CrystalDiskInfo no reconoce la unidad interna

Al llegar a este punto es normal preguntarse antes que nada por su capacidad, formularse la duda tal cual así:

¿Son suficientes 128 Gb en una tableta Windows?

Pues este es uno de esos puntos que como mínimo van a generar polémica, ya que esa cifra, si bien para otro tipo de tabletas, como las Android puede sonar más que suficiente, en las tabletas con Windows, pues dependerá del uso que se le de, pero 128 gb pueden quedarse algo justa.

Te quedan libres 114 gb una vez puesta en marcha, actualizada y sin más aplicaciones que las que trae Windows 11 de serie.

Posteriormente esa cifra irá bajando, sin haber instalado todo lo que preciso, ya ando únicamente con 45 Gb libres y lo hará hasta un punto que en mi caso me hace indispensable recurrir el uso del slot microSD para extender la capacidad.

Para otros usuarios esto no será así, sin ir más lejos, mi pareja que usa el ordenador a diario porque es docente, lleva funcionando con un portátil, de la misma marca Chuwi desde hace unos 4 o cinco años y no tiene problemas de capacidad.

Desde luego una opción de 256 Gb de esta mismo tableta sería a día de hoy ideal.

La unidad es lenta

Como ya he dejado caer, estamos de suerte en que podemos utilizar el slot microSD para disfrutar de mayor capacidad de almacenamiento, sí, eso será un alivio, pero en este caso tanto la lectura como la escritura resulta ser bastante lenta.

En cuanto a la unidad que incorpora la tableta de Chuwi con Windows, destaco que con CrystalDiskInfo, una aplicación que solemos utilizar en tiroriro.com para identificar el tipo y modelo de unidad de cada ordenador y tableta que analizamos, no ha funcionado, nos da una información en blanco.

Donde si que obtuvimos resultados, aunque algo malos, fue en la correspondiente prueba de rendimiento de la unidad, esta nos arrojó unos valores muy discretos y es que a buen seguro se trata de una memoria sólida del tipo eMMC, las más lentas.

Posteriormente verificamos que así es, se trata de una memoria eMMC 5.1

Con las lecturas aleatorias que a lo sumo alcanzaban los 55 Mb/s, siendo la más óptima la de costumbre, la lectura de largos archivos de forma secuencial, que arrojó 280 Mb/s, una cifra que sin ser excelente acompaña al resto de la tableta en cuanto a rendimiento.

Si se nota o no esta falta de velocidad, pues algo, más que nada en el arranque de Windows que se alarga hasta casi los 30 segundos, en el lanzamiento de aplicaciones sin embargo no notaremos lentitud, a menos que se trate de un programa o aplicación de gran tamaño.

Rendimiento real del Chuwi Hi 10 Go

Dejando atrás las pruebas sintéticas vamos a las percepciones del mundo real, alguna de ellas cronómetro en mano.

La verdad es que instalando programas de ofimática, de retoque fotográfico, de diseño 3D, editores de código, clientes FTP, entornos de programación, este pequeño sorprende y mucho, cuesta creer a veces que ahí detrás, de esa pequeña pantalla, contamos con todo un PC con un procesador de 4 núcleos y 6 Gb de RAM que gestionados por un sistema operativo como Windows 11 van de fábula.

No podemos equipararlo del todo a un PC de media potencia, digamos que a un PC de escritorio con procesador Intel Core i3 de décima generación, pero casi.

Tanto es así que perfectamente puede convertirse en el ordenador de casa, conectándole un monitor a su salida microHDMi, o a través de un adaptador al puerto USB tipo C, así como el correspondiente teclado y ratón, los cuales podrían ser incluso sin cables, mediante Bluetooth.

Esto no es algo que pueda decir así como inventado, no, lo digo escribiendo desde mi teclado externo y mi ratón con la tableta conectada a mi pantalla de 34″.

Rendimiento renderizado 3D

Aunque este PC no está ni de lejos destinado al renderizado de imágenes 3D lo someto a alguna de las pruebas típicas de tiroriro.com en estos ámbitos

Tardó lo esperado para este tipo de procesador

Comenzamos con el renderizado de la splash screen de la versión 2.83 de Blender, la prueba que es a priori la más asequible de todas y en la que muchos ordenadores, tanto Mac como PCs han conseguido unos tiempos espectaculares para renderizar el primer fotograma de esta imagen, archivo 3D que puedes descargar >aquí<.

