La influencia de los planetas

Desde tiempos remotos el ser humano se ha preguntado sobre la influencia de los planetas en la vida de las personas. De hecho, se podría decir que la base fundamental de la astrología se fundamenta en el estudio de cómo el influjo de los planetas afecta al ser humano.

La simbología y la interpretación de los planetas es un tema verdaderamente interesante no sólo para los profesionales o los entendidos en el tema, sino también para aquellos otros que, como yo, nos sentimos atraídos por conocer el origen y el porqué de las cosas.

Soy consciente que la astrología o el estudio de los planetas, desde la vertiente psíquica y emocional, es para muchas personas algo trivial que carece de rigor científico. Estoy, en parte,  de acuerdo con eso, considero que el estudio de estos temas no entra dentro del “corpus científico” tradicional, tal y como lo conocemos, y más aún dentro de la esfera occidental.

No obstante, el hecho que carezca de ese “rigor” científico tampoco es un impedimento para interesarse por conocer un poco más, cómo pueden influir los planetas en nuestra vida, ¿no? Se podría decir que es un acto de fe, de creencia, aunque, por otro lado, tampoco es del todo así.

Tanto el Sol como la Luna son planetas necesarios para el buen desarrollo de la vida en la Tierra. Los beneficios del Sol son evidentes, y los de la Luna también, sino que le pregunten  a los millones de los campesinos, granjeros o marinos sobre los influjos que ejerce este astro tanto en los campos como en los mares y océanos.

Bueno, ya sabéis que la Luna, más que un planeta, es un satélite de la Tierra. Pero para los nostálgicos como yo, y para la mayoría de los astrólogos del mundo entero, aceptamos Luna como planeta…;)

Sea como fuere, desde este artículo nos hemos propuesto haceros un recorrido sobre los planetas que forman parte de nuestro sistema solar y, sobre todo, sobre la influencia que dichos planetas posee sobre nosotros.

¿Cómo influyen los planetas en nuestra personalidad?

Antes de seguir adelante hay que matizar que la Astrología es una ciencia que abarca también otros aspectos diferentes de los que aquí vamos a exponer. Aun así, a nosotros nos interesa, ya lo he dicho, los aspectos, quizá más mundanos, que tienen relación con la influencia de los astros sobre nosotros. Sólo es eso; queremos saber cómo influyen los planetas en nuestra personalidad, ¿vale? Que no se me enfaden los astrólogos profesionales.

¡Ah!, y si además queréis saber cómo nos influye el horóscopo, entrad >aquí< y descubriréis cuáles son los rasgos que nos caracterizan según el signo zodiacal que corresponde a nuestro nacimiento.

Pero, si aún así, estáis interesados en saber qué nos depara el futuro visto desde una perspectiva seria y rigurosa, os aconsejo que echéis un vistazo al artículo que publicamos hace un tiempo sobre “¿Qué es el I Ching?“. Seguro que os sorprenderá o al menos os llamará un poquito la atención, independientemente de si creéis o no en estas cosas.

 

El Sol

El Sol es el planeta más importante de todos los planetas. Desde la antigüedad se le veneraba como el astro rey. En Grecia era conocido como Apolo o Helios y en Egipto se le llamaba Ra, Horus o Atón.

El Sol posee las siguientes características especiales: es un símbolo de poder, energía y vida. Este planeta se asocia al signo zodiacal de Leo. En una carta astral, el Sol posee una influencia crucial, se cree que el signo que caiga en esta casa, en la casa del Sol, revelará las características más significativas de la personalidad de esa persona.

Por otro lado, el Sol es fundamentalmente el planeta que rige el ego de las personas, el “yo” más representativo del ser humano. Aunque, sobre todo, el Sol es sinónimo de la fuente de la vida y se identifica con la parte más profunda de las personas.

El fuego es el elemento terrestre correspondiente al Sol.

La Luna

El segundo planeta (o satélite en este caso) que adquiere protagonismo en el sistema planetario es la Luna.

Uno de sus rasgos más característicos es la velocidad que este astro posee en relación con los otros; por eso motivo es tan importante ya que influye en varios aspectos de la vida humana.

Es un planeta que se asocia a la influencia de la madre sobre los hijos, y sobre la relación y el comportamiento entre ambos.

Este planeta rige el signo de Cáncer. La Luna simboliza el hogar y la familia. Las personas que nacen bajo este signo suelen ser muy maternales y con clara vocación hacia las profesiones médicas o curativas.

Como hemos comentado hace un momento, la Luna afecta los procesos agrícolas y también las mareas. En cuanto al carácter de las personas influye en el aspecto emocional. Las personas afectadas por este planeta suelen mostrar emociones cambiantes y variables. Mediante la influencia de este planeta algunas personas enmascaran sus verdaderos sentimientos, con lo que no deja de ser un astro algo escurridizo, es decir, personas escurridizas…

Mercurio

Mercurio es un planeta que reúne cualidades masculinas y femeninas.

