Construir una consola de emulación

Seguro que si eres de aquellos que suspiran por una Nintendo Classic Mini o una Super Nintendo Mini, más de una vez habrás jugado con emuladores de consolas antiguas.

Y si bien esas “nuevas” consolas, reproducciones fieles y originales de la propia casa Nintendo hay que comprarlas para incorporar sí o sí en tu colección de consolas…

La verdad es que no son videoconsolas tan prácticas como nos imaginábamos días antes de comprarlas. Me explico a continuación.

El pequeño gran fallo de estas consolas es su anacronismo, ahora cuando juegas a ellas aunque te proporcionen grandes dosis de diversión esos 8 bits nos darán un sabor un tanto a antiguallas y al final lo que prevalece para mantenerlas en tu salón es la cantidad de títulos que puedes jugar de una manera rápida y directa.

Y es en ese punto donde estas consolas retro ganan por goleada a otras consolas, con estas consolas clásicas disfrutaremos de un encender y jugar, sin necesidad de largas cargas ni de tener que ir extrayendo y buscando el correspondiente disco del juego que quieres jugar…

Con ellas podrás cambiar entre juegos a la velocidad de la luz, además de poder grabar la partida en el momento que a ti te interese y no cuando el programador del videojuego halla tenido a bien poner un savegame.

Y es que esto de no poder grabar donde a mi me de la real gana no lo veo nada bien, no todos tenemos tanto tiempo para reintentar, desde el principio de una determinada fase, una y otra vez la misma fase en la que no superamos a ese jefe final por poco… y es que no habré abandonado yo juegos antes de pasármelos por no poder empezar justo antes de la lucha, o en el momento que a mi me de la real gana. Los savegames de las consolas retro son un gran avance para mi, ya ves, una chorrada que se me adapta como anillo al dedo.

Así que estas miniconsolas para ganarse su lugar, un lugar que probablemente se pelean con las PS4, Xbox One y Nintendo Switch por disponer de sitio en tu comedor y sobretodo por disfrutar de un ansiado enchufe libre de HDMi deben proporcionarte un abultado catálogo de títulos. Y de entre todas las miniconsolas retro que están apareciendo en ele mercado la mejor consola te la puedes construir tú por menos de 100 euros.

Porque ni 20 ni 30 son muchos juegos cuando los mismos son sencillos, créeme, muchos pensábamos que los 30 juegos de la Nintendo Classic Mini serían suficientes, pero a poco que le des briza se quedará corta, muchos de los juegos no serán de tu estilo o de tu interés, total que al final de 31 probablemente acabes jugando asiduamente tan sólo a dos o tres a lo sumo, el resto… los pruebas y los dejas en el olvido.

Es entonces cuando sale la nueva consola “Mini” de emulación retro, la Super Nintendo Classic Mini y decides hacerte con ella y encuentra que esta vez lleva unos pocos menos, un total de 21 contando con el desbloqueable e inédito Star Fox 2.

Total que que de la Super Nintendo Classic Mini también acabarás jugando a dos tres, va quizá 4, que los 16 bits ya empiezan a tener algo de nivel gráfico. Es cuando dices… y ahora que tal una partidita a Sonic… y porque no un Donkey Kong clássic, el de las recreativas! pero… no… no… no… el Sonic es de Sega… y esta consola “mini” no emula a Megadrive y por supuesto tampoco a máquinas recreativas donde el famoso M.A.M.E manda…

Pues no tendremos otra solución que recurrir a bien a emular juegos en nuestro ordenador de sobremesa, portátil, tablet o teléfono o mejor aún… fabricarnos nuestra propia consola de emulación “mini” ¿cómo? Pues amigo… gracias al mini ordenador de menos de 40 pavos llamado “Rapsberry Pi”

El ordenador para emulación

¿Dónde comprarlo?  Aquí –> Comprar en Amazon

Si buscas por Amazon encontrarás que hay varios modelos de Rapsberry Pi, elgunos más económicos, algunos de origen chino.

