Excursión por el bosque de La Fageda d’en Jorda

La Fageda d’en Jorda es un precioso bosque de altas y esbeltas hayas que han crecido sobre lava volcánica a tan sólo escasos 500 metros sobre el nivel del mar. Una rareza natural ya que este tipo de árboles suelen crecer en lugares mucho más altos, siendo esto una excepción de la naturaleza reconocida por botánicos y biólogos.

El bosque de La Fageda d’en Jordà está ubicado en la comarca de La Garrotxa, Girona. A escasos kilómetros de la población de Olot. Una visita obligada para aquel al que le guste estar en contacto la naturaleza y una fuente de inspiración por su mágica e impactante belleza que ha alimentado la prosa y el verso de reconocidos poetas, entre ellos Joan Maragall.

Dentro del bosque donde todo árbol son hayas y por ser este un árbol de gran altura, a determinadas horas la luz se filtra únicamente en lugares y momentos concretos por lo que el ambiente es algo sombrío, aunque precioso, una combinación embriagadoramente mágica. Confieso que tras andar un buen rato bajo los juegos de luz hubo momentos en los que buscaba a derecha e izquierda la aparición de gnomos, hadas u otros seres extraños sobre el manto de hojas que conformaba una mullida alfombra de colores otoñales.

¿No te apetece una excursión por el bosque? Sigue leyendo.

La duración de la excursión por La Fageda d’en Jordà puede ser de un par de horas si nos limitamos a recorrer el bosque, esto sería una hora de ida y otra de vuelta, aunque existe algún atajo, pero no ahorraremos más que 20 minutos y el bosque es tan bonito, que merece deshacer el camino para verlo un par de veces, además como la altura del sol cambia en ese espacio de tiempo podemos conseguir una vista mucho más bonita a una hora que otra. Además, cuando se trata de relajarse, mejor olvidar un poco el reloj y los tiempos ya que además existen otras localizaciones colindantes al bosque de La Fageda d’en Jordà que son también interesantes como la presencia de tres volcanes. Además, precisarás más tiempo si vuestro plan es hacer un picnic por la zona o comer en alguno de los tres restaurantes cercanos, hablando de restaurantes, porqué no probar el siguiente del que ya hablamos en otro artículo puedes leerlo pulsando a continuación, comer de menú en el restaurante Can Xel, a nosotros nos gustó mucho.

Debo señalar que a mediados del mes de noviembre la temperatura ambiente suele oscilar más de lo deseado entre el día y la noche, con desniveles térmicos que pueden llegara superar los 15 grados centígrados, por ello es conveniente llevar una equipación correcta, si bien probablemente lo mejor es llevar una equipación en capas y una buena mochila para poder guardar en ella los elementos de ropa que nos puedan sobrar. Por lo demás no necesitarás botas de alta montaña ni nada parecido, con un zapato deportivo cómodo será más que suficiente, el terreno es bastante plano, alguna zona concreta requiere especial atención por la cantidad de raíces que emergen del suelo, pero serán fácilmente sorteables, además todo el camino resulta muy accesible y tan sólo en algún momento tengas que descender o subir por pequeñas rampas en zigzag que resultan ser un caminos fáciles  y con barandas de madera natural donde se pueden agarrar niños y personas mayores.

Hablando de personas mayores, y no tan mayores, es bueno saber que el recorrido se puede realizar también utilizando el servicio de carruajes de madera tirados por caballos que ofrece el parque natural, estos paseos cuentan con un recorrido de una hora por entre los bosques amenizado por un constante recital de poemas del famoso poeta catalán Joan Maragall.

La señalización dentro del bosque es bastante escasa, si es la primera vez que lo visitas probablemente te sentirás perdido no menos de un par de veces y como no prestes atención, en la vuelta quizá te perderás pasar por alguno de los parajes más bonitos del lugar, hazme caso, hazte con un mapa o descárgalo desde la web del parque y síguelo a pies juntillas, evitarás paseos más largos e improductivos de lo deseado. Ten en cuenta que el bosque de La Fageda d’en Jordá cuenta con unos tres itinerarios más o menos marcados, más menos que más… a decir verdad, la marcación es pésima, en ningún momento te indica la duración estimada a ritmo normal, cosa que si que indican muchos otros recorridos de otros parques y lugares y que facilita sobremanera la dosificación de fuerzas y la planificación de descansos, comidas y tentempiés.

Para llegar hasta el bosque de La Fageda d’en Jordà puedes desplazarte en transporte públicos o privados. Si utilizas tu coche o moto para llegar hasta allí deberás dejarlo en el parking de La Fageda d’en Jordá para luego salir desde allí mismo caminando, hay quien parte desde el propio Olot, pero ese tramo extra añadirá no menos de una hora para la ida y otra para la vuelta a tu excursión, asì que si no estás excesivamente en forma mejor ir al parking.