La tableta Chuwi Hi 10 Go equipado con el procesador N5100 ha parado el crono en un tiempo de 01:44 lo que es el doble que procesadores AMD Ryzen de equipos portátiles y que está en línea con lo conseguido por un portátil con el mismo procesador pero con 2 Gb más de RAM, es decir 8 y que dejó el reloj en 01:31

Subimos el nivel con la animación de Nishita, para renderizar el fotograma 120 de dicha animación, la tableta Chuwi lo consiguió completar en 11 minutos 32 segundos, lo que sorprendentemente es una mejora sobre los 12:35 conseguidos por el GemiBook Pro de 14″ con la misma CPU, suponemos que aquí tiene algo que ver las actualizaciones realizadas tanto en Windows 11 como en el propio software de Blender.

Claro que si esta cifra la contrastamos con portátiles con procesadores como los Ryzen 5 5600H la diferencia es abismal ya que estos renderizan este fotograma en escasos 2 minutos lo que es una seis veces menos de tiempo que la tableta Chuwi Hi 10.

Sea como sea, esta tableta no es ni de lejos un producto destinado a la creación de contenidos, más allá del puramente ofimático y el retoque fotográfico, la edición 3D y edición de vídeo requieren, como es obvio, una mayor potencia.

Sorprendió el buen desempeño comparado con el GemiBook Pro

Rendimiento tableta Chuwi Windows con juegos

Ya te adelanto que aquí no me puedo esperar gran cosa, de hecho, no puedes esperar gran cosa de ningún PC, más aún si este es portátil, sin una tarjeta gráfica dedicada.

Sin embargo siempre se puede jugar a títulos que sean poco exigentes en cuanto a gráficos tridimensionales, así como a jugar a juegos de consolas retro mediante emuladores.

Para hacer la prueba de rendimiento en videojuegos instamos el cliente de Steam por un lado y por el otro emuladores de consolas antiguas.

En cuanto a emuladores instalamos las ROMs de juegos retro en la tarjeta microSD, para lanzarlas hemos utilizado RetroArch desde Steam, la experiencia comenzó con el obligado Abu Simbel Profanation del ZX Spectrum, impecable, como era de esperar.

Continuamos con el también obligado Aerofighters utilizando el emulador FBA, y aquí bien, pero el sonido no estaba del todo correcto.

No nos extendimos finalmente con pruebas con juegos nativos de PC ya que el rendimiento sería más o menos el mismo que el que pudimos observar en la prueba del Chuwi Hi10 Go original.

Rendimientos de esta tableta Windows como bloguero

Pues la verdad es que me está sorprendiendo muy pero que muy gratamente, su tamaño la convierte en todo un aliado de la portabilidad, y lo hace sin tener que renunciar a prácticamente nada, algo que de hacerlo con una tableta Android deberías de sacrificar.

Ahora mismo estoy cómodamente escribiendo este artículo en ella, directamente en la web y bueno, la pantalla es la que es, son sólo 10,1″ pero la verdad es que suficientes para redactar textos, añadir imágenes, etc.

Si mientras escribo dejo descargando ficheros torrent, instalando programas, pues nada, como que ni se inmuta la pequeña tableta.

Si bien para bloguear lo más habitual será utilizar un teclado conectado a la tableta, en ocasiones puedes acabar utilizado el teclado virtual en pantalla, por ejemplo en el sofá, o si vas a algún lugar sin llevarte nada más que la tableta.

En este aspecto destacar el gran avance que ha traído Windows 11. Ahora se puede escribir usando el rápido sistema de trazos sin apenas levantar el dedo de la pantalla. Aunque su exactitud todavía anda lejos de la que consigue Gboard en Android, ciertamente ha mejorado.

Rendimiento de la tableta en modo desktop

Están siendo tan buenas las sensaciones con este tableta Windows que nos hemos venido arriba hasta el punto de conectarla a través del puerto USB tipo C a un monitor de 3440 x 1440 píxeles para trabajar como si se tratase de un PC de escritorio, y las sensaciones, sin ser las mejores han sido lo suficientemente buenas como para sustituir al PC de casa conectándolo a un monitor externo.

