Las mejores gafas para bucear

Las mejores gafas para bucear
4.9 (97.14%) 7 votos

Como cada año cuando llegan estas fechas, las fechas veraniegas, estaréis de acuerdo conmigo cuando digo que, la mayoría de nosotros solemos vernos inmersos en un sinfín de reflexiones acerca del verano, ¿verdad?

A ver, reflexiones del tipo: ¿hará mucho calor este año?, o, ¿hará buen tiempo cuando coja las vacaciones?, o, ¿tendré que renovar mi fondo de armario?, o, ¡cuánto he engordado! ¡madre mía, esto ya no me cabe!, o, ¡qué horror!, pues sí, tendré que renovarme el armario… 😉

Aunque también habrá reflexiones de otro tipo, ¿no? Por ejemplo: podremos pensar que como hemos decidido, -después de largas y cansinas discusiones con nuestras parejas o con nuestros hijos o, vamos, con nuestra “unidad” familiar…-,  pues eso, que como habremos decidido finalmente ir a la playa para disfrutar de nuestras merecidas vacaciones, pues en ese caso, sí que tendremos claro sobre qué pensar, ¿cierto?

Pues ahí es donde quiero llegar. Como ya os habréis podido imaginar, lo que pretendo comentaros es, que al margen de que tengáis que renovar vuestra indumentaria veraniega, lo más probable es que, si habéis decidido viajar al mar o la playa (ambas opciones son geniales), me imagino yo que, aparte de contemplar lo que hay sobre la superficie del agua, seguramente querréis disfrutar sobre lo que existe debajo de ella, ¿no?

Entonces, decidme, ¿qué mejor forma de hacerlo, sino a través de un buen equipo de snorkel? ¿eh?, o, dicho de otra manera, ¿qué mejor forma de hacerlo, sino a través de las mejores gafas para bucear? Aunque, quien dice gafas, también se puede hablar de máscaras de buceo, o gafas para practicar snorkel… Ya me entendéis, ¿sí?

Pero, ¿qué es el Snorkel?

Snorkel es el nombre habitual que le damos al tubo utilizado en la práctica del buceo de “superficie” (por decirlo de alguna manera). Aunque el origen del snorkel (palabra inglesa), procede del vocablo alemán: “Schnorchel”, el cual se dio a conocer durante la Segunda Guerra Mundial.

No obstante, en lengua española el snorkel también es conocido como “tubo de buceo” o “tubo de respiración”. Pero, volviendo al origen, parece ser que el snorkel (Schnorchel ) era el “artilugio” que los alemanes instalaron  en sus submarinos durante la Segunda Guerra Mundial, con la finalidad de proporcionar aire a los motores diésel que dichos submarinos necesitaban para su buen funcionamiento.

Estoy seguro que habréis visto un montón de películas de aquella época, películas bélicas de la Segunda Guerra Mundial, llena de barcos y submarinos que surcaban el pacífico y otros océanos en busca de la guerra. Pues si tenéis en mente o recordáis cómo son los submarinos, podréis imaginaros qué parte de la nave que sobresale del agua (una vez emerge de las profundidades marinas) es la que recibe el nombre de snorkel, ¿verdad?

Con el tiempo y una caña (o dos, o más…) 😉  “emergió” lo que ahora todos conocemos como el “snorkel”, es decir, el tubo de buceo que la gran mayoría de aficionados a las playas, calas, ríos, cuevas o cualquier superficie marina, acostumbra a llevar durante sus paseos acuáticos.

Aunque, en realidad, el snorkel, aparte de ser un tubo de respiración, suele ir acompañado de otros accesorios ideales para las inmersiones subacuáticas. Quiero decir, que para practicar snorkel, también necesitarás de unas buenas gafas acuáticas o máscaras de buceo, además de unas aletas para los pies, llamadas también aletas de rana o de pato, con las que poder impulsarte mejor mientras disfrutas de las vistas.

Pensad que el snorkel, no solo es un ejercicio “playero” sino que también se practica con asiduidad en los ríos subterráneos o las cuevas (o cavernas) acuáticas, aunque en estos lugares se recomienda también el uso de chalecos salvavidas (suponemos que debido a las limitaciones del entorno, al ser más cerrados).

Accesorios para la práctica del snorkel

Al margen del propio snorkel, ya sabéis, del “tubo para la respiración”, también os podréis encontrar un montón de accesorios para la práctica del snorkel, como por ejemplo: gafas de agua, máscaras de buceo con el tubo incorporado, y, cómo no, las conocidas aletas de buceo para desplazarnos mejor por el agua.

Podréis encontrar desde el pack de snorkel (todo incluido), hasta los accesorios sueltos para que vosotros mismos seleccionéis aquellos artículos que mejor se acomodan a vuestros intereses. La verdad es que en este aspecto no hay ningún problema porque os vais a encontrar con una amplia y generosa oferta de productos para “snorkelar”.