Portada » Series Películas y TV » Netflix barato
Netflix barato

Netflix barato

Netflix dejó de ser barato y ahora lo ha pagado con una pérdida del 0,09% de sus suscriptores, no es un descalabro en teoría, pero puede indicar una tendencia, tanto es así que su cotización bursátil se ha desplomado, amplificando esa pérdida de usuarios en su valoración en el mercado.

La acción ha caído en un sólo día más de un 35% tras conocerse la noticia de la pérdida de suscriptores.

Los motivos tras la pérdida de usuarios pueden ser diversos, desde la compartición de cuenta, que afecta a casi la mitad de su cartera de usuarios y hace que las suscripciones caigan, a la escasez de nuevos contenidos producidos por causa de la larga pandemia, a la aparición de una cada vez más fuerte competencia y sobre todo a su precio y las constantes subidas a las que lo han sometido en los últimos años, ya que en muchos consumidores sólo cabe en su mente un Netflix barato.

Recuerdo que Netflix comenzó con una política de precios asequible, muchos usuarios incluso abandonaron las páginas para ver pelis y series piratas así como las páginas descargas de series y películas como dontorrent y elitedivx para pasarse a la plataforma de streaming de pago de moda, Netflix.

El Netflix barato en España

Los chicos de Netflix fueron los primeros en hacer llegar a todos el streaming a un precio razonable y con un gran catálogo de series y películas. España fue uno de sus primeros mercados.

Mucha calidad y cantidad a un precio asequible fueron el caballo de batalla para vencer a la piratería, y de paso a las a operadoras telefónicas de turno como Movistar que tenían un catálogo propio de contenidos pero a unos precios desorbitados.

Gracias a este equilibrio entre cantidad, calidad y sobre todo gracias a lo barato de Netflix en sus inicios, triunfaron alzándose con la más alta cuota registrada de suscripciones, sobrepasando los 200 millones de usuarios en todo el planeta.

La competencia de Netflix

Como en cualquier otro sector, visto el negocio y la cantidad de suscriptores contentos que conseguía Netflix, aparecieron otras empresas que se fijaron en su modelo de negocio y decidieron copiarlo sin demasiadas contemplaciones.

Tampoco es que el modelo de negocio de Netflix fuese genuino, único e innovador, si no que llegó el primero a gran escala y supo combinar diferentes aciertos. Todo ello junto a una evidente falta de competencia real ha conformado en poco tiempo su éxito.

Amazon, conocedora de primera mano del éxito de las suscripciones y poseedora de una infrastructura técnica increíble, cabe señalar que el streaming de datos de Netflix sale de servidores de Amazon, el denominado Amazon cloud o AWS, pensó que sería buena idea, regalar una suscripción a un canal de vídeo digital con la contratación de su servicios de envío Prime Video, y poco a poco, a base de ampliar su catálogo de contenidos en cuanto a series y películas para streaming se ha ido convirtiendo en una seria amenaza para Netflix.

La estrategia de Disney ha sido otra, la de aprovechar su contenido para los más pequeños de la casa combinado con alguna fórmula ganadora para los adultos, como fue hacerse con los derechos de StarWars.

El resto, como HBOmax se basa en una estrategia parecida a la de Netflix pero donde de alguna forma han logrado confeccionar una amalgama de series y películas más exclusivas, no de un gran vasto público. En HBO encontrarás series más de culto, o al menos no tan mundanas y pasajeras como las que puedes ver en Netflix.

Parece que de entrada todas son como mínimo un 40% más barata en sus suscripciones respecto a Netflix, y eso, aunque sobre el papel no sea del todo real, en la práctica lo es y es algo que no se puede permitir casi ninguna compañía.

El éxito no es para siempre

Aún habiendo definido tan gran estrategia de éxito en Netflix, parece que no han sabido prolongar ese éxito en el tiempo, y es que ahora, en lo que llevamos de 2022 llevan perdidos más de 200.000 usuarios, y eso amigo, es una gran cantidad de dinero, hablo de cerca de 2 millones de euros mensuales que a la postre serán más de 25 millones al año.

Netflix tiene más de 222 millones de usuarios en la actualidad, por lo que realmente perder 200.000 no es una gran parte, ya que en todo caso estos 200.000 usuarios representa un 0,09% del total de suscriptores.

A pesar de ser un número pequeño el reciente anuncio de dicha pérdida ha provocado que la cotización bursátil de la compañía, que ya estaba bastante tocada, se haya desplomado hasta un 27% antes de la apertura del mercado americano, para alcanzar un 36% de caída tras la apertura del Nasdaq, donde cotiza.

Cierto es que tenemos una clara sobre reacción que en unos días o semana se debería revertir y que a buen seguro muchos inversores lo verán como una gran oportunidad de compra, ya que su revaloración debería aportar no menos de un crecimiento de un +20% antes de finalizar el año, si no más.

