Prueba del MacBook Air de 2018

Foto macro del logotipo de Apple grabado en la tapa del MacBook Air de 2018

Nuevo MacBook Air

Probamos el nuevo MacBook Air, lanzado a finales del año 2018 por Apple para renovar por completo y por fin, unas líneas de diseño que han perdurado en los MacBook Air durante mucho tiempo.

Incluso hoy aún puedes comprar en Apple el modelo de 13″ con el chasis antiguo, creo que deben tener un buen remanente de stock.

Las novedades en este MacBook Air pueden parecer muchas si partimos del modelo Air anterior pues se trata de un ordenador totalmente nuevo, sin embargo hoy los diferentes gamas portátiles de Apple, me refiero a los MacBook a secas, los MacBook Pro de 13 y 15″ y estos MacBook Air son bastante semejantes entre sí.

Realmente este MacBook Air que analizamos es finalmente muy semejante a su hermano mayor, el MacBook Pro de 13″.

Desde un punto de vista puramente económico la diferencia de prestaciones y de precio entre ambos porátiles hace que este Air lo tenga difícil para erigirse nuevamente como el portátil de Apple más vendido, como si que lo fue años atrás su predecesor el primer MacBook Air. El Pro de 13″ puede resultar casi siempre una mejor opción

A destacar en el Air que es un equipo muy ligero, y a su vez muy capaz aunque con un precio claramente injustificado, pero bueno, no te quedes en este escueto resumen y acompáñame durante la prueba.

Los acabados del MacBook Air

Detalle de los acabados del MacBook Air con sus puertos USB-Type C y su altavoz lateral

Altavoces laterales y puertos USB Type-C

Mayúsculos, como casi siempre Apple con sus productos, el control de calidad sobre los acabados llega a ser tan alto que apenas tiene fallos que se pudiesen llegar a constatar.

La pantalla de este portátil de Apple se ve de fábula y los marcos han adegalzado considerablemente, el teclado se percibe muy bien al tacto, aunque para mi gusto resulta algo más rumoroso de lo ideal.

La calidad de sonido que emana por sus altavoces este Mac reproduciendo música es de un nivel increíble, quizá en las pruebas de sonido esta es la parte que más me ha impresionado de este nuevo Air.

El resto de elementos cumplen con excelencia, entre otros me refiero al touchpad con ese tacto esta vez sí, absolutamente perfecto, también su apertura donde la calidad de sus bisagras permite abrirlo con tan sólo un dedo, su aspecto cerrado, su aspecto abierto, se trata de un portátil donde todo es liviano, tal y como debe ser un portátil apellidado Air.

Pero prosigamos nuestra prueba elogiando su excelso chasis.

El nuevo chasis del MacBook Air

El MacBook Air cerrado y desde su vista lateral es finísimo

El MacBook Air es increíblemente fino

Realmente con el Air tengo una relación especial, es uno de mis ordenadores favoritos, sin embargo veías pasar los años y con ellos las presentaciones de Apple se sucedían año tras año sin novedades para el Air. Mi esperanza de una auténtica renovación del Air se fue diluyendo con los años, la historia cambió cuando por fin en este pasado 2018 los ingenieros de Apple se han decidido a lanzar una nueva versión.

En el nuevo chasis del MacBook Air 2018 se han mejorado ostensiblemente muchas cosas, detalles como el tamaño de los marcos de pantalla, que en esta ocasión se han disminuido considerablemente. Cabe recordar que dichos marcos en el modelo anterior eran gigantescos y daban, o dan todavía, ya que el «viejo Air» aún se encuentra a la venta en su versión de 13″, una clara sensación de que estabas ante un equipo desfasado.

En la base del chasis el teclado ha sido optimizado pudiendo albergar las rejillas para los altavoces a cada lado. El touchpad también ha crecido respecto a la versión del MacBook Air anterior

El equipo, gracias a su chasis metálico, refrigera perfectamente mediante refrigeración casi siempre pasiva, aunque más tarde en las pruebas de rendimiento pude comprobar que dispone de ventiladores internos, pero en casi todo momento no aprecié un calor excesivo y ni mucho menos ruido, es un ordenador muy silencioso.

Se trata de un chasis prácticamente perfecto y mínimo con lo que el equipo consigue pesar poquísimo, tan sólo 1,25 Kg en la báscula. Un dato brutal para un equipo con pantalla de 13″.

