¿Cúal es el mejor mando para Windows el de Steam o el de la Xbox?

¡Por fin lo tengo! el mando Steam Controller me llegó hace escasos días comprado a través de la propia tienda de Steam, desgraciadamente a través de dicha tienda debes pagar unos carísimos costes de transportes, que son cercanos a los 20 euros. Aproveché una oferta para que el total puesto en casa me saliese a un precio más comedido.

Lástima que no miré si estaba disponible en Amazon ya que hasta hace muy poquitos días no se vendía a través de Amazon, ahí si que me hubiera salido mejor de precio con sus siempre reducidos precios en los portes. Toma nota,  el Steam Controller ya lo puedes comprar en Amazon y así ahorrarte los portes, tienes los enlaces más abajo.

A decir verdad aún habiendo disfrutado de todas las PlayStation los mandos de las Xbox, desde la original hasta la actual, para mi siempre me han parecido mucho mejores que los de Sony, quizá es porque tengo las manos bastante grandes, sí, soy algo manazas, pero yo creo que es por el diseño en general, ambos sticks analógicos se encuentran donde deben estar.

A lo que vamos, vamos a desembalar el Steam Controller y a compararlo con el que hasta ahora era para mi el mejor mando para jugar con el PC el de la Xbox One.


Características físicas del mando Steam Controller vs Xbox One

El diseño del Steam Controller realmente está muy conseguido, combina partes en negro mate con negro brillante, quizá estas partes en negro brillante se marcarán de huellas rápido, pero esto no es al menos para mi un problema, cada cierto tiempo le sacas brillo y andando.

El color eso sí sólo está disponible en negro, no puedes elegir otro color como si puedes hacerlo en el mando de la Xbox One, me imagino este mando Steam Controller en otros colores, como el blanco o el dorado y  creo que tendría “su que”.

A nivel de pesos y tamaños os diré que es prácticamente como el de mando de Xbox One, aquí ha habido una clara inspiración, eso lo tengo claro. En mano el peso resulta algo inferior Xbox One aunque no es un mando ligero, como viene siendo de costumbre en inalámbricos “a pilas”, ya que estas añaden un peso al conjunto.

El tamaño es casi idéntico al del mando de la Xbox One, tan sólo sus forma difieren mínimamente.

Los botones XYBA tienen la misma disposición en ambos mandos pero en el Steam Controller son claramente más pequeños, aquí prefiero los de la Xbox One ya que mis dedos son gordos, y el dedo gordo aún más 😛

Los gatillos, los LT y RT no están mal de tacto aunque ceden con facilidad y por tanto son escasamente dosificables en el Steam Controller, aquí ganan por goleada los gatillos de la Xbox One y en cuanto a los frontales superiores, los LB y RB son de muy mala calidad en el Steam Controller, no me gusta en absoluto el ruido que producen.

En la parte inferior el Steam Controller tiene unas levas que replican los botones frontales de gatillo que el mando de Xbox One no tiene. Por su posición y sensibilidad no me han convencido, estaba esperanzado que para juegos de coche serían el cambio de marchas anual, pero no ha sido así para nada.

En cuanto a botoneras de momento gana claramente el mando de Xbox One, aunque ojo, quizá es por la falta de costumbre con este nuevo mando, así que dejemos un margen de unos días en los que os daré una impresión más detallada y ya sobre algunos juegos concretos una vez tenga más horas de juego acumuladas con el Steam Controller.

Ahora vamos a la zonas táctiles y el stick analógico… como sustituto de esos sistemas creo que son el camino, quizá falten ajustes a nivel del controlador, de los propios juegos o sencillamente una nueva versión del mando que nos llegue de aquí a un tiempo, pero el recurrir a las zonas táctiles y mezclarlas con mecanismos más mecánicos creo que es el camino.

El stick analógico izquierdo, la palanca con el que solemos mover a nuestro personaje en la mayoría de videojuegos es perfecto, tal y como también lo es el del mando de la Xbox One. Aquí tenemos un claro empate. Ahora es cuando el Steam Controller va a destacar.

La cruceta digital del Steam Controller funciona de forma muy correcta, quizá el sonido del clic me saca un poco de quicio, es demasiado sonoro, el de la Xbox One no hace nada de ruido. En un juego de lucha puede resultar insufrible… pero si el juego es compatible con la “no pulsación” ya que en sí es una superficie táctil, la velocidad con la que podrás realizar combos y desplazarte será sencillamente incomparable, muy por encima de la velocidad que te permitirá el mando de Microsoft.

