Vamos de compras: segunda parte

Hace tan sólo unos días, en un artículo anterior llamado “vamos de compras: primera parte”, os presenté una variedad amplia de artículos de mujer. Sólo de mujer. Sí. Fue así. En fin, yo no quería limitarme a la sección femenina, de verdad, creedme, pero, las circunstancias en ese momento fueron las que fueron, y sólo pude hablar de ellas y para ellas.

Por ese motivo, creo que no fui del todo justa al decantar el “shopping” hacia el lado femenino. ¿Es que acaso los hombres no tienen derecho a comprar? ¿Es que acaso a los hombres no les encantan ir de tiendas? No sé, ¿qué creéis? ¿Os gusta, o no?

Pues, hombre, habrá de todo, ¿no? ¡Pues claro! Pero bueno, para aquéllos que sí les gusta, quizás no les flipe, pero tampoco les desagrada del todo ir a comprarse sus cosas para llevar encima, puesto, o lo que sea, pues he pensado que también os puedo hacer una selección de prendas de vestir para que os las probéis, seleccionéis y decidáis finalmente cuáles podéis llevaros.

Además, pensad que la selección que os hago “on line” es perfecta si no tienes tiempo para dedicarle al “shopping”.

Hay que admitir que a menudo resulta difícil encontrar ese hueco en el tiempo para ir de compras. Son tantas las cosas que ocupan nuestro mundo que, francamente, resulta imposible abarcar todo lo que nos hemos propuesto sin que “algo” se resienta.

Aunque, otro de los factores culpable de nuestra cierta “apatía” hacia la acción de comprar es, quizás, el desconocimiento que nos asalta de repente sobre: ¿dónde podemos encontrar esa pieza de ropa que podemos necesitar?

Y es que con frecuencia pasa que nos desplazamos hacia un sinfín de tiendas y establecimientos donde creemos que encontraremos aquello que estamos buscando, y, “zasca”, pues resulta que ya no está, que se acaba de vender, que este año no lo han traído, que… un montón de excusas más, vamos, ¡un rollo!

Pues si eso es lo que te sucede, tranquilo, que a continuación iremos mostrándote una retahíla de ropa para todos los gustos. Venga, ¡ahí va eso!:

Ropa de hombre

Por otro lado, también tenemos el factor incertidumbre. Nuestra incertidumbre ante la gran oferta que existe en el mercado, y por si faltara poco, también está nuestra propia incertidumbre sobre qué tipo de ropa comprar. Es decir, sabemos que necesitamos comprarnos ropa, pero no tenemos del todo claro, qué y cuántas prendas de vestir necesitamos (a menudo nos sucede, no podéis negarlo).

Si queréis empezaremos por mostraros una selección de sudaderas, la mayoría con capuchas, que he pensado que os podrían quedar perfectas. La verdad es que son muy guapas, y además tienen pinta de estilizar bastante tu “body”. O sea que, si te atreves, venga, pruébatelas!

Si os parece, ahora proseguiremos con los pantalones. He pensado que podría mostraros unos cuantos pantalones vaqueros o tejanos, ya sabéis: informales, modernos, cómodos, a la moda… Vamos, como siempre, los de toda la vida pero acorde con los tiempos.

Por otro lado, he pensado que en cuanto a pantalones, la verdad es que hay tanta variedad que me ha costado bastante escoger entre ellos. Por eso ahora os quiero enseñar una selección de pantalones súper cómodos, fáciles de llevar y aptos para “casi” todos los sitios,  seguro que cuando los veáis me daréis la razón. Además, están muy bien de precio.

Bueno, y ahora ha llegado el turno de los abrigos de invierno. Al igual que con las sudaderas, he pensado que mejor escoger aquellos que tengan capucha. Ya sabéis, con el frío la cabeza debe estar cubierta, que si no se congelan las ideas (a veces, las pocas que tenemos). Bueno, bromas aparte, que sí, que con el frío mejor estar bien tapados. Ya veréis que son abrigos bastante funcionales, pero no por ello dejan de ser chulos. Aquí los tenéis:

Y por último, he creído oportuno mostraros una pequeña colección de camisas para que tengáis el lote entero y podáis vestiros desde la cabeza hasta los pies. Aunque, ahora que lo pienso, no os he enseñado ni sombreros ni zapatos. Esto no puede ser. Bueno, mejor lo hacemos en otro artículo. De momento probaros las camisas y ya me diréis.

Bueno guapos, ¡pues hasta otra!