Portada » Juegos » Los NFT llegan a los videojuegos
Los NFT llegan a los videojuegos

Los NFT llegan a los videojuegos

Ubisoft recientemente ha anunciado la llegada de los denominados NFT a sus videojuegos, y no va a ser la única desarrolladora de videojuegos que los ponga en escena.

Te recuerdo que Ubisoft es la compañía que hay detrás de millonarias sagas como Assasin’s Creed, Far Cry y Watch Dogs entre otras.

Aunque claro, quizá deberíamos explicar aunque sea de una forma rápida, ¿Qué es esto de los NFTs del que tanto hablan los medios?

¿Qué es un NFT?

NFT son las siglas de la frase inglesa Non Fungible Tokens, lo que traducido a nuestro idioma sería así como cadena de bienes inmateriales únicos.

Un fungible es algo material, que podemos tocar con nuestras manos, y un «no fungible» es algo inmaterial.

Por ejemplo un bien no fungible sería un diseño en 3D, una imagen o animación generada por ordenador, pero también y ya enlazando con los videojuegos, lo sería la armadura de un personaje del juego, también sus armas, cualquier elemento de su vestimenta, sus vehículos, etc.

Todo ello son gráficos que te otorgan diferentes propiedades, mejoras y nuevas características, pero son intangibles por que aparecen en la pantalla pero no puedes tocar. Eso sí, si compras el juego y los usas son de tu propiedad, aunque esa propiedad será de todos aquellos que han comprado el juego, y sólo dentro del ámbito del juego.

Si a esos elementos gráficos les añadimos individualidad, es decir, que garantizamos que sólo exista uno en el mundo y que sólo pueda disponer de él aquel que lo adquiera, estaríamos hablando de un NFT en los videojuegos.

Una características de los NFT es que son revendibles individualmente, es decir, tu puedes adquirir un NFT y luego volver a ponerlo a la venta, el lugar donde se realiza la venta ya es otro cantar, pero de alguna forma puedes transferir ese valor desde tu «monedero virtual de NFTs» al de otra persona del mundo.

Los juegos y las ventas de elementos del juego

Antes de entrar en la combinación de NFTs y videojuegos vamos a dar un ligero repaso al tema de las compras «in-game».

Antiguamente los videojuegos los comprabas y jugabas sin más ayudas que algunos trucos que existían. En cambio en la actualidad puedes mejorar el personaje con la adición de un mejor equipamiento. Como armas, armaduras entre otros muchos.

Pues bien, estas armaduras y armas que os he comentado, y prácticamente cualquier elemento del juego son a menudo «comprables digitalmente».

Me explico, te gusta un equipamiento, por sus características o por su estética que ves en la tienda del juego o que el propio juego te ofrece antes de ponerte a jugar, o incluso puedes ver eso «que quieres» en el avatar de otro jugador. Pues bueno, ahora puedes pagarlo mediante tarjeta de crédito o paypal y hacerte con él.

Es decir, y aunque suene algo a hacer trampas, un jugador puede adquirir una armadura más resistente o una arma con mayor capacidad destructiva para equiparla a su jugador y así conseguir ser mejor en la partidas.

Con dinero puedes obtener ventajas sobre el resto de jugadores.

Estas compras cuestan dinero real, se realizan en la plataforma del videojuego, y a veces no son precisamente baratas.

Cuando hablamos de temas estéticos, el llevar a tu jugador, o avatar, como prefieras llamarlo, con una indumentaria determinada es un elemento diferenciador y como tanto tu jugador como el resto se ven en la «arena» de juego, se ha creado, o mejor dicho, replicado el hecho de querer mostrarse diferente al resto, mejor equipado o de forma más llamativa.

Pero claro, si a otro jugador le gusta tu indumentaria tan sólo deberá buscarla en la tienda del juego y hacerse con ella pagando lo que el desarrollador pide, dando así por finiquitada esa «diferenciación» tan ansiada. Es en ese momento donde entraría los NFT en juego, nunca mejor dicho.

Los NFT en los videojuegos

Imagina ahora, que de ese elemento virtual que ves en un videojuego sólo existiese una unidad en stock, es decir, que de dicha armadura, de las botas, o de la camiseta, gorro, casco, arma, vehículo, sólo se vendiese una única vez, y luego el jugador pudiese revenderlo en una casa de subastas o de compra venta de activos digitales únicos, eso sería un NFT en un videojuego.