La superficie táctil derecha que emulará el ratón y hará las veces de stick derecho te resultará muy rara de usar al principio, pero créeme que con juegos compatibles de forma nativa con esta función, este tipo de botón o stick le irá como anillo al dedo, tengo claro que será el futuro pues me imagino el uso de esta mando bajo juegos VR y desde luego dará más la talla que el mando de Microsoft.

El force feedback del Steam Controller… escaso… para mi que me gusta que el mismo sea fuerte, sobretodo en los juegos de conducción y el del Steam Controller me ha resultado un force feedback algo escaso la verdad, podría decirte que cumple, poco más.

Hablando de force feedback señalo que el mando de Steam tiene también una respuesta con efecto háptico que es una señal de vibración de menor intensidad localizada en la cruceta digital que es a su vez táctil, como la zona táctil derecha.

La pilas ¿por qué no son baterías recargables de litio en el Steam Controller? si no pilas de 1,5 V típicas AA. Claramente esto es un atraso y el mando de la Xbox One lo resuelve mucho mejor con sus baterías recargables via microUSB.

El receptor del Steam Controller, me refiero al dongle o mochilita USB que deberás conectar a tu PC para poder jugar con el Steam Controller, lo mismo que deberías hacer para jugar con el Xbox One inalámbrico, gana por goleada ya que su tamaño es muy reducido comparado con el tocho de receptor USB que calza el mando de Xbox, y que por su excesivo tamao te puede llegar a tapar parcialmente los puertos USB próximos al que lo conectes, inhabilitándolos para el uso, sobre todo si se trata de un ordenador portátil. El receptor USB del Steam Controller debería ser el ejemplo a seguir en cuanto a tamaño ya que no tiene ni 3 cm de largo y su calidad de recepción es igual o mejor que la del de Xbox.

Configurar el Steam Controller


La configuración del mando en Windows 10 es sencillísima, incluso mejor que la del mando de Microsoft. Tan sólo deberás conectar el pequeñísimo dongle al PC y rápidamente es reconocido por el sistema, no tarda ni 1 segundo en reconocerlo e instalar los drivers de forma automática no le tomará ni 20 segundos. No hará falta reiniciar ni nada tal y como últimamente ya es de costumbre en Windows 10.

Al momento de hacerlo me saltó un aviso de que había disponible un firmware nuevo para el mando, cosa que me extrañó, jamás había visto que un mando tuviese un firmware actualizable, genial, pues esto seguro que solucionará posibles problemas detectados a posteriori y que serán corregidos con mayores garantías.

Para enlazar el dongle con el mando no hace falta tampoco nada especial, a diferencia del mando de Xbox One for Windows que tienes un pulsador en el dongle y otro en el mando para que estos se sincronicen con el Steam Controller no hará falta esta operación. Tan sólo deberás lanzar Steam en tu PC y proceder a encender el mando con una pulsación larga sobre el botón con el logo de Valve que tiene el mando, sonará un pitido en el propio mando y a jugar.

La integración con la interfaz de Steam es excelente en el modo Big Picture, está claro que es el compañero, perfecto o casi perfecto para que uses el Steam Link y puedas jugar a toda tu biblioteca de juegos desde el comedor o salón.

Observarás también que el mando funciona en Windows 10, el panel táctil izquierdo hará las funciones de cursor y el derecho de movimiento del ratón, curioso aunque no creo que esa peculiaridad nos sirva para mucha cosa.

Jugando con el Steam Controller

Las primeras horas son raras, muy raras. Muchos juegos requieren que te bajes una especie de perfil para el mando son como unos mods que van lanzando otros jugadores de la comunidad de Steam.

El funcionamiento de estos perfiles como casi todo lo nuevo requiere que te fijes y detengas a leer un poco los mensajes y opciones que figuran en pantalla. La mayoría de nosotros antes pantallas de texto o explicaciones no leemos, realmente nos hemos puesto a jugar y no a leer, que también tiene su que, ¿no amigo lector?