Para obtener buenos resultados y poder emular consolas relativamente potentes como PS2, Game Cube incluso Wii U sin una caída del framerate considerable deberás utilizar el más potente de todos, este no es otro que el modelo B+ que te sugerimos en el enlace.

En dicho enlace encontrarás el modelo original y no de un clon chino, fíjate que en su nombre cuenta con ese “signo más o plus” que lo diferencia del modelo anterior con la B a secas, y que aunque cueste tan sólo 5 euros más al final lo agradecerás ya que además de ser más potente entre un 10 y un 20% al ofrecer 200 MHz más de velocidad, incluye otras mejoras en cuanto a rango de conectividad y un menor consumo, veamos cuales a continuación.

En cuanto a conectividad y con diferencia a Rapsberry Pi anteriores al modelo 3 este modelo ya cuenta con Wifi incorporada que te permitirá conectarte a internet y sobretodo a conectividad inalámbrica mediante Bluetooth que te habilitará poder conectar mandos de juegos sin cables tan prácticos como el que te recomendamos más adelante.

Este modelo B+ también ha sufrido algunas mejoras en cuanto al consumo y por ende en cuanto a su eficiencia térmica lo que hará que no se caliente tanto como modelos anteriores, eso sí si prefieres estar más tranquilo en los meses de verano yo optaría a ponerle un disipador, no valen mucho y hacen muy bien su función, y eso lo haría independientemente de que la caja en sí como la que te recomendamos ya cuente con su propio ventilador para evacuar el calor que pueda generar la Rapsberry Pi 3 al exterior.

La caja de la consola de emulación retro

¿Donde comprar la caja para la rapbserry pi? Aquí –>  Comprar en Amazon

Existen multitud de cajas y con diferentes precios, podrías optar por una caja más económica de 10 o 15 euros, pero es que por menos de 25 euros, que no es mucha la diferencia, tienes una bastante fiel reproducción de la caja de la Nintendo original, y no me negarás que es muy, pero que muy bonita.

Además de ser bonita esta caja para Rapsberry Pi también que incluye extras que otras cajas no llevan, como un pequeño ventilador que podrá refrigerar correctamente tu super consola de retroemulación.

Los botones de encendido y reset que incorpora esta caja funcionan y están colocados de forma muy similar a la Nintendo original. El hecho de que funcionen no es algo ya dado, no lo pienses, muchas cajas de Rapsberry Pi baratas no incluyen botón de encendido y apagado y al final tienes que recurrir a extraer y volver a pinchar el cable de alimentación, fácil sí, pero cutre y acaba cansando.

Incorpora un led para mostrar que la consola de emulación está encendida. Otra de las opciones que puede parecer evidente pero que muchas cajas económicas no incorporan.

Por último, el slot SD puedes mantener el del interior o utilizar el gran invento que lleva de serie, una especie de alargador que consigue sacar el conector hasta la base de la caja donde mediante una trampilla de fácil acceso podrás acceder a la memoria MicroSD para por ejemplo hacer un cambio de tarjeta, todo esto sin tener que desmontar la caja ni acceder al interior.

Desde luego es una caja idónea para el cometido de conseguir una gran consola de emulación

El mando para jugar a la consola de emulación retro

¿Dónde comprar el mando para jugar con tu consola de emulación?  Comprar en Amazon

Mandos podrás usar prácticamente cualquier que sea conectable mediante USB o mediante Bluetooth, pero estarás conmigo que el mando que hemos escogido es el mando más retro y chulo que puedes encontrar por la red.

Si te fijas, y esto es vital, para esta potente vídeo consola retro de emulación, este mando posee dos sticks a analógicos, cuando otros muchos mandos sólo poseen uno, la presencia de este segundo stick te permitirá jugar sin problemas a juegos de las últimas consolas, de las más modernas, ya que el segundo stick es vital para por ejemplo mover la vista del personaje o jugador en juegos FPS o de primera persona.

