Cosas interesantes sobre bebés

¿Sabéis que durante el periodo comprendido entre la 10ª y la 26ª semanas del embarazo es cuando tiene lugar la mayor producción de neuronas del ser humano? Se calcula que se produce un ritmo de 250.000 neuronas por minuto! ¿Es una pasada, no?

Parece ser que en el momento del nacimiento, un recién nacido tiene casi el mismo número de neuronas que tendrá cuando sea adulto.

Hay estudios que demuestran que durante la gestación, el feto es capaz de captar estímulos olfativos y gustativos que se encuentran presentes en el líquido amniótico, y además son capaces de reaccionar ante ellos.

Oseasé que, mamás, cuidadito con lo que comemos u olemos, porque vuestro bebé os lo puede echar en cara (de alguna manera) cuando sea más mayorcito.

Pues eso, si queréis saber más cosas interesantes sobre bebés, ¡seguid leyendo!, please

Aprendizajes en la etapa prenatal

Por cierto, los bebés, bueno, el feto del bebé también actúa ante los estímulos táctiles y los sonidos que se producen tanto en el interior como en el exterior del cuerpo materno. ¡Ojo al dato!, porque en este caso podéis aprovechar para poner vuestra música preferida, o aquella que pensáis que será bueno que escuche vuestro bebé, porque además tenéis que saber que los aprendizajes que adquieren los bebés durante esta etapa de gestación serán recordados después de su nacimiento.

Por lo que estáis viendo, es de suma importancia tener en cuenta todos estos estímulos medioambientales que os comentado anteriormente, para que vuestro bebé pueda ir adquiriendo una buena base de aprendizaje, sobre la cual se irán estableciendo todos aquellos otros aprendizajes futuros que vuestros hijos irán asumiendo conforme vayan creciendo.

Y es que el conjunto de aprendizajes establecidos en la etapa prenatal es fundamental para asentar correctamente los nuevos aprendizajes que los bebés irán adquiriendo tras el nacimiento.

Por eso mismo, hay estudios científicos que indican que la carencia de estos estímulos, o la existencia de un entorno social empobrecido, puede influir negativamente en el desarrollo cerebral de los bebés en cuanto a la adquisición de aprendizajes.

Otro dato que es significativo a la par que interesante está relacionado con el número de conexiones del cerebro de un bebé. Para aquellos que no lo sepan, las conexiones del cerebro de un bebé que se producen tras su nacimiento, pueden llegar a ser el doble que las que produce un cerebro adulto. Imaginaros el tipo y cantidad de interacciones neuronales que se producen en la cabecita de un recién nacido. ¡Parece mentira!

Aunque, por otro lado, también sucede que durante el segundo o tercer año de vida de un bebé, el número de conexiones se reduce considerablemente. Por ese motivo, los expertos consideran que debemos aprovechar este breve periodo de tiempo para estimular a nuestro bebé, para que éste vaya consolidando su aprendizaje mediante la reiteración adecuada de estímulos significativos.

Pero eso tampoco significa que nos pasemos, ¡eh! Tampoco se trata de que nuestro hijo, con dos años, aprenda cinco idiomas, y además sepa diferenciar al instante las partituras de músicos como Mozart o Beethoven.

En fin, ¿no os parece interesante, todo esto que os he comentado?. A mí me parece sorprendente, cómo un ser tan pequeñito, como son los bebés, tienen tanto poder y posibilidad en sus cabecitas. Y es que son tan “monos” cuando son pequeños.

Más adelante iremos ampliando artículos de este tipo sobre cómo va evolucionando el aprendizaje de los bebés en su itinerario vital hacia la vida adulta. Por el momento, disfrutad de vuestros “renacuajos” porque ya sabéis que el tiempo pasa velozmente, y aunque este hecho es irreversible, dejemos paso a la ciencia, que a lo mejor de aquí un tiempo, el “tiempo” no será un problema…