Insultos elegantes

Un típico bocata de tebeo con iconos de rayos, calaveras, interrogantes y signos de admiración

Insultos elegantes

En este artículo te listamos y explicamos los que son algunos de los más elegantes insultos que nos ofrece el idioma español.

Se trata de elegantes insultos con solera, solera por lo de antiguo porque probablemente ya ni te acordabas de ellos o incluso jamás los llegaste a escuchar.

Y es que a muchos de nosotros, entre los que me incluyo, es leer algunos de estos elegantes insultos y que esas nuevas palabra se adhieran a mi vocabulario con firmeza, quedando expectante y proclive a lanzarlos por mi boca a la más mínima ocasión, provocando sorpresa y la consiguiente y esperada admiración entre aquellos que me rodean.

Bromas a parte, vamos a ponernos muy serios porque a partir de ahora vamos a conferir y proferir palabras que van a dejaros más que atónitos, o bien por desconocimiento o por descaro, así que amarra el lápiz y toma estos insultos elegantes:

Alcornoque, bellaco, cascarrabias, energúmeno, mequetrefe, seguro seguro, que aunque lejanos te suenan pero y si subimos el nivel con estos otros… lechuzo, pitofloro…

¿Empezamos?

Este es el listado de mis insultos elegantes favoritos, ordenados por estricto orden alfabético, aunque en alguno de ellos me mojo y digo si se encuentra o no, dentro de mis mejores insultos favoritos o no.

Baldragas

Seguro que nunca has escuchado eso de «Eres un baldragas», pues bien, que sepas que se refiere a que determinado sujeto es una persona apocada, sin energía o floja.

Cagalindes

«Siempre fue un cagalindes»… se dice de aquel que es un cobarde, de esos de los que huyen lo más rápido que pueden del lugar del conflicto a la más mínima señal de alerta.

Cenutrio o cenutria

Este si que está dentro de mi lista de insultos favoritos… y es que decir aquello de. «menudo cenutrio es el tío», no tiene precio.

Su significado es el de lerdo, zoquete o estúpido, o sea que no lo dejas fino, fino. Y difiere si se refiere a él, con cenutrio, o a ella, con cenutria.

Crápula

Este insulto quizá no sea tan viejo, pues los crápulas son cada día más una auténtica plaga, si bien quizá te suena por su parecida sonoridad con «Drácula», pero nada más lejos de la realidad, aunque este es también, uno de mis insultos elegantes preferidos.

Ser un crápula significa ser una persona dada al libertinaje, una especie de fiestero sin escrúpulos.

Estólido o estólida

Cuando se dice que alguien es un estólidos estamos diciendo que ese alguien no tiene el saber sobre una determinada materia, ni el suficiente discurso para convencer.

Como habrás observado este este insulto, tiene género.

Floraina

Ser un floraina, es para referirse a alguien de poca palabra, que falta a la verdad con sus palabras.

Siempre referido a una persona, a una mujer o un hombre, aunque no tiene género, siempre se utiliza floraina en ambos casos, Juan es un floraina o Raquel es una floraina.

Lamerón

La propia palabra ya entreve su significado. Con su uso nos referiremos a una persona que no para de adular a los demás, vaya, lo que se dice, ser un lameculos pero bajo un insulto mucho más elegante.

Lechugino

Pedazo de lechugino… con ello nos referimos a un adolescente que va de galán cuando no aparenta ni de lejos ser tal.

Ya sabemos que los adolescentes por norma general suelen sobrevalorarse, tener una visión sobrelevada de uno mismo.

Mamacallos

Con mamacallos nos estaremos referiendo a una persona tonta y bastante pusilánime, y es que dedicarse a chupar un callo es algo como mínimo de tontos ¿no?

Mangurrián

Se atribuye este insulto a aquellos que son algo rupestres en cuanto a su comportamiento, personas poco civilizadas desde un punto de vista social.

Pérfido o pérfida

Un pérfido es una persona desleal, un traidor que nos será infiel.

Prosaico

Se insulta así a alguien que peca de ser vulgar o inclusive de ser muy insulso.

Supino o supina

Eleva una facultad insultante a su más alto grado, por ejemplo «ese comentario es de una estupidez supina»

Tontivano

Otro relativo a los tontos, pero en esta ocasión aquellos que que resultan tonta y torpemente vanidosos.

Verraco

Un ser despreciable por su mala conducta pero al que por su escasa lucidez se le puede engañar de forma fácil.

No te pierdas: