Dexter, no puedes perdértela

A pesar de las innumerables series televisivas que se están produciendo en la actualidad, Dexter es de ese tipo de series que no caduca nunca, aunque hayan pasado ya unos cuantos años desde su creación.

Estamos hablando de una serie que empezó a emitirse en el 2006 y acabó en el 2013. Es decir, hace más de 10 años que esta fantástica serie vio la luz, y eso hoy en día es muchísimo tiempo, sobre todo teniendo en cuenta la gran proliferación de series televisivas que están copando constantemente nuestras pantallas.

Si te consideras un amante de películas o historias de crimen, drama o misterio, has llegado al lugar idóneo. Aquí te vamos a presentar esta maravillosa saga de capítulos que conjuga a la perfección los ingredientes antes mencionados. Así que si quieres conocerla un poco más, síguenos.

Presentación de la serie

Como te hemos comentado anteriormente, Dexter empezó en el 2006 y acabó en el 2013. Son 8 temporadas repletas de historias cuyo hilo conductor es el crimen, pero un tipo de crimen muy especial.

Esta conocida serie televisiva posee la friolera de 47 premios conseguidos, entre los que destacan 2 Globos de Oro, además que haber estado nominada 190 veces por diferentes premios y galardones.

James Manos Jr. es el creador de esta fantátisca serie, y las compañías productoras son: Showtime Networks, John Goldwyn Productions y Colleton Company.

En cuanto a los intérpretes principales nos encontramos con: Michael C. Hall (Dexter Morgan, el protagonista), Jennifer Carpenter (Debra Morgan, la hermana de Dexter), David Zayas (Sargenteo Ángel Batista), James Remar (Harry Morgan), C.S. Lee (Vince Masuka) y Luna Lauren Velez (Lt. Maria LaGuerta).

La trama de la serie

La trama de la serie se centra básica y prácticamente en crímenes y asesinatos. Ya sé que muchos diréis que esto no es ninguna novedad ya que el argumento de muchas series es éste, pero os tengo que decir que Dexter nos muestra, en particular, una nueva metodología de la acción de matar.

Bien, pues siguiendo con la trama, Dexter Morgan interpreta el papel de un forense cuya especialidad es la sangre, que trabaja para el Departamento de Policía de Miami . Es todo un experto en la materia, y un analista especial en interpretar las salpicaduras de la sangre.

Resulta que este don que posee está relacionado con su hobby particular, y es que Dexter tiene una doble vida. Por un lado es el responsable de interpretar la escena de un crimen (siempre que haya sangre de por medio), por ese motivo siempre está ayudando a la división de homicidios a resolver los asesinatos, y por el otro, pasa su tiempo libre cazando y matando a los tipos malos que por circunstancias diversas evaden el sistema judicial.

Podríamos decir que es una especie de “Robin Hood”, pero en lugar de robarles a los ricos para dárselo a los pobres, se encarga de matar a los malos para que no vuelvan a delinquir. Aunque, la característica principal de este personaje, Dexter, es la forma que tiene de “resolver” sus inquietudes, ya que resulta ser bastante peculiar y “morbosa”.

En definitiva, Dexter pasa sus días soleados en la placentera Miami resolviendo crímenes, mientras que por las noches se dedica a recorrer la ciudad para ejercer su “justicia”, eso sí, parece ser que sus víctimas siempre son merecedoras de este ejemplar castigo.

Ya sé que muchos pensaréis que sostener  durante 8 temporadas el mismo argumento cuesta un poco de creer, pero ya iréis viendo que van apareciendo nuevas historias y personajes que van complicando la trama, hasta tal punto que nuestro querido amigo Dexter podrá verse implicado en graves apuros y su secreto podría salir a la luz.

Pero bueno, mejor no explico más, porque para aquéllos que todavía no conocen esta serie les aconsejo que vayan haciendo tiempo entre sus ocupaciones, y le dediquen al menos una temporada porque seguro que les atrapará!

Por cierto, si queréis además disfrutar de muchas otras series, entrad >aquí< y apuntaros a la promoción que os ofrece Amazon Prime Video. De momento los 30 primeros días ¡son gratis!, así qué, ¡ya sabéis!