Prueba de la Honda CB 650 R

En la foto, la moto Honda CB650R con el castillo de Tossa de Mar al fondo

CB 650 R Pura sinfonía en clave de Sol

Absolutamente deliciosa.

Esa es la sensación que te queda tras la prueba de esta moto y cuyo nombre completo es:

Honda CB 650 R Neo Sports Café

Se trata de una moto de corte retro moderno, muy al estilo vintage que tanto se lleva ahora.

Contémplala en las fotos que acompañan este artículo o las fotos el vídeo, no me negarás que es una moto bonita a la par que moderna con esa conseguida línea estética.

La CB650R es un modelo totalmente nuevo que digamos rompe con la evolución del modelo anterior, modelo que era algo insulso y que realmente se encontraba desfasado comparándolo con estas nuevas líneas maestras de diseño con las que Honda esta vez ha conseguido dar un paso de gigante.

Tras realizar a lomos de esta pequeña una prueba que rondó los 200 Km entre ciudad, autopistas, carreteras de montaña y una sesión de casi 4 horas con el mediterráneo como telón de fondo, no me queda ninguna duda que el comportamiento de esta CB 650 R es como he comentado anteriormente, delicioso, se trata de una moto bastante ligera, 202 Kg. con todos los líquido a tope, estrecha, pequeña, cortita y muy pero que muy manejable sea cual se tu altura.

Además su motor es un tetracilíndrico, como en los años 90, pero puesto al día y que dispone de suficientes bajos y medios para circular tanto tranquilo en modo paseo como en modo racing y al ataque con sus impresionantes «altos» que te darán una magnífica estirada que te hará disfrutar estirando cada una de sus seis perfectamente escaladas relaciones en carreteras reviradas.

Sigue leyendo y vamos a por esas curvas!

La estética de la Honda CB 650 R

En la foto la Honda CB650Restacionada en un arcén en una carretera de curvas

Estética neo retro de la Honda CB 650 R

Se nota que se trata de una moto recientemente diseñada, inspirada en su hermana mayor la CB 1000 R, la CB 650 R cuenta con una estética neo retro muy bien conseguida, donde destaca en ambas su bello faro delantero e iluminación 100% LED.

Es una moto difícil de comparación con otros modelos ya que quizá se encuentra en terreno de nadie, diferente a otras con las que comparte clasificación como «naked deportiva» de media cilindrada, me refiero a las Kawasaki Z900, las Yamaha MT09, las Triumph Street Triple R y otras.

Se trata de una moto diferente a esas otras naked deportivas en cuanto a un par de cosas, la primera es que cuenta con una potencia algo más contenida aunque sobradamente suficiente, pero sobretodo se diferencia principalmente por ese aspecto neo-retro que la hacen que en lo estético y visual sea comparable con otras motos del estilo de la BMW Nine-t aunque la separen 15 cv y varios miles de euros, o la Vitpilen 701 que analizamos ya hace algún tiempo y que bebe también de ese estilo neo-retro si bien la Husqvarna resulta mucho menos refinada de motor al tratarse de un monocilíndrico, además de ser claramente menos capaz.

En la zaga de la CB 650R las asas del pasajero se encuentran perfectamente disimuladas e integradas en el diseño, además cuenta con la típica banda de piel que atraviesa el asiento para poderse asir a ella.

Las llantas son doradas o mejor dicho cobrizas, del mismo e idéntico tono que las botellas delanteras y que algunas de las tapas de motor, el producto es por tanto visualmente muy uniforme en base a combinar dos o tres colores si contamos con el de la propia moto, presente tanto en el depósito como en guardabarros delantero. Por cierto, la moto se encuentra en colores negro, burdeos y azul, por el momento nada de blanco, y mira que le quedaría bien a esta moto.

Está claro que es una moto que estéticamente encandila y que no pasa desapercibida, así como mejora estética lo único que no me convence es, desde la posición de piloto, la visión de esos dos grandes airbox de plástico en sus laterales, unas cajas que no obstante desde una vista externa desde fuera de la moto le quedan la mar de bien a la CB 650 R.

