Hacer más cómoda la moto

En mi experiencia como motero diría que la mayoría de motos actuales son más incómodas que antaño. Y es que parece que con el paso de los años los fabricantes de moto se han olvidado un poco, entre otras cosas, de cómo se fabricaban asientos de moto cómodos.

Tanto es así que no son pocos los moteros que deciden mejorar esta parte de sus motos. Y no sólo eso, también los manillares, haciendo que crezcan en altura para disfrutar de una posición más erguida, así como instalando mayores deflectores de aire.

Si bien las motos han evolucionado no son muchas las que incluyen ajustes en las amortiguaciones de ambos ejes, lo que podría acabar en un cambio radical de la comodidad de la moto, parece que los fabricantes deciden ahorrarse dinero en materiales no ajustables para contener el precio de sus monturas.

Quizá hace un par de décadas las motos eran más cómodas que las de hoy en día, ojo, no me refiero a las deportivas, si no a las motos de media cilindrada con un enfoque multi uso.

En este amplio grupo podríamos incluir muchas de las naked que no tienen pretensiones deportivas, hablo de aquellas que están en el rango de los 30 a los 80 caballos de potencia. Y que por tanto son motos que no justifican la presencia un asiento duro, en pro a un contacto más directo con la parte ciclo ni de la ausencia total de una cúpula para desviar parte del aire recibido.

Quizá todo se deba a algo tan ruin como el ahorro de unos euros, más bien pocos, por parte del fabricante. Es como si incluyesen menos relleno en los asientos, menos espuma y de esa forma esa falta de unos gramos de relleno multiplicado por todas las motos que venden les rentase para entregar motos que son incómodas para medias y largas distancias.

Si bien parece que ahora, en los tiempos que corren parece que debería ser todo lo contrario, el fabricante debería estudiar todo un poco más que antes, como la ergonomía, la comodidad en la media y sobretodo la comodidad en las largas distancias para así incrementar la seguridad de sus motos, parece que no es ni mucho menos así.

Trayectos de corta media y larga distancia

La comodidad de una moto, debe contemplarse bajo la óptica de los desplazamientos intermedios y sobretodo de los más largos.

En un desplazamiento corto, la comodidad general de una moto no estaremos sobre ella el tiempo suficiente como para fatigarnos

Así por poner número podríamos hablar que una desplazamiento de corta distancia sería aquel inferior a una hora, mientras que el de media distancia sería aquel que precisa de 1 a 2 horas de ir en moto. Mientras que el largo desplazamiento sería aquel que superase esas dos horas.

Obviamente no hablo de 2 horas entre ida y vuelta, si no de 2 horas en tan sólo la ida. Esto del tramo de las dos horas, no obstante es importante recalcarlo como que es el tiempo máximo que deberías.

Lo de las 2 horas, es porque este tiempo debería ser el máximo que permanecieses montado en tu moto sin parar a estirar las piernas, descansar brazos, torso y despejar la mente. Conducir más de dos horas seguidas es peligroso ya que la atención baja a partir de ese momento.

Quizá aquí, en referencia a esa franja de las dos horas siempre salen los superhombres que dicen que ellos pueden estar encima de sus monturas más de esas dos horas, incluso doblando esos tiempos. Vale, nadie dice que no, puede ser que tengan una mejor forma física, no obstante su atención y reflejos bajarán si no a las 2 horas, un poco más tarde, así que mejor cumplir lo que funciona para todos, por el bien de todos.

La comodidad de una moto

Son varios los elementos que van a influir en que conduzcamos la moto de forma cómoda, y no sólo atañen a la propia moto, ya que un casco integral será por ejemplo mucho más cómodo que uno tipo jet o modular, quizá no en ciudad, pero si en carretera y en recorridos de larga distancia, aunque el objetivo de este artículo es hablar sobre la comodidad de la moto en sí.

Algo que puede resultar básico pero que al final no resulta tanto es la regulación de las suspensiones de la moto, esto hará que la misma sea más blanda o dura, y con ello que responda de forma más seca y rápida a las frenadas, al asfalto con baches, etc.

Las amortiguaciones y sus ajustes no es algo tan determinante, porque hablar de comodidad en una moto deportiva no tiene sentido, de alguna forma ya asumimos que deportiva equivale a dureza, de lo contrario la moto no sería tan segura para ir a grandes velocidades y sufrir fuertes inercias. En cuanto a las motos digamos que más normales, estas suelen tener un tarado blando, pero es que incluso con ese tarado blando pueden resultar poco cómodas, y es para estas motos para las que va dirijido este artículo.

