¿Cómo limpiar tu dispositivo?

Con el uso que damos a diario tanto a teléfonos móviles tablets y ordenadores portátiles estos se ensucian y deben ser limpiados, sobretodo cuando te propones venderlo para adquirir otro, el efecto de un ordenador limpio siempre facilita su venta.

Hasta ahora la limpieza de un dispositivo era algo relativamente fácil pero con la actual inclusión de pantallas táctiles y sobretodo de materiales de apariencia porosa como los acabados en aluminio o plásticos anodizados que también quedan pero que tienen ese lustre “mate” con poro y que resulta especialmente magnético para las manchas, y grasa inclusive de nuestros propios dedos que se adhieren a sus superficie y son muy difíciles de limpiar.

El aluminio anodizado o símeles de este viste hoy muchos ordenadores portátiles como los Apple Macbook en todas sus versiones, Macbook a secas, los Air, los más nuevos Pro, al igual que tabletas como los iPad y cualquier tableta o teléfono de gama alta o de última hornada de fabricantes como Samsung, LG, Huawei, Xiaomi y otros ofrecen todos ellos tienen ese bonito acabado en colores oro, oro rosoda y entre ellos los que son obscuros y disponen como el denominado color Spatial Gray o “gris espacial” y que en definitiva aunque luzcan bien son los que más manchas capturan.

¿Qué usar para dejar tu dispositivo como nuevo?

Para su limpieza los mejor es utilizar bayetas de microfibra ya que no rayarán la carcasa ni la pantalla a diferencia de otros materiales como el papel.

Si bien la bayeta sólo retirará el polvo no adherido a los materiales, para limpiar estos deberás añadir un líquido, lo más importante es que sea lo más puro posible para que no deje residuos, entre ellos tienes el alcohol isopropílico aunque te será algo más difícil de  conseguir por ejemplo que el agua que también es uno de los productos más recomendados

Para las manchas más difíciles puedes recurrir al famoso Pronto que es un aerosol principalmente indicado para muebles y cuya función básica es la de que es capaz de repeler el polvo adherido y que te puede proporcionar un acabado magnífico en tu tarea de limpieza.

¿Qué no usar para no rayar tu preciado teléfono?

El papel, huye en gran medida de los rollos de W.C. los rollos de cocina, Kleenex y demás papeles de higiene corporal pues contienen partes duras de celulosa que pueden rayar la superficie de la carcasa.

En lo que atañe a líquidos o aerosoles prescinde del uso de aguas oxigenadas, el alcohol de estar por casa, el famoso 96º no lo uses a excepción de superficies brillantes no porosas que no sean la pantalla, puedes por ejemplo usarlo con sumo cuidado y en pequeñas dosis para limpiar las teclas del teclado y la carcasa de tu dispositivo siempre y cuando esta sea en acabado brillante.

Evita las toallitas para bebé a menos que la mancha sea grande resultante de que se le ha caído accidentalmente comida o residuos sólidos y esto se han secado. Estas toallitas contienen normalmente un exceso de jabones y por tanto grasas que combinados con la porosidad de algunas superficies anodizadas podrán dificultar mucho la eliminación de la propia grasa resultando en un aspecto blanquecino.

¿Cómo limpiar tu teléfono móvil, Tablet u ordenador?

Apaga por completo tu dispositivo, no servirá que esté en reposo y con la pantalla cerrada, para limpiarlo con garantías este debería estar totalmente apagado. Si puedes, porqué tu dispositivo te lo permite, extrae la batería. Esto en portátiles y algunos móviles es posible aunque dependiendo del modelo, por ejemplo los de gama alta como algunos ordenadores HP, los Mac, y otros teléfonos de aluminio así como en la totalidad de las tabletas Apple y Android que hay en el mercado no existe la posibilidad de acceder a la batería, al no encontrarse la típica “trampilla” para acceder a ella. Así que una opción es esperar hasta que esta agote la carga actual en su totalidad, si bien hay quien dice que esto en la práctica no es así porqué los portátiles de hoy en día siempre se dejan un % de energía para no dañar la vida de la batería. No obstante y si le llegase líquido al interior, mejor contar con 1 mili vatio que 50 vatios almacenados ¿no crees?

