Cervecería El Trébol en Toledo

Este verano, probablemente uno de los días más calurosos del año, te hablo de cuando el mercurio rozó los 44 grados en la meseta castellana coincidimos con unos familiares durante nuestras vacaciones en la localidad de Toledo, a decir verdad, nosotros no la visitábamos, tan sólo andábamos de paso camino a Cáceres y es que hace escasos un par de años ya estuvimos en esta bonita ciudad.

Tras vernos y dar un corto paseo por sus callejuelas bajo un intenso calor por esta bella y curiosa población tocó la hora de comer y me acordé de un sitio donde cenamos en nuestro viaje anterior y que mentalmente anoté para volver.

Se trata de un restaurante de tapeo céntrico, Cervecería El Trébol. Como viene siendo habitual en mis reseñas, el restaurante El Trebol es un bar o cervecería fundamentalmente funcional, un restaurante de tapas al uso, sencillo y directo, pero con algo de personalidad. Se trata del típico bar al que vas a cenar y sabes que quedarás bien, sin dejarte el sueldo en ello, ya sabes, huyo del elitismo en busca de la calidad culinaria eficaz, siempre por encima de la cocina meramente creativa o socialmente reconocida.

 

A destacar de El Trébol entre su variada oferta de platos y tapas por su exotismo, el plato de migas con chorizo y uva de la foto que encabeza esta pequeña reseña gastronómica, la explosión de la uva en boca al morderla combina de forma curiosa con el sabor del pan frito y el chorizo, un plato interesante aunque a decir verdad, en esto de las migas el listón estaba quizá demasiado alto y la tapa, servida en un bonito plato envejecido destacó más por su aparente extravagancia que por su sabor.

Otro de los platos o platillos de tapas que os recomendaría de entre los que nos pedimos es la sartén de patatas con morcillas, su sabor y combinación era realmente era excelente, de lo mejor del local o como mínimo de lo que nosotros llegamos a probar.

También, como no podía ser de otra manera, catamos las bravas del local, y debo confesar que estaban buenas, correctas sin ser excepcionales, la salsa picaba, pero nada preocupante, de volver a visitar el restaurante el Trebol si que las repetiría, garantía de que son buenas.

El local se encuentra muy cercano a la plaza Zocodover, enclavado en un lugar donde yacen unas ruinas islámicas con una edad entre 1.500 y 1.000 años AC, en plena edad de Bronce. Por este motivo el suelo del local es acristalado, transparente para que puedas apreciar la historia en él presente, una alcazaba, lugar fortificado donde solían vivir gobernadores y regidores de la zona.

Nosotros nos instalamos cómodamente en su terraza, a cubierto del apremiante sol bajo unos toldos, fue una buena mala idea porque en determinados momentos el calor imparable en esos días, te llegaba esquivando todo tipo de barreras, en el interior estabas más fresquitos pero se trata de un local con una iluminación muy tenue, quizá un interior más apropiado para cenas o comidas en pareja que no para un encuentro familiar, como el que nos ocupaba en ese preciso momento. No se si por la grata compañía familiar o por la excelente disposición del camarero que nos tocó, a pesar del calor, fue una muy grata experiencia.

La factura para 4 tomando 5 tapas y 7 bebidas y café fue en torno a los 50 euros.

Toma nota:

Están abiertos ininterrumpidamente de 09:00 a 24:00H

Calle de Santa Fe, 1, 45001 Toledo

Teléfono: 925 28 12 97