La pantalla de MacBook Air

En la foto se observa que la pantalla aún refleja, aunque menos que otros portátiles de Apple

Los refeljos de la pantalla retina del Air

Los marcos de la pantalla del nuevo MacBook Air de 2018 son de unos contenidos 90 mm para los laterales, 140 mm para el superior y 130 para el inferior. Desde luego en este Mac la proporción marco pantalla está mucho más aprovechado que su predecesor.

La calidad de imagen de la pantalla es notable, superando los típicos monitores FullHD de 1920 x 1080 que montan tantos y tantos PCs, en esta ocasión la pantalla del MacBook Air es una «Retina» bajo la que tendrás una resolución de: 2.560 por 1.600 píxeles.

Aquí de nuevo hago una reflexión sobre si hace falta o no esta resolución en un monitor de 13″. La respuesta es clara, no, en un 13″ con 1.920 x 1.080 píxles yo ya no soy capaz de visualizar los píxeles. No te negaré que se ve algo más nítida, pero en absoluto destacable.

Los ángulos de visión de la pantalla son prácticamente perfectos, si bien cabe hacer un inciso, la pantalla no se abre demasiado, para mi gusto, yo que a veces tiendo a escribir con la pantalla más plana de lo normal me parece este un pequeño fallo de tan trabajado producto.

Por otra parte los reflejos han disminuido considerablemente en relación a la vieja versión del Apple MacBook Air, donde a poco que el negro dominase la pantalla parecía que estabas sentado delante de un espejo. Aunque como se aprecia en la captura sigue siendo una pantalla algo reflectante.

El brillo de la pantalla a tope a mi me resulta algo escaso, aunque suficiente en casi todas las ocasiones, no se yo en exteriores bajo un día soleado como se puede comportar, por ejemplo cuando en verano decides trabajar «en la terraza» de un bar, acompañado de unas buenas patatas bravas.

El teclado del MacBook Air

El MacBook Air cuenta con un excelente teclado y touchpad

El teclado y el touchpad del nuevo MacBook Air

El teclado es de los nuevos que lleva montando Apple desde hace unos años, estas teclas de mariposa que tanto cacarea Apple y que con las que sientes que apenas se hunden y que hacen bastante más ruido que cualquier otro teclado de portátil. Para mi algo mejorables.

La distribución de las teclas de este MacBook Air es fantástica, las teclas tienen un tamaño ideal y eso que el MacBook Air no aprovecha todo el ancho de su base ya que en los lados del teclado se encuentran los altavoces, unos altavoces que restan al teclado unos buenos milímetros, concretamente 15 para cada lado. Para algunos usuarios que utilicen mucho el teclado, tales como escritores o bloggers que vienen de Windows rápidamente hecharán en falta la tecla SUPR, no está, en su lugar tendremos la tecla de encendido.

No me he parado ha realizar una prueba de escritura con algún tipo de software específico que te mida el rendimiento y los fallos mientras tecleas, pero debo decir que una vez me he acostumbrado, y esta adaptación ha sido relativamente rápida, no más de 20 minutos desde que comencé a usarlo me encontraba escribiendo a gran velocidad. Igual o mayor a la mi portátil habitual.

En cuanto a algunas de las características de este teclado te contaré que dispone de retroiluminación, como disponen todos los portátiles de Apple desde hace un montón de años, en concreto dispone de hasta 16 niveles de ajuste de la retroiluminación del teclado, a todas luces, nunca mejor dicho, un excesivo número de niveles.

Foto de la tecla falsa que es un sensor de huellas

Lector de huellas del MacBook Air

El teclado del nuevo MacBook Air además cuenta con una tecla muy especial, se trata de una tecla diferente, sin grabado ni símbolo alguno y ubicada en la parte derecha superior, justo al lado de la tecla de función F12 del teclado.

Esta pequeña tecla hace las funciones de botón de encendido y de lector de huella dactilar, ideal para desbloquear el ordenador sin tener que introducir ningún tipo de contraseña ni PIN.

Como sensor de huella dactilar funciona muy rápido y de forma precisa, durante la semana que tuve el equipo en pruebas nunca necesitó de una segunda lectura para reconocer mi huella.

Algo extraño resulta su funcionalidad exclusiva como botón de encendido y lector, ya que luego una vez con el equipo en marcha no tiene ninguna otra funcionalidad como botón, al presionarlo sientes que se hunde como cualquier otra tecla pero no sucede absolutamente nada en pantalla.

He probado a utilizarla como gestor de contraseñas tanto en el navegador Chrome como en el nativo Safari, pensando que una vez almacenada una contraseña sería muy rápido acceder a webs como tiendas online donde una vez pulsas sobre un formulario dejamos el dedo sobre el sensor y el se ocuparía de introducir el usuario y la correspondiente contraseña que tenemos almacenada en el iCloud, pero, no, aquí no tiene esta funcionalidad para facilitar el acceso. Deberían de aprovechar más las posibilidades de esta tecla.