Continuamos, desconecta todos los cables, del dispositivo, si tienes algún pendrive de esos que son poco más que un tapón… pues puedes dejarlo y así nos aseguramos que no se le colará líquido ni aerosol por ese agujero al dejarlo “tapado” con el tapón.

Vamos a empezar por la parte interior pues si empezamos al revés, lo volveremos a manipular externamente y podemos volver a dejar manchas con la grasa de tus propias manos. Seguro que los paños están más limpios ahora que después, ¿no? entonces no lo dudes y empecemos por la pantalla del dispositivo.

Pásale un plumero para quitar la mayor cantidad de polvo posible, también si ves que tiene residuos como migas y resto de Patatas chip, Boca-Bits, Risketos, Fritos de puro maíz o alguno de los miles de pecados en forma mini bombas de colesterol. Sopla con fuerza sobre el teclado y la pantalla, se trata de quitar el mayor número de elementos sólidos por pequeños que estos sean pero que puedan rayar la pantalla o la carcasa al frotar con el paño y cierta presión.

Superada esta primera fase, prescindible para aquellos que tratan sus equipos con cuidado o que los limpian brevemente tras cada jornada, humedece el paño de microfibra ligeramente en agua limpia, escúrrelo mucho y realiza siempre movimientos en círculos, deberás hacer varias pasadas si algunas manchas o marcas aparentes no se eliminan con facilidad.

Una vez tengas la pantalla bien limpia puedes dedicarle tiempo al teclado si el dispositivo tiene teclado obviamente, si es un teléfono o Tablet sáltate este paso. Limpia aquellas teclas y marcos de tecla que presenten signos de suciedad, es habitual que esta se acumule más en determinadas teclas que son comúnmente más usadas o en aquellas en las que tus dedos suelen quedarse apoyados como la barra espaciadora, la tecla Esc, la tecla A, la tecla de retorno, al de borrado si eres un “impreciso” o “eterno dudoso” 😉

Para el trackpad, esa superficie donde deslizamos el dedo, yo prefiero utilizar Pronto pues así se le da ese aspecto pulido que parece que hace avanzar tu dedo de forma mas suave por él.

Cerramos la pantalla y atacamos a la carcasa, empezando por la parte inferior y dejando para el final la parte trasera de la pantalla que es la que más se ve. Con un nuevo paño de microfibra totalmente limpio y ligeramente humedecido hacemos la misma operación en círculos que con la pantalla.

Una vez acabado no lo encenderemos hasta pasado un buen rato, pero si lo abrimos y observamos si ha quedado algún elemento líquido por su superficie, si encontrásemos algo lo secamos con el paño. Después, y esto es ya una manía mía, lo cierro y lo dejo boca abajo durante unos minutos, no menos de 10, de forma que si se le hubiese colado algún líquido por alguna de las rendijas del teclado este, por la ley de la gravedad, debería acabar encima de la pantalla y nos alertaría de que no deberemos de encenderlo hasta que se seque por completo, siendo precavidos mejor esperar toda una noche. Hay quien utiliza un secador para acelerar el proceso, si bien eso debería ser un último recurso pues la temperatura que genera el aire caliente podría ser peor remedio que cura.

Garantías y limpieza

Muchos fabricantes no cubren productos en garantía que contienen residuos de agua y otros líquidos en su interior. Algunos de ellos, creo recordar que Apple incluyen un sistema de detección de líquidos que se chivará al fabricante de esta condición. Así que bajo esta amenaza de pérdida de garantía y además para preservar la electrónica de pequeños corto circuitos que puedan literalmente freír la placa base de tu teléfono móvil, tableta u ordenador utiliza sólo paños humedecidos y no mojados, y… ¿Cuál es la diferencia entre húmedo y mojado? fácil, lo húmedo no chorrea, ni una gota, repito, ni una gota. También un prudente tiempo de espera de 30 minutos a 1 hora antes de encenderlo o ponerlo a cargar nuevamente tras la limpieza es un seguro de vida.