Está claro que esa exclusividad de una sola unidad, disparará el precio de dicho elementos, más cuando este, además de ofrecer una imagen diferente e identitaria de quien lo posee, le otorga una serie de beneficios en el juego, como por ejemplo una armadura específica te daría mayor fortaleza y resistencia a golpes y disparos.

Visto esto, que los precios podrían elevarse muy por encima de lo que vale ahora cualquier accesorio en el videojuego, las desarrolladoras han descubierto un nuevo negocio.

Tal es así que las desarrolladoras de videojuegos parece que van a aplicar los NFT en sus videojuegos de una forma normalizada. Para garantizar la exclusicidad lo harán mediante blockchain, desde donde se certificarán tanto la exclusividad de dicho elemento en ese juego como su pertenencia a un jugador concreto, de forma que el que adquiera ese elemento será su único y «distinguido» poseedor en todo el mundo.

De esta forma, cuando gastases el dinero en un elemento para el juego te estarás asegurando que eres el único poseedor del mismo, algo que quieras o no es un valor ya de por sí.

Los inversores y los jugadores

Claro que sobre el papel esto parece una excelente idea, pero como en todo lugar, el ser humano sabe sacar un negocio extra y es aquí donde entraña la dificultad de la aplicación de los NFT para crear un universo único, virtual y de gran valor en los juegos.

El problema es que además de los jugadores también saltarán a la escena los inversores, aquellos que gracias a su dedicación o a que tiene una gran capacidad monetaria, adquirirán el máximo número de elementos de cualquier juego que en ese momento sea moda o comience a ponerse de moda, para después revenderlos dichos objetos NFT a un precio mayor.

Esto es algo con lo que las compañías desarrolladoras de videojuegos quieren de alguna forma competir, pues si ellos desarrollan elementos únicos, quieren ver los mismos sobre el tablero de juego, ya sólo de esa forma entrarán a formar parte del universo de dicho juego y claro, los inversores no serán siempre y a la vez jugadores de esos videojuegos.

Así que para frenar estas prácticas donde la inversión se antepone a la jugabilidad y a los mismos elementos del juego, estas compañías están ideando diferentes formas de defenderse de este tipo de compras que podríamos considerar abusivas.

La forma es establecer una especie de impedimento para las compras de elementos del juego de forma que sólo sea posibles adquirirlas transcurridas unas horas de juego o nivel de jugador en el mismo.

Subastas de NFT de videojuegos

Es fácil imaginarse que en menos de lo que pensamos aparezcan todo tipo de negocios ligados a esto de las NFT, más aún cuando toca de alguna forma la forma de entretenimiento que más capital económico mueve en la actualidad, los videojuegos.

Tal es así que ya tenemos a la propia eBay estableciendo subastas sobre NFT desde el mes de Mayo de 2021 y que galerías de subastas de toda la vida, como Sotheby’s ya lleva vendidos NFTs por valor de 65 millones de dólares en lo que llevamos de año.

Y no es la única casa de subastas tradicionales que se lanza a la venta de NFTs ya que Christie’s ha superado la cifra de 100 millones de dólares de ventas en NFTs.

Cliente típico de NFTs

Si bien, este tipo de compras digitales podrías pensar que es una locura y no va a llegar a buen puerto, estás claramente equivocado.

Está claro que en los compases iniciales del NFT el tipo de cliente de este tipo de productos es un cliente muy específico. Fundamentalmente aquellos nuevos ricos que han hecho fortuna con la compra venta de cripto monedas y que quieren de alguna forma diversificar su dinero digital sin salirse del propio universo de la criptomoneda.

Pero con la entrada comentada de las empresas desarrolladoras de videojuegos en el mundo de las NFTs todos nos podemos convertir en mayor o menor medida en clientes de NFTs.

El universo de la cryptoeconomía

Esto que comento de las personas que se adentran en la cryptonomía en referencia a quedarse dentro del mismo universo es así porque si dichos inversores pretenden salirse de ese universo siempre les implicará el pago de los correspondientes impuestos por ganancias patrimoniales a los respectivos estados donde una resida.

Con este panorama y por lo intrínseco del mundo de las cryptos y los NFT que implica descentralización y la no dependencia de bancos centrales ni de estados, la cryptoeconomía se irá abriendo en posibilidades de negocio para poder diversificar la inversión, más allá de la creación de nuevas monedas.