El touchpad del MacBook Air

El touchpad de este ordenador, como el de la mayoría de los portátiles de Mac es de un nivel sideral, me explico, Apple siempre, siempre se ha destacado por usar los mejores touchpad del mundo, y esta vez no iba a ser menos, el touchpad es impresionantemente perfecto, más grande que en la versión de Air predecesora y también más capaz, con esa tecnología háptica que le da cierta magia y un manejo totalmente exquisito.

Concretando en tamaños el touchpad tiene unas medidas de 122 mm de ancho por 81 mm de alto, impresionante para un ordenador de escasas 13″, digo escasas pero en la práctica créeme que para mi representa el tamaño perfecto, tanto para Mac como para PC.

La conectividad del MacBook Air

Vista del MacBook Air con la pantalla abierta 90 grados

Prueba del MacBook Air de 2018

Gracias Apple gracias por haber incorporado un conector de auriculares estándar en mi nuevo MacBook Air, uno podría pensar que tanta delgadez acabase por sacar dicho conector para que nos tengamos que comprar unos auriculares nuevos bluetooth.

Pero por otro lado la conectividad «cableada» de este equipo es como mínimo justa, suerte que han decidido incorporar dos puertos USB Type-C en lugar de uno ya que si no tendríamos el problema de siempre, no poder estar cargando tu portátil mientras trabajas con un disco duro externo, OjO que este debería ser USB Type-C.

Esto de trabajar con discos externos, con los equipos actuales de Mac puede resultar algo recurrente ya que recordemos que las capacidades de almacenamiento  interno de los Mac son bastante cortitas, y pasar de unos insuficientes 128 Gb a unos tampoco excesivos 256 Gb puede representarte un incremento de precio del orden de 250 a 350 euros.

Y como puertos este portátil ya no tiene absolutamente nada más, desde  estos solícitos USB Type C deberás de hacer todo, utilizando varios adaptadores que deberás acarrear en tu «maletín», como conectarlo a un monitor externo para por ejemplo editar vídeo en casa… pero alto, que sólo tiene dos puertos, uno para el monitor, otro para la carga… y de nuevo, el disco duro… ¿qué?

Para mi la no inclusión de un puerto USB 3.0 estándar adicional a la de estos dos puertos USB Type-C sigue siendo una limitación y que al final te obliga a ir cargando con diminutos conectores y adaptadores. Desde luego un portátil típico bajo Windows será siempre más como una navaja Suiza multiuso.

La batería del nuevo MacBook Air

Este Air te entrega una buena autonomía, de los ordenadores que he analizado últimamente es el que más autonomía me ofrece y es que con un uso de periodista y visionando vídeos en YouTube he obtenido unos tiempos entre cargas destacables, hablo de más de 5 horas de autonomía en modo «de navegación» y unas 4 horas en modo «probando juegos» y eso para mi que destaco en la redacción por ser el que siempre consume más batería, ya es mucho.

Aunque realmente y con los datos oficiales de Apple, donde prometen hasta 12 horas de navegación, me esperaba algo más entorno a las 8-9H y no entorno a las 4-6H como me está demostrando este pequeño.

El sistema operativo macOS Mojave

El MacBook Air utiliza macOS Mojave 10.14.3, una nueva versión del sistema operativo de Apple lanzado recientemente y compatible con diferentes modelos de Mac a partir del año 2012, en los modelos anteriores no podrá ser utilizado Mojave.

No son muchas o no son muy destacables las novedades de esta versión ya que su funcionamiento es bastante transparente. Se trata de mejoras y un priomer avance en la posibilidad de correr aplicaciones de dispositivos móviles iOS, como iPhone e iPad en el el escritorio de nuestro Mac.

Realmente y tras varios día de uso no tengo que destacar gran cosa a excepción del denominado nuevo tema obscuro del sistema operativo, mediante el cual, la barra lanzadora de aplicaciones o dock, las ventanas del finder y los marcos de las aplicaciones se verán en un tono obscuro en lugar del típico gris clarito que hasta ahora había conservado el sistema operativo de Apple durante muchos años.

El rendimiento del nuevo MacBook Air

Caputra del monitor de actividad abierto con la CPU trabajando al 44,6%

Rendimiento del MacBook Air 2018

A nivel de rendimiento este portátil cumple bastante bien, prácticamente cualquier persona lo podrá utilizar a diario para cualquier tipo de tarea ofimática y de navegación por la red.

