El fotógrafo surrealista Man Ray

Man Ray nació en 1980 en Filadelfia y murió en 1976 en París. Fue un autor de reconocido prestigio dentro de los movimientos artísticos del surrealismo y el dadaísmo.

Man Ray procedía de una familia de inmigrantes rusos recién llegados a Estados Unidos. Su verdadero nombre era Emmanuel Radnitzky (si somos un poco audaces veremos que extrajo  su pseudónimo de su verdadero nombre).

Man Ray fue uno de los grandes maestros del surrealismo, aunque inició su obra en el ámbito de la pintura artística, descubrió que con la fotografía se le abría un abanico lleno de nuevas oportunidades.

Man Ray supo utilizar el “arte menor”  que le ofrecía la fotografía para construir un laboratorio de muestras tras el que creó maravillosas obras de arte.

Se puede considerar que el período más rico e interesante de la obra de este artista fue el que transcurrió durante su estancia en París, entre los años 20 y 40 del siglo pasado. Debemos pensar que París en aquella determinada época era el núcleo artístico de Occidente, y muchos artistas emigraban de sus respectivos países hacia la Francia “iluminada”, en busca de reconocimiento y gloria. Este fue el caso de Man Ray, el fotógrafo surrealista.

Man Ray, fotógrafo, pintor, creador

Man Ray, decepcionado por la poca acogida y falta de reconocimiento que su obra despertaba en América, decidió viajar a París con el propósito de desarrollar su arte en esta maravillosa ciudad francesa. Con la ayuda de su amigo Marcel Duchamp, otro célebre representante del surrealismo, descubrieron que mediante la fotografía también podían expresar sus respectivas creatividades.

Antes de que Man Ray decidiera establecerse en la capital francesa, sin apenas hablar francés, ya poseía una fuerte formación académica en el ámbito del arte y el diseño. Cuando se trasladó a París por primera vez siendo un total desconocido, empezó a trabajar de fotógrafo como medio de subsistencia. Paradógicamente, este medio de subsistencia posibilitó una nueva apertura artística a su obra.

Man Ray empezó a crear imágenes que no se parecían para nada con la realidad. Mediante su ingeniosa imaginación y creatividad consiguió ampliar las fronteras de la fotografía y replantear el concepto de belleza universalmente estandarizado. Desde luego fue una artista que escapaba de las reglas prefijadas cambiándolas a su gusto. Se le podía considerar un mago de la invención.

Por ese motivo, podemos considerar que Man Ray fue un artista completo, un gran creador, que fue evolucionando desde el pintor surrealista al fotógrafo innovador.

 

Mediante la técnica del revelado que empleaba para “positivar” sus fotografías creaba imágenes nuevas manipulando los materiales sensibles, con lo que conseguía alterar totalmente la realidad de sus imágenes. Sus fotografías no respondían a una simple impresión de lo real, sino que transcendían mucho más allá. El resultado de estas imágenes se correspondía con maravillosas creaciones de laboratorio que impactaban por su originalidad y novedad en aquella época. La mayoría de estas fotografías eran tratadas en el laboratorio a través de la técnica de la “solarización”.

Por otro lado, el desnudo y la moda fueron toda una inspiración en la creación de sus composiciones artísticas. A través del desnudo femenino plasmaba imágenes sinuosas y atrevidas, utilizando el cuerpo de la mujer como un lienzo en blanco sobre el que pintar y adornar sus creaciones.

También le gustaba crear imágenes con diferentes tipos de objetos tridimensionales y opacos. Ray bautizó una técnica suya con el nombre de “rayogramas”, mediante la cual se dedicaba a exponer varias veces un objeto directamente a una fuente de luz para ver qué resultado aparecía una vez se positivaba la imagen. También empleó esta técnica exponiendo los objetos a esta misma fuente de luz pero en movimiento, con lo que creaba imágenes impactantes y totalmente artísticas.

 

Sin duda estamos hablando de un gran artista, que no sólo supo conjugar la fotografía a su gusto, – y más teniendo en cuenta que en aquella época la fotografía era un descubrimiento relativamente nuevo-, sino que gracias a su imaginación legó a la posteridad verdaderas obras de arte que inmortalizó gracias a sus dotes artísticas como pintor y fotógrafo.

A pesar de que han pasado ya muchos años del nacimiento de este artista y la creación de su obra; a pesar, o mejor dicho, además de la evolución que ha ido sumando el mundo de la fotografía, desde aquí os recomendamos que echéis un vistazo al curriculum artístico de este autor para que podáis comprobar por vosotros mismos todo eso que os hemos ido mostrando.