¿Qué móvil regalar a un niño, y a un adolescente, y a un abuelo?

¿Qué móvil regalar dependiendo de la edad?

Regalar un móvil a una persona querida es regalar algo valioso, y no sólo porque su coste que siempre pasa de los 70 euros incluso en los modelos más básicos, si no por su alto valor personal, con el nos comunicaremos con amigos, familiares, con él compraremos productos en Amazon a través de la app, nos llevará a lugares recónditos, poblaciones, restaurantes, gracias a su GPS y además en él guardaremos las fotos que iremos haciendo con nuestro dispositivo.

En el momento de comprar un teléfono móvil cada persona puede tener unas preferencias u otras en cuanto a marcas, bien por la experiencia acumulada con teléfonos anteriores de la misma marca o por la constante invasión publicitaria a la que nos someten las grandes marcas como Apple o Samsung. Pero fuera de esas dos marcas cuyos astronómicos beneficios les permiten salir en TV, existen otra multitud de otras marcas que no por no estar tan presentes en los medios son de inferior calidad.

Por ello en este artículo, que cuando empecé a escribirlo se titulaba “Los móviles y las edades” y ahora me lo han cambiado (maldito responsable de corrección de estilos) vamos a tratar de valorar teléfonos móviles pero desde una óptica diferente, para mi, más eficiente que el de la propia marca, esta es la franja de edad de aquel que le queremos regalar un móvil.

Sí, la franja de edad de la persona que va a recibir el regalo es un factor determinante, que para mi que conlleva un mayor acierto y éxito en el regalo pues a cada franja le irá bien un dispositivo u otro, por encima de que este sea Apple o Samsung.

Veamos tras el salto las diferentes franjas de edades que planteo.

Franja de edad infantil de 0 a 6 años

En esta primera franja de edad el teléfono que podemos regalar deberá ser un juguete, nunca un teléfono al uso, los niños con esa edad no tienen la posibilidad de discriminar ciertos inputs de la misma forma que un niño mayor de 6 edad y por tanto debemos protegerlos y promocionar al máximo el goce que les puede dar el juego con elementos más simples de forma que ejerciten su creatividad e imaginación.

Franja de edad infantil de 6 a 12 años

En esta segunda franja de usuarios de telefonía móvil hasta los 12 años de edad, los niños probablemente ya nos pidan nuestro teléfono móvil para jugar, papa, mama, déjame el móvil, serán frases frecuentes. Al principio te podrás resistir pero luego tras comprobar lo eficaz de “la medicina”, pues será dejarle el móvil y dejar de escuchar al niño durante un buen rato, sumado a los constantes días en que el niño tras salir del colegio te venga conque si sus amigos de la escuela ya tienen su primer móvil, y que el no lo tiene aún seguro que acabará convirtiéndose en un regalo al poco tiempo.

Si bien en esta franja de edad deberás tener presente que los niños aún no son tan exigentes con la calidad y el nivel prestacional del teléfono móvil, pues ni los videojuegos ni el nivel de calidad de sus cámaras precisará de un dispositivo avanzado. También deberás valorar que en su mayoría muchos tendrán como su primer teléfono móvil alguno de los móviles viejos de sus padres, es decir cuando el papa o la mama se cambien de móvil cederán este teléfono “viejo” a su hijos. Esta es una práctica que aconsejo, así los niños se acostumbran al que no todo es nuevo, ya que esas actitudes creo que en el futuro harán mella en la real valoración de las cosas y objetos con los que son obsequiados, recuerda que después del teléfono móvil, transcurridos unos años, en el siguiente regalo puede ser un coche.

Franja de edad de 12 a 20 años, los Power Users

Esta es la franja de edad más difícil y más cara para regalar, son niños o mini adultos pero con necesidades avanzadas, sus juegos tienen gráficos a la última y eso requiere una potencia superior además de que sus fotos se publican sí o sí en las redes sociales y claro, estas tienen que tener calidad pues en esas edades por norma general existe una imperiosa necesidad de un reconocimiento social. Sus móviles son representantes de su nivel social, a mejor móvil o a móvil más caro creerán obtener a cambio un mayor prestigio, se que esto en la realidad no es así y que deben ser sus actos los que los “prestigien”, pero intenta explicarle esto a un adolescente y que este te tome en serio, imposible.

Establezco que la vida más o menos útil de un teléfono móvil para esta franja de usuarios avanzados será aproximadamente de un año, máxime dos. No te lleves las manos a la cabeza como “padre” o “familiar” comprador, ya se que es poco tiempo, lo se, pero es que el avance constante y relativo a las prestaciones del móvil es tal, que cada año o dos, prácticamente se dobla la potencia de los mismos. Cuando me refiero a potencia me refiero a sus capacidades como “consolas de videojuegos”, es decir, un teléfono móvil con dos años o más se quedará corto en cuanto a capacidades gráficas y potencia de su procesador para poder jugar a un juego acabado de salir al mercado. El juego no tendrá suficiente fluidez gráfica para ser jugado, además el uso de juegos es el que más desgasta la batería y probablemente un teléfono móvil de un usuario “power user” en un año tendrá una batería con una pérdida de duración notable, no llegando al final del día a poco que se use.

