Desmitificando al Bar Tomás

Desmitificando al Bar Tomás
4.7 (94.02%) 435 votos

En la foto aparecen unas suculenta ración de patatas bravas
Las patatas bravas del bar Tomás de Sarriá

Hace poco estuvimos en el mítico Bar Tomás de Sarrià, un sábado, éramos dos y llegamos sobre las dos del mediodía ya con bastante hambre rugiendo en nuestros estómagos.

El Bar Tomás es un bar de tapeo mítico en Barcelona, un clásico de la ciudad, considerado por muchos como el bar que hace las mejores patatas bravas de Barcelona y compitiendo entre otros con La Esquinica por tan “apetecible trofeo”.

Además de las bravas en el Tomás de Sarriá son también famosos por sus platos combinados, sencillos donde los halla, del tipo, huevos fritos con patatas bravas y un frankfurt, todo por unos 7 €, al que deberás añadir la bebida y el café.

En Barcelona ir a comer al Bar Tomás es una opción muy diferente al tradicional menú de restaurante; si bien, toma nota por si vas a otras horas, estos platos combinados no los sirven ni en fin de semana ni tampoco por las noches, sólo están disponibles entre semana.

Sea como fuere, incluso fuera de entre semana, siempre puedes recurrir a pedirte tres o cuatro platos de tapas para poder disfrutar de tan “alta cocina”, ejem, con su también alto índice en colesterol, ejem, pero ya sabes, un día es un día.

El local del Bar Tomás de Sarriá

El local no es especialmente bonito se trata de un bar antiguo, un bar funcional al uso pero sin excesiva gracia cuenta con un angosto salón interior sin apenas vistas al exterior.

Nos sentamos en su salón interior, el principal estaba abarrotado de comensales. Las mesas son justitas en tamaño aunque ideales para sus minúsculas tapas.

Las tapas del Bar Tomás de Sarrià

En la foto se aprecia la carta de tapas y platos combinados del bar Tomás de Sarriá
La carta del Bar El Tomás de Sarriá

Tomamos en total unas 6 tapillas, digo tapillas porque llamarlas tapas quizá sería algo desmesurado, son demasiado pequeñas.

Si repasamos las tapas que tomamos, creo recordar que eran dos tapas de patatas bravas, ¿Cómo no? es algo tan típico del bar Tomás de Sarriá y estaban buenas, muy buenas aunque son bastante picantes, pero alto, lo son como buenas bravas que son.

Casi al unísono que la bravas, nos llegaron dos tapas de lo que ellos denominan crestas, yendo un total de cuatro crestas por cada tapa y que tras ese nombre de “crestas” encontré unas deliciosas y crujientes empanadillas de tomate con verdura con un sabor excelente, quizá la mejor tapa del local, además de las bravas, o al menos eso es lo que a mi me pareció.

Continuamos por una tapa de buñuelos de bacalao, correctos en sabor y fritura pero si mucho más que alabar, y por último una tapa de boquerones en vinagre de la que tampoco podemos destacar nada especial.

Al rato nos hemos marchado del lugar, casi con la misma hambre que con la que llegamos, pero, con 20 euros menos en el bolsillo. Señores propietarios, deberían reconsiderar seriamente aumentar el tamaño de sus raciones.

¿Son las bravas del Tomás las mejores bravas de Barcelona?

En la foto un detalle muy de cerca de la salsa de las bravas
Macro de la riquísima salsa brava de El Bar Tomás de Sarriá
Sus patatas bravas son bravas de las de verdad, pues pican lo suyo, para mi un picante aceptable aunque para otras personas será sin lugar a dudas picante en exceso, están bien fritas su corte es bonito y son realmente unas excelentes bravas aunque pecan en cuanto al tamaño, las raciones son minúsculas. Ante la pregunta de ¿Son las bravas del Tomás las mejores de Barcelona? Mi respuesta es… depende, para mí quizá no, son las segundas o terceras mejores patatas bravas de la ciudad. Yo las he probado más buenas y me considero todo un bravero de PRO.

Su competidor directo son las bravas de La Esquinica en Horta

Sin ir más lejos, y aunque a más de un fervoroso seguidor del Tomás les duela, las bravas de la Esquinica, otro de los bares míticos de Barcelona por sus patatas bravas, para mi ganan en sabor, destacando tanto en salsa como también en cantidad por ración, aunque en esto último por bien poco. Quizá el corte y la fritura del Tomás es superior, así que las del Tomás están ahí ahí y claro, para algunos entiendo que serán las mejores bravas de Barcelona, por su mayor bravura, ya que pican más. Nada que objetar, pruébalas por ti mismo y decide.

Otros competidores por las mejores patatas bravas de Sarriá

Desde luego habrá otros muchos bares además de estos dos míticos bares de tapas que cocinen suculentas tapas de bravas, aquí cada cual tendrá sus propias preferencias.

A nosotros, en la redacción de tiroriro.com nos encanta descubrir nuevos lugares así que si consideras que algún bar o restaurante tiene unas patatas bravas que se merecen competir contra las bravas de El Bar Tomás de Sarriá o contra las de la misma Esquinica contáctanos, puedes hacerlo a través de las redes sociales, por ejemplo a través de nuestra página de Facebook, pásanos la dirección, alguna foto donde se muestren esas deliciosas patatas bravas que tanto te gustan y te prometemos estudiarlas e ir para allá para sacarlas en nuestro blog.

Opinión general sobre el Bar Tomás de Sarrià

La verdad es que el día que fuimos al Bar Toma´s tuvimos la mala suerte de dar con un camarero quizá desmemoriado, o quizá algo cansado, y nos hizo esperar bastante más de la cuenta para servirnos algunas de las tapas mientras que a otras mesas, que llegaron más tarde, ya les había servido esas tapas

Realmente tuve… algo así… como ¿malas vibraciones? puede, y quizá eso tiña un poco esta crítica, total que al final y haciendo verdadero el título de este artículo “Desmitificando al Bar Tomás” para mi realmente ha caído un mito.

Si bien debo apotar también que no era la primera vez que visitaba El Bar Tomás de Gracia, quizá esta sería la quinta o sexta vez pero no recuerdo ninguna de ellas que fue de ohhhh, que bueno todo, ni tan siquiera un “son las mejores bravas que he comido”… no están buenas y tienen su personalidad pero de las mejores que he comido… nada de nada

Así que siendo sincero y valorando el conjunto el Bar Tomás de Sarriá te diré que es un bareto de tapas, normalito, y con una carta demasiado justa en cuanto a variedad de tapas o platos, aunque sí sus bravas son muy buenas y no me extraña que tengan la fama y sean tan míticas en la ciudad, pero por ejemplo sus crestas son para mi superiores, excelentes aunque el resto de tapas que provamos fue más bien normalucho.

Quizá las mayores críticas que se le puede hacer un bar de tapeo son, primero que salgas de él con algo hambre, ya que sus precios no están acordes con sus cantidades y tapear por encima de los 15 euros por barba para poder salir satisfecho no es de recibo. De acuerdo que los aceites, la calidad y el sabor también suman, sí. Como segundo punto crítico el hecho de que no tengan un buen surtido de tapas porque a mi en un bar de tapas no me pueden faltar los chipirones, los chocos y el pescaito, así que… un mito se cae.

No te pierdas: