Portada » bits&bytes » No registrar dominios en Hostalia
No registrar dominios en Hostalia

No registrar dominios en Hostalia

Hostalia es un pésimo servicio para el registro de dominios de internet que no recomiendo utilizar a nadie en absoluto, su función a parte de la de enojar al cliente, parece que es registrar esto de los «punto como», «los punto es» y cualquier otro tipo de dominio.

Pues bien este artículo lo escribo tras una doble mala experiencia con ellos, de alguna pretendo que sirva sobre aviso a emprendedores y navegantes que quieren contratar un dominio para que así eviten el registro de sus dominios en Hostalia, y por extensión en ACENS y que opten por otras opciones más transparente y que se alineen y no se enfrenten con el usuario en caso de disconformidad.

Hostalia pertenece a Acens

Si bien quiero aclarar que Hostalia no es una empresa en sí, si no que más bien y de alguna forma la marca blanca, por ende económica, de otra empresa mayor, en este caso la empresa es Acens.

Siendo Acens es una de esas empresas españolas de registro de dominio importantes, y que por extensión al servicio recibido por su subsidaria Hostalia, jamás recomendaría a un cliente o amigo, su comportamiento deja mucho que desear además de ser sensiblemente más cara, Acens, que el resto de opciones que puedes encontrar en el mercado.

No por ser menor, ni por ser una opción más económica, Hostalia, debe ofrecer un servicio peor, al contrario, debería buscar la excelencia y así hacerse un espacio en la red para crecer, sin embargo, parece que los planes de Acens o de la propia Hostalia, no son ni de lejos estos.

Aroma viejuno

En cuanto a Hostalia, comentar que sus formas de hacer, su soporte, y su panel de control tiene un claro punto rancio, un toque bastante viejuno, se nota que no invierten todo lo que deberían en la mejora y puesta al día de sus servicios.

Desactivar la renovación automática es «Dar de baja» el dominio

Te encuentras con dudas, tras ser informado de esto de la renovación automática, primera noticia para mi, accedí a su panel donde resulta que estaba activada, pues bien, no existe, mejor dicho, no facilitan una forma para desactivar la renovación automática, directamente tienes que solicitar «La baja del dominio», un lenguaje equívoco que hace a uno pensar que va a perder el dominio, esto amigos es una forma de actuar despreciable.

En cuanto a su soporte pues bueno, es de aquella manera que tan poco o nada me gusta, atención al cliente sin orejas, y ni muchos menos ganas por alinearse con el usuario y tratar de entender el problema.

Para ellos su servicio es perfecto, según ellos te han avisado y tras tu «inacción», ese no decir no a un servicio que ni te interesa ni tan siquiera les has solicitado, resulta que realmente lo has creado, sin pedirlo, sin quererlo, sin ser consciente de que te lo han colado y con ello un posterior coste y un impago.

Si bien, con algo de suerte y grandes dosis conocimientos no he tenido que usarlos más que por los odiosos temas administrativos.

Y es ahí donde el pestazo a empresa 1.0 me ha invadido con un extremo hedor, no aceptan errores, no pretenden mejorar, les da igual un cliente enojado y con razón, si no te has leído sus kilométricas condiciones les da igual perder por unos míseros euros a un cliente que les factura cientos al año y que está o estaba, en crecimiento con ellos.

Así es el inicio de la caída de una empresa. Una gestión viejuna.

Gracias a Hostalia ahora soy moroso. Un insulto a mayores.

Facturar facturar y facturar

Esta de facturar a toda costa debe ser la premisa empleada por los mandamases de la compañía, quienes tienden todo tipo de trampas al usuario para que al mínimo clic, o mejor dicho, al mínimo «no clic» y eso es lo realmente fuerte y denunciable, te cobren por un servicio.

Valga por delante que estoy acostumbrado a utilizar todo tipo de paneles de registro de dominio, soy un desarrollador web y administrador de sistemas, tengo unos cuantos dominios registrados y todos ellos hospedados en mis propios servidores, los cuales los mantengo por mi mismo.