A lo que íbamos, en esas pantallas del perfil te dicen, entre otras cosas las horas  de juego que acumula cada configuración por la comunidad de usuarios, así que a mayor número de horas acumuladas mayores posibilidades de que la configuración para dicho control esté bien perfilada. Una vez la descargas la debes aplicar, eso es un poco tonto, si te la bajas debería aplicarse por defecto en fin, poco a poco mejorará o incluso si el juego dispone de un perfil muy destacado sobre el resto de perfiles el software entenderá que es el idóneo y no preguntará y lo aplicará a menos que estés en un posible modo de “configuración pro”.

Es compatible con bastantes juegos si bien adolece de que el panel táctil derecho se queda corto, ese panel que sustituye al stick analógico derecho de un mando como el de la Xbox One y con el que solemos mover la vista dentro de los juegos. Digo que se queda corto porque con demasiados juegos o bien es lento, o impreciso o insuficiente, es decir, que yendo a un extremo del panel no es suficiente y debemos volver a desplazar el dedo nuevamente… acabaremos acariciando el mando como si fuera un dulce gatito para poder ver nuestro alrededor como si se moviésemos la añorada palanca analógica derecha… y es que ¿ves? ya la estoy echando en falta. Sniff. El resto de superficies es correcto pero no excepcional, los botones XYBA quizá algo pequeños, pero suficientes casi siempre, los gatillos son algo ortopédicos, suenan demasiado y las levas bajo el mando, ubicadas en la tapa de las pilas, son… horribles, las tocarás sin querer una y otra vez, deberían ser más duras a la pulsación para que no se accionasen accidentalmente.

Ahora bien… debo confesar que aunque dista mucho de ser el mando perfecto la experiencia me está gustando, conforme acumulo horas de juego cada vez me gusta mas, hay que reconocer que es innovador. Quizá el hype nos los vendía como el mando que venía a solucionar el hueco existente entre los mandos tipo Xbox 360 o Xbox One y el ratón, por ejemplo para juegos de estrategia, ya que su zona táctil casi todos la veíamos como si fuese un típico touchpad o panel táctil de un ordenador portátil. Nos auto engañamos, se parece a un touchpad pero no lo és y sobretodo, ¿Has jugado a algún juego de estrategia con un touchpad de portátil? Yo sí y te garantizo que la experiencia no es que sea muy buena, por tanto, no cubre ese “hueco” para hacer todos los juegos de PC suficiéntemente jugables desde nuestro nuevo y flamante Steam Controller.

Lástima porque yo me veía jugando a los Age Of Empires y los Diablo en el salón de casa vía Steam Link y Steam Controller.

A mejorar en el Steam Controller

El sonido que hace la cruceta izquierda al pulsar es horrible, se oye demasiado esto puede incomodarte cuando quieres jugar de forma algo anónima, ese sonido te delatará, y tendrás el “ya está jugando otra vez”

La cruceta derecha, la táctil a veces molesta con su feedback háptico, por ejemplo en Wolfenstein a veces que quieres avanzar en silencio al rotar la cámara sientes el sonido de la vibración y aunque no influye en romper tu sigilo en el juego si que lo hace en el mundo real y como mínimo choca.

El dongle o mochilita para poder jugar de forma inalámbrica es de un tamaño muy pequeño, esto me gusta, pues el de la Xbox One es realmente un tocho bastante grande y cuando marchas de vacaciones el tamaño importa.

Las levas de la parte inferior del mando a veces son pulsadas de forma involuntaria, esto dependiendo del juego puede ser realmente un problema.

Los botones XYBA… están en su correcto orden, pero muchas veces que quiero apretar el botón (A) acabo pulsando el (B) y esto amigo significa salir muchas veces

Pilas en el siglo XXI..

Que puedas ajustar el tiempo que el mando entre en reposo, y si no se puede que alarguen algo el tiempo por defecto que tarda el mando en entrar en reposo.

Conclusión

Bueno… a menos que los juegos en los que le sacas provecho sean nativamente compatibles quizá será mejor que te compres un mando de Xbox One inalámbrico para Windows, o al menos eso pienso durante estos primeros días de uso.

¿Qué no sabes dónde comprarlo?… pues utiliza estos enlaces y así de paso nos das una ayudita, puedes comprar el mando con el receptor, un pack disponible únicamente en color negro, o si lo prefieres en otro color puedes optar un mando blanco oficial sin receptor y el receptor a parte, dale un vistazo a los siguientes enlaces de Amazon:

2 thoughts on “¿Cúal es el mejor mando para Windows el de Steam o el de la Xbox?

Los comentarios están cerrados.