Portada » blablablá » Cambios 2022 en tiroriro.com

Cambios 2022 en tiroriro.com

Hoy despedimos el año, sin entrar a valorar lo bueno y lo malo de todo este año de una forma global, donde los malo ha sido mucho o al menos más cercano que otros años, preferimos quedarnos con lo positivo y más cercano.

Entre esas pequeñas cosas positivas de nuestro alrededor y aunque sea un orgullo un tanto interno es en este artículo donde llevamos nuestra existencia como medio a reflexión, aunque no por ello dejamos de celebrar el simple hecho de que nosotros continuamos un año más, y además siempre con nuestra constante evolución, este 2022 ha sido un año muy propicio a cambios.

Durante todo el año hemos ido introduciendo novedades en tiroriro.com, sometido a dieta la revista y consiguiendo un medio algo más redondo que lo que teníamos hasta ahora.

Este próximo año 2023 quizá los cambios sean menores, o no, nadie sabe, pero la dirección editorial va a convertirse en nuestra principal estrategia.

Vamos a poner un espacial énfasis para redactar los mejores artículos para una vida digital más completa, aunque eso sería tan pretencioso comercial, dejémoslo en una vida digital algo más divertida y como siempre, sin tapujos.

Sin más os deseamos una buena entrada del nuevo año y pasamos a relacionar aquellos cambios que hemos vivido en este 2022, lo hacemos en un ejercicio de «inventario anual».

Menos categorías más y mejores contenidos

Cuando lanzamos nuestra revista digital, por allá un 11 de abril de 2017 los contenidos eran más locos que los actuales, de ahí aquel eslogan que a día de hoy todavía sobrevive; aunque ciertamente con menos propiedad, me refiero a ese mágico «de todo un poco».

Ese claim daba cabida a que en la revista hablásemos de cosas tan dispares como trucos de belleza por un lado y por el otro sobre inteligencia artificial, no digo con esto que ambas cosas sean incompatibles, eso sería caer en un tópico artificial, ni mucho menos, pero bajando al mundo terrenal sin prejuicios infundados, bien poco o nada tienen que ver unas cremitas con unos algoritmos de ordenador.

Así que ante tal disparidad de contenido los buscadores parecían o no saber o no querer ubicarnos en una u otra categoría. Total que sin perder esos contenidos ya existentes decidimos sumergir algunas categorías que hasta ese momento flotaban en superficie con aire de ser principales un poco más al fondo.

Me refiero a temas como belleza, fotografía, motor, que al final decidimos incluirlas dentro de otra categoría principal abierta a todo, me refiero a nuestra categoría de blablabla.

Con el paso del tiempo creo que ha sido acertado dejar únicamente las categorías que son actualizadas de una forma mucho más periódica, como Series y TV, Ordenadores, Videojuegos, Deportes y dejando las idas de olla puntuales a la mencionada blablablá.

Esta reducción en el número de categorías nos permite focalizarnos más en el contenido, ahora son cuatro temas los que tocamos, y cinco si contamos la genérica para cuando algo no tiene cabida directa en las cuatro principales.

Más foco implica más y mejores contenidos. Digo yo.

Me cago en Google

Parece, y esto es una crítica, que cada día Google se erige un poquito más como el juez y dueño de internet. Y lo hace con descaro y no sólo dictando las normas para que tu página salga en las búsquedas, si no por las que debes crear y clasificar el contenido, además de forzarte en otros muchos aspectos como la velocidad de descarga de tu página, de tus artículos, el formato de los artículos, etc.

Los medios somos sus esclavos para la generación de contenido, podríamos decir empleados, pero es que literalmente Google nos roba el contenido, lo presenta y lo expone al usuario bajo su propio dominio en los denominados snippets, un nombre, por supuesto, creado por ellos, y es que además de maltratarnos, tienen a bien deformar nuestra lengua tanto como quieren.

Todo esto te acaba atando de pies y manos y al final decides redactar los contenidos de cierta manera, usando determinadas palabras, colocar una fotografía de menos peso con menos calidad, o directamente colocar una donde debería ir dos para mejorar tu velocidad y al final cumplir con los criterios que según Google agradan al usuario.

Mentira, así agradas al buscador, al monopolio. Claro que podrías estar pensando, ¡pues no lo hagáis leche!, pero amigo, ir en contra de Google es dejar de tener visitas, dejar de existir de alguna forma en internet casi todo pasa por sus manos.

Sinceramente llega un punto que les coges un no sé qué a estos señores del buscador más usado del planeta que no es precisamente bueno, tanto lo que les coges como el propio buscador.

