Detox: qué es y para qué sirve

El detox, o la dieta detox, o el plan detox, todos ellos son conceptos, ideas, y, cómo no, productos alimenticios que te ayudarán a “desintoxicarte”.

La palabra detox está extraída de un vocablo inglés cuya definición dice que el “detox es un tratamiento dado a personas que son adictas a sustancias como el alcohol y las drogas cuyo objetivo es ayudarlos a dejar dicha adicción”.

Pero, en realidad, el detox es mucho más. De hecho es una forma de alimentación, pero también es un estilo de vida, o una “filosofía” personal que adoptan algunas personas en relación a la toma de decisiones que afectan a la salud alimenticia.

Limpiar el organismo, ayudar a eliminar toxinas o ayudar a eliminar líquidos tomando alimentos basados en zumos de frutas, verduras y cereales, son la base fundamental de lo que conocemos como la dieta o el plan detox.

¿Para qué sirve?, pues para eliminar todas esas toxinas que acumulamos en nuestro cuerpo, fruto del ritmo acelerado en el que nuestras vidas se ven inmersas en el transcurso del siglo XXI. Mediante el detox ayudaremos a nuestro organismo a la limpieza de toxinas mientras al mismo tiempo nuestro cuerpo se irá depurando de sustancias nocivas.

¿Qué podemos conseguir mediante la dieta detox?

Mediante la dieta detox podremos conseguir un cuerpo más sano. Pensad que la finalidad principal del detox es la desintoxicación: eso significa la eliminación de toxinas nocivas para el cuerpo.

Dichas toxinas están producidas por varios motivos, aunque fundamentalmente estos se derivan de la ingesta de diferentes alimentos, de la toma de alcohol y tabaco o simplemente del aire que respiramos diariamente (pensad en todos los contaminantes a los que estamos expuestos, sobre todo en las grandes ciudades).

Mediante la dieta detox lo que se consigue es eliminar todos esos contaminantes a través de la toma regular de unos alimentos bajos en hidratos que lo que hacen es eliminar mediante la orina o los heces las toxinas nocivas para tu cuerpo. Normalmente la presentación de los  productos detox, o las conocidas dietas detox, suelen ser en forma de zumos compuestos por alimentos naturales, como son las frutas, verduras, cereales y minerales que necesita todo organismo para su buen funcionamiento.

Las dietas detox se recomiendan para períodos de tiempo relativamente cortos. Suelen emplearse, como hemos comentado anteriormente, para la “desintoxicación” del cuerpo y también para la pérdida de peso.

Vitaminas, antioxidantes y otros nutrientes serán la base fundamental de toda dieta detox.

Beneficios de la dieta detox

Los principales beneficios que conseguiremos siguiendo cualquier dieta detox se traducirán en una mejor salud. Al margen, por supuesto, de haber depurado y limpiado nuestro organismo de toxinas nocivas, tendremos mucha más vitalidad gracias al empuje de energía que los alimentos detox nos proporcionarán.

Además, como habremos regulado nuestro organismo, haremos una mejor digestión, mejorará nuestro sistema inmunológico, y físicamente tendremos una piel más luminosa y suave. ¿Qué más se puede pedir? 🙂

Por otro lado, aunque anteriormente he mencionado que los estragos de vivir en el siglo XXI nos impulsan a la necesidad de practicar una terapia detox, también hay que reconocer que la “desintoxicación” del cuerpo no es solo patrimonio de nuestra contemporaneidad, pues esta práctica se ha realizado desde siempre. En cualquier época han existido diferentes  “purgas” o formas depurativas con que el ser humano ha tenido que  “desintoxicarse”. El problema es que ahora parece ser que nos falta tiempo para todo. Incluso para esto. Por ese motivo las dietas detox suelen ser una buena opción cuando nuestro límite es el tiempo.

¿Cuándo necesitamos “hacer” detox?

Pues realmente, según mi opinión, podríamos hacer dieta detox cuando quisiéramos, ¿no?, pero si lo que estamos valorando es el aspecto más pragmático de la necesidad, en ese caso, sería adecuado empezar a tomar productos detox cuando tengamos los siguientes síntomas:

  • Fatiga crónica, cansancio y bajadas de energía.
  • Refriados persistentes, dolores de cabeza.
  • Exceso de peso.
  • Desequilibrios hormonales
  • Falta de vitalidad y cambios de humor frecuentes.
  • Estrés
  • Cambios visibles en la textura de la piel

Si consideráis que podéis ser víctimas de todos estos síntomas que os he mencionado, no estaría de más que empezarais a reflexionar un poquito sobre si creéis que podríais necesitar hacer una dieta o plan detox.

Pensad que, en teoría y a la práctica, todo lo que os puede aportar un plan detox entraría dentro del saco de lo bueno. Ese es su principio y razón de ser. El detox, como ya hemos comentado, se basa en un concepto de desintoxicación. Los productos detox tienen la finalidad de eliminar toxinas depurando nuestro organismo.

Además, la ventaja de poner en práctica el plan o dieta detox es que además de ser bueno para tu cuerpo te ayuda a liberar peso y mantenerte en un mejor estado de salud. Recordemos que este tipo de dietas están pensadas para llevarse a cabo en periodos de tiempo reducidos. Sería algo así como una especie de “Kit Kat” sobre nuestros hábitos alimenticios, pero en este caso, se conseguiría mediante la ingestión de productos tan naturales como son las frutas, verduras, cereales y minerales necesarios que necesita nuestro organismo.

Todas estas son buenas razones para empezar a practicar esta “filosofía” de vida. Por otro lado, dicen que hay que probarlo todo (aunque yo no estaría tan segura con esta idea…, no todo vale…). Aunque, sea como fuere, por qué no, todo es cuestión de probar.

No obstante, si una vez probada la dieta detox no os convence, no “problem”, porque podréis seguir disfrutando del resto de comidas rápidas y no tan rápidas que el mercado actual nos ofrece.