¿Qué son los refranes populares?

¿Qué sabemos de los refranes populares? Con frecuencia los utilizamos cuando queremos resumir con pocas palabras aquello que queremos decir y pretendemos que se entienda a la primera. En ese caso, los refranes nos vienen “como anillo al dedo”.

Los refranes populares son una especie de conocimiento “práctico” de la vida. Podríamos decir que es la sabiduría popular, aquella que no se extrae de los libros, sino que se experimenta en el día a día, en el hacer cotidiano, en las experiencias con los otros y con las cosas en general.

Los refranes los heredamos, los contamos, nos los creemos, los aprendemos de memoria y los intercalamos en la conversación cuando creemos oportuno (aunque algunos de nosotros podemos equivocarnos con “cierta” frecuencia cuando queremos hacer uso de ellos, y colocamos un refrán por otro aunque no tenga ninguna relación con el contexto dado. Qué le vamos a hacer!)

En este pequeño artículo te vamos a mostrar sólo algunos de ellos, quizás no los hayas escuchado anteriormente, por ese motivo los hemos seleccionado para que ensanches tu sabiduría popular. Piensa que te echarán una mano allá cuando los necesites. Así que, si quieres adquirir un poco de conocimiento popular, síguenos y verás!

Por cierto, los más populares van, cómo no, de SALUD, DINERO y AMOR .

Salud, dinero y amor

Estos son los tres ejes principales por los que orbita la vida de cualquier ser humano: salud, dinero y amor, ¿cierto?

Entonces, reconociendo esta gran verdad, os vamos a mostrar aquellos refranes populares que hacen honor a lo ya dicho!

Empezaremos con la SALUD, no vaya a ser que… Bueno, ya lo dicen, “más vale prevenir que curar”. Pues eso, aquí os enseñamos unos cuantos:

  • “Cara sin dientes, hace a los muertos vivientes”: con una buena alimentación se recobra las fuerzas gastadas.
  • “Cara de hoy, pan de ayer y vino de antaño, y vivirás sano”: siguiendo ese orden de alimentación se vivirá mejor.
  • “Cenas, soles y madalenas tienen las sepulturas llenas”: desmanes y excesos que dañan la salud.
  • “Con aceitunas y pan caliente, se muere la gente”: parece ser que no es bueno combinar estos dos alimentos, ups!
  • “Con poca comida, se pasa mejor la vida”: es un guiño a los glotones.
  • “Dolor contado, al punto aliviado”: se supone que cuando se cuenta alguna enfermedad, en algún sentido te sientes mejor.
  • “La mano al pecho, y la pierna en el lecho”: cuando tenemos estos dolores, lo mejor es seguir estos consejos.
  • “Quien mal come y mal bebe, no trabaja como debe”: ya sabéis!
  • “A las diez, en la cama estés” (no sé yo si en estos días que corren es bueno seguir este consejo…)
  • “Al ojo con el codo”: mejor no tocarse mucho los ojos.

Bueno, y a ver qué nos depara el DINERO:

  • “A dineros dados, brazos quebrados”: mejor no adelantar el dinero, si no tenemos todavía el trabajo hecho.
  • “A poco dinero, poca salud”: que cuando se es pobre, pocas comodidades se tiene.
  • “Al hombre harto, las cerezas le amargan”: para el que lo tiene todo, nada es bueno.
  • “Bolsa sin dinero, llámola cuero”: en fin, para qué se quiere un monedero si no hay nada dentro.
  • “Conciencia ancha, la bolsa ensancha”: se refiere a que a veces el dinero se obtiene de forma sospechosa.
  • “Donde hay saca y nunca pon, presto se acaba el bolsón”: en otras palabras: si gastamos pero no reponemos, pronto no tendremos!
  • “Lo de balde, caro es”: a veces lo que no cuesta nada al principio, acabas pagando mucho al final.
  • “Mercadería cara, debajo del agua mana”: significa que cuando sube el precio de los productos, se baja el consumo y hay más oferta.
  • “Mal de rico, poco daño y mucho trapito”: se refiere que ante los ricos cualquier pequeña indisposición es tratada en demasía.
  • “Paga lo que debes, sanarás del mal que tienes”: lo mejor es quitarse las deudas lo antes posible.

Y por último, el AMOR. Ay!, el amor…, qué nos deparará:

  • “A calzas viejas, bragueta nueva”: es una broma referida a los viejos o si somos políticamente correctos, referido a las “personas mayores”, cuando se enamoran de nuevo.
  • “Amor con amor se paga”: entiéndase como quiera.
  • “Amor trompero, cuantas veo tantas quiero”: referidos a las personas proclives de enamorarse constantemente, a la mínima oportunidad.
  • “Can que mucho lame, saca sangre”: a veces el excesivo cariño puede ser perjudicial.
  • “Corazón apasionado, no quiere ser aconsejado”: se explica por sí mismo, ¿no?
  • “Ira de enamorados, amores doblados”: si te quieres y te peleas, dos veces más te querrás!
  • “Juras del que ama mujer, no se han de creer”: los juramentos de amor a veces se hacen por urgencia del deseo, y pasado este, aquéllos se olvidan (los juramentos).
  • “Más vale pan con amor que gallina con dolor”: que mejor es ser pobre con amor, que rico sin él.
  • “Ojos hay que de legaña se enamoran”: en fin, que el “amor es ciego”.
  • “Que bien ama, bien desama”: una de cal y otra de arena, que quien bien quiere, también bien odia.

Bueno, pues aquí os hemos detallado una pequeña muestra de nuestros refranes populares.  Comentaros que estos refranes los hemos extraído del libro Antología de Refranes españoles, editado por Susaeta Ediciones, S.A.

Por supuesto que los refranes aquí expuestos sólo son una ínfima parte del refranero popular, pero esperamos que os haya llamado un poco la atención algo que ya empieza a estar (creo) en desuso.

Así que si os animáis podéis seguir completando y añadiendo nuevos refranes a la colección.