Portada » bits&bytes » ¿Por qué baja el Bitcoin?
Por qué baja el Bitcoin en 2022

¿Por qué baja el Bitcoin?

Algunos de los lectores de esta revista digital son en mayor o menor medida mineros de criptomonedas e incluso inversores en divisas digitales y NFT, esto es algo normal en los tiempos que corren, sin embargo estamos asistiendo a una gran bajanda del poder de las criptodivisas, y es que Bitcoin y Ethereum llevan sufriendo fuertes bajadas en su valoración.

Este artículo es meramente informativo y se publica con fines educativos para que cualquier lector conozca el mundo de las criptomonedas, en ningún momento debe recogerse como un consejo para la inversión, la compra o la venta de estas divisas, en todo caso será el lector quien informándose en diferentes medios sea el responsable de su toma de decisiones.

Bajada del Bitcoin actual

El Bitcoin ya está lejos de sus máximos anuales, en poco más de dos semanas, prácticamente lo que llevamos de este 2022 ha experimentado descensos que acumulan ya más del 20%

Al Ethereum le está pasando no sólo lo mismo si no más, bajando más allá de ese 25%

Máximos históricos de las criptomonedas

El pasado año 2021 ha sido el año donde la mayoría de las divisas digitales han alcanzado su máximo histórico, también denominado ATH de la frase inglesa «All Time High» es decir, el momento que han tenido un valor más alto en toda su historia.

En este sentido y centrándonos en el BitCoin el valor máximo lo alcanzó durante el mes de noviembre de 2021 llegando a cotizar 67.000 USD al cambio

Valor de Bitcoin según CoinMarketCap

Respecto a la siguiente moneda con mayor reconocimiento y fama en el mercado el ETH, Ether o Ethereum situando su máximo histórico el mismo día que el máximo alcanzado por el BTC y que fue de 4812 USD.

Valor de Ethereum según CoinMarketCap

Si comparamos ambas gráficas, hasta el mes de mayo del año 2021 el avance de ambas monedas fue dispar, mientras los Bitcoin oscilaban arriba y abajo el ETH mantenía una subida constante hasta incluso dispararse a principios de mayo.

Posteriormente a esa fecha ambos valores parecen haber decidido ir de la mano fluctuando al unísono tanto en subidas como en la fuerta bajada actual que registramos desde su llegada a los máximos históricos.

Motivos de la bajada del Bitcoin y otras criptomonedas

Rara vez una única cosa en el mundo de la inversión es la culpable de una bajada. Siempre o casi siempre estamos en lo que llamaríamos motivos multi factoriales y es lo que vamos a tratar de analizar en este apartado.

Por supuesto, las oscilaciones diarias de cualquier activo, sea digital o no son siempre causas normales de los mercados, al comprar el precio sube y al vender el precio baja, como se dan al día miles, millones de operaciones estas fluctuaciones son inevitables, si bien la media de ellas podríamos ubicarla entorno al 2% de máximo sin que medie «factor de importancia» para el movimiento hacia arriba o hacia abajo.

Estas variaciones se produce todavía más cuando se trata de valores globales que no dependen de un fabricante o de una industria concreta, para que se entienda, estos valores globales pueden ser las materias primas, cualquier moneda de cualquier país, el oro y por supuesto también las criptomonedas.

Si bien la bajada actual que estamos observando en las criptomonedas, muy superior a ese 2%, ya que podríamos decir que en cuestión de 2-3 meses han perdido la mitad de su valor, vienen dada por como mínimo los siguientes factores:

Todo lo que sube baja

Todo lo que sube baja, y viceversa, venimos de unos máximos históricos, y claro, la gente cuando multiplica su inversión llega un momento que vende, y es que o vendo ahora o puedo dejar de ganar lo que estoy ganando.

Así que muchos pequeños y grandes inversores venden cuando la moneda alcanza valores que jamás se vieron antes, obviamente tras la bajada existe la oportunidad de compra y el precio volverá a subir, aunque no para cubrir totalmente el denominado «gap» ese diferencial entre el máximo alcanzado y el valor actual. Aunque con el tiempo, todo recupera sus máximos, los supera y sigue creciendo, son ciclos, pero de alguna forma un negocio visto a largo plazo o va in crescendo o desaparece.

El precio del dinero va a subir

Todo parece indicar que desde Estados Unidos van a abogar por una subida de los tipos de interés, de alguna forma esto hará que exista menos dinero en circulación, los préstamos serán más caros, subirá el interés que te dan por tener dinero en depósitos bancarios por lo que muchos de los inversores actuales que todavía conservan una mentalidad de ahorradores, retirarán su dinero invertido en bolsa y en criptomonedas para volver a los productos seguros y es que para muchos es mejor tener un +3% anual garantizado que una horquilla del -20% +25%.