No obstante me parece patético que sus mandamases no hayan movido un sólo dedo en la dirección correcta para contener a sus usuarios. Incluso han pecado de prepotencia y orgullo.

Y lo han hecho hasta escasos días de presentar los resultados bursátiles del primer trimestre y con ello sacar a la luz los malos números que podrían convertirse en tendencia.

Subir el precio fue muy mala idea

Uno de los grandes fallos que ha cometido Netflix es sin lugar a dudas la subida de la cuota mensual a sus usuarios, y no es ni mucho menos la primera vez que lo hace.

Esta desacertada decisión no se de quién vendría, pero desde luego deberían de rodar cabezas dentro de la compañía.

Ante una situación adversa, como ha sido la economía familiar en tiempos de pandemia, donde se combinaban los ERTOS y ERES uno tenía mucho tiempo para estar en casa y ver series, sí, pero con un futuro incierto no gusta nada que te suban los precios.

Los precios de Netflix para empezar son complejos, se componen de 3 tipos de cuotas, en lugar de una como en su competencia.

Además parece que a Netflix sólo le interese destacar las dos tarifas más caras, siendo la estándar de 12,99 euros mensuales, contra los 8,99 euros en tarifa única de su competencia, tanto HBO max como Disney, compararlo con Amazon, con Prime Video, mejor ni hacerlo pues es semi gratuita.

Esto es un diferencia de 4 euros, Netflix es un 40% más cara que su competencia.

Además en Netflix no sólo son caros si no que provocan una sensación de eterna subida de precios, ya que precisamente han subido ya por dos veces en un mismo año, lo que es ya de por si un despropósito.

En junio de 2021 la tarifa estándar subió de 10,99 a 11,99, a finales de octubre anunció que dicha tarifa pasaría a los 12,99, esta subida es en términos porcentuales cercana al 20% de incremento anual, un precio muy fuera de mercado.

Con la tarifa Premium que costaba 13,99 la subió a 15,99 en junio par dejarla en unos desmesurados 17,99 en octubre.

La única que se mantiene es la «Básica» que tien un coste de 7,99 euros. Y que es con la que podrían competir y recuperar usuarios, pero no la potencian.

La competencia de Netflix crece y crece

Además, Netflix en estos dos últimos años está contando con una competencia cada vez mayor, HBOmax, Disney Plus, Prime Vídeo, Filmin y otra que le ha supuesto un constante goteo de usuarios hacia esas plataformas.

Este goteo es debido a varios factores, desde el hastío, el de alguna forma acabarte el catálogo acorde con tus preferencias, a las series exclusivas de otras plataformas, como Juego de Tronos, a la orientación más para niños de Disney Plus o a la semi-gratuidad de servicios como Prime Vídeo.

A todo esto, HBO Max se presentó en Españá la misma semana de la última subida de precios de Netflix, pero con un precio muy inferior, de 8,99 euros, y con títulos de la mano como Dune o The Matrix y la que va a ser la precuela de la serie de series, Juego de Tronos, que llevará el nombre de La Casa del Dragon.

Creo que en Netflix no son muy listos.

Así que lo de subir los precios, cuando no presentas nada nuevo ni de importancia, y ya estás perdiendo clientes es desde luego un acto alocado y un completo sin sentido.

¿Por qué seguir pagando Netflix?

Según la suscripción son más de 150 euros al mes, y al final te das cuenta de que o bien ves series por inercia, de esas que no te enganchan o ves series que enganchan pero te das cuenta de que no hay tiempo para ver tantas series ni tantas películas.

Muchos usuarios al final piensan, pero si no tengo tiempo para ver todo lo que quiero, ¿por qué voy a continuar pagando Netflix?

Está claro que en la vida hay muchas cosas que hacer y cada vez te queda menos tiempo libre durante la semana, y en muchas ocasiones no nos queda tiempo para disfrutar tanto como antes de películas y series.

Está el fin de semana, sí, pero tras un par de años de encierro o semi encierro causado por la pandemia, la gente, llegado el fin de semana, tiene ganas de salir de casa.

A ese pensamiento hay que añadirle, un… pero si además ya tengo Prime Vídeo, que se incluye con la suscripción a Amazon, que es mucho más barata que Netflix, y es que además tienen ya un catálogo más que respetable… ¿Por qué voy a seguir pagando Netflix?

Podemos seguir sumando aquellos que tienen críos pequeños en casa y para los que Netflix no resulta un verdadero aliciente, demasiada violencia y pocos contenidos adaptados para los niños.

Su catálogo en ese aspecto no es ni de lejos el que por ejemplo luce en Disney Plus, así que si al final Disney entretiene a los niños, y con ello libera a los adultos, pues resultará casi mejor solución quedarse en Disney que cuesta sólo 8,99 euros y prescindir de Netflix.