Rige todas las formas de comunicación, tanto físicas como mentales. Por eso mismo se le otorga bastante importancia a la adquisición del conocimiento, físico o psíquico. Mercurio tiene relación con la transformación y conciencia de uno mismo.

Mercurio también se asocia a los pequeños viajes, a los medios de transporte que utilizamos para comunicarnos y por supuesto, tiene mucha influencia en las tecnologías de la comunicación (teléfonos, móviles, ordenadores…), todo aquello que sirva como medio de comunicación del ser humano. Pensad que en la mitología clásica, Mercurio estaba representado como el mensajero de los dioses del Olimpo.

Los rasgos más importantes que caracterizan a este planeta tienen relación con el aprendizaje y la comunicación.  Los signos zodiacales representados por Mercurio son Géminis y Virgo.

Venus

El planeta Venus para muchos es considerado el planeta del amor. De hecho, en la Roma clásica, Venus era la diosa del amor. Además, en otras civilizaciones de la antigüedad, Venus era representada por Afrodita o Ishtar.

Venus representa el lado más femenino del ser humano. Una mujer bajo el influjo de Venus se comportará de manera más femenina y sensible, mientras que en el caso de los hombres, la influencia de Venus revelará el gusto y tendencia de ellos hacia las mujeres que reúnan rasgos más femeninos.

Venus también es un planeta que se asocia al mundo artístico. Entre las cualidades de las personas tocadas por Venus se encuentran la sensibilidad, la diplomacia, la suavidad, en general todos aquellos aspectos relacionados con lo sensitivo. Aunque, por otro lado, en su aspecto más negativo, los “venusianos” pueden ser personas que encarnen los atributos más celosos y agresivos del ser humano.

Tauro y Libra son los signos del horóscopo representados por Venus.

Marte

Marte es por todos conocidos como el planeta de la guerra. Bueno, Marte era el dios de la guerra en la mitología antigua.

Además, Marte rige todos los aspectos relacionados con la energía, el dinamismo y la acción. Junto con Venus hacen un tándem ideal. Mientras que Venus se considera el planeta de la atracción, del amor, Marte es el planeta que afianza esa relación. Marte es el planeta que revela el impulso activo del encuentro entre las personas.

Venus y Marte son dos planetas complementarios, con la suma de los dos está asegurada una relación completa, tanto emocional como sexualmente.

Por otro lado, Marte también está asociado a los accidentes y a las enfermedades febriles, se supone que es por su relación con las temperaturas altas y con la violencia.

Del mismo modo, Marte también simboliza el ideal del hombre perfecto. El hombre que posee Marte en su casa solar astral tenderá a identificarse con este ideal. En el caso de las mujeres que posean una gran influencia de este astro sentirán una clara inclinación hacia el tipo de hombre que represente los rasgos antes mencionados.

Marte es el planeta que rige a los signos zodiacales de Aries y Escorpio.

Júpiter

Júpiter es el planeta que simboliza el crecimiento y la expansión. Tiene una fuerte relación con Mercurio. Ambos están relacionados con el conocimiento y los viajes.

Júpiter propicia la comprensión y la sabiduría sobre el conocimiento adquirido. También rige los grandes viajes como símbolo de conocimiento sobre el mundo. Júpiter augura viajes de todo tipo, sean físicos, espirituales o mentales. Por ese motivo se le considera el planeta cuyo objetivo principal está basado en el crecimiento.

Del mismo modo, Júpiter también está considerado como el planeta de la buena fortuna, aunque para que ésta pueda prosperar necesita de la ayuda de Saturno.

Si nos remitimos al significado mitológico, Júpiter se nos presenta algo ambivalente, mientras que por un lado Júpiter es el rey de los dioses, justo y sabio en la toma de sus decisiones, por otro, nos encontramos con un Júpiter proclive al exceso, glotón y libertino. Es por ello, que adquirió una fama de descontrolado y extravagante, aunque eso sí, no deja de ser el dios sabio y poderoso de la mitología clásica.

El planeta Júpiter rige a los signos del zodiaco de Sagitario y Piscis.

Saturno

Saturno es un planeta complicado. Bueno, la complicación no está relacionada con el planeta pero sí con su significado y con todo lo que simboliza.

Por un lado, Saturno, en su faceta positiva, puede otorgarnos autodisciplina, autocontrol, capacidad organizativa y lealtad. Pero, ¡ojo! con su lado negativo; en este caso, Saturno representa la limitación y la restricción. Sus manifestaciones psicológicas se traducen en represiones de todo tipo e inhibiciones varias.

