¿Mac o PC? esa es la cuestión

Para muchos esta pregunta es de fácil solución, el money money money manda, por el precio de un Mac, y ojo, del Mac más barato, te compras tres o cuatro PCs.

Si bien es cierto que los Mac, antes, se colgaban menos, que los Mac, antes, eran más seguros, que los Mac, antes, eran más tecnológicos y que los Mac antes eran más bonitos esas diferencias son “de antes”. Hoy se han disipado casi totalmente y todo se limita a lo que te haga sentir más cómodo por tu experiencia propia y por ser más o menos accesible acorde a tu bolsillo.

Lee tras el salto y descubre porqué nos decantamos en la redacción de tiroriro.com

La experiencia profesional como base de esta comparación

Algunos blogueros y desarrolladores, entre ellos yo, ya contamos con más de 15 años en esto del uso de ordenadores  como herramienta principal o única para el trabajo. Motivo 0por el que de tipos de ordenador y sistemas operativos los hemos tenido sufrido y disfrutado a partes iguales en casi cualquier sabor haya existido.

En mi experiencia, he programado videojuegos, diseñado folletos, logotipos, páginas web, mantenido e incluso  reparado ordenadores personales desde los primeros ordenadores considerados “los compatibles”, empezando por sencillos ordenadores que se programaban en lenguajes como el Basic para después adoptar la llegada de ordenadores con una mayor potencia visual capaces de ejecutar las primeras interfícies gráficas, recordando con especial cariño el sistema operativo Amiga OS de Commodore para luego dar el paso a los precursores de los PC actuales, basados en arquitecturas de procesador x86 (la arquitectura de los PCs con MS-DOS), ordenadores que rápidamente incorporaron tarjetas gráficas más potentes que permitieron la irrupción de la interfície gráfica de Windows, bajo ese sistema Windows, en sus versiones 3.1 y Windows 95 y 98 estuve un buen puñado de años creciendo como profesional.

Luego, por exigencias del guión y también para aprender y variar tuve que pasarme al fabricante Apple estrenando mi primer Mac, un iBook con procesador PowerPC, luego el vídeo me exigió un todopoderoso PowerMac G5 que utilicé por unos 5-7 años, sufrí el cambio de arquitectura en los Mac en su cambio a Intel. Y los he utilizado masivamente hasta hace unos años, quizá coincidiendo con la muerte de Steve Jobs, momento en que para mi comenzó el declive innovador de Apple, que no declive en negocio y ventas, pero si en maximizar el aburrimiento de su sistema operativo.

Si bien a partir del 2007 aproximadamente al final acabé usando más Linux por temas de desarrollo web durante unos otros 4 o 5 años, como Workstation y como servidor, Linux en sus diferentes compilaciones engancha pero aún requieren un conocimiento técnico alto que los aparta del usuario comú. Finalmente acabé volviendo a Windows en el momento del lanzamiento de Windows 8. Desde entonces Windows ha mejorado tanto, se han puesto tanto las pilas que hoy cuando toco un Mac me aburre, su interfície es la misma que hace una década, sí han cambiado los iconos, siendo ahora menos orgánicos pero el resto, es igual de gris y las aplicaciones, excepto algunas contadas con los dedos ya no son tan diferenciales o bien existen a la vez para la plataforma Windows.

Los mitos caen

Los mitos caen. Antes los Mac incorporaban unos procesadores que fabricaba Motorola, los anteriormente denominados PowerPC y los accesorios y programas debían idearse de una forma diferente a la de los PCs que equipaban procesadores x86, esto hacía que determinados programas sólo existiesen para la plataforma Mac y no para PC y viceversa. Era entonces cuando dependiendo de tus necesidades debías elegir entre uno de los dos, tener ambos sistemas era algo exclusivo de muy pocos, además las redes de aquellas épocas eran incompatibles entre sí y a menos que utilizases programas especiales pasar un archivo de Mac a PC o viceversa era harto complicado.

En Apple evolucionaban su sistema operativo a la par que la potencia de sus ordenadores y destacaban por adoptar nuevas tecnologías mucho antes que los Windows, era realmente innovadores y más potentes que los PC por aquellos tiempos, pero Motorola comenzó a mostrar signos de fatiga y se quedó claramente rezagado en el desarrollo de procesadores, Apple se las tuvo que idear para sacar al mercado máquinas con dos procesadores físicos para paliar la diferencia de potencial entre los PowerPC y los más potentes Intel Pentium. Llegó un momento que el diferencial ya era insalvable y hace ya un par de décadas los señores de Apple viendo que los procesadores de Motorola no evolucionaban al mismo ritmo que los procesadores que fabricaba Intel decidieron dar el paso y cambiar de proveedor. Intel era el procesador junto con AMD que siempre habían utilizado aquellos baratos y poco potentes ordenadores con sistema operativo Windows, un Windows que debía lidiar con su plataforma de hardware abierta.

