Juguetes para gatos

Los gatos: esos pequeños y sigilosos felinos tan respetados y venerados en el antiguo Egipto, son uno de los animales más “domesticados” que existen. Y, entrecomillo la palabra “domesticados” porque, de alguna manera, aunque nosotros pensemos que lo están, ellos saben que realmente no es verdad.

Sí, sí, los gatos son así. Parecen lo que no son; sí, parecen que son sumisos y receptivos al ser humano, pero en realidad nos ocultan su verdadera naturaleza. Su naturaleza felina. Aunque nosotros creamos que los gatos están domesticados, muy en el fondo (o quizá no tanto) sabemos que en sus genes descansa la huella depredadora que toda especie felina posee.

Puede ser que ahora mismo, mientras estás leyendo este post, estés pensando: –¡hala!, ¡cómo te pasas!, los gatos no son así, al menos el mío-, o, quizá seas de los que piensa: –¡sí!, ¡es verdad!, ¡mi gato se comporta así!-.  Eso es porque, seguramente, te habrás encontrado en más de una ocasión en algún rincón de tu casa con algún ratoncillo o pájaro muerto que tu gato gustosamente ha traído de por ahí. Por qué…, realmente ¿crees que tu gato se lo ha encontrado de esa manera?, o más bien ¿crees que no lo haya podido hacer él?

Por otro lado, pensad que todos los gatos no se comportan de igual manera, ¡por supuesto!, los hay de todo tipo, como los humanos. Los hay más domesticados, y no tanto, como los humanos. 😉

En realidad, los gatos -aparte de ser bellos y elegantes por naturaleza-, son unos animales tremendamente interesantes. Son inteligentes, astutos, interesados, calculadores, fríos (aunque cuando los conoces un poco más son seres muy tiernos), distantes, herméticos…, en definitiva están envueltos en una especie de halo misterioso al cual te gustaría introducirte de vez en cuando.

Aunque, por otro lado, los gatos también son dulces, encantadores e incluso muy cómicos. Internet está lleno de vídeos de gatos, se dice que son los vídeos más vistos del planeta, y es que por algo será.

Bueno, pues yendo al grano, si queréis ver felices a vuestras pequeñas mascotas, compradles juguetes para gatos, y ya veréis cómo os lo agradecerán. 🙂

Los mejores juguetes para gatos

Para los que sois nuevos en estos lares podréis comprobar,- supongo-, bastante asombrados sobre la cantidad de juguetes que hay para gatos. Juguetes de peluches, juguetes interactivos o pelotas de trapo.

Además, también encontraréis  juguetes para morder, o dicho de otra manera, son juguetes con doble finalidad: al mismo tiempo que se entretienen también son útiles para cuidar sus dientes. O, juguetes para rascar con sus zarpas. O, juguetes túneles para que los gatos “se pierdan” en su interior. En fin, éstos y muchos más son los mejores juguetes que podréis comprarles a vuestros queridos gatitos, o “mininos” (si preferís ser más tradicionales).

Rascadores para gatos

Otro de los productos que son la mar de útiles y prácticos para vuestras mascotas felinas son los rascadores para gatos. Los podéis encontrar en diferentes diseños y formas:  para colorar en las patas de las mesas o de las sillas o colocados en el lateral de los sofás. Lo dicho, a través de estos rascadores haréis muy felices a vuestros adorables animalillos ya que podrán aliviar sus ansias de arañar hasta la saciedad; además serán beneficiosos para sus pequeñas urpas, o dicho de otra manera, los gatitos mediante estos rascadores podrán afilar cada vez que quieran sus pequeñas uñas gatunas.

Árboles para gatos

Os preguntaréis, ¿qué es esto? ¿De verdad hay árboles para gatos? ¡Pues claro! ¿Es que no habéis visto películas donde los gatos se suben a los árboles y una pobre abuelita llama a los bomberos para que los ayuden a bajar…? 🙂

Pues eso, existen árboles caseros para que los gatos se suban, bajen, jueguen, se caigan, y se diviertan chachi piruli, porque eso es lo que hacen, y es que, a veces, ¡qué envidia! 😉

Ropa para gatos

Jaja, pues sí, existe ropa para gatos, pero eso… eso lo veremos más adelante. 🙂