Quedará corto en tareas de edición de vídeo, especialmente si pretendemos trabajar en 4K o para el compilado de apps y el uso con videojuegos triple A.

Si bien para mi, y atendiendo a su precio, este equipo debería rendir de forma mucho más consistente.

Los ingenieros de Apple deberían haber incorporado un procesador de mayor rendimiento que el Intel Core i5-8210Y y la gráfica integrada Intel 617, por ejemplo un cuatro núcleos, así como una mayor capacidad de almacenamiento, ya que recuerdo que estoy hablando de un ordenador que supera los 1.500 euros.

En nuestras pruebas de rendimiento sobre el MacBook Air incluimos unas pruebas sintéticas y unas pruebas reales en base a un uso del equipo como si se tratase mi ordenador principal.

Vamos a ver que resultados nos lanzan dichas pruebas:

Captura de pantalla de los resultados obtenidos en el test Novabench

Rendimiento MacBook Air Novabench

Bajo Novabench la puntuación fue de 1021 puntos, distribuyéndose en 470 puntos para la CPU, 219 para la gráfica integrada, 222 para la memoria RAM y 110 para el disco duro.

OjO que el disco duro ofreció en Novabench una espectacular velocidad de lectura cercana a 1Gb. sin embargo la velocidad de escritura se quedó en 360 Mb/s

En BaseMark, otra de las pruebas sintéticas obtenemos una puntuación de 513.48

En GeekBench, una de las aplicaciones más habituales para comparativas multiplataforma, contamos con dos pruebas, la primera la relativa a la operativa de rendimiento de un sólo núcleo, en la que el MacBook Air consigue 4.285 puntos y la segunda para la multi núcleo, donde el Air obtiene unos buenísimos 7.747 puntos.

Ahora vamos a ver que tal han ido esas pruebas reales, en un uso diario.

Destaca que el equipo arranca en apenas 3 segundos desde cero, ahí desde luego se nota la velocidad de ese disco SSD interno.

Tras ese arranque inicial lo usé durante varios días de intenso trabajo como blogger realizando tareas entre las  que se englobo las tareas típicas de «oficina», entre las que incluyo la redacción de texto, apertura de infinidad de pestañas en Safari y Chrome, para la recopilación de información y sumando en estos momentos 16 pestañas en total, trabajo con el email, la suite ofimática de Google, realizando capturas de pantalla y algo de edición de fotos en GiMP, este MacBook Air me ha resultado un equipo consistente, en casi todo momento se ha comportado de forma excelente e imperturbable. En un par de ocasiones he oído soplar a sus ventiladores a pleno rendimiento durante escasos 10 segundos.

En otro tipo de pruebas, ya buscándole algo más las cosquillas sobretodo con la reproducción de vídeos en alta calidad hemos encontrado resultados desiguales ya que reproduciendo vídeos en calidad 4K su rendimiento ha sido correcto de forma local, es decir tras conectar mi disco duro portátil donde multitud de diferentes vídeos de demostración en alta calidad, entre ellos 4K y empecé a abrirlos con el Mac, consiguiendo una fluida reproducción. Pero reproduciéndolos desde Internet la cosa cambia, a peor.

Algunos de estos vídeos reproducidos en local con calidad UHD y formato .TS o .MKV no son compatibles con QuickTime Player, que fue incapaz de abrir el vídeo y tuve que optar por descargarme el arma infalible, el VLC Player para poderlos visualizad, bajo VLC los resultados han sido excelentes.

Si embargo debo confesar que me ha decepcionado bastante la reproducción de vídeos 4K desde la plataforma YouTube y Chrome al notar constantes cortes al reproducir vídeos de YouTube en calidad 4K (3840 x 2160 UHD) aunque estos estuviesen totalmente «cacheados por el navegador».

Finalmente he tenido que disminuir la calidad de estos vídeos de YouTube a 1440p para reproducirlos sin salto alguno, con ello vuelvo al mismo punto a debate, el precio y lo que obtienes por él. Para mi, un equipo en este rango de precio debería ser lo suficientemente potente como para reproducir vídeos a 4K desde YouTube y si este fallo es debido a algún codec se debería poner remedio cuanto antes.

En esta misma línea de pruebas online debo decir que el navegador nativo de Apple, Safari directamente no puede reproducir vídeos de YouTube con calidad de 4K por un problema legal en su codec de vídeo.

Obviamente bajo Chrome no he llegado a lanzar vídeos de rendimiento a 8K pues calculo sin miedo a equivocarme que los resultados serán todavía peores.