Así que primero destaca el que para mi es el elemento más clave en la comodidad de una moto, la dureza de su asiento, ya que no son pocas las motos que a priori deberían resultar cómodas, por el tipo de motor, incluso por su aspecto, alejado del de las más deportivas, pero que sin embargo y a pesar de contar con amortiguaciones blandas nos acaban cansando en exceso de las posaderas a poco que superemos los 100 km o la hora de conducción.

Lo mismo pasa, aunque en menor medida, con la cúpula, de no existir cúpula en nuestra moto tendremos el aire contra el pecho, en ese punto, si el desplazamiento es por vía rápida, a poco que superemos los 100 Km/h será constante y nos puedes mermar físicamente si circulamos más de una hora con el aire ejerciendo presión sobre el pecho.

Del mismo modo nos afectará la geometría de la moto que es la responsable de nuestra posición sobre ella, si por ejemplo los manillares son bajos cargaremos más fuerza en los antebrazos, pudiendo producir la falta de sensibilidad transcurridas las horas. Lo mismo nos pasará si nuestra estriberas están retrasadas y tenemos las piernas dobladas en exceso.

Ajustes en las suspensiones

Si tu caso es como el de muchos, que debido a diversos factores, tantos propios como de la montura te agotas en exceso pilotando tu moto, siempre puedes recurrir a eficaces soluciones para mejorar la comodidad de tu moto, algunos requieren una mayor inversión, pero nada escandaloso, y desde luego el efecto se nota desde la primera salida.

Lo primero que podemos hacer es fijarnos en los ajustes de la suspensión, recurriendo a fijarlos en la parte más blanda, lo que esto quizá es algo que deba hacer un profesional, un mecánico, ya que para ello debería tener en cuenta nuestro peso, nuestra forma de conducción, etc. Siempre podemos recurrir a buscar la posición más dura, rodar durante 100 Km de preuba, e ir bajando dicha dureza hasta que encontremos el compromiso correcto entre suavidad y seguridad en la conducción.

Lo comentado anteriormente de los ajustes estaría fenomenal si todas las motos recurriesen al uso de suspensiones regulables, pero es que muchas no las tienen, al menos de forma completa, si bien es común encontrarse con monturas con la amortiguación trasera regulable en rebote y extensión no son pocas las que tienen la horquilla delantera fija, sin posibilidad de regulación.

Si no conseguimos la comodidad deseada con el ajuste de suspensiones deberemos realizar modificaciones sobre la moto.

Soluciones para mejorar la comodidad en la moto

Podemos comprobar la posición ergonómica encima de la moto y mejorarla en el caso de que no sea satisfactoria, suponemos que cuando la compraste ya tuviste esto en mente, o quizá no, ya que muchas veces compramos las motos por pura pasión no importándonos lo cómodas que sean nuestra motos.

La postura correcta es la A

Podrás detectar que la ergonomía es incorrecta si se te cansa una parte de tu cuerpo más que la otra, por ejemplo, el caso típico de los antebrazos cansados, eso indicaría que ejerces demasiada fuerza sobre ellos, probablemente porque se encuentren demasiado abajo. Si esto pasase en las piernas, algo mucho menos frecuente, podría deberse a unas estriberas excesivamente retrasadas.

Así que para mejorar la posición de la moto, hay que actuar principalmente en el manillar. Este podrá ser de una pieza o de más, si se trata de semimanillares estamos ante una moto deportiva, en este caso poco podremos hacer sin meternos en grandes modificaciones.

En cambio si es un manillar de una pieza, una barra sujeta en una torreta, podremos cambiar el manillar por uno más ancho, a mayor anchura menor fuerza deberemos ejercer para maniobrar en parado y para manejar la moto en marcha.

Aunque antes que cambiar el ancho del manillar siempre cabe probar suerte a subir de altura el actual un par de centímetros desde su posición original. Esto se consigue con los denominados alzamanillares, son unas pequeñas piezas que se colocan entre la tija y el soporte de la barra de manillar que la elevan unos centímetros. Esto yo lo hice con una Ducati Monster y el resultado fue espectacular, además de que si no lo decías, nadie se daba cuenta de que llevabas la altura modificada.