Se parece o recuerda mucho a su hermana mayor y se parece mucho a sus hermanas menores de 125 cc. en ese aspecto visual, y si la ves pasar rápido a tu lado deberás fijarte bien en su motor o en el ancho de sus rueda trasera para identificar con certeza de que modelo se trata.

El motor de la Honda CB 650 R

Detalle del bonito motor de la Honda CB650R acabado en colores negro y cobre que al menos a mi me recuerdan a C3PO

El motor de la Honda CB 650 R

Esta moto de corte neo retro cuenta con un motor con doble árbol de levas y 16 válvulas con una cilindrada mediana, concretamente 649 cc pero que se encuentra animado por 4 cilindros, siendo esta una diferencia sustancial con la mayoría de sus rivales, que en su mayoría son bicilíndricas o tricilíndricas, a excepción de las Z de Kawa.

El motor, refrigerado por agua, responde impresionantemente bien con muchos más bajos y medios de los que habitualmente esperas en un motor tetracilíndrico. El empuje de la CB 650 R es siempre sin sobre saltos y desde el mismo ralentí.

En recuperaciones donde puedes dejar caer la moto a unas escasas 1.500 rpm en sexta velocidad, es darle un buen tirón de orejas y el tetracilíndrico responderá sin protesta alguna aunque sea la sexta la marcha engranada, no tose, no traquetea, sube, lenta e inexorablemente.

Sea la marcha que sea, recibirás una primera patada a 4.000 rpm, patada que si fuésemos en segunda relación ya es muy considerable y que te permite estirarla más allá de las 8.000 rpm. donde nuevamente la moto se encuentra cómoda, y te catapultará esta vez con aún más desempeño más allá de las 12.000 rpm.

El motor gira increíblemente fino, suave, sin vibración alguna sea cual sea la posición de la «aguja» o mejor dicho del indicador LCD de revoluciones. Quizá en alta, lo notaremos vibrar, pero no será el motor, si no el conjunto moto-sensaciones al llegar de una forma rabiosa a la parte más alta del conta revoluciones.

La potencia máxima de 95 cv la entrega justo en esas 12.000 rpm, eso sí en su moderno tablero de instrumentos verás una luz blanca parpadear a poco que pases de las 8.000 rpm momento en que se recibe ese «do de pecho» de este motor japonés, que se estira salvajemente hasta las 12.000 rpm.

En la foto el enorme radiador de refrigeración de la Honda CB650R y los cuatro colectores saliendo por debajo

El sonido del motor de la CB650R es adictivo

El enérgico motor Honda que equipa la CB 650 R cuenta con una compresión bastante comedida de 11,6 : 1, lo que incidirá en su posible mejor fiabilidad respecto a otros motores más apretados, su par motor es de 64 nM a 8.500 rpm.

No cuenta con acelerador electrónico, es por cable, ni con modos de motor, tan sólo tendrás la posibilidad de activar o desactivar el control de tracción en un único nivel, apagado o encendido. Si bien con este excelente chasis, la tracción está más que asegurada en casi cualquier momento.

Y como no, antes de acabar de hablar de este motor tenía que hablar de su estupendo sonido, y es que realmente la CB650R también destaca por ello, y lo hace desde el mismo momento de su arranque, este motor es todo un concierto sonoro en clave de sol, tal cual como el día de la prueba donde el sol nos regaló un asfalto con una adherencia impecable.

Su escape es un 4 en uno que sale por abajo, justo en el lateral derecho de la Honda CB650R.

Este motor a pesar de cumplir la normativa Euro 4 a pies juntillas suena increíblemente bien en todo el rango de revoluciones, ni ahogado, ni excesivamente aullador, ni ronco, y es que suena como el cielo, diría que el mejor de las naked de última generación que he tenido la ocasión de probar.

Para aquellos poseedores de la antigua Hornet 600 de 102 cv, para los que el cambio por este modelo seguro que su mejor opción, si la prueban notarán que el comportamiento de esta CB 650 R resulta mucho más lleno a los pocos kilómetros, para si siguen a lomos de ella más de un centenar de kilómetros la notarán como una moto super equilibrada y con un motor totalmente ejemplar. No echarán en falta ni por asomo esos escasos 7 caballos de menos respecto a la antigua 600 cc de Honda. En esta 650 todo cunde más.

