Prueba del MacBook Pro de 14

Bueno ¡ya está! nos hemos hecho con una unidad del nuevo y flamante portátil de Apple, en esta ocasión hemos optadopor un MacBook Pro con los nuevos procesadores de alto rendimiento M1 Pro, dejando el M1 Max para otra prueba que haremos más.

Hola M1 Pro

Con estos nuevos macs portátiles, que estrenan chasis, conexiones, pantalla y teclado parece que Apple ha escuchado algunas de las quejas de los usuarios de sus «últimos» portátiles.

Quizá con estos cambios, estos MacBooks Pro han perdido algo de su factor diferenciador, ahora se parecen más a otro PC que nunca.

Y es que sin la touchbar y sin ser extremadamente delgados diría que incluso me recuerdan al viejo MacBook Pro de 13″ de hace una década, ese que lanzaron justo antes de que comenzasen las pantallas retina a llegar a los mac.

Cierta es la mejora de que en estos nuevos macs ha incluido un mayor número de puertos y tipos de conexiones, se agradece, aunque se hecha en falta la incorporación de algún puerto USB de tamaño estándar, más que nada para no andar acarreando adaptadores cuando viajas.

La vuelta del magsafe, la tenemos, aunque no sé yo quién la pidió y quién la autorizó, para mi hoy es un error. Si bien dicho conector me gustó en su tiempo, hará unos 10 años. Ahora prefiero cargar el portátil en cualquier lugar donde exista un cargador de teléfono móvil con conexión USB tipo C.

Otra cosa que está de vuelta es el sonido de inicio característico de los mac, el tachaaaannn ha vuelto, lo echábamos de menos unos cuantos.

Ahora con tan sólo levantar la tapa del portátil, si este está cerrado, y se escuchará el característico sonido y se encenderá el portátil, no hará falta pulsar botón alguno para ello, la tapa actúa como botón de arranque, una idea tan sencilla como genial.

Lo que parece que han dejado para más adelante es iluminar su bonito logo, no se tampoco quién decidió en su día apagarlo, pero casi todos también lo echamos un poquito de menos ¿no estás de acuerdo?

La cámara para videoconferencias también ha mejorado, algo que pedíamos todos a voces, pero sólo ha subido un escalón. Sí ha pasado de los ridículos 720p a unos también escasos en el siglo XXI 1080p, parece mentira con el precio que tiene este mac que cualquier teléfono de gama media disponga de una cámara para videoconferencias de mucha más calidad.

Por supuesto han cambiado, o mejor dicho hecho crecer sus nuevos procesadores Apple Silicon, de ellos te hablará más adelante.

En resumidas cuentas y de alguna forma parece que Apple escucha y hace muy de tanto en tanto lo que los usuarios piden, cosa que está muy bien. Veamos pues esos cambios con mayor profundidad.

La pantalla del nuevo MacBook Pro M1 Pro

Los marcos ahora son finísimos

Las novedades respecto a los MacBook Pro de 13″ con procesador M1 son varias.

Comenzamos por lo que salta a la vista, la pantalla, que ha mejorado muchísimo respecto a las anteriores.

No en que se vea especialmente mejor la anteriores, que se ve, pero la verdad es que las pantallas anteriores también se veían de fábula.

Lo que destacaría, siendo sincero son esos marcos tan finos, tan acordes con los tiempos, y no como antes donde teníamos unos bordes exagerados.

Apple nos vende esta pantalla envuelta por mucho márketing propio, intentando esquivar los verdaderos estándares y los datos numéricos para así poder huir de comparación con máquinas de otros fabricantes.

Sí, Apple como siempre, nos vende todo a precio de oro. Así que escucharás cosas como que su pantalla cuenta con XDR, Retina y ProMotion… entre otras varias palabrerías. Todo ello son palabras que quedan muy bien pero tras las que hay unas cifras técnicas, unos números que están muy pero que muy bien.

Nosotros te traducimos toda esa palabrería tan Apple a resoluciones y frecuencias de refresco, así que toma nota, tienes una pantalla de 14″ con una resolución de 3,024 x 1,964 pixeles o lo que es lo mismo teniendo en cuenta que es de 14″ serán 254 píxeles por pulgada con una frecuencia de refresco es de 120 Hz.

Para probar la calidad de la pantalla y los 120 Hz de refresco utilizamos el siguiente vídeo de YouTube cuyas imágenes de naturaleza lucen espectacular y que puedes ver en la siguiente dirección online.

El Notch, ubicado en la parte superior es algo «curioso», en los primeros compases no molesta, pero luego dependiendo del programa que utilices y si este está maximizado notas que el menú superior queda roto.