En todo caso si eres el propietario de un MacBook Air de 2018 u otro tipo de Mac o PC y quieres saber exactamente a que «saltos» me refiero puedes tratar de reproducir el siguiente vídeo, eso sí, si lo reproduces comprueba que el indicador de calidad esté a 4K y no a HD para que la prueba sea como la que yo he ejecutado sin el éxito esperado:

El rendimiento en juegos del nuevo MacBook Air

Como también es habitual hemos instalado Steam para comprobar que tal rinden en nuestro flamante MacBook Air alguno de nuestros juegos favoritos, así de paso medimos ese «rendimiento gráfico».

Para esta prueba voy a utilizar la biblioteca de juegos de Steam de tiroriro.com, una biblioteca en la que en la actualidad tenemos 380 juegos, de estos 380 son 177 juegos los compatibles con los ordenadores de Apple. Es decir, algo menos de la mitad funcionan en Mac.

Empezamos con un programa de hace ya algunos años pero que cuenta con un nivel de exigencia medio-alto, se trata de Grid Autosports, un juego de carreras de coches de Codemasters. En nuestro primer intento dejamos la configuración sugerida dee 1650 x 1050 píxeles y el resultado en modo «Crono», es decir con un sólo vehículo es de 16 injugables FPS.

Reiniciamos Grid Autosport bajando la calidad gráfica considerablemente hasta los 800 x 600 píxeles con el objetivo de conseguir unos 30 fps que es lo que yo considero como FPSs mínimos para un juego de carreras. Si embargo el resultado es de 20 fps y con una calidad gráfica desastrosa.

En ese momento decidí bajar las expectativas por algún tipo de juego menos pretencioso en cuanto al hardware necesario que el anterior juego de carreras pero realmente este equipo no pinta muy adecuado para ser utilizado como «consola de juegos» aunque finalmente te adelanto que si que puedes ser usado con juegos más sencillos de forma ocasional.

Probamos el juego de plataformeo «Outland» con mucho éxito, alcanzando los 60 fps bajo una resolución de 1.440 x 990 píxeles, si embargo al subirla por encima de los 2.000 píxeles comenzaba a perder la jugabilidad. Esto es para mi un desequilibrio entre la potencia gráfica y la calidad de la pantalla retina de este MacBook Air.

Rive es otro de los juegos probados, un juego clásico de matamarcianos de scroll lateral y con un ritmo endiablado y unos efectos especiales brutales, bajo este juego el MacBook Air rindió a unos muy respetables 54 fps.

FEZ otro juego de plataformas 2D pero con algún guiño 3D como la rotación de su escenario se comportó francamente bien a 1.440 x 900 píxels de resolución, no obstante FEZ es un juego bastante ligero.

Trine, un juego genial, otro plataformas 2D, aunque esta vez lo probamos en la versión «Enhanced Edition» que contiene unos gráficos que quitan el hipo, pusimos la calidad gráfica a tope si bien la resolución de pantalla la dejamos en esos 1.440 x 900 píxeles que parece que es donde se sitúa el límite máximo de rendimiento de este portátil de Mac. El resultado fueron unos todavía jugables 21-28 fps.

Shadow Complex con la resolución de 1.440 se apreciaba algo de lag no obstante era jugable, quizá con el ajuste de algunos parámetros podría ser totalmente jugable sin recurrir a bajar por debajo de esa resolución.

En el juego del género roll TorchLight II el rendimiento estuvo siempre entre los 25 y los 31 fps por lo que podemos añadirlo a la lista de juegos jugables.

En Portal, la primera versión el juego funciona de forma muy fluida en resoluciones de hasta 1.440 x 900 píxeles, resolución que por cierto el genial programa de Valve ve como «nativa» cuando esto no es así, esto es una pantalla retina con un número de píxeles bastante mayor.

Algunos juegos en principio compatibles según Steam con Mac, tales como The Darkness II y Splinter Cell Conviction he sido incapaz de lanzarlos en el Air, se descargan de forma normal pero al lanzarlos no sucede nada. Quizá esto lo solucionen con alguna actualización de macOS, de Steam o de los propios juegos comentados.

En resumen, este MacBook Air no es una plataforma para gaming, ni de lejos, aunque puede ser utilizado de forma bastante ocasional y siempre con juegos con un nivel de carga gráfica no excesivo.

¿Dónde comprar el nuevo MacBook Air más barato?

Pues fácil, en la web de miMac.es allí siempre encontrarás los últimos Macs al mejor precio y con la garantía oficial de Apple.

Toma nota: Ofertas de Mac

No te pierdas: