Hostal la Fonda del Tozal en Teruel

Si te dejas caer por Teruel y visitas esta pequeña ciudad podrás por unos 45 euros la noche, descansar en un lugar auténtico, aunque debo confesar que el Hostal Fonda del Tozal a la primera impresión choca, y choca mucho, alojarte en este hostal es como viajar en el tiempo unos siglo atrás, concretamente viajar hasta el siglo XVI.

La Fonda del Tozal según nos cuenta su actual dueño es una de las fondas más antiguas de toda España, habiendo sido mesón, parador, posada y fonda.

En la actualidad la fonda se ha sometido a una profunda restauración de sus mobiliarios, de épocas anteriores, respetando al máximo la estructura original y garantizando los servicios básicos en las habitaciones como la electricidad y el agua potable así como el buen funcionamiento de sus baños y canalizaciones.

 

Las habitaciones son algo tétricas y con apariencia de frías y poco acogedoras, pero es que en aquellas épocas era lo que se estilaba, es decir no había mucho más con lo que acomodar mejor a los viajeros y ni mucho menos dinero sobrante para adornar o decorar en exceso el local. La disposición de las habitaciones es extraña, al menos en la que nos tocó dormir. Pero se mostró cómoda y funcional.

Los aposentos, el nombre le viene como anillo al dedo, constaba de dos salas con cama de matrimonio en ambas y un baño bastante grande, ubicado al fondo. Los baños, funcionaban de maravilla, al principio dudas pues todo se ve viejo, de época, la ducha fue gratificante y dosificable en cuanto a temperatura. Los colchones, que descansaban sobre viejas camas también fueron de nuestro agrado, la comodidad tras esa primera inquietud por la visión de algo muy viejo aunque muy auténtico, estuvo garantizada.

En la parte inferior de la Fonda y ya lejos de las habitaciones, se encontraban las cuadras, espacio que en la actualidad ha sido reconvertido en una especie de bar o bodega también muy auténtico y genuino, de techo alto muy alto, contando con gran espacio donde se realizan conciertos de Jazz, Blues y otros tipos de música así como la exposición de utensilios y objetos que los viajeros que paraban en ella usaban por aquellas épocas.

En este bar puedes degustar una buena cerveza fría y alguna tapa, aunque su oferta es extremadamente reducida creo recordar que tan sólo una tapa de queso curado y otra de jamón eran las posibilidades que te ofrecía el local para saciar el apetito.

El personal, tanto de las habitaciones como de la bodega se comportó de una forma especialmente atenta y amable, el dueño disfrutaba con sus explicaciones sobre la Fonda, tres o más historias sobre ese auténtico lugar para el viajero, todo lo explicaba como un niño, parecía haberlas vivido.

Fuera ya de la fonda y aprovechando la visita que hicimos a Teruel cabe decir que la ciudad tiene diferentes puntos de interés, entre los que destacamos la plaza del torito, una plaza muy animada tanto de día como por las noches, y es que amigo, las noches de verano llenan de júbilo la plaza. A destacar la estatua del torito, una estatua pequeñísima, contando con una buena columna y base para tan poco toro. Esta estatua o monumento será un recurrente, a poco que estés en Teruel uno o dos días la verás constantemente pues pasarás por esta plaza una tras otra vez.

También puedes visitar y embriagarte de la historia de Los Amantes de Teruel. Una leyenda que cuenta una historia de amor entre dos jóvenes por allá el siglo XIII, donde un joven Diego se enamoró de una bella y rica chica, Isabel, a la que prometió amor y pidió tiempo, cinco años concretamente, para albergar riquezas ante el padre de ella quien no aceptaría que se comprometiese con un joven sin dinero. Isabel, tras cinco años, lo creyó muerto, a Diego, en sus batallas contra los moros y se comprometió con otro. Pero Diego volvió, el día de la boda, alcanzó a llegar a sus aposentos y susurró a Isabel al oído “Bésame, que me muero”… y así fué y Diego murió.

Degustar el jamón de Teruel será también una experiencia que no deberás dejar pasar, está excelente.

Enlaces de interés:

Página de Facebook de la Fonda del Tozal

Toma nota de la dirección:
Calle Rincón, 5, 44001 Teruel
Teléfono: 649 10 34 11

La fonda del Tozal en Google maps >aquí<