Mejora en velocidad de la revista

Toda esa optimización a nivel de imagen y contenidos ha tenido que extenderse hasta la propia estructura web, para conseguir un peso de página inferior, un uso de recursos menor, aunque si te soy sincero lo que más lastra la página al final son las propias llamadas a Google, bien sea por temas estadísticos a través de su script y sobre todo por la inclusión de sus anuncios, los cuales parece que no someten a dieta, como si que lo intentan con tu contenido.

Todas estas optimizaciones, han acabado incluso por hacer que cambiemos el propio servidor en este 2022, con todo lo que ello implica, una cantidad de horas aparentemente improductivas que se han llevado los medios técnicos, una serie de problemas que han dejado la revista caída durante unas cuantas horas.

Cambio de plantilla de móvil y PC

Como ya te adelantaba hemos cambiado la plantilla que monta la web, la estructura interna, aunque desde el móvil las diferencias son mínimas respecto a la plantilla anterior sí que lo han sido en la versión de escritorio o de PC.

No hemos modificado nuestra identidad visual de forma destacable, hemos conservador nuestras formas y paletas de color, aunque sí hemos tocado algo en el logotipo, aunque han sido simples evoluciones.

Aunque durante el año sí que hemos perdido algunos detalles visuales como ciertas sombras, y hemos tratado de dar a la página unos mejores acabados donde creo y esto es una apreciación personal, que hemos conseguido un buen equilibrio entre calidad visual, identidad y velocidad.

Quitamos los iconos de categorías

Hasta hace escaso medio año mostrábamos un icono en cada categoría que ya te adelantaba lo que ibas a encontrar dentro de ella, pero con la palabra al lado sólo aportaba estética y no funcionalidad. Aunque realmente en la redacción de tiroriro.com nos gustaba a todos.

Pero en el afán en pro de conseguir una mayor velocidad de acceso a nuestra revista, la decisión fue difícil, la verdad es que nos gustaban muchos pero es que en internet estamos sometidos a una presión constante por parte sobre todo de Google y sus exigencias a todos los niveles.

Cambios en la identidad visual

El logotipo de tiroriro.com ha ido evolucionando desde su inicio cuando no tuvimos especial tiempo para dedicarle, también lo ha hecho en cuanto a sus colores, si bien el logotipo actual tanto en forma como en colores ya lleva con nosotros unos años, durante este 2022 ha sufrido cambios menores.

Nuevo logo sin isotipo

Se han ajustado sus curvas y las conexiones entre los pares letras o sílabas de la palabra tiroriro para que finalmente sea un logo de más o menos una pieza, bueno realmente es de 4, ya que tenemos las sílabas «ti ro ri ro», para continuar simplificando además se ha perdido el denominado isotipo, un elemento redondo con una especie de símbolo # o hashtag del logotipo.

A nivel visual los cambios no sólo se afectaron a la estructura y al logo si no que más recientemente hemos realizado cambios en el favicon

El anteriormente comentada hashtag que utilizábamos en el logo, tras su desaparición del mismo quedó emplazado únicamente como identidad visual para los navegadores, en lo que se denomina icono de la página web o favicon.

El nuevo favicon «ti» superior y el lateral

Ha sido a mediados de octubre cuando hemos cambiado nuestro favicon, esa pequeña parte de nuestra identidad visual que todavía se arrastraba de años anteriores.

En nuestro caso, y tras perder el elemento hashtag o # del logotipo no existía conexión alguna con el logo, salvo que utilizaban el mismo color uno no te recordaba a otro.

Teniendo esto presente nos lanzamos a rediseñar el favicon, aunque no tuvimos toda la libertad deseada.

El nuevo favicon super mega ampliado

El problema es que el espacio para el favicon es muy reducido, tanto como 512 x 512 píxeles pero que luego se ve muy pequeño en los lugares que es apreciable, la barra superior del navegador, las pestañas y en los favoritos.

Es tan limitado que si no quieres perder legibilidad puedes emplear un máximo de dos elementos en un formato circular o cuadrado, donde no se puede incluir un texto de más de 4 letras sin perder legibilidad.

Por supuesto, ni mucho menos cabe la palabra entera tiroriro, así que hemos optado por hacer referencia en el favicon a la primera símbolo, es decir a «ti»… creo que es apropiado, primero porque esta revista digital la escribimos para «ti» amigo lector y segundo, quizá ya buscando los tres pies al gato… pues porque el acrónimo «ti» significa Tecnologías de la Información, que en su esencia es algo que incluye un medio tan digital como tiroriro.com

Otros cambios en tiroriro

Además de los cambios visuales que ha experimentado nuestra revista tiroriro.com hemos modificado otros muchos

Ha sido en este mes de octubre cuando el buscador de contenidos de la propia revista tiroriro.com ha vuelto, hemos estado durante un par de años sin él, pero finalmente el sentido común se ha impuesto.