Plataforma de hardware abierta o cerrada

La plataforma de hardware abierta y la cerrada indican el cerrajón de un ordenador a ser modificado en cuanto a sus piezas internas, los PCs son abiertos, en su mayoría se construyen con piezas, eliges la placa base, un procesador adecuado para ella en la velocidad que consideres necesaria y que te permita su bolsillo, la cantidad de RAM que desees, la tarjeta gráfica, el disco duro e incluso decides sobre su aspecto externo al elegir la caja que lo contendrá. Ensamblas las piezas y ya tienes un ordenador casi listo para funcionar, deberás instalar el sistema operativo. En el futuro si quieres instalar un segundo disco duro o reemplazar el habitual o incrementar la memoria RAM tan sólo deberás abrir el ordenador que montaste tiempo atrás y ponerlo al día. En cambio una arquitectura de hardware cerrada no te permite realizar cambios en su configuración, eso sí, como contrapartida los sacas de la cajas los enchufas y a trabajar. Apple se dio cuenta de esto hace años y permitió durante un extraño paréntesis que pudieses ampliar la capacidad de la memoria RAM e intercambiar el disco duro. El paréntesis se cerró hace un par o tres de años, ahora en sus ordenadores de sobremesa, los bonitos iMac no puedes abrirlos, tan sólo un modelo, el más caro, permite ampliar al RAM, el resto, incluidos los portátiles, son de una pieza, los compras con unas especificaciones y no puedes ponerlos al día. Esto en los PCs sean de sobremesa o portátiles (aunque no todos) no és así y la abertura de su arquitectura permite actualizarlos.

Apple incorpora un mejor hardware casi siempre

El hardware de Apple, es más silencioso, pero eso ahora tampoco es cierto, en mi experiencia personal debo contar que llevo con un i5 hace más de un año a razón de unas 10 horas diarias y ni tan siquiera lo he abierto para limpiar ventiladores ni nada y es silencioso, muy silencioso. En portátiles pues también, aunque disfruté de un MacBook Air de 11″ del que me enamoré por completo ya que fue uno de los primeros portátiles con SSD que tuve y realmente el cambio de un disco duro tradicional a un disco sólido era como el de andar a volar, hoy en día cuento con varios PCs portátiles con SSD, un par de ellos son sin ventilador y claro, son silenciosos a más no poder.

Quedándome en portátiles voy a hablaros de la autonomía de uso, aquí si que Apple gana, yo no he conseguido que un portátil con Windows me dure más de 3,5H bajo ninguna circunstancia. Esta es hoy en día el único motivo real y diferencial del porque me plantearía el uso de un portátil Apple para llevarme como herramienta de trabajo en mis videojuegos.

A nivel gráfico, las pantallas donde Apple con su cacareada pantalla retina dio un gran golpe de efecto marketiniano no es superior en Apple, ojo, si lo es comparando un portátil como el Apple MacBook Pro Retina de 13″ que cuesta 1479 euros comparado con un portátil Windows con el mismo procesador y capacidad pero con una pantalla HD de 1366 x 768 píxeles que cuesta escasos 400 euros. Sí, la diferencia es de 1.000 euros.

Un Apple vale 1.000 euros más que un PC

No, no es cierto del todo, tenemos los Apple Macbook Air de 13″ por 1099 euros con pantallas de baja resolución, resolución HD, aunque hay rumores que pronto van a desaparecer, Apple ahora ya sólo vende el modelo de 13″ habiendo descatalogado el cómodo y super portátil por su reducido peso y tamaño de 11″ en favor de los nuevos, y caros Macbook de 12″ por 1.449 euros con pantalla retina, una pantalla que es un pelín más “resolutiva” que una FullHD, unos escasos 150 píxeles en el ancho.

Así que si cogemos un Macbook Air y le restamos los 400 euros que nos puede costar un PC portátil parejo en prestaciones, la diferencia es a lo sumo de 700 euros y no de 1000, si es que a veces peco de exagerado, con lo que vale un Mac sólo me puedo comprar dos PCs y no cuatro como había dicho antes, aunque si lo comparamos con el más nuevo Macbook de 12″ ya son 3, y si comparo con el portátil chino que calza la misma CPU un Intel m3 y que me salió por 350 euros… 1.449/4=4.14 uy! a ver si no iba tan mal.