El consumo de la Honda CB 650 R

El marcador digital de la Honda CB650R que peca de reflejos al circular con el sol en la espalda

El consumo medio de 5,5 L de la CB650R

El consumo de combustible es el normal para una moto de esta potencia, a poco que quieras alargar la autonomía y no le tires en exceso de la oreja el consumo se situará sobre los 5,2-5,5 L cada cien kilómetros, no muy lejos de esos 4,9 L que declara Honda en las especificaciones oficiales.

Si bien en autopista circulando a velocidades legales de 120 Km/h o más es fácil ver como se eleva irremediablemente el consumo a casi litro y medio más, llegando con poco esfuerzo a los 6.7-7 L en recta y es que son cuatro cilindros los que alimentar.

En carretera de curvas, afrontando cada salida de curva con absoluta decisión y sin contemplación alguna enrroscando el mando del gas, el consumo estará entre los 6 y 7 L, dependiendo del tipo de curvas, si son curvas rápidas o muy ratoneras, si son en recta o en subida.

El depósito tiene una capacidad contenida, es de tan sólo 15,4 litros lo que te dará unos 250-300 Km/h de autonomía  entre repostajes.

Limitación para el carnet A2 de la Honda CB 650 R

En el momento de la compra Honda te permite pedirla limitada de fábrica a 35Kw, siendo totalmente apta para su conducción con el carnet A2 o en su versión normal o full power, en ninguna de ambas versiones existirá sobreprecio alguno.

La limitación consiste en una tobera de admisión de menor tamaño que dejará pasar menos aire hacia el motor y la reprogramación electrónica de la centralita.

El cambio de la Honda CB 650 R

En la foto se aprecia el cable llegando a la caja de cambios de la Honda CB650R

Embrague por cable en la CB 650 R

El cambio de seis relaciones que equipa la 650 R, en su modo manual, es decir mediante la presión sobre la maneta de embrague es como el resto de la moto, delicioso.

Cuenta con embrague anti rebote por lo que nos permitirá reducir marchas independientemente del rango de revoluciones en las que estemos sin miedo a que nos acabe bloqueando la gran rueda trasera de 18 que monta.

El tacto del embrague es magnífico, aún siendo de cable es inclusive más suave que algunos embragues hidráulicos que he probado, pulsar la maneta de embrague de la 650 R se puede volver algo adictivo.

Además la Honda CB 650 R viene con blipper de serie, un quickshifter que te permitirá subir de marchas sin tener que accionar la maneta de embrague, este es quizá uno de los pocos puntos de mejora que le veo a esta moto, pues aún funcionando la mayoría de veces bien no resulta del todo homogéneo, es decir independientemente del rango del cuenta revoluciones en el que estés y de la marcha engranada, al subir de marcha te puede pegar un incómodo tirón o no. El tirón creo que es debido a que suelta el gas de forma algo lenta o durante demasiado rato, en cambio otras veces, en su mayoría el cambio se ejecuta de forma perfecta.

Es importante destacar que solo sirve para subir marchas y que no funciona hacia abajo, es decir, para reducir marchas. Para mi esto también es un detalle mejorable, habiendo probado quickshifters de todo tipo creo que el cerebro se acostumbra mejor a que no exista limitación alguna ni hacia arriba ni hacia abajo, y la verdad es que por mi modo de conducción creo que al final le sacas mucho más partido a un quickshifter en la entrada de una curva donde se te puede acumular más el trabajo ya que además de inclinado probablemente estés frenando que no en la salida de la curva con una aceleración patente y con la moto recta.

Este cambio de seis relaciones está muy bien escalonado y pude comprobar en un apurado adelantamiento, como en segunda velocidad alcanzaba unos 135 Km/h de marcador sin aún cortar inyección.