Se nota algo más pesado el sistema, pero esto es incluso normal, pues con tanto espacio de escritorio te vienes siempre arriba y acabas teniendo abiertas más cosas que las que a priori tendrías abiertas en una resolución más normal y un monitor más pequeño.

Tanto es así que cuento 16 pestañas abiertas en el navegador Edge por 19 de Chrome, es decir, 35 pestañas de navegación, además de Steam instalando algún que otro juego, la calculadra, la configuración del sistema y cinco ventanas del explorador de archivos que están moviendo unos 16 gb de datos desde un servidor en red hacia la tarjeta microSD de 64 Gb que he insertado en la tableta.

En este mismo sentido, obviamente si el monitor fuese un monitor más estándar, con una resolución típica de 1920 x 1080 píxeles incluso el sistema iría más rápido.

Lo que si que tengo que confesar es que la tableta, conectada a corriente, totalmente cargada e incluso con su pantalla apagada se calienta en exceso, dando un poco igual el plan de energía que tengas activo.

No se yo si esos calentones en la parte trasera acabarían por acortarle la vida útil a este producto.

Pero el PC funciona a las mil maravillas.

Autonomía de la tableta Chuwi con Intel Core N5100

Pues si bien no me esperaba ir más allá de las 02:30 horas, independientemente de lo que te venda el fabricante, esta llega holgadamente a las 3 horas de uso intenso, cuando habla de uso intenso me refiero a un par de navegadores abiertos, Edge y Chrome, con una suma de unas 70-100 pestañas abiertas, Spotify, la aplicación de recortes de pantalla, GiMP y ocasionalmente lanzando alguna otra aplicación más o instalando programas.

En cuanto a su consumo en reposo, con la tableta totalmente cargada, tras desconectarla de corriente, sin apagarla, pero pulsando el botón de encendido una vez para que entrase en reposo ha consumido en 9 horas y media un 8% de la batería. Esto nos alcanzaría para unos tres días antes de descargarse por completo sin uso alguno.

Cuando la tableta rebasa el 10% de carga y no está conectada, pone a parpadear un led rojo ubicado en la parte superior, al lado del led azul de encendido y de la cámara.

Lo que no me gusta es que en el momento que baja del 8% es totalmente imprevisible, pasando de ese 8% restante al 0% en cuestión de segundos y entrando en reposo la tableta de forma abrupta.

Suerte que no perderás nada, pues sólo entra en reposo, no se acaba, y tras darle algo de alimentación, unos cinco o diez minutos bastarán ya puedes volver a arrancarla y todo estará en su lugar.

En cuanto a los tiempos de carga, disfruta de carga rápida de 24W y tarda aproximadamente algo más de 3 horas de cero a estar a tope.

En cuanto el brillo de pantalla durante las pruebas de autonomía, comentar que fue de aproximadamente el 80% en todo momento.

Las cámaras del tablet Chuwi Hi 10 Go

Presenciales, esto es, mínimamente funcionales.

Yo no se el motivo por el que los fabricantes chinos se empeñan en incorporar absurdas cámaras traseras, absurdas por su ínfima calidad que parece que sólo intentan cubrir el «llevo una cámara», que a veces van en perjuicio de la estabilidad y comodidad de uso del tablet en posición plana, es decir, apoyado sobre una mesa.

En este sentido, la trasera tiene una calidad pésima, como la delantera, cualquier móvil de gama media conseguirá mejores fotos.

La única que se salva y no por calidad si no porque es imprescindible para usos como videoconferencia es la frontal.

El sistema operativo de la tableta Chuwi

Esta vez Windows 10 viene activado y se trata de un Windows 10 Home, nada de licencias de educación que no se puede actualizar, tal y como sufrimos en el modelo anterior del año pasado.

La compatibilidad con Windows 11 está garantizada, tal como recibimos el producto procedimos a arrancarlo y actualizar Windows 10 hasta la última versión, algo que nos llevó un par o tres e horas, suerte que es un proceso bastante automatizado y desasistido.

Para asegurarnos utilizamos la herramienta de comprobación de compatibilidad del hardware con Windows 11 que puedes descargar desde la propia página web de microsoft.

