¿Por qué los sudokus crean adicción?

Bajo mi punto de vista los sudokus se han creado con la malévola intención de mantenerte en tensión mientras los estás resolviendo. Es superior a tus fuerzas, cuando empiezas con ellos ten cuidadito porque ya has caído, ¡seguro!, ya te han atrapado, poseen ese don de adicción que te absorbe al momento.

Cuando empiezas con uno estás deseando acabarlo y completarlo lo más rápido posible, pero es que cuando acabas de hacerlo, estás deseando empezar de nuevo. Es una pesadilla, really, siempre quieres más y más.

¿Qué es un sudoku?

Siempre me he preguntado por qué este tipo de rompecabezas te crea esa adicción tan potente. Recuerdo la primera vez que vi uno de ellos. Pensé, pero ¿qué es un sudoku? ¿Cómo se juega? ¿Qué cosa más rara?

A ver, te explico, resulta que para completar un  sudoku debes rellenar unas casillas con una serie de  números sin que estos se repitan en una misma línea o columna. Es decir, estamos hablando de  un cuadrado grande, compuesto por 9 x 9 cuadrados más pequeños, y a su vez cada uno de estos cuadrados, también llamado regiones, está dividido por 9 casillas o celdas, en las cuales debes colocar la serie de números del 1 al 9, sin que se repita el número en ninguna de las filas o columnas de las que se compone el sudoku. El resultado final es que cada uno de estos cuadrados o regiones que está compuesto por 9 casillas o celdas, contenga la numeración del 1 al 9. La dificultad estriba en que no puede repetirse ningún número en la combinación de filas y celdas.

Dicho de otra manera, el sudoku está compuesto por 81 casillas o celdas, y se descompone en 9 filas más 9 columnas. Cada fila y cada columna contienen a su vez la numeración del 1 al 9. Piensa que cada número (del 1 al 9) debe aparecer en el sudoku un total de 9 veces cada uno. Ya sé que visto así es un rollo, y es difícil de entender. Don’t worry!, todo es cuestión de práctica, cuantos más haces, más aprendes y más ganas tienes de seguir jugando.

Tipos de sudoku

Existen diferentes tipos de sudoku en función de su complejidad, por lo que están divididos en varios niveles: los hay para principiantes, que son los más sencillos, y cómo no, también para expertos, los cuales son dificilísimos porque en ese caso sí que tienes que emplear cálculos matemáticos, es decir, tienes que calcular probabilidades, y eso cuesta un poco más.

Como hemos dicho, existe una jerarquía de niveles, en muchos casos encontrarás esta gradación: principiante, fácil, normal, difícil y experto.

Por otro lado, una guía que puede sernos útil para saber qué tipo de dificultad nos estamos encontrando cuando iniciamos una partida de sudoku consiste en contar el número de celdas que están rellenadas con un número. En otras palabras, cuanta más numeración o celdas rellenas contenga un sudoku, más fácil será; esta misma fórmula se aplica a la inversa, cuantos menos números contenga desde un inicio un sudoku, más difícil será su realización.

El origen del sudoku

Para entender un poco más la dinámica del juego, te explicaremos grosso modo cuál es el origen de este fantástico rompecabezas y dónde se establece el mínimo de números que debe contener el tablero para que pueda solucionarse, ya que solo debe contener una solución única.

Según los expertos, el origen del sudoku se remonta a las antiguas civilizaciones china, egipcia y árabe con la utilización de los “cuadrados mágicos”. Aunque realmente, se considera que su verdadero inventor fue un conocido matemático suizo llamado Leonhard Euler del siglo XVIII, el cual creó un sistema de probabilidades para representar una serie de números sin que se repetieran. Bueno, debemos admitir que este científico no fue quien creó el juego del sudoku, sino que fue el que ofreció las pautas para su posterior desarrollo dos siglos más tarde.

La historia del sudoku continúa de la siguiente manera: hacia el 1970 apareció otra variante del sudoku en una revista americana llamada “Math Puzzles and Logic Problems”. Más tarde, en 1984, una empresa japonesa llamada “Nikoli” lo importó a Japón, y fue entonces cuando este célebre juego pasó a llamarse SUDOKU, significa exactamente “número solo”; su nombre se descompone de la siguiente manera: su=numero, doku=solo.

Como íbamos diciendo, para que un sudoku pueda ofrecer una solución única, debe cumplirse un requisito previo y fundamental: el sudoku debe contener como mínimo 17 casillas rellenas, con lo que estamos hablando de un rompecabezas para “expertísimos”. Si el sudoku contuviese menos de 17 celdas rellenas, entonces, parece ser, que existiría más de una solución, y no se cumpliría con la regla básica de este juego, recordemos: su=numero, doku=solo.

Sudokus en papel y on-line

Otra cosa para añadir: en cuanto a la presentación de este juego te lo puedes encontrar en formato papel, bajo la denominación de “pasatiempos” y podrás obtenerlo mediante la compra en cualquier establecimiento físico u on-line. Aunque también te lo encontrarás como una “App”, el cual te lo podrás descargar en tu Smartphone y disfrutar o no, mientras lo vas resolviendo camino al trabajo, en tus tiempos muertos en casa, o cuando realmente te apetezca hacerlo.

Los beneficios saludables del sudoku

Casi se me olvidaba! Jugar al sudoku tiene sus beneficios saludables, te incrementa la salud mental ya que activa tu materia gris y te mantiene más joven y te concentras mejor y si estudias te facilita el aprendizaje y estimula tu memoria y razonamiento y … y muchas cosas más!

Así que, si todavía no eres usuario de los sudoku, te animo a que no dejes pasar más días  y que te apuntes al carro. Cuando lleves un tiempo practicándolo te sentirás mejor, más joven, más rico, más guapo…es broma, eh!, ya me gustaría, ¿no?, jaja! Pero seguro que te encontrarás mejor contigo mismo. Ya sabes lo que dicen, mens sana in corpore sano. Todo es empezar, aquí lo hacemos con la cabeza, el cuerpo vendrá luego.