Cierto es que no nos convence del todo su eficacia pues con los resultados que ofrece bajo determinadas búsquedas no son siempre del todo relevantes, pero es el buscador que la plataforma que utilizamos integra y no tenemos otra fácil opción, así que quizá con el paso del tiempo también mejore como nosotros.

Las etiquetas de los artículos

Las etiquetas de contenido son una especie de palabras que definen y de alguna forma categorizan los artículos, estas palabras las añade el editor de un artículo para facilitar las tareas organizativas de los artículos, algo indispensable cuando superas más de 1600 artículos en la revista, y con vistas a ir creciendo cada día un poquito más.

En tiroriro.com nunca habíamos prestado especial atención a este aspecto, sí que introducíamos etiquetas en nuestros artículos afines al redactado, pero el problema era que creábamos duplicados y sinónimos demasiadas veces, y es que teníamos más etiquetas, del orden de tres veces más, que artículos.

Como ejemplo, teníamos las etiquetas de «prueba», «pruebas», «análisis» que ahora han quedado reducidas a una única etiqueta, «pruebas». Otro ejemplo sería «PC», «ordenador», «ordenadores»

Los enlaces a otras páginas

En muchos artículos hacemos referencia a páginas externas y si bien al inicio de tiroriro.com, esto es hace ya más de 5 años, los enlazábamos directamente con el tiempo nos dimos cuenta de que era un error, y lo era por diferentes motivos.

El principal porque perdíamos posicionamiento en internet, ya que los enlaces a otras páginas son como tubitos que reparten tu conocimiento hacia ellas, rebajando considerablemente el tuyo.

Para solucionar este problema que atañe al denominado SEO hicimos como muchos otros, añadir etiquetas para que los buscadores entendiesen que aquellas página no debían extraer nuestro valor de posicionamiento, sin embargo muchas de estas páginas, con el paso de los años modificaron las direcciones de aquellos contenidos que enlazábamos, o cambiaron de dominio y otras simplemente desaparecieron.

Estos cambios en las páginas de terceros, a las que no podemos controlar ni tan siquiera podemos conocer su estado de una forma fácil cuando tienes un gran número, provoca un error en tus enlaces hacia afuera que también penaliza tu posicionamiento en internet, así que el cambio de cómo enlazábamos no resultó muy eficaz y estudiamos la manera de mejorar nuevamente en este aspecto.

La solución vino por utilizar un acortador de URLs, una especie de página intermedia que siempre va a estar ahí, en medio, entre nuestra revista y la página enlazada.

En el caso de que dicha página deje de funcionar el fallo, de producirse y afectar al posicionamiento actuaría sobre dicha página intermedia o redireccionador.

En nuestro caso, tras valorar diferentes acortadores decidimos optar por el acortador de direcciones de la página direccion.online.

Gracias a él hemos solucionado este aspecto.

Más anuncios

Dentro de los cambios también hemos potenciado un poquito más los anuncios, sé que esto no gustará a muchos, pues ahora los mismos se interponen mucho más en medio del contenido a leer, lo que no es especialmente cómodo, pero es que es la única forma de acercar la revista hacia la rentabilidad, todavía andamos lejos.

La plataforma publicitaria que utilizamos es Adsense, propiedad también de Google y es que ellos tienen un monopolio bestial en internet, nos gustaría optar por otros, pero créeme que no hay nada más allá de Adsense que te paguen a tiempo y que los anuncios sean ética y moralmente correctos.

Esto de la publicidad en internet funciona a base de clics, es decir, si la publicidad mostrada no es pulsada por el usuario la revista no se lleva nada, en cambio si el usuario hace un clic en un anuncio pues Google lo anota para al final de mes pagarte entre 0,3 y 0,15 céntimos de euro por clic.

El problema es que los usuarios pulsan poco en la publicidad, digamos que rara vez se llega al 0,5% de los usuarios, es decir que para recibir un único clic deberán mostrarse unos 200 anuncios sin clic. Esto hace que la web se deba llenar de anuncios para conseguir como mínimo que el proyecto sobreviva.

2023, te esperamos

Ahora el año llega a su fin y debemos insuflar nuevas y mejores energías a este proyecto, en mayo cumplimos 6 años online y todavía andamos lejos, muy lejos de nuestros objetivos, así que toca trabajar duro, como siempre, ¿nos ayudas?