Cafetera portátil para tus vacaciones

Alguna vez, estando de vacaciones habrás implorado por un buen café, sobretodo veraneando con tu tienda de campaña en un cuco camping o como los más osados, acampado en medio del monte. Si bien la mayoría de nuestros lectores, probablemente ya dejaron las tiendas de campaña años atrás y ahora viajan hasta un apartamento con cocina incluida o a un simple hotel. Lo importante es desconectar y un buen café por la mañana.

Seguro que te habrá pasado como a mi, que tras levantarte y ver que no tienes café, entras en pánico. ¿No? ¿No necesitas café para empezar a funcionar? Yo sí, tanto es así que decidí solucionar dicho problema de raíz y ahora mi cafetera viaja siempre conmigo.

Como ves, yo soy de los del… café, café.

Veamos pues diferentes tipos de cafetera y sus posibilidades para llevarlas de viaje y que vean mundo. Por fin podrás funcionar como a ti te gusta, desde primera hora y no a base de té, mates e infusiones de extraños sabores, también acabarás de una vez por todas con los aguachirles que a algunos hoteles, demasiados, les da por llamar también “café” recuerdo aquellos que te sirves en los bufetes típicos de come lo que quieras hasta reventar que algunos hoteles te ofrecen.

La cafetera italiana

Tengo amigos que se beben todo, incluso esos cafés purgantes que salen de esas máquinas gota a gota con sus extraños ruidos que pululan por apartamentos de las costas españolas. Llámame sibarita pero yo es que es beberme ese agua sucia y tener que salir corriendo al lavabo, purgantes lo son, y de los mejores, pero creo que soy muy de cafetera italiana.

La cafetera italiana puede convertirse en tu cafetera portátil de forma muy fácil, para ello yo hago la siguiente operación, operación que requiere un nivel muy alto en matemáticas:

¿Cuántos viajáis? ¿Dos? ¿Tres? ¿Cuatro? De esos…¿Cuántos tomáis café? ¿Dos? pues compra una barata y saludable cafetera italiana para dos tazas por menos de 15 euros.

Además para ahorrar espacio puedes guardar una buena cantidad de café en su interior, en la base, en una bolsita o recipiente que quepa dentro así como algunos terrones de azúcar de esos que parecen pequeños tochos en su parte superior.

Cafetera italiana eléctrica

Quizá no tengas fuego ni hornillo porqué donde vas es un hotel, un hotel que te implica, asearte, vestirte y bajar al comedor a partir de la hora que ellos quieran, y si tu quieres madrugar? Y si no estás dispuesto a pagar tres euros por cada café? Pues entonces puedes recurrir a una cómoda cafetera italiana eléctrica, eso sí, precisarás de un enchufe, pero que hotel no tiene un enchufe en el siglo…. ¿XXI ya?

La gran ventaja a diferencia de las no eléctricas es que no precisarás que tu habitación tenga cocina, ni tan siquiera precisarás de cerillas o un encendedor con el que prender el fogón, pesan algo más que las normales, que las de gas de toda la vida. Y esa es otra, las de toda la vida sirven para fogones de gas, pero ¿y si el apartamento donde vas la cocina es de inducción?

Cafetera de cápsulas portátil

Debo reconocer que aunque era algo escéptico debido principalmente a su gran boom, el café de las cafeteras de cápsulas es realmente exquisito si bien su coste es muy superior al de un café de cafetera italiana y no excesivamente alejado, como debería de ser, del precio de un café expreso en un bar.

Pero no sólo su coste si no más bien lo que no me gusta de este tipo de máquinas es la esclavitud que te imponen de tener que tener siempre cápsulas para tu modelo, preocuparte de abastecerte cada vez que se te acaban.

Cafetera de pistón, las muy portátil

Estas cafeteras son extremadamente compactas y portátiles, se asemejan a un cilindro.

Para funcionar precisan de agua caliente y obviamente café, como todas, la preparación del café es simple, como la que sigue, la cargas de café, dejas la parte superior abierta, calientas agua en un cazo al fuego o en el microondas, viertes el agua en la parte superior o depósito de la cafetera, la cierras, aprietas varias veces sobre el pistón que tiene la cafetera portátil de pistón y el café comenzará a fluir.

Su desventaja es que precisas de un recipiente más, no sirve la cafetera de pistón en sí para colocarla en el fuego a diferencia, de la cafetera italiana.

Cafetera portátil de lujo

Estas cafeteras son el nova más para los más sibaritas, la verdad es que resultan caras y chocan con el concepto económico de viajar con tu cafetera para ahorrarte algunos euros, en este caso el enfoque es diferente, ¿No soportas el café que toman los demás en el bar del hotel de cinco estrellas? ¿Es demasiado vulgar el café del bar del camping? Pues gástate 150 pavos o más en una excentricidad.

Se trata de cafeteras mono dosis con un embalaje en piel y todos los detalles impensables para agradar al más específico y especial cafetero, que servirán eso sí para degustar un café de altísima calidad pero también a un altísimo precio.

Conclusión

La mejor cafetera portátil, para mi, sin lugar a dudas es la italiana de gas de toda la vida. Si bien valoraría el llevar o no la cafetera italiana eléctrica dependiendo del destino, un hotel que raramente tiene un fogón pero si enchufes sería extremadamente útil y si mi destino es hacia una acampada en medio de la nada, pues no, desde luego no tendrás un enchufe a mano por lo que deberás tirar con la de gas de toda la vida, en un tamaño pequeño, el que te da para justo dos tazas, esta es sin lugar a dudas mi opción principal.