Pizzerias en Callela, la Pizzeria Don Carlo

En la foto una sabrosa pizza de bacon con alcachofa y queso

Pizzerias en Callela: Don Carlo

Tras una mañana espléndida en la playa de Calella donde pudimos disfrutar de unas aguas completamente cristalinas, nuestros maltrechos estómagos alzaron su voz a modo de rugido por creo que… ¿doceava vez?

gruuuuuu gruuuuu gruuuuuuu… o cualquier otra onomatopeya relativa al rugir pidiendo arreglo de una desnutrida panza

Sin más, nos lanzamos a recorrer las calles de Calella de la costa, localidad de la provincia Girona, en busca de las necesarias viandas para acallar tan inquietantes rugidos.

Deambulamos en un más que completo desorden calle arriba calle abajo para volver a subir tras bajar, repetir una y otra vez por la misma calle, todo restaurante, toda terraza por la que pasábamos se nos antojaba de un excesivo componente guiri, y es que a partir del mes de junio Calella de la costa es lo que es, una población de playa abarrotada de turismo internacional. No pararás de ver personas de color gamba comiendo, entre otras cosas… gambas. Chascarrillos a parte, todo estaba lleno hasta la bandera.

Por suerte nos detuvimos un momento a la sombra, siendo allí donde nos acudió la lucidez, valga la contradicción por lo de la luz, en la sombra.

Justo en ese momento nos acudió a la mente una maravillosa pizza como las que sirven en la cadena de restaurantes La Tagliatella, así que decidimos buscar La Tagliatella más cercana,… y que horror… no había ninguna en dicha población, Callella carece de Tagliatellas, así que descartando desplazarnos a la Tagliatella más cercana, que se encuentra bastante lejos, en Blanes… y con el reloj sobrepasando las 15:15H de la tarde decidimos buscar otras pizzerias por Calella… de entre ellas apostamos por la Pizzeria Don Carlo, así a lo loco, sin leer ni tan siquiera una triste opinión de algún Googler.

La Pizzeria Don Carlo en Calella

En la foto una gran pizza de de jamón y alcachofa

Pizzeria Don Carlo: Excelente pizza de jamón y alcachofa

Finalmente nuestra apuesta por la Pizzeria Don Carlo nos resultó una sabia o mejor dicho, una sabrosa elección.

Es como si nuestra decisión fue bendecida por el azar, pero bueno, vamos con el análisis de esta pizzeria de Calella.

La Pizzeria Don Carlo está en ubicación es muy céntrica, en la parte peatonal de la población, deberás llegar hasta el restaurante andando pues los acceso a dicha zona es semi peatonales, y aunque en la práctica puedas ir con el coche hasta relativamente cerca, olvídate de encontrar aparcamiento, las calles son estrechas y en casi ninguna se permite aparcar. Incluso yendo en moto te será difícil acercarte hasta el local.

Lo mejor es dejar el coche en un parking más o menos cercano y dar un paseo hata llegar. Si ya estás en Calella piensa que desde la playa grande te llevará un corto paseo de como máximo 10 o 15 minutos hasta llegar allí.

El local de la Pizzeria Don Carlo… es muy poco aparente, es un restaurante incluso te confieso que algo feucho, al menos en su entrada donde hay algunas mesas, pocas un par, en la calle y después en su sala inicial, que es de lo más funcional, ah… algo importante es contarte que dispone de dos salas o mejor dicho de dos comedores.

Más que nada porqué su terraza interior es lo más interesante en cuanto al local, las pizzas están buenas tanto en la terraza como en el comedor interior

La terraza interior, entre edificios, es al aire y tiene hasta árboles que dan sombra junto con algunos toldos, el local aquí, en esta terraza gana enteros, y es que no hay nada como comerse su excelente pizza acompañada de un refresco bien frío en una terraza a cubierto del sol.

El comedor interior, como ya he mencionado no es para nada bonito, pero al menos cuenta con el indispensable aire acondicionado.

Sea como fuere, el restaurante Pizzeria Don Carlo nos dio amable cobijo ante esas horas de máximo calor. Así que nos aposentamos en su comedor principal pues la terraza estaba ya llena y acompañados de un agradable fresquito nos leímos la carta, todo sin prisas, en ella verás ensaladas, pasta y pizzas muchas pizzas.

Excelente personal el de la Pizzeria Don Carlo en Calella

Sin prisas, pero en cuanto lo solicitamos, acudió el camarero, era simpatiquísimo y más que válido en su arduo trabajo en estas fechas veraniegas, destacale la diferencia con otros muchos camareros de playa que nos ha tocado sufrir, este chico derrochó simpatía, sonrisas y buen hacer.

Nos aconsejó en cuanto a cantidades y opciones así que siguiendo sus consejos decidimos comer sin tomar ensalada de por medio, debido a que el solícito camarero nos sobreavisó sobre el gran tamaño de las pizzas. Tanto mi pareja como yo optamos por tomar pizza, una de estas pizzas fue la de que lleva el nombre de la casa la pizza Don Carlo y otra algo más sencilla aunque con un huevo frito en medio.

La pizza del Pizzeria Don Carlo en Calella

Una foto de una pizza de champiñones olivas negras y huevo frito

Pizzeria Don Carlo: Pizza de champiñones olivas negras y huevo frito

El resultado, tras una escasa espera de 10 minutos fue degustar una pizza de masa fina, pero con enormes burbujas de masa en los bordes, como si el cocinero o mejor dicho el pizzero me conociese de pe a pa. Digo esto porque para el que escribe, saborear esas burbujas de masa fina le resulta algo más que un placer, diría que es un vicio… así que tras los primeros flirteos con dichas burbujas tostadas me lancé a devorar esa tan apetecible pizza Don Carlo.

En la pizza me que encontré con abundante bacon, gambas y más anchoas que las que normalmente encuentro en otras pizzas que supuestamente son sólo de anchoas, como las típicas pizzas napolitanas, además contaba con algunos trozos de alcachofa repartidas con acierto por la tan enorme pizza.

En este punto quiero destacar el gigantismo de las mismas, pues las pizzas de Restaurante Pizzeria Don Carlo llegan a superar los 40 cm de diámetro, y eso por un precio de 9,5 euros es hoy en día mucha cantidad, acabar con ella entera en mi estómago, a pesar del hambre que aullaba desde horas antes en la playa y teniendo en cuenta su exquisito sabor no creas que fue tarea fácil, para un comilón como yo fue realmente difícil, a decir verdad, como pocas otras veces, tuve que rendirme antes de terminar, así que acabé completamente lleno antes de poder dar el último bocado.

Mi pareja, con su pizza de huevo, champiñones y olivas negras disfrutó más o menos con su pizza tanto o más que yo. Si bien ella coincidió conmigo en que la pizza apellidada Don Carlo, la mía, era francamente más sabrosa y completa… pero que me dices de esas burbujitas y burbujones de la pizza de huevo que asoma por aquí a lado en la foto. ¡También estaba tremenda!

¿Dónde cómer en Calella?

Pues como ha quedado patente lo que nos gustó las pizzas que comimos te diré que una excelente opción es la Pizzeria Don Carlo, así que si vas a pasarte por allí, toma buena nota de donde se encuentra, y sobretodo si estás en pleno verano, tampoco te cuesta nada llamar antes y reservar, así podrás disfrutar de su terraza.

Carrer de Sant Josep, 36, 08370 Calella, Barcelona

Teléfono: 937 66 15 47

Enlace a Maps: >aquí<

Cierran los miércoles.

 

No te pierdas: