Prueba de la BMW R 1200 R

Hace unos días redacté un artículo sobre los BMW Test ride donde tuve la oportunidad de probar la BMW 1000 XR en el circuito de Castellolí, aunque antes de subirme a semejante misil, hice una tanda de escasas vueltas a lomos de la roadster de la casa alemana.

Hoy os traigo un artículo sobre esta moto naked, la BMW R 1200 R, una moto que comparte su motor con un montón de modelos de BMW pero con un punto más deportivo que todas, obviamente si la comparamos con la mencionada XR, nada o poco tiene que hacer y es que la R 1200 R sólo nos puede ofrecer 125 CV contra los 165 CV de la XR

Pero se trata de dos motos muy diferentes, esta es, a pesar de su denominación R, una moto mucho más rutera y no tan de circuito como la XR, sin llegar tampoco al nivel de la maxitrail BMW R 1200 GS, y es que este tipo de motos naked R llevan con nosotros muchos pero que muchos años, a día de hoy aún se pueden ver modelos con más de 20 años a la espaldas circulando como casi el primer día, eso sí con motores de 1150 cc y 850 cc.

Como últimamente acostumbro vamos a desgranar el artículo en los diferentes aspectos que más valoro de esta moto, sin entrar en temas puramente de ficha técnica, ya que para ellos existen un sin fin de webs o inclusive la web oficial de BMW donde encontrarás cada detalle técnico, aquí te hablo más que nada de las sensaciones que la moto te comunica cuando la disfrutas en una ruta, o como en este caso, en unas tandas de circuito.

El motor de la BMW R 1200 R

Esta roadster de BMW adopta como otras muchos el famoso motor bicilíndrico boxer de 1170 cc en su versión refrigerada por agua, un motor desarrollado por allá el 2011, este motor  es capaz de rendir unos buenos 125 cv al más puro estilo bóxer.

Obviamente tras probar la XR la diferencia se nota, y en un circuito, con aperturas totales y sostenidas del gas en segunda y tercera velocidad esa potencia extra de la XR deja quererse, pero a esta BMW R 1200 R no le falta motor, ni mucho menos, es un motor muy aprovechable, capaz de empujar de manera sorprendente los casi 230 Kg. de peso en orden de marcha de la teutona.

El motor disfruta de unos bajos y sobretodo de unos medios sobresalientes, no obstante como casi todos los motores de tipo bóxer carece de esa estirada arriba que esperamos de una moto R pura, y a decir verdad esta BMW como las R 1200 GS que analizamos ya hace algún tiempo, a 6.000 vueltas ya te habrá dado todo lo que te puede ofrecer, y aunque ofrece mucho, pues son 125 cv que llegan en tromba, se hecha en falta esa estirada final, esa patada en medio de la aceleración. Aquí la patada la tienes al principio y luego sigue subiendo hasta esas 6.000 rpm momento en que es mejor cambiar.

El sonido que emana de su escape es bronco, suena de fábula, desde cualquier régimen ya notarás su grave bramido, un sonido que es totalmente adictivo.

A nivel de consumos, este motor cuentan sus poseedores que conseguir bajarla de 5 L es algo totalmente factible si vas en modo paseo activado, y si quieres darle cera, el consumo no llegará a los 6 L aunque le exijas constantemente asomarse a la zona roja..

La parte ciclo de la BMW R 1200 R

En su denominación R 1200 R la R de racing se hace patente al deshacerse del sistema telelever criticado y avalado a partes iguales para ofrecer una horquilla invertida que maximiza su comportamiento deportivo, si bien el tacto de su motor aunque muy potente carece de estirada en la parte alta cosa que penaliza ese sabor a R que BMW pretende buscar.

Y es que la suspensión de la BMW R 1200 R configurada para circuito, me resultó durísima y muy eficaz, aún con dicha dureza su tren delantero y gracias a su horquilla invertida te proporciona una información totalmente privilegiada a diferencia de otras BMWs que he probado como las R 1200 GS que con su telelever no tienes apenas tacto en el tren delantero.

