Portada » Series Películas y TV » Crítica serie Pobre Diablo
image 58

Crítica serie Pobre Diablo

Una serie de animación con sello español, firmada por los más grandes humoristas del panorama previo al actual, Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, aunque el guion y la dirección es de Miguel Esteban.

¿Qué tal está la serie Pobre Diablo?

Portada de Pobre Diablo

El argumento sale de las mentes del propio director, Miguel Esteban, los comentados Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla y también de Helena Pozuelo.

Gustará a muchos y la odiarán otros tanto, y es que no hay elementos que dejen indiferentes, desde el estilo visual, esos trazos un tanto a lo Enjuto Mojamuto y Rick and Morty pasando por Padre de Familia e inspirándose en lo gráfico en algunos de los personajes más importantes de Futurama.

El humor, que es una actualización y desubicación de lo puramente chanante, a la historia en sí, que no está mal por disparatada e increíble, aunque no me suena a nueva y es que me da alguna que otra pincelada al libro de Con pecado concebido de Sergi Escolano.

Aunque con estas, todo aguanta conforme vas viendo capítulos, hasta el propio doblaje, que sinceramente, es justito y a veces ininteligible.

Claro que ponerlo al lado de las mencionadas Futurama o Padre de Familia no es justo, no llega a la altura de estas comedias de referencia en el mundo de la animación, aunque una vez superas el segundo capítulo cierto es que ya te pones y te engancha hasta el final, el humor absurdo con cierto gusto a chanante es lo que tiene.

¿De qué va la serie Pobre Diablo?

En cuanto a su historia… veámosla.

Se trata de la historia diabólicamente divertida y con un lenguaje e ítems de los más actuales, en ella tendremos como prota al joven Stan, quien es hijo del mismísimo Satán como el responsable de acabar con el mundo cuando cumpla sus 666 meses de vida.

Sin embargo y a pesar de las claras instrucciones de su verdadero padre, Stan no parece estar mucho por la labor.

A Stan le gustan mucho los musicales de Broadway y sueña con poder convertirse en un actor en cualquier de ellos, y si no lo consigue en de buenas a primeras… la sorpresa viene cuando tras cumplir 665 meses es enviado a la ciudad de Nueva York junto con unos amigos de lo más especialitos, como el gato Mefisto.

Nueva York es sin lugar a dudas una ciudad donde los musicales están a la orden del día.

Tal y como aterrizan Stan comienza a recibir inequívocas señales de que debe ante todo cumplir sus sueños, e intenta triunfar como actor, haciendo un casting dejando algo de lado su encomienda maligna, sin embargo como actor es entre malillo y pésimo así que tocará que Mefisto trabaje duro para conseguir plaza en el casting.

Toda la serie está repleta de guiños a clásicos del cine así como de sátiras sobre nuestra realidad actual.

No apta para todos los públicos

Las lamidas de pelotas están a la orden del día, tanto en el lenguaje como en la imagen, donde Mefisto el gato hará lo propio al igual que algún otro can.

Luego está su lenguaje soez, donde no se cortan lo más mínimo, lo que nos plantean en el plano corto y en el plano largo es desde luego una paja mental adulta que no debería llegar a los más peques.

Desde luego los chanantes han evolucionado, con lo años es lo que tiene, claro que si lo han hecho en la dirección correcta o no eso ya es otro cantar.

Dedicatoria a Verónica Forqué

El primero de los episodios está dedicado a la memoria de Verónica Forqué que puso la voz a Rose, la madre del prota.

Las voces de Pobre Diablo

Las voces, muchas reconocibles a simple oreja, y que suenan tremendas para bien y para mal, comenzando por la del prota Stan, a quien Joaquín Reyes le presta su voz, su inseparable Ernesto Sevilla tomará la del gato Mefisto, uno de los personajes más elocuentes y divertidos de esta disparatada serie.

El elenco de voces no acabará ahí, y es que tras el padre del prota Stan tendremos a la voz del loco de Ignatius Farray en el papel de Satán.

Otro de los chanantes, Carlos Arece tomará la voz de Guy, además tendremos a Gakian en la voz de Samael y la de Stéphanie Magnin en el papel de Gaby así como Cristina Gallego, una de las cómicas de El Intermedio como Becky.

Lo que puede parecer algo bueno, esos doblajes, también será algo malo y es que parece que Ernesto y sobre todo Ignatius no tienen ni remota idea de como doblar un personaje. Sinceramente a excepción de Reyes todo parece poco fluido.

¿Cuánto dura la serie Pobre Diablo?

Son cinco capítulos de 20 minutos de duración

¿Dónde ver la serie Pobre Diablo?

En HBO Max