Portada » Series Películas y TV » Opinión The Kids In The Hall
Opinión The Kids In The Hall

Opinión The Kids In The Hall

Hacía algo de tiempo que no me veía una serie de humor como esta, The Kids In The Hall es una comedia de difícil clasificación, seria algo así como ser infantil a los 60 años.

Si bien esta serie funciona y funciona muy bien, no hay que negar que en los primeros minutos del primer capítulo bien podría parecer una serie tan irrelevante como innecesaria, y es que no deja de ser una serie de esas que si no la ves no pasará nada.

Aunque a poco que le des margen te sorprenderá y lo hará con un humor diferente, un tanto a los Monty Python y al final pues oye… te ríes un buen rato con estos viejales alocados.

Se trata de The Kids In The Hall, una serie de humor de culto en Canadá que estuvo en antena desde el 1989 hasta el 1995 y que ahora vuelve casi treinta años después de la mano de Amazon.

Sus quinteto protagonista es el mismo que la serie original, claro, que mucho más mayores, su esquema es el 4 y cinco sketches con dos o tres integrantes de los cinco por cada capítulo, capítulos cuya duración es cortita, quedándose en unos 25 minutos aproximadamente.

En estos sketch los The Kids In The Hall se disfrazan de mujer continuamente, y lo hacen sin intentar parecer mujeres, o al menos mujeres con una ausencia total de ese toque femenino, esa es una de sus gracias, junto con sus hilarantes y a veces brutos diálogos.

Su sentido del humor les permite abordar cualquier temática por compleja que sea y lo hacen de forma muy variable desde el caca culo pedo pis a desplegar un humor muchísimo más sesudo y por ello inteligente.

Desde luego es un refresco a la comedia actual, aunque bien vengan de tiempo atrás.

Algunos de los mejores sketches de The Kids In The Hall

OjO con este apartado que podría saltar algún espóiler y con ello perder la gracia de algunos de sus sketches.

En uno de los mejores sketches que he podido ver de este quinteto, uno a pantalla partida a lo Meet, con un total de seis integrantes, ya que se une una chica random a la pantalla, mezclan temas como las videoconferencias, algo tan actual, con la masturbación algo tan inmemorial. Y todo lo hacen sin faltar las constantes alusiones en los fetiches sexuales de la gente mayor.

En la misma línea tratan la homosexualidad, con la aparición estelar de un personaje que es un agujero en la pared, a media altura, y donde en los 70 se jactaban de la alegría de poder introducir el miembro por dicho agujero, algo así como el sexo en las cámaras obscuras.

Genial sketch también sobre la novia imaginaria de uno de los protagonistas, una novia virtual que finalmente le pone los cuernos con uno de sus mejores amigos, siendo su amigo ese tipo de amigo que te escucha las penas de forma estoica y siempre entregándote sus ánimos, aunque a posteriori fantasee en la misma dirección.

Otro de los que chocan aunque esta vez por su componente infantiloide es un sketch donde dos charlatanes vende humos anuncian su solución ideal para perder peso sin someterse a las molestas dietas, el como perder peso de la forma más infantil jamás imaginada, instalando un grifo en el ombligo para extraer la grasa abdominal en cualquier momento.

Reparto de The Kids In The Hall

Aunque el reparto no es muy extenso más allá de los 5 protagonistas si que hay actores secundarios y terciarios pero aquí los que mandan son los originales, los que hicieron reír hasta la extenuación a canadienses y estadounidenses por allá los años 90.

El protagonismo es para Dave Foley, Kevin McDonald, Bruce McCulloch, Mark McKinney y Scott Thompson.

Siendo Lorne Michaels el productor ejecutivo.

Los originales The Kids In The Hall