En la zaga sí que incorpora un basculante monobrazo con sistema paralever y amortiguador WAD.

El chasis multitubular de la R 1200 R es extremadamente rígido, y por ello puede no mostrarte los límites de hasta donde puedes llegar en una curva.

Esta moto, con su rígido chasis y sus suspensiones digiere a la perfección todos esos 125 cv de que es capaz de entregarte su motor. Su cambio, manual o quickshifter funciona sensiblemente mejor que la R 1200 GS.

La frenada es potentísima, confiada a dos gigantescos discos flotantes de 320 mm mordidos por pinzas de cuatro pistones, el trasero se conforma con un disco de 276 mm. Ambas pizas firmadas por el prestigioso fabricante Brembo.

La transmisión es por cardán, llevando la transmisión y el disco de freno en el mismo lado izquierdo de forma que la bonita llanta de radios queda libre por el lado derecho, y al tratarse de un basculante monobrazo el efecto es… maldito escape! esta BMW R 1200 R es otra moto que cuenta con un bonito basculante monobrazo que podría dejar su llanta a la libre contemplación pero cuya contemplación es rota por un escape cromado que acaba paseando por el medio… por favor fabricantes, subidlo hasta el colín o colocarlo bajo el basculante como hacen otras marcas, pero desde colocarlo en medio carece de sentido alguno.

La comodidad de la BMW R 1200 R

El manillar no es el de una R al no tratarse de semimanillares aunque realmente no está colocado muy alto. Las estriberas te hacen colocarte claramente con las piernas más flexionadas y más al ataque que cualquier moto trail y es que esta es una naked R en toda regla con ese punto deportivo declarado ya en su denominación.

El asiento es de dos piezas, resulta cómodo, y es que con esta BMW R 1200 R podrás hacer muchos pero que muchos kilómetros, obviamente para afrontar grandes tiradas deberás configurar sus suspensiones electrónicas en la configuración más cómoda.

La pequeña cúpula que lleva la BMW R 1200 R es ajustable.

La moto es keyless, es decir, permite arrancar sin llave, bueno, con la llave en el bolsillo.

Los cilindros pueden llegar a molestarte, por el calor que emanan y golpearte con ellos al moverla en parado.

Sus marcadores no reflejan en exceso y son más o menos visibles, al menos la velocidad, pero el resto no tanto y es que la BMW R 1200 R cuenta con un diseño ilógico en sus paneles y es que a pesar de intentar combinar dos tecnologías lo hace muy desacertadamente, lee y fíjate, utiliza un panel digital para el contarrevoluciones y un reloj analógico para el velocímetro, justo al revés de lo que debería, en que estarían pensando los ingenieros o diseñadores de BMW?

La estética de la BMW R 1200 R

Es una moto naked con un aspecto musculoso que fácilmente gustará a todo tipo de públicos, en mi caso, no obstante, la veo algo anodina para los tiempos que corren y claramente mejorable, el fallo del comentado monobrazo que por culpa de un escape mal colocado no nos dejará contemplar su bonita llanta de aleación en todo su esplendor, hablando de escapes y aunque este suene fenomenal, su color cromado, su forma y su anclaje son elementos también mejorables

 

La cúpula delantera es algo fea, sinceramente, vista desde el frontal se antoja colocada un tanto por casualidad.

Su faro delantero es de una única pieza, quizá algo pequeño en proporciones y que me recuerda mucho en forma al de alguna Ducati Monster.

Las bonitas además de eficaces horquillas invertidas delanteras cuentan con sus botellas en un bonito color dorado a juego con las pinzas Brembo doradas de anclaje radial.

El chasis puede venir pintado como en el caso de la moto que probé en ese bonito color azul muy BMW.

El depósito és recorrido por una franja central o tapeta en color negro que hará las funciones de protector antirayadas.