El minado no es ecológico

En un planeta donde lo verde vende la criptomoneda, que requiere de un consumo energético desorbitado y con el que no produce más que un valor a priori especulativo que no beneficia al medio ambiente en absoluto, lo tiene difícil.

Estamos en un mundo, en especial en occidente, donde nos están metiendo en el cerebro unas secuencias ecológicas de aquí te espero, no es que esté en contra, si no que no estoy tan de acuerdo en que no se opte por algo más transversal y asimilable, sobre todo que incluya a todo tipo de países, porque al final a uno le da sensación que aquí pagamos la factura mediambiental del resto de países con nuestros bolsillos, países que literalmente pasan o al menos eso parece de esto de la preservación del planeta.

El coste de la vida en occidente, por ejemplo en España, es increíble y es que por menos de 15 euros diarios no te da para malvivir en un piso regalado, cuando en otros países con 1 euro diario se malvive de la misma forma que aquí con 15. ¿Por qué? Pues por la presión inflacionista y los regímenes impositivos que tenemos y es que menos por respirar, de momento, pagamos por todo y pagamos caros.

Prohibición de criptomonedas en países

En países como China se ha limitado el minado de criptomonedas al haber provocado serios problemas en las redes eléctricas del país, y es que China es uno de los países donde el precio de la electricidad es más bajo del planeta y por este motivo se han levantado gigantescas granjas de minado, que a su vez elevan el consumo de electricidad.

En este mismo sentido corre el rumor

Publicidad de criptoactivos en España

Por su fueran poco los motivos socio-económicos para provocar la caída de las criptomonedas, recientemente en España ha comenzado una fuerte regulación sobre la publicidad que se puede hacer en cualquier medio, incluído los digitales sobre las criptodivisas, advirtiendo que puedes perder todo tu dinero.

Esta acción la encuentro muy sesgada en el momento que no se hace lo mismo en relación a cualquier tipo de inversión, la inversión conlleva riesgo, por lo que invertir en valores bursátiles, fondos de inversión o cualquier producto de inversión que nos ofrece de forma impune nuestro banco sin apenas supervisión o con una supervisión tan laxa como ineficaz, debería situarse en el mismo saco que la inversión en criptomonedas.

Con estos anuncios el posible inversor se espanta y frena su inversión en criptos, y claro, si nuevos capitales, sin entrada de nueva liquidez probablemente estemos limitando tanto el crecimiento como la supervivencia del ecosistema de criptomonedas creado.

Si esta normativa se extiende, como parece que así está siendo, por el resto del planeta se va a limitar y mucho el avance de los activos digitales, y es que que no te quepa duda que a los estados no les interesa en absoluto que el dinero corra y se mueva sin ellos llevarse su pequeña o gran tajada.

Cantos de guerra

Las tensiones sociopolíticas y económicas siempre presentes a lo largo de la historia de la humanidad, han influenciado sobre manera en crisis en el mundo de la inversión, esto es algo tan normal como patente.

En la actualidad son varios los puntos de fricción que afectan al planeta y que en algunos lugares llegan inclusive las guerras o movimientos armamentísticos de gran valor que pretende amedrentar a unos u otros países o conjuntos de países.

Como el actual relativo a Ucrania, país que sobre el papel debería ser soberano para tomar sus propias decisiones, como la de pasar a formar parte de la OTAN, pero que desde Rusia, país al que anteriormente pertenecía la Ucrania actual, no ven con buenos ojos, y no lo ven hasta el punto de enviar una ingente cantidad de tropas y armamento hasta la frontera intentando bloquear el acuerdo de Ucrania con la OTAN.

La OTAN, como no podía ser de otra manera amenaza a Rusia, primero desde la diplomacia, posteriormente con sanciones económicas de bajo calado, luego sube el volumen con sanciones de mayor envergadura, y finalmente hace lo propio enviando tropas y ayuda militar al país para defenderse de una posible invasión Rusia.

Las guerras provocan unos grandes movimientos en la inversión, lo que más sube en momentos de guerra son las empresas que fabrican armamento de cualquier tipo pues sus ingresos se multiplica, y claro es como todo la inversión no deja de ser un sistema de vasos comunicantes, que se llenan allá donde más se puede beber. Así que es probable que si el conflicto estalla, muchos de los inversores en criptodivisas como el Bitcoin y el el Ethereum trasladen sus inversiones o a buen recaudo, es decir, fuera de mercados, o a empresas balísticas y similares.