Tras haber cambiado la altura de manillares y haber mejorado la comodidad, notar que no se cansa tanto el antebrazo, la espalda, de repente aparece un nuevo dolor, que probablemente ya sentíamos aunque esta vez es desconocido, nos cansamos de estar sentados y nos cansamos mucho. Así que de entre todas las soluciones para mejorar la comodidad, llegamos a la que para mi es quizá la más importante, el asiento, pues el resto lo doy por hecho que al comprar la moto hemos acertado en las dimensiones y en la comodidad del conjunto.

Así que pasar de una moto que te agota en las medias y largas distancias a una que no lo hace, la solución más eficaz pasa por mejorar el asiento.

Esta mejora puede ser desde cambiar el asiento, si encuentras otro mejor compatible con tu moto, a colocar una especie de cojines entre tu culo y el asiento, cosa que desde mi punto de vista es potencialmente insegura y no recomendable, hasta incrementar la cantidad de mullido del mismo.

Pero en el tiempo que corre, existe todavía una mejor, usar gel específico de moto y viscoelástica, esta combinación de elementos hará que tus posaderas no te duelan prácticamente más.

¿Cómo funcionan las empresas que tapizan con gel?

Gel para asiento de moto

Pues las empresas de retapizados de asientos de moto con gel funcionan de forma muy diferente, habrá quien te venda gel a secas, otros dirán que es gel sanitario, que se utiliza en clínicas para pacientes que no tienen movilidad con el fin de evitar llagas, otros dirán que deben añadir viscoelástica, otros que el suyo es más grueso, superando los 15mm otros que es anticalórico, térmico, etc.

En este punto comentar que algunas empresas de tapizado con gel, funcionan de forma que llevas la moto hasta allí y directamente te desmontan ellos el asiento, pero claro la moto la deberás dejar allí pues no podrás volver a casa pilotando sin asiento.

En otras empresas eres tu el que debes desmontar el asiento y enviarlo o desplazarte hasta el lugar donde te van a insertar el gel en el sillín.

El tiempo que pueden tardarte dependerá más de la agenda de ellos que no de las horas que van a necesitar pues en media mañana o una tarde deberían ser capaz de desmontar, ahuecar el espacio necesario interior, aplicar gel en el asiento y devolverte la moto, pero claro eso sería algo justo.

También si eres manitas puedes comprar el gel por tu parte y colocártelo por ti mismo, pero claro, para ello deberás ser algo manitas.

Sensaciones tras poner gel en el asiento de una moto

Las primeras sensaciones son de que el asiento al que nos han instalado gel se siente más duro y resulta más seco de reacciones que el original. En ese momento aparecen las dudas sobre si nuestra decisión ha sido acertada o no. Tranquilo lo es.

El milagro sucede cuando llevas rodando en la moto más de una hora, notas que no notas nada, el culo deja de quejarse como antes, eso sí, dependiendo de tu forma física esa ausencia de alerta del culo se transformará en otros tipos de alertas y quizá sean las lumbares, los brazos o caderas lo que se quejen el lugar del culo.

Pero ruedas y ruegas y aquel dolor específico desaparece por completo.

Gel para el piloto o también para el copiloto

Antes de iniciar el proceso, nos pueden asaltar varias dudas, como: ¿Lo pongo en mi asiento de piloto o también en el copiloto? y mi respuesta es… bueno, aparte del precio que puede darte la respuesta a la pregunta, la respuesta es en ambos.

Quizá siempre ruedes solo y nunca a dúo, quizá no hagas grandes viajes o salidas en pareja, si ese es el caso te puedes ahorrar esos euros demás del asiento del copiloto.

La verdad es que la verdadera incomodidad de añadir gel en tu moto estriba en que deberás estar sin moto unos días, y si lo haces en dos veces por aquello de probar primero o dosificar el presupuesto, deberás estar sin moto unos días un par de veces, una por cada asiento.

Después una vez te lo entreguen te darás cuenta en el primer viajecito o salida larga que el cambio es considerable, tanto que no dudarás que debes hacer lo mismo para el trasero, así que si habitualmente haces viajes o salidas largas a dúo yo aprovechaba ese «mal momento sin moto» hasta que te devuelven el asiento para hacer los dos asientos de una vez. La diferencia de precio no es del doble pues el asiento trasero suele tener menos superficie que el delantero y por lo tanto las inserciones de gel son menores, siendo el gel un artículo que es muy caro y que es el que encarece esta práctica solución.

En definitiva con un asiento con gel eliminarás casi por completo la incomodidad

No te pierdas los siguientes artículos de tiroriro

Author: El editor

Share This Post On