El teclado del MacBook Pro

Algunos puntos de luz no deseados en el teclado

Algo que también salta a la vista es su nuevo teclado, en el que se ha suprimido la inservible touchbar y es que eso era algo que en el día a día sólo servía para subir y bajar el volumen de una forma algo más «chic» que mediante la pulsación de las correspondientes teclas.

En su lugar ahora tenemos teclas de función de tamaño normal.

El teclado, aunque funciona a las mil maravillas ahora tiene un fondo negro. No mostrando así una mejor separación visual entre las teclas, que también son negras.

No se de quien ha sido esta idea, el hecho de que la base del teclado no sea del color del chasis, al final uno sospecha que ahora todo el teclado es una superficie plástica, de calidad, pero plástica. Y yo que me miro mucho estas cosas pienso que de ser metal, al estar pintado sobre este con el tiempo acabaría la pintura rayada.

En cuanto a la retroiluminación del teclado, esta no es ajustable en intensidad, creo que ahora lo hacen de forma automática pero sinceramente, la veo algo pobre, más de una vez, en condiciones de luz buenas y con el teclado tan de color negro, tanto fondo como teclas he pensado en subirle algo la intensidad, pero no, Apple no te deja.

Poniéndome ya quisquillosos, observo algunos puntos de luz donde no se debería, uno en la tecla del número 4 muy marcado, otro en la tecla B, así como una discontinuidad muy fea en la barra espaciadora, todo cosas, que no me molestarían en un ordenador de 600 euros, pero que no debemos permitir en un ordenador tan y tan caro.

Una cosa que no me gusta, es que si el portátil está apagado no se retroilumina hasta después de haber introducido la clave del usuario, en ese punto después del arranque, no reconoce el touchid, debes introducir la clave con el teclado y claro, sin retroiluminación, no es nada cómodo. Tras identificarte se encenderá la retroiluminación del teclado.

El touchpad de los nuevos MacBook Pro

Ahora el MacBook Pro de 14″ es menos fino y más PC que antes

Ha habido un cambio de chasis y con ello el touchpad podría haber cambiado, en tamaño, en funcionalidades, o en tecnología, pero no, se queda igual que antes, es un touchpad sin partes móviles y con tecnología hápitca.

El touchpad, como siempre, es de lo mejor del equipo, funciona con una suavidad extrema y es algo que no me cansaré de repetir, fabricantes de PC copiar esta tecnología de Apple o como mínimo igualarla, es un gustazo poder viajar sin ratón externo con un touchpad tan grande y que funciona con una precisión excelente.

El sonido del MacBook Pro 14″ M1 Pro

Tampoco se quién es la empresa que le fabrica los altavoces a Apple, ni tampoco se quien o que marca se encarga de ecualizarlos ya que los mismos no vienen firmados por B&O, Harman Kardon ni otros similares.

Pero este MacBook Pro 14 M1 Pro mismos suenan de forma fenomenal, es increíble la nitidez e incluso el bajo que pueden llegar a sacar en una caja de resonancia tan pequeña.

De 10.

La conectividad del MacBook Pro de 14″

Ha engordado, parece un MacBook Pro de 13, pre-retina

A nivel de conectividad se hecha de menos un puerto USB completo, del tipo A, de los grandes, y es que aunque parece que han corregido el error de los MacBook Pro de 13″ al añadirle un puerto HDMi, dos puertos thunderbolt más, aunque realmente es un USB Type C o Tipo C y un lector de tarjetas SD. Además de conservar el jack de 3,5 mm para la conexión de auriculares.

Se han olvidado de incorporar un USB grande por lo que si tiras de un disco duro externo deberás andar con los odiosos adaptadores, que equiparán espacio y que al final influyen en la estética de tu setup. de trabajo.

Gracias al conector HDMi ahora podemos conectar cualquier monitor externo, en nuestro caso conectamos nuestro monitor UltraWide Samsung de 34″ con resolución de 3144×1440 píxeles sin mayores problemas, ah! y con una tasa de refresco de pantalla de 75 hz lo que se corresponde a la nativa del monitor, con el MacBook Air M1 mediante un adaptador USB tipo-C a HDMi no conseguíamos superar los 50Hz.

Aunque en este punto debo señalar que el sonido no fluía por el conector HDMi hasta los altavoces que tenemos conectados a dicha pantalla, quizá porque no pudimos desconectar la pantalla del propio MacBook y aunque pusimos a esta última como secundaria el sonido seguía saliendo por el mac, problemas de MacOS Monterey supongo.

En cuanto a conectividad de red, decir que esta es tan sólo inalámbrica, no dispone de conector RJ45 para conectarlo físicamente a la red, sin embargo su Wifi es como muchos otros aspectos de este equipo, impecable, descarga aplicaciones juegos y películas a una gran velocidad.

En la reconocida prueba de speedtest punto net, hemos logrado casi llegar a los 300 mbps simétricos que tenemos contratados, no es la mejor cifra obtenida por un ordenador mediante wifi de todos los que hemos probado, pero se le acerca mucho.

