Los mejores pareos para ir a la playa del 2018

Si queréis saber cuáles son los mejores pareos para ir a la playa este verano del 2018 no os perdáis los que os vamos a mostrar a continuación.

La verdad es que hemos estado indagando por ahí y hemos encontrado una buena colección de pareos ideales para todos los gustos. Hay que reconocer que la principal ventaja que posee  esta veraniega prenda de vestir es su versatilidad. Y, con ello me refiero a las diferentes formas de vestir un pareo, el mismo pareo.

Pensad que un pareo, -el mismo pareo-, lo podréis usar tanto como una falda (larga o corta) o como un vestido. Tú decidirás cuál será la forma ideal para llevar en todo momento.  Al menos, esa era la finalidad inicial de esta original prenda de vestir.

Por otro lado, también hay que reconocer que en la actualidad el diseño de los pareos ha ido evolucionando progresivamente, y tanto las grandes marcas como las pequeñas han ido incorporando en su oferta comercial esta imprescindible prenda de vestir veraniega.

De esa manera, veréis que en estos momentos podréis encontrar pareos mucho más sofisticados que sus predecesores; aquellos pareos haities que consistían únicamente en una sola pieza de tela con la que poder enrollar a tu cuerpo de diferentes maneras.

Por supuesto, sigue habiendo pareos tradicionales de una sola pieza, pero realmente lo que más abunda en la actualidad son los pareos que tienen forma de vestido o camisolas, muy prácticos de llevar.

Origen del pareo

Parece ser que el origen del pareo tuvo lugar en Haití. Los habitantes de esta maravillosa isla del Pacífico usaban, -y siguen haciéndolo-, el pareo como única prenda de vestir diaria.

Tanto hombres como mujeres visten el pareo, aunque lo hacen de una determinada manera:  bien en función de la actividad que estén llevando a cabo, o incluso también, en función de la hora del día en cuestión (ya saben, cosas que tiene el clima en esas latitudes del Pacífico).

Normalmente el pareo consiste en una pieza de ropa de unos dos metros aproximadamente (con algunas variaciones), con la que podrás cubrirte el cuerpo de diversas formas. Como hemos dicho justo hace un momento, la actividad o la hora del día son dos condicionantes que influyen en la forma de vestir.

Por ejemplo, cuando la hora del día es más fresca se coloca el pareo de forma que cubra más partes del cuerpo; en cambio conforme la temperatura asciende, te puedes colocar el pareo en forma de falda larga, o, si hace más calor, en una falda corta.

Por otro lado, los hombres que visten pareo (al menos en las islas del Pacífico) alargan o acortan el pareo en función del tipo de actividad que estén realizando, con el fin de no entorpecer los movimientos naturales del cuerpo mientras ejercen su trabajo.

Formas de vestir el pareo

La gran versatilidad de esta prenda de vestir permite colocarte el pareo de formas muy diversas.

Lo  puedes usar como falda corta, falda larga, como vestido anudado a tu cuello, o anudado a uno de tus hombros, o en forma de escote anudado sobre tu busto.

Aunque, del mismo modo, si tienes una gran imaginación seguro que se te ocurrirán mil y una  formas de cómo ponértelo. Porque al margen de éstas que te hemos comentado, cada una de ellas da juego para que conviertas el pareo en múltiples sub-variedades de faldas y vestidos.

¿De qué está hecho un pareo?

Pues en la actualidad, lo más normal es que uses un pareo hecho en tela, aunque en sus inicios los productos con los que se fabricaban estas originales vestimentas eran de origen algo más “salvaje”, o, mejor dicho, algo más naturales.

De hecho, los primeros pareos se confeccionaban a base de productos como la corteza de uru, que es el árbol del pan, o la corteza interna de la mora de papel. También se utilizaban  materiales como las hojas de bananero o la fibra de coco, aunque quizá los pareos que prosperaron fueron aquellos que procedían de productos como las cortezas deuru y la morera de papel, mediante las cuales se fabricaba una tela llamada tapa.

Sin embargo, la costumbre actual es vestirse con pareos fabricados en telas algo más convencionales. De esa manera, lo más normal es que encuentres este tipo de prenda veraniega confeccionada de los siguientes materiales: algodón, seda, rayón, lycra, chifón o poliéster.

Del  mismo modo, en cuanto al estampado de los dibujos es un tema tan amplio que sería imposible mencionar todos los diferentes diseños que puedes conseguir. Quizá los que más triunfen son todos aquellos cuyos “motivos” principales imiten a la madre naturaleza: hojas, flores exóticas, árboles, animales, etc.

Aunque, lo dicho, en cuanto a dibujos, estampados o sencillamente, simples colores lisos o matizados, todos ellos forman parte de la multiplicidad de posibilidades que la imaginación artística puede ingeniar.

En fin, como se suele decir, “para gustos colores”, y aquí, desde luego, el refrán se suele cumplir a la perfección.