Las mejores Bikkembergs

Para aquellas personas que pisáis fuerte y “calzáis” buen bolsillo, estoy seguro que os encantará la gama de calzado deportivo que os hemos escogido para esta ocasión.

Hemos pensado que, por qué no y para variar, ya iba siendo hora de cambiar. Entonces, hemos creído oportuno que en lugar de ir seleccionando aquellos artículos bien de precio y asequibles como a menudo intentamos hacer, en esta ocasión giramos la tortilla y nos lanzamos al producto selecto. Sí, ese que poca gente lleva. Ese exclusivo.

¿Por qué? Pues por qué no, de todo tiene que haber, ¿no? Es tanta la diversidad de cosas que existen en el mundo mundial, que de vez en cuando no está mal tirar la casa por la ventana, ¿no?

Porque eso es lo que ocurre cuando te compras unas deportivas Bikkembergs. A ver, ojo, ya sé que para muchos de vosotros esto no es así. Que gastarse más de 150€ en unas deportivas no representa nada, que es el pan de cada día (pienso), pero bueno, no es como comprarse unos bonitos zapatos o unas botas guapas, sino que estamos hablando de gastarnos el dinero en unas deportivas, es decir, en un calzado de deporte.

Aunque, por otro lado, he de reconocer que las deportivas actuales a menudo no tienen parecido alguno con la imagen estereotipada que tenemos sobre lo que acostumbramos a llamar “bambas”. Por ese motivo, a continuación os mostraremos las mejores Bikkembergs del mercado. Síguenos!

Las bambas pisan fuerte

Desde hace algunos años hemos podido observar cómo las “bambas” se han convertido en una prenda más de vestir como cualquier otra. Las deportivas, ya no solo se limitan a espacios reservados a la práctica del deporte sino que van más allá.

Como habréis podido comprobar, el calzado deportivo ha dado un “paso” más y ha saltado de los terrenos exclusivamente deportivos al asfalto urbano de una manera exponencialmente sorprendente.

Deportivas de todas las marcas compiten a diario entre nuestras calles. A menudo pienso que estamos ante un desfile “improvisado” que no sabemos apreciar. Si te consideras un buen observador y te gustan las “bambas”, me darás la razón cuando te digo que hoy en día si no llevas unas deportivas guapas no eres nadie! Y es que las “bambas” pisan fuerte!

Afortunadamente podemos escoger entre un gran surtido de “bambas”. Las hay para todos los gustos y bolsillos, aunque también es cierto que a veces nos gustaría tener más de un bolsillo, por qué no decirlo. Eso ocurre en el caso de las deportivas Bikkembergs.

¿Sabéis por qué esta marca de calzado recibe este nombre?, ¿sí?, ¿no?

Pues recibe este nombre porque Bikkembergs es su creador. Así de simple. No tiene más misterio. Suele ocurrir casi siempre. Cuántas cosas habremos comprado a lo largo de nuestra vida y, continuamos haciéndolo, con nombre de personas. Sí, con nombre de sus creadores. Pues lo mismo ocurre con las “bambas” Bikkembergs.

La marca Bikkembergs debe su nombre a Dirk Bikkembergs, diseñador de moda belga nacido en 1959. También conocido como uno de los “Seis de Amberes”. Y eso es así, porque este señor se graduó de sus estudios artísticos junto con cinco compañeros más. Todos ellos estudiaron en la Real Academia de Bellas Artes de Bélgica.

El grupo de los “Seis de Amberes” fueron considerados como el grupo de diseñadores de moda más vanguardistas e influyentes del país. Y he ahí, que Bikkembergs es uno de ellos.

Hay que decir, que este señor no se dedica solo al diseño de “bambas” deportivas, sino que también diseña diferentes tipos de prendas de vestir. Aunque es verdad que en sus inicios se dio a conocer por sus colecciones de zapatos, con el tiempo no se quiso encasillar solo en este tipo de vestimenta, y prosiguió su carrera en el mundo de la moda diseñando todo tipo de indumentaria con la que vestir a su acólito de seguidores.

No obstante, lo que a nosotros nos interesa en estos momentos son sus calzados deportivos. Así que sin más miramientos ni prólogos eternos os continuamos presentando algunos de sus modelos, al margen de los que ya habéis visto.

Espero que os gusten tanto a vosotros como a nosotros. Y, ya sabéis, no dejéis escapar la oportunidad. Pensad que ésta aparece en pocas ocasiones, y siempre hay que pillarla al vuelo. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que si veis algo interesante, que os gusta y queráis tenerlo, no desaprovechéis el momento y agarrarlo antes de que sea demasiado tarde. ¡Venga, a por ellos!