Portada » Series Películas y TV » Crítica La Casa del Dragón
Crítica La Casa del Dragon

Crítica La Casa del Dragón

Tras ver al completo La Casa del Dragón la sometemos a análisis en nuestra habitual crítica de series que puede ayudarte a saber qué ver cuando andas perdido yendo de un lado a otro con el mando en los inmensos catálogos de Netflix, Prime Video, Disney o en cualquiera de tus plataformas de entretenimiento.

¿De qué va La Casa del Dragón?

Va de hacer dinero con la secuela, ja ja, esto es algo que deberías dar por supuesto ante cualquier super mega producción como es esta de La casa del Dragón.

Esto de hacer caja algo tan lícito como normal y es que con Juego de Tronos los de HBO han sido capaces de crear un universo que engancha al usuario y cliente como pocas series lo hacen.

La primera temporada de esta nueva serie, porque se trata de eso, de una nueva serie con su propia historia, un spin off en toda regla y no de una nueva temporada.

Lo es aunque lugares, poblaciones, casas reales, y elementos pueden coincidir con Juego de Tronos.

En esta nueva temporada tenemos la seguridad de que el genio creador George R.R. Tolkien, escritor de los libros en los que se base la original Juego de Tronos ha tenido voz y voto, quizá por ello ha quedado bastante redonda, o al menos ha superado con creces mis expectativas.

Por si lo esperabas, lamento decirte que no vamos a tener los mismos personajes que en Juego de Tronos, lo dicho, personajes e historia son equidistantes con estos en tiempo y espacio.

En grandes rasgos, y aunque por el momento sólo tenemos disponible una primera temporada ya nos hacemos a una idea global donde su historia nos habla de la pugna por el trono de hierro entre la hija primogénita del rey y el posterior hijo de varón del rey ya en segundas nupcias.

Tras la muerte del rey se desata una guerra civil entre ambos hermanastros y por ende entre las diferentes casas que gobiernan el ámbito geográfica donde tiene lugar la serie de La Casa del Dragón.

Es en esta primera temporada cuando asistimos al nacimiento y crecimiento de la primogénita, así como al del hijo varón, mientras el rey todavía vive y reina, aunque se hace mayor y más decrépito a cada capítulo que pasa.

¿Qué tal está La Casa del Dragón?

Es una serie con un argumento tan habitual como interesante, ya hemos podido disfrutar de esta primera temporada de La Casa del Dragón al completo y la verdad, me ha gustado mucho.

Claro que sin ni mucho menos ser una serie de culto, como sí que lo es Juego de Tronos. Aquí La Casa del Dragón pierde el simple pero poderoso hecho de ofrecernos por primera vez ese mundo nuevo de casas con poderosos apellidos, rangos de espadas, castillos y dragones voladores que descubrimos en la primera temporada de la serie original, de la que directamente mama los mismos esquemas pero transportando la historia a otros tiempos y lugares, no muy lejanos ambos.

Si bien, y aunque la serie es muy digna de verse, los cuatro primeros capítulos pueden resultar algo inactivos, y es que claramente les falta algo de ritmo y le sobra un punto de efecto soporífero. Algo que a partir del quinto capítulo cambia radicalmente y se pone de lo más interesante.

Al final de los 10 episodios de algo más de una hora de duración cada uno de ellos de esta primera temporada de La Casa del Dragón te quedas con que se trata de una temporada interesante, aunque quizá algo corta si ponemos hechos y duración del metraje sobre una misma balanza.

Claramente la quieren hacer durar, y con ello hacer caja y retener al suscritor de la plataforma de contenidos de HBO.

Reparto de la casa del Dragón

Sin ninguna actuación realmente destable, más de lo que puede influir el propio papel, tenemos un trabajo con una factura del todo profesional y perfectamente equilibrada por lo que tan sólo nos quedaría comentar los nombres de los personajes más destacables en lugar de destacar a los actores.

Aunque esto sería dejar fuera a Matt Smith, el hermano del Rey, el príncipe Daemon Targaryen que hace un papel más que digno aunque por lo que le toca acabas despreciándolo en mayor o menor medida.

Olivia Cooke en el papel de reina consorte en segundas nupcias.

El Rey, Viserys Targaryen interpretado por un sufrido Paddy Considine.

Fallitos de La Casa del Dragón

De esta primera temporada de la serie La Casa del Dragón y de prácticamente cualquier otra siempre extraigo cosas que no son del todo de mi agrado, y que veo como errores simples que bien podrían haberlos evitado.

En este caso lo que me choca sobremanera es que los personajes crecen durante los 8 capítulos que tiene la serie, siendo esto algo que resulta especialmente evidente y hasta cierto punto poco creíble, ya que lejos de recurrir a efectos de maquillaje han optado por el cambio de actor adecuando la edad del actor con la del personaje.

Pero no lo realizan con todos de forma sistemática, así que habrá actores que crezcan, otros que envejezcan y otros que no, lo que es como capa de pintura inacabada para una obra de tanto presupuesto como es esta.

Esto del cambio de actor por requisitos de edad es una práctica normal en el cine, pero no tanto en las producciones de altos vuelos donde a base de maquillaje y make-up digital se consiguen transiciones de años mucho más creíbles para el espectador.

Y es que en el caso de crecimiento o cambio de edad de alguno de los personajes, al compararlos con el resto canta.

Por ejemplo para el hermano del rey los años parecen no transcurrir, ni mucho menos, su rostro, su pelo, sus rasgos faciales, parecen inalterables durante los años así como otros personajes menores de la corte del rey, cosa que choca con otros como las princesa.

Con el rey sí que veremos cierta degeneración con el paso de los años, a base de maquillaje, aunque esta es quizá demasiado nimia comparativamente con el cambio que nos presenta su hija.

En este sentido la serie no está a la altura de la saga a la que pertenece.