Comprimir vídeos

Comprimir vídeo es una actividad que no es muy usual hacer, pero que en determinados momentos puede resultar muy interesante aprender a hacerla de forma correta. En este artículo te vamos a enseñar cómo reducir el tamaño de una película o vídeo para que ocupe mucho menos espacio en tu disco de almacenamiento.

Es común últimamente que al bajarse una película esta ocupe la friolera de 8 o 10 Gb de tamaño. Sobretodo aquellas películas o series que están comprimidas en el formato mkv.

En cuanto a las series, también ganararemos, aunque parece que siempre tengan menos metraje, es decir, menos minutos que las películas, del orden de la tres veces menos. Tienen más capítulos y en suma ocuparán mucho más. Ahora también es frecuente encontrarse con capítulos de 45 minutos que ocupan sobre los 2 gb cada uno.

Está claro que si eres «coleccionista de películas y series» puedes tener graves problemas de espacio en tus discos duros para almacenar todas estas películas y series en vídeo. Por eso te interesa este artículo sobre cómo comprimir vídeos.

El precio de almacenar vídeos sube

Además hay que tener en cuenta, que los discos últimamente están subiendo de precio, aunque no están directamente afectados por la escasez de chips actual del mercado si que lo están por la nueva crypto monedo el Chia Coin.

Esta moneda a diferencia del resto de cryptos no tiene un consumo de potencia de cálculo, si no de espacio en disco. De alguna forma, al «minar Chias» lo que estás haciendo es ofreciendo espacio en disco a cambio.

Por este motivo, por la irrupción de la nueva crypto se está incrementando la demanda de discos de almacenamiento y el subsiguiente encarecimiento de los mismos.

Habíamos llegado a un ratio de 5 Tb por 100 euros en cuanto a discos mecánicos y 1Tb por esos mismos 100 euros en cuanto a discos sólidos, o mejor dicho memorias sólidas de alto rendmiento, como las NVMe y las SATA SSD. Si quieres saber más sobre estos tipos de unidades te recomiendo que le des un vistazo al artículo que en su día desarrollamos al respecto y que puedes encontrar en tiroriro.com

Está claro que el mejor sistema de almacén para películas y vídeos son los discos mecánicos y no los sólidos, y lo son tan sólo por el menor precio de los discos mecánicos y su mayor capacidad en el mismo espacio físico. Hoy en día existen discos duros en tamaños de 2,5 pulgadas, que superan los 5Tb de capacidad.

La velocidad de los SSD siempre será mayor, pero para ver series y películas no es crítica, con un disco duro mecánico se verá a la misma resolución en igual de bien que con un SSD. Tan sólo notaremos que es más lento en el proceso de copia de películas de un disco a otro si uno de ellos es mecánico, pero una vez copiada, su reproducción y calidad será idéntica.

Volviendo a la compresión de vídeo.

Comprimir vídeo reduce el espacio en disco necesario

Está claro que si conseguimos reducir el tamaño de un archivo de vídeo de 8 Gb hasta 2 Gb estaremos consiguiendo una caída drástica a menos de cuatro veces en cuanto a las necesidades de almacenamiento que necesitaremos para mantener a régimen a nuestra colección de películas y series.

También vale para vídeos domésticos, de familia, de tus hijos, de tus viajes, pero vaya, que son muchos los que se dedican a almacenar todo tipo de películas huyendo en algo y en cierta manera de la dependencia de las plataformas de streaming como Netflix, HBO, Prime Video y compañía.

Sabemos que tener películas y series almacenadas en algún disco duro externo es siempre una ventaja, sobretodo cuando te marchas de vacaciones y no dispones de una buena conexión a internet que no sean tus propios datos. Ya que si tiras de conexión 4 o 5G, con un paquete digamos que de 50 Gb si te pones a ver series y películas te lo puedes comer en dos o tres días, literalmente. Y luego el precio de los paquetes extras de datos se incrementan.

Y eso es sólo una ventaja, pero no vamos a entrar en la conveniencia o no de almacenar series y películas para no fomentar la diógenes digital.

De alguna forma con la compresión podemos hacer algunas divisiones simples para ver que en 1Tb de información, que vendrá a ser unos 950 gb reales podemos ubicar unas 105 películas a razón de 9 gb por película. Si reducimos esos 9gb comprimiendo los vídeos hasta 2,5 Gb por películas, en ese mismo terabyte seremos capaces de almacenar 380 películas.

Si nos vamos al apartado de series, y asumimos que sin compresión de vídeo tenemos episodios de 2,5 Gb podríamos decir que nos van a caber, 380 episodios, que si dividimos por una media de 15 episodios por temporada tendríamos 25 temporadas, que a su vez dividimos por nuestras series favoritas, pongamos 10, nos da para tener 10 series de 2 temporadas en ese terabyte de espacio. En cambio comprimido obtendremos más de 1.500 episodios por tera y 100 temporadas por tera.

La verdad es que comprimiendo las películas y series que nos descargamos casi dividimos por cuatro el espacio en disco necesario para almacenarlas.