Vale que la calidad de materiales de mi portátil chino no es de primera, y compararlo con la calidad y acabados del Apple sería un error. La calidad de acabados afecta en mi rendimiento, poco o nada te soy sincero. Pero acepto calidad como justificante de un mayor precio, eso sí no de una diferencia tan grande.

Mmm y si comparo ese Macbook de 12″ con una Microsoft Surface, la que no lleva el apellido de “Pro” y que usan la misma o muy parecida CPU, que tienen una pantalla similar en tamaño y resolución, ay no! que la del Surface es táctil y la del Mac no, además a mi Surface le quito la pantalla y tengo un cómodo tablet para navegar por la red, y que en definitiva la Surface vale unos 800 euros, es decir 649 euros menos que el mismo hardware en Apple.

Los videojuegos en Apple

Si te gusta jugar a videojuegos, Windows es la opción, es ridículo que los ordenadores Apple, me refiero a los portátiles, con lo que cuestan no equipen potentes gráficas. Tienes auténticos portátiles de gamer con Windows por 500-700 euros, los hay de 1200 sí, pero créeme que no hace falta tanto y si optas por un o de escritorio por unos 600 euros te puedes montar un avión.

Yo tengo uno de esos portátiles de gamer y no hay color, ni tan siquiera con la PS4, que es otra opción para jugar excelente aunque sus juegos son demasiado caros. Así que la opción del “tengo un Mac para trabajar y una PS4 para jugar” bueno… creo que algún compañero ha escrito por aquí un comparativo entre videoconsolas y PC. Yo también soy un gamer, tengo ambas plataformas PS4 y PC, y prefiero sin lugar a dudas, por precio, prestaciones y posibilidades el PC. Antes las PS2 y PS3 contaban con más títulos exclusivos, es decir, que los producía el propio fabricante de la videoconsola y únicamente para su sistema, pero hoy en día estos son menos, nos queda la saga Uncharted, God of War y pocos títulos más exclusivos e interesantes por los que comprar una PS4.

En Apple tienes juegos, sí, pero son pocos y no son especialmente títulos de renombre, así que no encontrarás por ejemplo un Call of Duty o un Project Cars, sólo juegos sencillos que no requieran una gran potencia gráfica.

La seguridad de los Apple

Esto es como todo, proporcional y exponencial, si sólo un 10 por ciento del conjunto de usuarios de un tipo de producto utiliza una determinada marca, sólo el 10% de los usuarios de ese tipo producto tendrán problemas con esa marca, el resto, el 90% que son 9 veces más tendrán problemas con la otra.

Si soy un hacker y quiero hacer daño con un virus siempre tendrá mayores posibilidades de éxito o una mayor repercusión si mi virus lo desarrollo para la plataforma que usa el 90%.

Además la apertura de su arquitectura hace que los cientos y cientos de fabricantes diferentes que fabrican un determinado chip o dispositivo para nuestro ordenador puedan a su vez desarrollar controladores específicos y esto requiere una mayor relajación de las políticas de seguridad.

Yo he sufrido virus en PC, hace años, muchos años, ataques hackers en Linux, actuales, y en Mac reconozco que nunca he sufrido graves problemas de seguridad, al menos en cuanto a datos se refiere, si que me ha petado una batería inflándose como un maguito de playa en el interior de un Macbook blanquito, sí que me ha estropeado la pantalla de un Macbook pro, pero no he perdido datos jamás. También eran otros tiempos en los que el uso de ordenadores Mac era más minoritario que ahora.

Hoy Windows 10, y llevo con él desde sus comienzos, no me ha dado ningún problema y eso que tengo instalado ningún tipo de antivirus, no se si será por su poderoso Windows Defender o porqué con los años uno se vuelve más cauto y seguro, pero esa razón, la de un Mac es más seguro, hoy también la destierro.

Conclusión

Apple, ponte las pilas. Vuelve a justificar el precio alto de tus equipos, de lo contrario no os valoraré como opción, y si ya por el motivo que sea ya no sabéis innovar, adecuad los precios a su coste real. Basta ya de engañar al usuario vendiendo tecnología común a precios desorbitados. Y por favor, volver a iluminar el logo en vuestros portátiles.