La parte ciclo de la Honda CB 650 R

Detalle de la rueda delantera de la Honda CB650R donde se aprecia toda su parte de frenado

Los frenos delanteros de anclaje radial

La capacidad de frenada delantera de la CB 650 R es asombrosa, muy potente gracias, aunque confieso que el tacto inicial no me acababa de convencer.

Si bien a poco que ruedes unos kilómetros con ella con una conducción decididamente deportiva la cosa cambia, y sonreirás cuando muerdas los dos discos delanteros de 310 mm con sus potentes pinzas radiales de 4 pistones firmadas por Nissin, y no tan sólo por su gran potencia sino porqué además apenas tendrás hundimiento del tren delantero.

Es ahí donde se encarga de trabajar su dura amortiguación, algo seca en terrenos bacheados pero no especialmente incómoda con buen asfalto, no tienes esa sensación de ir sobre una moto pura de carreras, no, esta CB 650 R es una R relativamente cómoda.

Aquí Honda ha evolucionado respecto a su predecesora al ofrecer por fin una horquilla invertida en el eje delantero, las medidas de las botellas son una sección de 41 mm y un recorrido de 120 mm.

El tren trasero con su freno te puede ayudar a timonear pero la ausencia de hundimiento delantero circulando sólo hará que te olvides de él y que tan sólo uses ese único disco de 240 mm con pinza de 1 pistón para tareas menores, como acabar de detener la moto en los semáforos mientras se enfrían los enormes discos delanteros de 310 mm.

La bonita goma trasera de la Honda CB650R de generosas dimensiones

Rueda trasera de 180 en la CB650R

En la suspensión trasera monta un amortiguador monobrazo de 128 mm de recorrido con ajuste de precarga en 10 etapas.

Tanto el tren delantero como el trasero tienen un tarado deportivo al que no le gustan nada las superficies bacheadas o rotas y que a la postre fue una de las pocas «pegas» que le encontré a esta moto, pero claro, nunca podemos tener deportividad y confort a partes iguales.

Sus neumáticos son pura mantequilla, cosa buena de verdad, calzada con unos Metzeler Roadtec 01 en la unidad que pude probar, con unas medidas para el delantero de 120/70 ZR17 M/C y 180/55 ZR17 M/C para la trasera, ambas, como no podía ser de otra manera calzadas en unas llantas de 17″, en los 200 Km, ni buscándole las cosquillas me hicieron un sólo feo.

Realicé algunas frenadas de prueba de esas que haces para saltar los colores junto con su ABS y pude constatar que la entrada en acción de este ABS de dos canales era bien tardía y nada intrusiva, lo idóneo para poder deslizar algo, de nuevo un gran comportamiento a la altura de su apellido «R».

Desde luego su parte ciclo está a la altura de su enérgico motor. Honda nuevamente consigue un gran equilibrio entre todos los elementos mecánicos y dinámicos de la moto. Un producto muy redondo.

La ergonomía de la Honda CB 650 R

Detalle del asiento trasero de la Honda CB650R

La ergonomía de la CB650R

Antes que nada hay que aclarar que se trata de una naked por lo que no podemos pretender que se trate de una moto especialmente cómoda, si no más bien al contrario, puede pecar de algo incómoda, aunque sin llegar al extremo de otras R de su competencia.

La posición a sus mandos es algo forzada para tallas de mas de 1.8 metros, llevarás las piernas demasiado flexionadas.

Si embargo para tallas más pequeñas no sufrirás ese extra de flexión, los brazos gracias a su manillar convencional, no son semis, descansarán más y mejor que en otras naked más «R» con semis.

Realmente en mi caso y a pesar de superar ese 1,8 m debo decir a su favor que tras esos 200 Km de ruta no me sentí especialmente cansado al final de la prueba. Motivo por lo que me da a mi que esta moto podría estar perfectamente en mi garaje y ser utilizada a diario para ir al trabajo y los fines de semana para darle gas en salidas de fin de semana con la panda de amigos.