La calidad y la compresión

Comprimir una película o serie es renunciar a algo de calidad, esto lo debes tener claro, pero también o más deberías tener claro tus requisitos de calidad. Seguramente están sobredimensionados

No creo que tengas la vista de Superman, al igual que no creo que Superman exista, y esto de la calidad de los vídeos, de buscar el 4k, el 8k y lo que esté por venir es algo que en la práctica puede resultar una utopía que nunca mejor dicho, no somos capaces de ver.

En más de una ocasión he tenido largas discusiones con amigos y colegas sobre la calidad de las cosas, sobre esa necesidad que tienen muchos de tener lo mejor, lo más, cuando realmente eso no importa, o no debería importar tanto porque no somos capaces de extraerle el jugo a los excesos de calidad.

En cuanto al vídeo, eso se demuestra una y otra vez. La experiencia audiovisual es mejor cuanto mayor es el tamaño de la pantalla, pero no es proporcional a la calidad de la imagen, es así por mucho que no quieras reconocerlo.

A la izquierda captura original del vídeo de 8,9 Gb, a la derecha captura del vídeo comprimido de 1,2 Gb

Siendo sincero, te contaré que las diferencias de calidad entre la original y la comprimida existen, sí, pero al menos yo sólo las he notado cuando paras la imagen. Y la contrastas con la imagen original buscando la diferencias.

Si te fijas en la imagen de la cabecera, donde el rostro de la bella Rosamund Pike está en primer plano, deberás buscar y encontrar las diferencias. Alguna de sus pecas faciales y de sus arrugas en la fren se ven desdibujadas, casi imperceptibles en la imagen del vídeo comprimido.

Pero claro todo esto es a imagen congelada y con la referencia al lado, parando ambos vídeos en el mismo segundo y buscando esa diferencia.

¿Cómo comprimir vídeos?

Vamos a utiliza el programa gratuito Handbrake, se trata de una aplicación gratuita que puedes descargar desde la web oficial que encontrarás en el siguiente dirección online.

Para redactar este artículo he realizado una prueba real utilizando una película descargada de la red en formato mkv que ocupaba 8,9 Gb, y que tras la compresión ha quedado en 1,2 Gb.

Comprimir un vídeo con Handbrake es tan sencillo como arrastrarlo hasta la aplicación:

Tras soltar el archivo el programa realizará un análisis rápido del vídeo.

una vez allí podremos comprimir directamente ganando una cuarta parte de espacio si este es de gran duración, o ajustar por nosotros mismos los parámetros.

En este caso vamos a grabarlo en formato mkv, para ello desplegamos la opción «Formato» y seleccionamos MKV

Compresión en formato mkv

En la pestaña de Vídeo seleccionamos el Códec de Vídeo H.264 x264, bajamos la «Calidad costante a 18»

Ajustes de compresión de la película

Finalmente pulsamos sobre el botón verde Iniciar codificación.

A partir de ese momento tocará esperar un buen rato hasta que el vídeo finalice de comprimirse, la velocidad puede diferir mucho de un equipo a otro, los factores más determinantes para que sea más o menos rápida la compresión son:

  • Número de núcleos del procesador
  • Velocidad en gigahertzios del procesador
  • Formato y tamaño del vídeo original
  • Cantidad de memoria RAM

Con el programa HandBrake, tanto dará la gráfica que tengas en tu equipo, ya que no la utiliza para comprimir, en nuestros procesos de compresión de películas la gráfica, una RTX 2060 de 6Gb. no estaba ni al 3% de su máximo rendimiento.

La memoria tampoco se utiliza en exceso para la compresión de vídeo, ya que no llegaba ni al 50% de uso, y eso que teníamos varios programas abiertos a la vez que HandBrake. Lo que si que se pone al 100% durante el proceso que dura la compresión de la película es la CPU.

En nuestras pruebas, comprimiendo ficheros .mkv que suelen ser los que más ocupan hemos tardado entre 01:30 y 2:30 en comprimir películas cercanas a las 2 horas de metraje por lo que podríamos decir que conseguimos comprimir casi en tiempo de reproducción, lo cual, no nos engañemos, es un proceso lento.

Carga de nuestro equipo

Si bien tampoco tenemos un equipo excesivamente moderno para estas pruebas de compresión, se trata de un i5 de 6a generación con 16Gb. de RAM, en breve recibiremos uno de reemplazo superior, un i7 de generación 11, con el doble de núcleos y la misma memoria RAM. Esperamos conseguir comprimir si no en la mitad de tiempo, casi.

Si nuestro objetivo es comprimir una serie entera con muchos vídeos, podemos recurrir a la opción de gestión de colas de compresión que nos ofrece HandBrake. Gracias a este sistema podemos ir añadiendo a la cola de trabajo todos los capítulos para luego, cuando nos marchamos a dormir, iniciar el trabajo añadido a la cola.

HandBrake irá comprimiendo primero un capítulo, luego otro, otro y otro para que por ejemplo durante la noche nos deje bien comprimida toda una serie y así ganar el preciado espacio en disco.

Author: El editor

Share This Post On