Portada » Juegos » Primeras impresiones Steam Deck
Primeras impresiones Steam Deck

Primeras impresiones Steam Deck

Tras una larga espera de 8 meses ya nos ha llegado la consola portátil Steam Deck, y estas son nuestras primeras impresiones sobre la nueva y hasta el momento primera consola de Valve.

Escribo este artículo como aviso a navegantes ya que la experiencia durante las primeras 24 horas no fue la esperada, la consola se mostraba lenta y pesado, quizá por el ímpetu instalador que me poseyó como si no hubiese mañana, sin embargo y transcurrido ese primer día de uso la consola te enamora, y es que es muy capaz.

No obstante sin seguir con la declaración de amor hacia mi Deck vamos a contar esas primeras 24 horas, e incluso nos remontaremos algo más en el tiempo.

El largo pedido de la Steam Deck

Tal día como el día N del mes M tras comer y a sabiendas de que mi anhelada Steam Deck debía llegar durante el día en curso, recibo un mensaje del transportista, DHL, conforme mi espera pronto llegaría a su fin, al rato recibí otro confirme la habían entregado en el punto de recogida que había seleccionado el mismo día al darme cuenta que no podía estar en casa.

Acostumbrado a hacer y recibir pedidos de Amazon, PC Componentes, El Corte Inglés, Fnac MediaMarkt y otros, la Steam Deck tiene un procedimiento de compra algo diferente.

Para empezar y como más destacable tienes que reservar, en ese momentos pagarás 4 euros por la reserva, que no son retornables en el caso de que cuando te toque pagar, transcurrido un tiempo no la quieras.

Tras esa reserva de pago luego deberás sumar no menos de 8 meses de espera antes de recibirla, algo que en mi sano juicio jamás habría esperado con otro hardware. Sí, no soy de los que hacen cola por una burda actualización totalmente dispensable de un iPhone 13 a un iPhone 14, ni loco, como dice un conocido, las colas son sólo para los que tienen tiempo de hacerla.

Transcurrido ese periodo gestacional de 8 meses recibes un correo de Steam Deck del tipo, paga o muere, y es que te dan sólo unos días para completar el pago de la consola, es decir, el monto total al que deberás restar esos 4 euros de reserva.

No tendrás que pagar el envío, el precio del mismo debe ir ya incluido en el precio de venta, esto es algo que se agradece.

Una vez pagas el resto de la consola, en mi caso era el modelo de 419 euros, menos los 4 de la reserva tuve que pagar 415, yo lo hice al momento, desde que pagué me ha tardado en llegar exactamente 6 días, incluyendo un fin de semana de por medio.

Unboxing de la Steam Deck

Una vez con la caja entre mis manos, que supuestamente contenía la consola Steam Deck y la cual era marrón, tal cual el color de todas las cajas de todos los pedidos, me paré a observarla con detenimiento.

Era una caja con un formato y tamaño diferente, grande pero menos que una Switch, como una caja de zapatos estrecha y más larga, en su superficie exterior sin apenas detalles, por supuesto sin revelar que hay en su interior.

A lo sumo no más que un par de etiquetas con la dirección pegadas sobre el cartón de color marrón, es fácil pensar al ver la caja que luego llevará dentro la verdadera caja del producto de la esperada Deck, error.

Suerte que rasgué de forma delicada con mi cutter abre cajas la franja adhesiva para liberar la consola y no lo hice como es habitual con estas cajas, con prisas y de forma más que efusiva ya que al momento descubres algo tan obvio como que la caja es la caja.

En su interior esta caja aparentemente neutra tiene un sin fin de palabras grabadas en multitud de idiomas, una bienvenida al más puro estilo que Apple y Microsoft estilan pero esta vez en físico, impreso en la parte interior.

A tu vista queda una lámina delgada de cartón pero con fondo color blanco y una banda azul que cuenta con frases impresas donde te informa de que primero debes conectar la consola a la corriente para luego proceder a pulsar el botón de encendido, aunque esto último en mi caso no hizo falta, fue conectar y arrancar por si sola.

Tras levantar dicha lámina ves una pequeña caja de cartón en un lateral y al lado una gran funda alargada dentro de una bolsa plastificada.

Para alargar más este momento de descubrimiento y primer acercamiento, cuando la recibas, porque quizá si estás leyendo esto es porque la quieres, probablemente harás como yo, abrirás primero la caja que contiene el adaptador.

Este te resultará familiar, como cualquier móvil actual con un cable USB tipo C, pero en color negro, quizá algo mayor que el de un móvil, pero no mucho. No hay más, lo dejas a un lado.

Con cuidado extraes de la bolsa de plástico transparente la funda, la funda pesa, es obvio ya que es la que en su interior viene la Deck.

Sacas la funda de la bolsa profiláctica de plástico, la recorres con la mirada y el tacto hasta dar con las cabezas de las cremallera, que son dos, pero estas vienen atrapadas por un seguro de plástico que une las dos cabezas y que necesitas liberar para abrir la funda, así que deberás cortarlas para poder llegar al interior de la consola.

Con cuidado, cortas ese bonito precinto de goma, recorres de nuevo su contorno esta vez asiendo una de las cabezas de la cremallera y liberas tu nueva consola.