Compatibilidad con Windows 11 garantizada, un alivio

Tras comprobar la compatibilidad al día siguiente a primera hora nos aparece lo siguiente en Windows Update:

El dispositivo es totalmente funcional y compatible con Windows 11

La actualización de un sistema operativo conlleva tiempo cuando el cambio de versión va a mayor, en este caso pasamos del Windows 10 Home que traía la tableta Chuwi Hi 10 Go instalada de fábrica a Windows 11.

Lo primero es actualizar Windows 10 hasta su última versión, posteriormente comprobar la compatibilidad del dispositivo con Windows 11, en el caso de que esta sea afirmativo tocará esperar a que la actualización se libere.

Sobre el tiempo que puede transcurrir desde que compruebas que tu PC es compatible con Windows 11 hasta que recibes la descargar puede pasar un tiempo indeterminado.

Sin embargo, algo que a mi me funciona es dejar encendido el PC o en este caso, la tableta, toda la noche, no haciendo falta que toques nada de la gestión de energía, da igual si la pantalla va a negro o el PC entra en reposos. En no menos de tres ocasiones, con dispositivos diferentes, a la mañana siguiente tenía la actualización lista para descargar.

La descarga de la misma lleva bastante tiempo, alrededor de una o dos horas, no dependiendo de tu velocidad de conexión a internet, esto es un problema de saturación de servidores de Microsoft, somos millones y millones de usuarios de Windows que actualizamos nuestros ordenadores a diario.

Una vez descargada comenzará el proceso de instalación en segundo plano, no importando mucho si estás trabajando con el PC en esos momentos, obvio que hacer tareas pesadas, como jugar a videojuegos o renderizar imágenes en 3D podría retrasar el proceso, pero si navegas, o como es mi caso, redactas textos, como el de este artículo, el proceso de instalación se demora una hora aproximadamente.

Para comprobar la compatibilidad a un nivel bastante exigente, y mientras iba actualizando los sucesivos parches de Windows 10 y luego la descarga de Windows 11 he ido instalando las aplicaciones que suelo utilizar en mi trabajo diario, desde programas de diseño gráfico como GiMP, Inkscape, editores de código fuente como Notepad++, Atom.io, Visual Studio Code, GitHub, e incluso un completo webserver para desarrollo.

También he configurado, ya desde un punto de vista más de hardware, un teclado y un ratón bluetooth.

Todo funcionando de forma perfecta bajo Windows 10, ahora sin embargo toca ya reiniciar para que la instalación de Windows 11 se ejecute, y así comprobar si ha actualizado conservando toda la configuración.

Tras pedirme el necesario reinicio tardó escasos 15 minutos en Atenas bajo Windows 11.

Ahora toca poner al día Windows 11, en estos momentos ya tengo esperando para ser descargada la actualización de Windows 11 2022-5

Conclusiones sobre la tableta Chuwi con Windows

Por el precio mínimo de 188 euros es todo un regalo. Por 250 euros también.

Subir más de ese precio, pues ya no, ya que se acercaría demasiado al precio del producto que viene a sustituir, me refiero a ordenadores portátiles de 13 y 14″ pero con mejor pantalla, más memoria RAM, capacidad de almacenamiento y una mejor funcionalidad global.

Ahora bien, no se yo si para la mayoría de usuarios, aquellos que no crean contenidos más allá de las redes sociales, le sacarán partido a una tableta con Windows sobre una tableta con Android.

Para los creadores y aquellos que gusta trastear, desde luego es una excelente opción no es que sea mejor, si no que es todo un PC con el que no van a encontrarse apenas con limitaciones, a diferencia que si que lo harán con Android, que para copiar y mover archivos hay que lanzar una app, y bucear por el complejo e inútil sistema de archivos de Android.

Ese es el punto fuerte de esta tableta, esa disponibilidad total típica de ordenadores con Windows,.

Claro que si no necesitas todo eso porque lo tuyo es ver vídeos, jugar, consultar el correo y las redes sociales, pues ahí es donde no tendría sentido una tableta con Windows.

Y es que en la comparativa con Android, por el mismo precio de esta tablet, ese rango entre los 190 y los 250 euros, en Android obtenemos un menor peso, unos mejores acabados, con marcos más finos, una potencia gráfica para juegos netamente superior y una mayor autonomía de batería.