Por mis conocimientos, no soy muy amigo de sistemas «prefabricados» me refiero a entornos de alojamiento del estilo Plesk, Cpanel, Webmin, paneles de control ni de sistemas que recargan el servidor, normalmente actúo como un administrador de sistema de la antigua escuela, yo me instalo el sistema operativo, los servicios necesarios y doy el mantenimiento.

Por este motivo cuando contrato un dominio jamás pido nada extra, ni direcciones de correo, ni espacio web ni nada que se le parezca, me basto con mis servidores y conocimientos para poder prescindir de todos esos paquetes, unos paquetes que quizá estén bien para quien no entiende, no sabe o directamente no tiene ganas de hacer las cosas por el mismo.

Por otro lado está el tema de la autorenovación por defecto, estamos hablando de que siempre te cuelan una fidelización automática.

Y es que de la misma forma que con sus paquetes de dominios nadie me ha preguntado si la quiero activar, y para mi si tras registrar un dominio no te diriges a él y la activas, no debería por defecto estar activada.

Así que yo jamás contraté lo que ellos dicen que «suscribí», y tampoco activé la «renovación automática» y alegan de que en sus textos legales, esos que nadie lee, en el punto no se que, así lo dicen. Pues bien, unos textos legales colgados en una página web se pueden cambiar de la noche al día, y no quedará constancia de lo que firmaste, tampoco existe un contrato firmado, y aún con esas alegaciones quieren que les haga pago de una factura, de la cual ni tan siquiera me miré el importe, directamente no la voy a pagar.

Pues bien, me dicen que a partir de ese momento soy moroso.

Colocar productos sin la explícita aceptación del cliente

No es el primer ni el último dominio que tengo, tengo bastantes registrados, en diferentes empresas, y en cualquier otra empresa cuando no he renovado alguno de los dominios registrados no se me ha intentado cobrar.

Te diría que tan sólo alguna vez habré entrado en alguna de las empresas registradoras a marcar un dominio como «no renovable», no lo hago por falta de tiempo y es que tras registrar alguno y quedarse el proyecto en el limbo llega un momento, a su caducidad que recibo la alerta de renovación y ni tan siquiera entro, si no renuevo, no pago, no actualizo datos de pago, pues sencillamente caduca y lo pierdo, pero en Hostalia ellos parece que si no haces nada te lo cobran.

Por si fuera poco, tras registrar un dominio se ve que te ofrecen productos del estilo paquete de dominio + correo, o dominio + hosting, paquetes que si no reparas en ello y no marcas la casilla de «No quiero esta mierda», te los van a facturar.

El gancho es que el primer año o durante un periodo es gratis, luego, aunque no los utilices nunca, los vas a tener que pagar.

De alguna forma el no decir No es decir Sí, y eso ante un contrato de servicios para mi es tratar al cliente mal, robarle de forma intencionada.

Lo comercial que traspasa lo legal

Hay un momento en el mundo comercial que el afán por hacer suscribir servicios a los clientes traspasa lo moral y se convierte en una práctica abusiva y del todo inmoral.

No puede ser que la configuración por defecto te coloque productos y servicios que no son el objeto principal del contrato, en este caso el registro del dominio y no la compra de unos paquete de servicios que por desinterés no me paro a leer, no tengo tiempo para sus pajas mentales y sus argucias comerciales, yo voy a lo que voy a contratar un dominio y punto.

Esto que hacen en Hostalia no creo yo que sea una práctica legal.

De alguna forma, yo no tengo que decir que NO a un servicio que se me ofrezca, o si no digo nada, no se me puede suscribir a dicho servicio.

Otra cosa que encuentro abusiva es que por defecto y sin preguntar te activen la renovación automática, es una fidelización gratis para ello que ni tan siquiera te pregunta.

Para mi renovar o no depende de uno, de su decisión y si no te preguntan al respecto, y no contestas de forma proactiva, no pueden colarte una renovación automática, como así están haciendo.

Pues bien, esto es lo que hacen los señores de Hostalia a la hora de contratar tu dominio, poner trampas, facturarte sin piedad y tacharte de moroso.