No en vano, Saturno es conocido como  “el sol oscuro”, porque no brilla sino que oscurece el pensamiento e influye, no muy positivamente, en el comportamiento de las personas.

Se dice que, a veces, las personas que caen bajo el influjo de Saturno son víctimas del destino y de circunstancias externas a ellos. En estas tesituras deberíamos estar preparados para afrontar los cambios que se nos presentan y seguir adelante, en caso contrario, podemos encontrarnos con obstáculos y dificultades para conseguir nuestros objetivos.

Del mismo modo, Saturno es el planeta que rige todo lo establecido dentro de los cánones del conservadurismo: tradición, instituciones, religión, etc. No obstante, no debemos olvidarnos del lado positivo, también nos proporciona autocontrol y autodisciplina para saber encarar las contingencias de la vida.

Saturno es el planeta que rige los signos zodiacales de Capricornio y Acuario.

Urano

Urano podría considerarse sinónimo de revolución e independencia. Este planeta nos brinda la oportunidad de manifestarnos libremente a pesar de sus consecuencias.

Son muchas las características que se le asocian al planeta Urano. Para empezar, diremos que Urano sobre todo se siente protagonista, le gusta llamar la atención allí donde se encuentre. Es revolucionario, individualista e independiente. Pero a la vez también es humanitario y progresista.

No obstante, Urano también posee una doble cara, puede llegar a ser bastante antisocial  y nada cooperativo. Es un planeta de contrastes.

A diferencia de Saturno, que le gusta el orden y la organización, Urano es todo lo contrario. Le gusta destacar y, a menudo crea desorden y alboroto entre el resto de las personas. Sin embargo, la intención es buena, ya que intenta cambiar la sociedad en busca de opciones mejores.

En definitiva, así son las personas que poseen en su carta astral la influencia de este osado astro.

Aunque hemos dicho que Saturno es el planeta que rige a los nacidos en Acuario, Urano es el planeta co-regente de Acuario.

Neptuno

Si nos remitimos a la mitología clásica Neptuno es el planeta que manda sobre los océanos. Rige el movimiento del mar y del agua, que va erosionando la tierra. Esta imagen nos viene ideal para describir el simbolismo de este planeta.

Es el planeta de los cambios que vamos experimentando a lo largo de la vida. Se cree que los nacidos bajo el influjo de este planeta poseen una destreza especial a la hora de adoptar personalidades distintas. Pueden ser personas que se dedican al mundo artístico, ya sea en forma de actores, modelos, o incluso, también se les asocia con la religión, el misticismo y con el lado evasivo de la vida (alcohol, drogas…)

Por otro lado, Neptuno en su relación con el ámbito místico y religioso de la vida, proporciona a sus nacidos inclinaciones existenciales basadas en las grandes verdades del mundo. Incita a la caridad y el autosacrificio para llegar a contemplar estas verdades. Aunque, si nos apartamos de este camino, los neptunianos pueden verse atraídos  por la avaricia y el engaño.

Como sucede con todos los planetas, cada uno de ellos nos ofrece lo mejor y lo peor de las personas.

El planeta Neptuno al igual que Júpiter rige al signo zodiacal de Piscis.

Plutón

Si Urano es un planeta que simboliza la revolución y la transformación “social”, Plutón es el astro que representa la transformación total. Transformación de carácter más profundo, aquella que modifica las creencias y comportamientos humanos.

El hecho que Plutón sea el planeta que se encuentra más alejado del sistema solar le otorga ciertas connotaciones misteriosas y profundas. Misterio y oscuridad son sinónimos que definen las características del planeta Plutón.

Las personas nacidas bajo los influjos o designios de este planeta se sienten inclinadas por los misterios de la vida. Pueden dedicarse profesionalmente al mundo de la magia, el ocultismo, o la práctica de algunas religiones místicas. Son personas normalmente perseverantes y persistentes en el logro de sus objetivos.

Por otro lado, como hemos comentado anteriormente, siempre existe otro lado u otra perspectiva de las cosas. Por eso mismo, Plutón también es el planeta que rige los deseos más oscuros de las personas y suele asociársele a entornos peligrosos donde el crimen hace acto de presencia.

Plutón al igual que Marte es el planeta co-regente del signo de Escorpio.

 

Hasta aquí os hemos presentado algunas de las características de los planetas que habitan en nuestro sistema solar. Os hemos mostrado cuáles son los aspectos que pueden influir en la personalidad del ser humano. Por supuesto, muchos de vosotros no estaréis de acuerdo, o no os sentiréis para nada identificados con las características asociadas a los diferentes planetas. No pasa nada. Pensad que esto es astrología adaptada al uso cotidiano de las personas, para aquéllas, sobre todo, que creen en ello. Y, al resto que no creen, pues eso, no pasa nada, ahí lo dejo, quizá con el tiempo…