En esta franja de “power user” encontrarás a los adolescentes que además de un nivel prestacional alto exigirán reconocimiento social entre los suyos y el teléfono móvil, desgraciadamente, se ha acabado articulando como un elemento diferencial de poder, de estatus social, pero con los pies en el suelo deberías considerar si tu nivel económico te permite regalar a tu hijo hija o familiar un teléfono móvil por encima de los 500 euros, que es lo que cuesta como mínimo un teléfono de alta gama, valorándolo contando con préstamos y financiaciones. A mi cálculos simples me dicen que para la mayoría esto no es posible aún así veo a multitud de jóvenes de esa franja de edad en el transporte público con móviles de alta gama en la mano. Nosotros desde tiroriro te proponemos una serie de teléfonos móviles de fabricante de segunda línea, que no serán tan reconocidos como los Apple y Samsung de turno pero que te ofrecen un nivel prestacional sensacional, apto para el uso de la mayoría de videojuegos pero por menos de los 200 euros a los que hacemos referencia en el titular de este artículos.

Franja de edad de 21 a 35 años

Los denominados millenials que por tener otro nombre más específico no dejarán de ser en la práctica unos power users pero que quizá cuenten con un enfoque eminentemente más práctico, ya que por su edad algunos, aunque menos de los deseados, ya estarán en plena emancipación o apogeo laboral así que destinarán más su dinero a aquello que realmente les haga falta. Diferirá por tanto si los mismos viven aún en casa de sus padres y no deben afrontar gastos típicos de vivienda, servicios básicos y alimentación o si estos ya se encuentran independizados. Los primeros dispondrás de mayor “cash” y sin lugar a dudas abogarán por teléfonos de alta gama, consiguiendo disponer gracias a ellos de un mayor reconomiento social entre su club de amigos y serán a los que un teléfono móvil entre los 100 y 200 euros no les llene en absoluto, necesitando, ejem, teléfonos de no menos de 500 euros.

Para el resto de usuarios, ese pequeño grupo de millenials emancipados, un teléfono con prestaciones medias suficiente ara echar algunas partidas ocasionales y tomar unas fotos en una gama de precios de 100 a 300 euros será más que suficiente porque seguro que no llegarán a final de mes tan holgados como los que no tienen que hacer frente a un alquiler o a los pagos de diferentes servicios básicos y no tan básicos como el gimnasio y Netfix.

Franja de edad de 35 a 45 años

Continuamos por la siguiente franja de edad, la de los usuarios de 25 a 55 años. Probablemente el receptor de tu regalo de esa franja no es de los que juegan con el teléfono móvil a todas horas pero si que por ejemplo lo utilizará en todos sus viajes y celebraciones como cámara de fotos también precisará de una renovación constante de su teléfono, eso sí, algo más holgada que la de los más jugones. Digamos que para este tipo de usuario la franja de renovación la podemos ubicar entre entre los 2 o 3 años desde la compra del último teléfono móvil.

Las calidades en cuanto a resoluciones de fotografía, capacidades de enfoque rápido, o incorporación de sistemas de doble óptica mejora constantemente pero no al mismo ritmo que las puramente prestacionales de microprocesador y rendimiento gráfico por lo que podemos relajar el ritmo de renovación del teléfono móvil para esa franja de los 25-55 años a un teléfono móvil nuevo cada 3 años.

Franja de edad de 45 a 55 años

En este segmento también tendremos notables diferencias, existirá el que adopte con mayor entusiasmo las nuevas tecnologías pues muchos de estos usuarios adoptaron en su día la irrupción de los primeros ordenadores personales. También algunos de los componentes de esta franja de edad no llegaron a interesarse por ellos por diferentes motivos, quizá su trabajo o motivación se aleja mucho de la que proporcionan los bienes electrónicos y ahora se encuentren con un smartphone en sus bolsillos más por una especie de obligación ante la rareza que por una necesidad propia.

Para todos ellos un móvil dentro de dicha franja de precio será más que suficiente para sus necesidades diarias.

Franja de edad de 55 a 100 y pico años

En relación al segmento de las personas mayores, aquí la renovación del terminal se estanca mucho más, y no sólo porque por norma general las personas mayores no adopten nuevas tecnologías con la emoción y motivación de otras franjas de edad si no porque ni precisan reconocimiento social alguno ni ven en la sobreinformación una necesidad acuciante como el resto de franjas, total, si han vivido durante decenas y decenas de años sin un smartphone, ahora ¿se van a tener que complicar la vida mirando a esas pequeñas pantallas?