Resultados de velocidad mediante wifi

Batería y autonomía de los Mac M1 Pro

La batería, según Apple permite hasta 21 horas de navegación por internet y 17 viendo vídeos, no hemos llegado a probar si esos datos son veraces, pero a buen seguro se acercan ya que en nuestra experiencia con otros ordenadores Apple siempre se queda bastante cerca de lo anunciado por la empresa de la manzana.

Sin embargo la batería tiene menos autonomía real que los MacBook Pro de 13″ con procesador M1, ya que ahora claramente sufren más consumo en el momento que se le pide rendimiento al portátil, sea renderizando vídeos, compilando videojuegos o incluso jugando.

La carga del portátil se puede realizar por dos medios, o bien con el cargado de Apple y el conector MagSafe que viene en la caja o bien mediante la carga por USB Tipo C.

Si bien, destaco negativamente la lentitud de carga de este MacBook mediante USB Tipo C, cosa que me ha sorprendido en relación a los M1 originales y es que en definitiva y aunque este MacBook Pro de 14″ se puede cargar mediante el conector Type-C, es excesivamente lento por lo que no te evitará tenerte que llevar el cargador original en cualquier viaje que realices.

Quizá para el trabajo diario y gracias a su autonomía de batería, si sales con él de casa o del trabajo con ella a tope te llegará al final del día sin pasar por el adaptador, pero claro, cuando viajas y es más de un día lo que estás fuera no te bastará con una carga completa, necesitarás volver a cargar por la noche y aquí es donde la carga por tipo C se queda corta.

Pues bien, con el MacBook de 14″ conectado a corriente por Type-C y con el ordenador totalmente apagado me ha cargado del 24% al 68% durante toda la noche, hablo de unas 8 horas de carga para ese escaso 44%.

Estando el mac enchufado pero en reposo, con la pantalla cerrada, durante dos horas cargó únicamente un 10% esto es algo inaceptable.

Pero lo peor es que con el portátil encendido y alimentándose mediante el usb de tipo C, no carga, si no que descarga más lento mientras estaba dándole caña al sistema acabando de configurar y actualizando algunas apps, cuando acabé y pasé a redactar este artículo el % de batería con el mac conectado por USB se mantenía, es decir, el consumo del conjunto a poco que le aprietes consume más de la capacidad de mi transformador.

Cierto es que es un transformador de móvil, pero también es cierto que es algo grandecito ya que es el de mi Xiaomi Mi 9T Pro, que tiene carga rápida y es capaz de proporcionar 3A a 5V, 2A a 9V y 1,5A a 12V

Y todavía es más cierto que es el cargador que te vas a encontrar o que te van a prestar cuando te desplazas de un lugar a otro con tu portátil y no llevas tu cargador con magsafe. Insuficiente.

El mac no tiene ningún led indicador de que está cargando, el ordenador, ya que dicho led está en el propio cable magsafe que me niego a utilizar.

Al segundo día se me ocurrió conectar dos cargadores USB tipo C simultáneamente a ver que sucedía, el Mac no se quejó, el primero era el comentado de Xiaomi y el segundo un cargador de una vieja tablet Acer con homologación para Windows 8.

También se puede cargar con un powerbank, en este momento lo tengo al 2% y cargando gracias a un powerbank de 12.000 miliamperios que conservo desde hace tiempo.

Rendimiento del M1 Pro

Especificaciones de este MacBook Pro 14″ con procesador M1 Pro

El MacBook Pro de 14″ que analizamos en este artículo es el modelo de entrada, no es el más avanzado, pero su precio es alto, son 2.224 euros.

En cuanto a su configuración de CPU difiere del M1 original en diversas cosas, la velocidad de acceso a memoria se multiplica hasta llegar a los 200 gb por segundo, además de que tiene dos núcleos más de rendimiento en su CPU, perdiendo dos de bajo consumo.

Así que en el analizado en cuanto al número de núcleos de su CPU son ochos núcleos, como el M1 anterior, pero con una configuración rendimiento/eficiencia diferente.

A nivel gráfico su GPU si que ha visto incrementado el número de núcleos, pasando de los 8 núcleos gráficos del M1 original a los 14 de este M1 Pro.

Este extra de núcleos de rendimiento y de núcleos de GPU hará que este MacBook de 14″ funcione más rápido que el modelo anterior en todas las ocasiones, aunque no será una diferencia brutal que podrás apreciar en cualquier tarea, el M1 original impresionaba más con respecto a otras máquinas de Apple, este es una evolución y desde luego creo que hagas lo que hagas con él irás más que sobrado.