Sí, porque además Disney tiene StarWars en películas y ya varios spin offs hechos series sobre el universo starwars, además de contenidos de Marvel.

Por si fuera poco llegamos a los que de alguna forma hemos visto tantas y tantas series que llega un momento de colapso, de necesidad de salir del bucle, y que decidimos liberarnos un tiempo de ese compromiso que adquirimos, de ver Netflix porque lo pagamos.

Ese pensamiento acaba llegando sobre todo cuando acabas una serie con la que te has sentido arropado noche tras noche hasta casi imaginar que esos personajes son parte de tu entorno, y de repente no hay más temporada, te quedas huérfano, y te lanzas a buscar en un catálogo que te das cuenta que ya no es tan grande, buscas por la red recomendaciones de series, como las que lanzamos aquí en qué series ver, y finalmente ves que muchas de estas series recomendadas no están en Netflix.

Compartir cuenta de Netflix era una solución

Seguro que habrás oído hablar en multitud de ocasiones la existencia de lo que se denominan cuentas compartidas, y es que a menos que vivas en un lugar aislado seguro que algún familiar tuyo tiene Netflix a medias con el vecino, o con un familiar, de forma que con una única cuenta lo ven en dos hogares.

Según algunos cálculos más de 100 millones de usuarios comparten cuentas de Netflix.

Eso es algo que de momento Netflix está permitiendo, pero que parece que va darle matarile, realmente es muy fácil a nivel técnico detectar esos patrones de uso compartido y hacer llegar un aviso al usuario principal de la cuenta para proceder a desconectar a uno de los usuarios.

Cuentas de netflix baratas

Existen, aunque no son en absoluto fiables, lo que se denominan cuentas baratas de netflix, realmente son cuentas compartidas por alguien que adquiere una cuenta familiar y la comparte previo pago de desconocidos. El pago pueden efectuarlo por diversos medios, desde bizum a paypal u otros medios.

En su día ya escribimos un artículo al respecto de las cuentas baratas de netflix, si bien me reitero en que no aconsejo en absoluto estas cuentas y es que veo un gran error proporcionar datos bancarios o efectuar pagos por cualquier medio sobre bienes ilegales, sean físicos o digitales, más aún cuando estos son a un desconocido que ni ves ni tienes forma de reclamarle en caso de problemas, créeme que no es buena idea en absoluto.

Cuentas de netflix en turquía

Otra de las opciones que emplean algunos usuarios para poder disfrutar de Netflix a un precio realmente económico es la de utilizar una VPN para conectarse a Turquía y pagar allí la suscripción.

La suscripción de Netflix en Turquía cuesta alrededor de 3,27 euros y un servicio VPN de calidad unos 2,21 euros al mes por lo que sumando ambos importes tenemos un coste de 5,48 euros al mes por ver series y películas en Netflix.

La solución de Netflix oficial

Volviendo a los malísimos resultados y el catacrack bursátil de Netflix parece que esto va a producir un efecto, ya que sus directivos de la mano de Reed Hasting van a intentar contener a sus inversores con una estrategia de recuperación de suscriptores.

Para ello, y en contra de lo que dijeron hace escaso un mes, desde Netflix van a lanzar una suscripción barata a Netflix. Esta suscripción barata va a estar financiada por publicidad, es decir, un Netflix con anuncios.

Yo esto lo veo inicialmente un sinsentido, ya que pagas una suscripción precisamente para eso, para evitar ver anuncios, y es algo que a priori no creo que acabe de funcionar.

Si mal no recuerdo YouTube tiene o tuvo un servicio parecido, y nunca escuché decir a nadie que lo tenía contratado, seguro que tendrán su espacio, pero no se yo.

Spotify por ejemplo tiene un servicio con publicidad, pero no cuesta ni un sólo euro, así que no se hasta que punto estaría bien.

Y es que es pensar en ver una película o serie con publicidad, y no se, me imagino en algo como la Sexta, Cuatro o Telecinco y la verdad, resulta horrible.

Claro que todo está en el equilibrio, si te cuesta 3,99 al mes y te ponen como máximo 2 bloques de anuncios de 2 anuncios cada uno por cada hora de visionado, pues bueno, no sería mala idea.

Por supuesto, lo que sería un suicidio sería más bloques o bloque de más anuncios, de esos que sobrepasan el minuto por bloque, ya que tragárselos cuesta, pero si además estás pagando por ello, uff.

Sea como sea las predicciones dicen que durante el segundo trimestre de 2022, es decir de este año, van a seguir como hasta ahora, y es que este nuevo servicio podría demorarse hasta dos años, por lo que la cosa pinta francamente mal.