Quizá tenga mucho que ver el excelente asiento, que además de ser muy bonito por sus costuras con hilo de otro color y su excelente acabado me pareció claramente mejor que el de otras motos de la marca del ala que deberían ser supuestamente más cómodas, como la Africa Twin que probamos en tiroriro.com tiempo atrás. Parece que Honda se está tomando en serio las quejas de sus usuarios, porque del 2015 hasta este 2019 Honda que he probado asiento malo que notado. Esta es quizá el mejor asiento Honda que he probado en tiempo.

Para viajar a dúo no es desde luego la moto más indicada, para eso mejor una trail, la suspensión es seca y la ausencia de una mínima cúpula ni deflectores de aire así lo dictan. Aunque en el catálogo de opciones en pack Confort existe la posibilidad de cúpula e incluso de puños calefactables.

Gracias a su elástico motor no te hace trabajar excesivamente con el cambio y esto te habilita a estirar las kilometradas que le puedas hacer. Obviamente la comodidad en una moto desprovista de carenados y cúpula, es decir de una naked en toda regla siempre quedará mermada por la total exposición al aire al carecer de protección aerodinámica alguna. Si bien creo que existe una pequeña cúpula en un paquete opcional que Honda te brinda como opción.

Aunque no sea pura ergonomía lo que no me ha acabado de convencer son la cantidad de reflejos que provocan sus marcadores, si quieres mirarlo a pleno sol probablemente no distingas mucho de sus pequeños números, los relativos al consumo y los parciales, por cierto, esos parciales no se manejan desde la piña si no desde el propio marcador por lo que deberás de soltar peligrosamente las manos del manillar para hacer un cambio de parciales. Aún así son detalles no a la altura de tan delicioso motor y estética, y digamos que por no alabar completamente este producto de Honda, ya que aún rayando la excelencia tiene algunos puntos de mejora.

Agradecimientos al concesionario Honda

Agradecemos al concesionario oficial Honda Motorset, ubicado en Mataró (Barcelona), habernos cedido esta moto para realizar la prueba.

Si tu próxima moto es una Honda te recomendamos este concesionario por su siempre amable trato.

Conclusión de la Honda CB 650 R

De nuevo el fabricante japonés ha lanzado al mercado un producto prácticamente redondo, muy bien acabado y donde todos los diferentes elementos de la moto combinan su trabajo de una forma absolutamente ejemplar, esta es una moto que recomendaría a cualquier familiar o amigo que buscase una moto naked.

En cuanto a su precio… 7.990 euros, sin promociones, la sitúan como una de las motos más interesantes del mercado actual, sus rivales en cuanto a la estética, me refiero a la Kawasaki Z900RS cuesta en su versión más económica 12.999 euros… si bien la Kawa te ofrece unos número mayores, como una cilindrada de 950 cc y 111 caballos de potencia, 16 caballo más que la Honda, la también bonita BMW nine-T cuesta la astronómica cifra de 16.550 euros, eso es algo más del doble que la CB650 R, para mi un precio excesivo para una naked de 110 cv. que sí que es muy bonita, pero es que te compras dos CB650R que es casi tan bonita como la BMW.

Toda esa potencia extra créeme que no la notarás, no son muchos caballos y el buen trabajo de Honda en todo el rango de revoluciones del motor hará que sientas que en todo momento tienes la potencia necesaria para tu día a día o tus escapadas de fin de semana.

Compararla con otros modelos como la Yamaha MT07 es posible sin embargo la estética de las MT no es tan retro y estas rinden 20 caballos por debajo de la Honda CB650R quedándose en 75 cv, además de que son bicilíndricas y que en cuanto a precio 6.999 euros, en este caso la diferencia de más que cuesta la Honda es muy muy escasa, concretamente 200 euros, una diferencia que descaradamente merece la pena pagar. Además es importante, recordar que ambas son limitables para el A2 no en cambio las Z900RS y Nine-T comentadas anteriormente.

Despejada la incógnita del precio y tras haber podido probar y contrastar el buen producto que Honda ha lanzado al mercado debo recurrir a esa frase tan conocida, ya que una vez más «Honda es Honda» y esta moto es una gran oportunidad de compra.

Como iniciaba el artículo, es una moto deliciosa, quiero probar más motos así.

 

No te pierdas: