Dulces típicos del Día de Todos los Santos

Dulces como los buñuelos de viento, los panellets, los huesos de santo o los dulces de membrillo son una representación de los típicos postres de Halloween y el Día de Todos los Santos que anualmente se vienen elaborando y saboreando por toda la geografía nacional. 

Por supuesto no podemos olvidarnos de las castañas y los boniatos. Muy al contrario, estas ricas viandas son las protagonistas principales del inicio de las celebraciones otoñales. 

El problema es que con la llegada de la fiesta de Todos los Santos y los primeros síntomas de frío, corremos el riesgo de empezar a sumar calorías mediante la ingesta incontrolada de este tipo de dulces. 

Si eso quedara ahí no pasaría nada, pero se nos olvida que la Navidad está a la vuelta de la esquina, y esto sí que son palabras mayores, ya sabéis, vosotros mismos, solo es cuestión de sumar dos más dos… (y esperemos que esa cifra no se refiera a kilos, agrrr!)

¡Ayyyy! ¡Qué le vamos a hacer! Siempre sucede lo mismo, por mucho que seamos conscientes que los dulces no hacen más que incrementar nuestra “personalidad”, año tras año caemos en la trampa consentida de engullir estos deliciosos postres otoñales.

Para haceros una idea, la mayoría de los dulces del Día de Todos los Santos están compuestos de las materias primas típicas que utiliza el mundo de la repostería. A saber: harinas blancas, mantequillas, huevos, productos lácteos, frutos secos, azúcar y aceite (entre otras delicias). Así que, no es de extrañar darnos cuenta de la alegría con la que nuestros cuerpos reciben semejantes manjares.

Y es que, no podemos rechazarlos, el Día de Todos los Santos o la fiesta de Halloween solo ocurre una vez al año. Sería una falta de consideración por nuestra parte negar el ofrecimiento de estos dulces y ricos alimentos, ¿verdad? 😉

Buñuelos de viento

Los buñuelos de viento se consumen en general en toda la geografía española aunque quizás tenga mayor relevancia en la comunidad madrileña.

Para la preparación de los buñuelos de viento se necesitan los siguientes ingredientes:

Para elaborar la masa de los buñuelos se necesita: mantequilla, huevos, agua, leche entera, azúcar, un poquito de sal, harina de trigo, un poco de levadura en polvo (Royal), la ralladura de media naranja y aceite para freírlos.

Para el relleno de los buñuelos, si se escoge de crema, se necesitará: yemas de huevo, azúcar, harina de maíz fina (tipo maicena), leche entera, mantequilla, una vaina de vainilla y una rama de canela mas la piel de un limón.

Si una vez preparados se quieren decorar se puede hacer con canela en polvo o azúcar.

Por supuesto existen muchos tipos de buñuelos, tanto dulces como salados, con diferentes tipos de rellenos. En este caso hemos seleccionado el buñuelo relleno de crema porque quizás sea uno de los que más se consume, pero bueno, cualquier relleno o incluso sin, es decir, solo de viento, es válido para trabajar con esta receta.

Huesos de santo

Los huesos de santo es otro de los típicos postres de la festividad del Día de Todos los Santos. Como suele suceder, la mayoría de estos postres se consume en todas partes, aunque podríamos decir que es más típico de lugares como Castilla o León.

La forma de este dulce es muy característica, normalmente son blancos, alargados y cilíndricos. Aunque también los hay de diferentes colores, todo dependerá de la masa y el sabor con el que desees elaborarlo. No obstante, hay que señalar que el típico hueso de santo es el de color blanco relleno de yema de huevo.

Para preparar los huesos de santo, fabricados básicamente de mazapán se necesita: almendra molida, azúcar, agua y la ralladura de un limón.

Para elaborar la crema pastelera con la que se rellenarán los huesos de santo se necesita: yemas de huevo, azúcar y agua.

Para el baño de azúcar: azúcar en polvo y agua.

Panellets

Los panellets son el típico dulce de la fiesta de Todos los Santos característico de comunidades como Cataluña, Aragón, Valencia y Baleares. Aunque, como suele suceder -tal y como hemos comentado antes- , este tipo de postres acaba extendiéndose a todos sitios, con lo que se pueden adquirir en cualquier lugar de la geografía española.

Para preparar la masa de los panellets se necesita: almendra cruda molida, azúcar, patata cocida o boniato, la ralladura de un limón y claras de huevo. Esta sería la masa básica de la que se componen estos dulces otoñales, aunque también pueden elaborarse con productos como el café o el coco, todo dependerá del gusto del cocinero. Eso sí, independientemente del sabor que se escoja estos pequeños pastelitos están “deliciosísimos”.

Para decorar los panellets se necesitan: piñones, almendra picada o cualquier otro fruto seco que se prefiera junto con una yema de huevo para “pegar” los trocitos de frutos secos al panellet.

Dulces de membrillo

Los dulces de membrillo, como el resto de postres que hemos comentado, son típicos para celebrar el Día de Todos los Santos. Aunque este dulce se puede degustar en toda España,se acostumbra a preparar en comunidades como Extremadura (acompañados de frutos secos) y también en Galicia.

Los dulces de membrillo, conocidos popularmente como “carne de membrillo” son bastante fáciles de preparar. Solo se necesita membrillo (el fruto amarillento típico del cual se extrae este dulce), agua y azúcar.

Normalmente el membrillo se suele acompañar de frutos secos o bien de pequeñas porciones de queso. A parte de ser un postre típico para estas fiestas otoñales, también se acostumbra a consumir durante el resto del año. Es bastante frecuente verlo en la mayoría de las cartas gastronómicas de todos los restaurantes de la geografía nacional. La verdad es que es un postre muy versátil, con mucho cuerpo y un gusto “sabrosísimo”.

Castañas y boniatos

No nos podíamos olvidar de estos dos típicos manjares otoñales. Tanto las castañas como los boniatos son dos de los productos estacionales más cocinados durante las fechas en las que nos encontramos.

Quizás donde más se consuman estos productos sea en la festividad del Día de Todos los Santos en la comunidad catalana, de ahí procede el nombre de la “castanyada”, típica celebración catalana llena de castañas, boniatos y vino dulce.

Tanto las castañas como los boniatos suelen prepararse al fuego de leña, aunque también se pueden cocinar al horno o al fuego típico de una cocina. Para preparar estas viandas no se necesita ninguna habilidad especial, únicamente que dispongas de suficiente materia prima para ello. Es decir, que debes reunir una buena cantidad de castañas y boniatos para no quedarte corto. Y, ya está, eso y las ganas de comerlos serán los únicos ingredientes para celebrar esta apetitosa celebración otoñal.

Pero, si además de comer estos Dulces típicos del Día de Todos los Santos queréis saber un poco más sobre las tradiciones otoñales miraros los siguientes artículos: Halloween 2018 y Halloween o el Día de Todos los Santos.