¡Qué grande! esa es la primera impresión, la sacas, la acaricias y es que hoy estoy de mimitos, y compruebas que su peso es menor del esperado, que su ergonomía te resulta perfecta, le das la vuelta, la observas con detenimiento y decides que ya es momento de probarla.

Coges el cargador lo conectas a corriente, conectas a consola, esta emite un sonido y comienza el arranque, y con ello nuestra prueba.

Debo confesar que este era uno de esos productos que me hacía especial ilusión poder probar para la revista, mucho más que el enésimo portátil gaming de turno, que si bien me apasionan probarlos debo reconocer que al final son todos un poco más de lo mismo, más potencia en la CPU, más en la gráfica, mejor pantalla, etc. con la Steam Deck en cambio pruebas un concepto novedoso, algo que no es ni de lejos un más de lo mismo.

El PC con forma de mando

Los apelativos conforme la Steam Deck es un PC con forma de mando de consola o un PC con forma de Switch, es lo que a priori es la Steam Deck, claro que luego al usarla como lo que es y con lo que te llega, esto es sin docking y sin conexión a monitor ni a ratón ni a teclado ves que realmente es fundamentalmente una consola portátil, una consola de videojuegos.

Lo de ser un PC, algo que es innegable ya que es su esencia, queda bastante oculto tras el sistema operativo Steam OS el que será tu lanzador de juegos.

El transformador es muy portable y compatible

Tamaño del cargador de Steam Deck (color negro)

Set rata de un transformador que alimenta a la Steam Deck mediante USB del tipo C así que si tu teléfono móvil es relativamente nuevo también tendrá este conector y podrás cargar ambos con el móvil.

Pasos iniciales con Steam OS

Español de España

De alguna forma Steam OS pretende ser la app de Steam que todos tenemos instalada en nuestro ordenadores Windows, Mac o Linux, pero sin más, es decir una aplicación que a su vez es el sistema operativo.

Visualmente así lo sientes y funcionalmente más o menos se asemeja, aunque claro, sin contar con un Windows debajo y con unos sistemas de entrada diferentes, botones, crucetas y sticks, interactúas con él de forma algo diferente.

Al principio por los varios problemas de rendimiento que sufrí en la instalación masiva de cerca de 120 Gb de juegos achacqué a que estaba ante un sistem operativo algo verde, y es que en cierta manera me esperaba un sistema operativo Steam OS mucho más depurado.

Si me hubiese quedado con las sensaciones de esas primeras horas estaría enfadado con Valve, por suerte luego la Steam Deck saca pecho, y de que manera.

Retomando el hilo de esas primeras horas con Steam OS comentar que la recibí un día que bien podría ser ayer tocadas las 19:00, luego en escasas dos horas de uso para la puesta a punto y la descarga de algunos juegos tuve que que forzar el reinicio de la consola al menos dos veces mediante un hard reset, esto es, aguantando el botón de encendido unos cuantos segundos, ya que la Steam Deck se quedaba saturada, con la pantalla en negro y sin respuesta.

Los fallos que presenta el sistema operativo son más que nada en los procesos de descarga y en intentar hacer dos cosas al mismo tiempo, descargar y jugar, casi todos ellos provocan tiempos de espera increíblemente largos, ejecutar un juego de los que a priori son «Perfectos para Steam Deck» es tedioso y muchas veces infructuoso.

Me resultaba tedioso por las constantes esperas con además falta absoluta de un mínimo de homogeneidad en sus diálogos como mostrar un mensaje en pantalla de «Cargando datos de usuario…» durante cinco o más minutos, sí, cinco o más, para luego finalmente pedirte nombre de usuario y clave y repetir el proceso. ¿De quién estaba cargando los datos de usuario durante cinco minutos?

Pero transcurrido el primer día comenzó a funcionar de forma más que fluida y finalmente vi que Steam OS está en un punto correcto, todavía falta pues por ejemplo el entorno de escritorio está únicamente en inglés y no se puede añadir el español.

Compatibilidad de la biblioteca con Steam Deck

De los 459 juegos que tengo en mi biblioteca a día de hoy sólo 79 son «ideales para Steam Deck», aunque al día siguiente sin comprar ninguno más la cifra ascendió a 84, quizá están auditando sobre la marcha a ritmo de 5 diarios. No se, lo confirmaré en sucesivos días.

Destaca esta acepción de «Perfectos para Steam Deck», en sí es una colección o categoría de videojuegos más que te ofrece en primera instancia Steam OS y que como es lógico, te sientes rápidamente proclive a probarlos.

En otros juegos, al lanzarlos Steam Deck suele informarte de qué controles van a ser utilizados en el mismo, casi siempre serán las crucetas analógicas y la digital además de los clásicos botones XYAB, si bien en algunos juegos, como en los point and click serán las «cuadrados» hápticos de la consola los que comanden el videojuego.

Claro que antes de ponernos a jugar hay que instalarlos, y el proceso, aunque muy parecido a lo que harías con tu aplicación de Steam Deck de Windows, falla bastante, me explico en el siguiente apartado.

Conclusión

Un producto magnífico al que hay que darle no menos de 24 horas para que el sistema operativo y los juegos que inicialmente instales se encuentren cómodos, a partir de ese momento no querrás jugar con otra consola.