¿Merece la pena comprarse un reloj smartwatch?

Francamente creo que un smartwatch no merece la pena, al menos aún por el momento, si bien esto lo pienso desde hace ya un par de años.

Esta es mi verdad, tras usar un smartwach durante casi dos años una de las primeras versiones que lanzaron al mercado, el primer LG Watch y que por suerte han ido actualizando con las diferentes versiones de Android Wear que han aparecido. Cabe decir que el reloj nunca me ha presentado problemas y tras cambiarle la correa por una más moderna y cómoda me resulta un gadget muy atractivo.

Los smartwatch son simplemente una segunda pantalla para tu móvil, algo limitada aunque a su favor diré que es un pantalla más accesible al tenerla en tu muñeca y no en tu bolsillo y por tanto prácticamente siempre a la vista.

Pero que, en definitiva, son un gadget totalmente prescindible, eso sí, su utilidad real en mayor o menor grado siempre dependerá de cada persona resultando más “útil” sobretodo si recibes muchas notificaciones durante tu día a día y si te permiten o no en el trabajo o en la escuela consultar el móvil.

Hasta ahí las primeras impresiones que yo le veo a este tipo de dispositivos, si quieres saber más, sigue leyendo amigo.

Con un smartwatch en tu muñeca evitarás tener sacar el móvil del bolsillo a cada notificación que recibas, serás menos irruptivo con las personas que estén a tu lado. Si bien, esta consulta de notificaciones en el reloj no es todo lo satisfactoria que se desearía. El escaso tamaño de la pantalla limitará que los textos se visualicen de forma completa, más aún cuando tienes varias notificaciones de una misma app, por ejemplo de WhatsApp. Al final es más bien una limitada previsualización de una parte del mensaje recibido.

Aunque probablemente esto te salvará de tener que sacar el móvil del bolsillo, desbloquearlo y que todo tu entorno vea que estás consultando el móvil, en cambio, consultar el reloj, sobretodo si no interactúas con su pantalla, es mucho más natural y mucho menos intrusivo para tu entorno.

Quiero recalcar que si bien mi experiencia es únicamente con relojes Android Wear y no con los iWatch de Apple. Ambos tipos de relojes son más o menos lo mismo, con algunos pequeñas diferencias, y no te proveen de unas utilidades o aplicaciones diferenciadas entre ellos, ofrecen lo mismo aunque con diferentes interfícies.

También encontrás Smartwach del fabricante Xiaomi, en su día hicimos un artículo que puedes leer aquí: > Relojes de Xiaomi <

Así que vamos a enumerar algunas de las ventajas y desventajas del uso de un SmartWatch tras casi un par de años de uso, sí dos años, porque esta tecnología no es tan nueva como parece.

Ventajas de usar un smartwatch

Como hemos comentado, el uso de un smartwatch será menos irruptivo con tu entorno, podrás previsualizar las notificaciones de WhatsApp y no tener que desbloquear el teléfono cada vez que recibas un mensajito en tus grupos de WhatsApp.

Aunque parezca del todo increíble para un reloj (modo ironía ON) podrás consultar la hora con tan sólo girar tu muñeca, se acabó el tener que desbloquear el móvil, en ocasiones hasta dos veces, para conocer la hora con tu teléfono, porque si eres como muchos, entre ellos yo, hará muchos años que dejaste de llevar reloj. Sí, dos veces, porqué quien no ha ido a consultar la hora en su teléfono móvil, y tras desbloquearlo, y guardarlo ha dicho, leche! que al final no he mirado la hora.

La tercera ventaja derivada de no tener que desbloquear el teléfono es el posible ahorro de energía que obtendremos al no desbloquear el teléfono para leer las notificaciones irrelevantes. El desbloqueo implica siempre que la pantalla del móvil se encienda y el uso de la pantalla aunque sea durante un breve periodo de tiempo es una de las actividades que más batería consume si bien no se hasta que punto compensará el gasto de tener el bluetooth todo el día activado para que se sincronice con el reloj.

Te permite dar órdenes de voz al móvil si bien muchas de ellas se acabarán ejecutando en el móvil y deberás finalmente desbloquear el teléfono móvil, pero en definitiva esto suele ser una ventaja por ejemplo “Pon una alarma dentro de 5 minutos”

Para los deportista abren una nueva categoría de utilidad ya que permiten medir los pasos, incluso algunos de los modelos permiten grabar el ritmo cardíaco durante nuestra actividad deportiva.

Como todo accesorio o adorno que el ser humano se vista, véase pulseras, collares, pendientes o reloj sirve para demostrar determinado status social o como mínimo el uso de un smartwatch te conferirá sin lugar a dudas un halo de modernidad.

Habrá otras muchas ventajas de uso del smartwatch, cada uno podrá encontrar las suyas, pero eso ya será algo más personal que generalizado así que veamos también la otra cara del uso de estos dispositivos.

Desventajas de usar un smartwatch

Realmente no aportan mucha cosa más que lo comentado anteriormente y esa es quizá su mayor crítica pues su coste raramente baja de los 100 euros.

Por otro lado te va a consumir más la batería del teléfono al precisar que esté activada la conexión bluetooth de tu móvil. Aunque hoy en dia este tipo de conexiones ya no consumen tanto, ten presente que quizá la diferencia de estar con el activado o no desde las 8 de la mañana hasta las 20:00H puede ser de que la batería te dure entre 1 y 2 horas menos. Todo dependerá de tu modelo de móvil y de la batería que equipe.

Tendrás otro dispositivo más a cargar durante las noches, aunque depende del modelo de smartwatch esta carga se necesitará cada dos o tres días. Así que ves buscando otro enchufe y ten a mano otro cargador. Aunque esto no es cierto del todo y probablemente puedas compartir el enchufe y cargador de tu teléfono móvil, pero entonces con lo tragones que son algo empezaremos a tener que dar prioridades de que cargar primero como, ¿primero el móvil o el smartwatch? ¿primero fue el huevo o la gallina?

Si bien hemos enfocado el smartwatch también como una ventaja en lo deportivo deberemos tener presente que al hacer deporte sudamos y dependiendo del tipo de correa de nuestro reloj podríamos estropearla. Si nos caemos podríamos estropear un dispositivo de ciento y pico euros, en el gimnasio deberemos dejarlo en la taquilla con la intranquilidad ante el robo además que tenemos otras soluciones medidoras como las pulseras de actividad más económicas y adaptadas a la práctica del deporte.

Conclusión

Si usas poco el móvil, un smartwatch no te interesa, realmente aporta poco, tan sólo que hace el uso del móvil no tan irruptivo, así que observa las caras de tus compañeros, amigos y familiares cuando estás consultando el móvil compulsívamente mientras charlas con ellos, mientras comes, etc. Si estas caras son de agravio entonces eres el perfecto candidato a volver a la era del reloj. Relojízate pues.