Las bondades de este mando no acaban tan sólo ahí, si te abrás fijado dispone también de cruceta digital o D-Pad, de gatillos en los frontales, de los 4 clásicos botones A B X e Y.

Por último, si se te acaban la batería de iones de litio que lleva, y que dura hasta 20 horas, que sepas que también es compatible con USB, es decir que puedes conectar este gamepad a la consola mediante cable para seguir jugando mientras se carga.

La tarjeta de memoria para tu consola de emulacion

¿Dónde y que tarjeta micro SD comprar? Aquí ->  Comprar en Amazon

Como ya sabrás, la Rapsberry Pi no incluye ningún disco duro ni memoria para el almacenamiento de datos, los datos se graban en una tarjeta MicroSD, tarjeta que no incluye, aunque sí que posee de un slot para insertar una tarjeta. Deberás comprar a parte esta tarjeta.

Tarjetas de memoria del tipo MicroSD hay de muchos fabricantes, de muchos tipos, capacidades y precios, así que lo mejor es que tu tarjeta sea lo más rápida posible para que tu mini consola de emulación retro arranque y esté lista para jugar en el menor tiempo posible. Ademas de para que cargue los diferentes juegos que tengas instalados en la MicroSD a la mayor velocidad posible.

La RapsBerry Pi 3 B+ soporta oficialmente tarjetas de memoria de 32 Gb. si bien algunos modelos como el que te comentamos está demostrado que es compatible con la Pi 3 B+ y esos 64 Gb son una capacidad idónea para albergar un montón de ROMs.

Si ya tienes una MicroSD libre de tu antiguo teléfono móvil, o de tu cámara digital quizá puedes ahorrarte lo que cuesta, aunque 64 Gb. por poc más de 20 euros es un muy bien precio, fíjate que esta sea del tipo: SDXC UHS-I, este tipo de tarjetas MicroSD permiten una velocidad de lectura de hasta 100 Mbits por segundo.

El software para emulación múltiples consolas

Ahora tan solo nos hará falta el software, opciones tienes varias, de entre todas las opciones posibles las que te recomendamos son:

EmulationStation

Un software que podrás descargar de forma totalmente gratuita desde la dirección :  https://emulationstation.org/#download

Retropie

Un completo sistema operativo basado en Debian, una distribución muy famosa en Linux, que está totalmente enfocado a la emulación: https://retropie.org.uk/

Dispone de infinidad de temas, plugins y además de emulación de consolas te permite disfrutar de series y películas gratis gracias a Kodi, un programa sobre el que ya hemos vertido tinta… digital.. en muchos otros artículos puedes empezar a leer sobre Kodi por este -> Kodi -<

Retroarch

Retroarch es un frontend desde el que podrás lanzar los diferentes emuladores que tengas instalados en tu Rapsberry

Los ficheros de los diferentes juegos

Ahora te harán falta descargar tantas ROMs como juegos quieras instalar en la videoconsula retro que vas a constuir, antes existían multitud de webs que te facilitaban la búsqueda y descarga de todo tipo de roms para prácticamente cualquier emulador

Lamentablemente o no, depende de quién lo mire, no hace mucho que las grandes compañías como Nintendo se han ido quejando y han logrado clausurar no pocas webs de descarga de viejos juegos que ya no se pueden comprar en el mercado, pero sobre los que ellos poseen los derechos de explotación.

Pero no te preocupes, con buscar en Google cosas como “Roms para emuladores de -pon aquí el nombre de la consola” encontrarás varias webs extranjeras que en un par de clics y tras esquivar dos o tres banners te descargarán la rom. Al ser roms de consolas relativamente antiguas su espacio es pequeño, muchas veces no superan los 2 Mb. y por ello no requerirán cuentas especiales para la descarga.