Cristina García Rodero, la fotógrafa española

Cristina García Rodero es una fotógrafa española nacida en Puertollano (Ciudad Real) en 1949.

De formación artística, se licenció en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid en 1972, y desde entonces ha estado vinculada al mundo de la imagen, en concreto a la fotografía, disciplina en la que se ha consagrado como una de los grandes fotógrafos de España.

Debemos destacar que de momento es la única fotógrafa española que colabora con la prestigiosa Agencia de fotoperiodismo Magnum. Y cuando decimos que es la única fotógrafa española,  significa que ningún otro fotógrafo español, sea masculino o femenino, pertenece a dicha agencia.

Este dato es relevante si tenemos en cuenta que el colectivo de fotógrafos masculinos, en general, es muy superior al femenino, por ese motivo, la pertenencia de esta fotógrafa a la reconocida Agencia Magnum posee un mérito ejemplar.

No es de extrañar que la Agencia Magnum la haya escogido como colaboradora, y eso lo comprobaréis cuando veáis las imágenes tan impactantes que nos ofrece esta gran fotógrafa.

El legado antropológico de Cristina García Rodero

Cristina García Rodero ha conseguido mediante su extenso y fantástico trabajo plasmar en sus imágenes un sinfín de tradiciones, ritos y cultos, no sólo de España, sino de otras partes del planeta.

Por ese motivo, se considera que su trabajo fotográfico es de gran ayuda a nivel antropológico para entender los ritos y las tradiciones de las culturas que aparecen retratadas a través de su ojo crítico.

Después de quince años fotografiando las costumbres españolas publicó un libro llamado España Oculta, el cual tuvo una acogida muy buena tanto en España como a nivel internacional.

Pero Cristina García Rodero no sólo se conforma en fotografiar la España desconocida, sino que se atreve a hacer lo mismo con otros países de la costa mediterránea. De esa manera, hacia el 1989 publica otro libro llamado Cultos y ritos en el Mediterráneo Europeo, donde aparecen países como Grecia e Italia, por nombrar algunos de ellos.

Posteriormente, García Rodero cruza el “charco” (por decirlo de forma coloquial), y se embarca en nuevos proyectos viajando a países como Colombia, Venezuela, India, y Haití. En este último país, la fotógrafa se instala durante cinco años, a través de los cuales elabora un extensísimo portfolio de imágenes impactantes, donde quedan reflejados los ritos, cultos y tradiciones de la cultura popular haitiana.

No obstante, Cristina García Rodero también toca otros palos de la baraja. Después de dedicar varios años de su vida a inmortalizar la parte más ancestral, en cuanto a la vertiente más religiosa del ser humano se refiere, cambia de registro, y en la siguiente fase de su carrera fotográfica empieza a mostrar el lado más pagano del hombre.

García Rodero, al igual que pez en el agua, se introduce en las fiestas urbanas,  entre las que destacan las “Love Parade” de Berlín, o las fiestas sexuales ubicadas en Barcelona y  también en diversas ciudades de Estados Unidos. De todas ellas extrae imágenes impactantes tan características de ella, pero esta vez mostrando los ritos del siglo XXI, cuyo principal protagonista se  centra en el sexo como nuevo ídolo de masas.

Desde luego estamos ante una de las fotógrafas que ha sabido plasmar de forma muy ilustrativa, los ritos, cultos y tradiciones de culturas tan dispares como pueden ser la española o la haitiana. Para posteriormente dar un giro a su curriculum fotográfico y mostrarnos sin ambages ni pudores las tendencias más primarias y “paganas” del ser humano.

Cristina García Rodero está considerada no sólo como una gran fotógrafa sino también como una “antropóloga gráfica”, a la cual hemos de agradecer que nos haya desvelado todo ese conocimiento oculto y desconocido sobre nosotros mismos, sobre nuestras raíces.

La verdad, es que vale mucho, muchísimo la pena, que inviertan un poco de su tiempo y observen y admiren la obra de esta gran artista. ¡Les encantará!