Para los más exagerados que crean que necesitan la mayor potencia de cálculo pues nada, allá ellos con su dinero, existe una versión del M1 Pro que si que tiene más núcleos de CPU, llegando a contar con 10 núcleos en su procesador y 16 núcleos en su GPU pero su precio asciende 500 euros más y con la misma configuración de memoria, almacenamiento y pantalla.

Por encima de estos M1 Pro tan sólo están los nuevos MacBook Pro con procesador M1 Max que añade todavía más núcleos tanto de CPU como de GPU, a costa de disparar todavía un poco más el precio.

El chip M1 Pro de los nuevos macs.

El rendimiento es excelente, además como los anteriores M1 son ordenadores que cuando los desconectas del cargador no hacen descender su rendimiento para conseguir prolongar la autonomía desconectado lo que se conoce como thermal throttling, por tanto rinden igual enchufados a corriente que desenchufados de la misma.

Así que fuimos a ejecutar la mejor prueba de rendimiento para ordenadores, Geekbench, para así poder ver el resultado de pruebas sintéticas de rendimiento del M1 Pro, porque repito, la sensación era muy parecida que en los M1.

Los resultados obtenidos en GeekBench 5 fueron brutales pero sinceramente, algo inferiores a lo esperado, puedes consultarlos con más detalle en la siguiente dirección online

Hablo de 1767 puntos en mononúcleo y 9989 en multi núcleo, que si los ponemos en contexto y contra las cuerdas con el MacBook Air con M1 que probamos hace meses y que nos rindió 1747 y 7654, este M1 Pro representa tan sólo una ventaja de 2300 puntos en pruebas multinúcleo, lo que a la postre puede traducirse en una mejora de rendimiento real de entre un 25 y un 40% a lo sumo, algo que no justifica su alto precio.

En el test de computación del propio GeekBench obtenemos 33953 puntos, puedes ver el resultado en esta otra dirección online.

Aunque ya sabes que en tiroriro no somos muy amigos de estas pruebas sintéticas y preferimos ponerlos a trabajar y medirlos crono en mano.

Claro que la velocidad de un PC no sólo depende de la cantidad de núcleos y RAM que tiene un ordenador, de hecho, tras haber estado trabajando unos cuantos días con este M1 Pro y un Air con un M1 original, no sabría diferenciar cual de ellos tiene 8Gb de Ram y cual 16 Gb. Esto es porque en macOS bajo la arquitectura M1 la gestión de RAM es muy eficiente y los 8 Gb del Air M1 original cunden mucho más que 16 Gb en un Windows 10.

Hace tiempo Apple aprendió que la velocidad de lectura de un dispositivo de almacenamiento era otro factor que más determinaba la sensación de velocidad de un equipo, sí, incluso por encima de la potencia de su CPU o esa cantidad de RAM.

Tanto es así que decidió de alguna forma desarrollar sistemas de almacenamiento diferentes a los de su competencia, los ordenadores con Windows, en lugar de utilizar memorias estandares que se pudiesen intercambiar ideó unidades especiales con más chips repartidos por la placa base y soldados a esta para poder exprimir más las velocidades de transferencia con respecto a las unidades estándares, de esta forma consiguió tener los discos sólidos o SSDs más rápidos del mercado y poder brindar así a sus usuarios esa percepción de que un mac a igualdad de procesador va más rápido.

Tal es así que tras comprobar la velocidad de la unidad integrada con el software de Blackmagicdesign obtuvimos una velocidad de lectura de más de 5200 megabytes por segundo y de 4000 en escritura.

Velocidad de almacenamiento del MacBook Pro M1 Pro de 14″

El arranque del sistema no es especialmente rápido, entre 9 y 10 segundos hasta login a lo que después deberás sumarle unos 4 para cargar el sistema, sin las ventanas y programas abiertos, que tardarán un segundo o dos más, dependiendo del tipo y cantidad de programas que tenías abierto cuando apagaste el Mac, claro que eso será siempre que tengas marcado el recuperar ventanas abiertas en el arranque.

Trabajando con tres navegadores abiertos con más de 20 ventanas en cada uno abiertas, lanzando cuartos y quintos programas, algunos como GiMP para el recorte de las capturas y fotos, el sistema nos desfallecía nunca ni se le oían girar los ventiladores en ningún momento.

GiMP lo tarda en abrir 10,82 segundos, aunque luego no tuve un buen feeling con el rendimiento general del programa, algo raro pues lo recuerdo muy bien con el MacBook Air M1.

Inkscape tardó 4,90 segundos en abrir, tiempos inferiores a los del resto de equipos de la redacción. En algunos casos siendo hasta 3 y 4 veces más rápido.

Probamos también el nuevo M1 Pro en el renderizado de imágenes 3D con Blender, el resultado fue mejor que el del Air con M1, pero no mucho más nuevo, y comparado con ordenadores portátiles con Windows y procesadores de AMD quedó algo por detrás por lo que nos decepcionó bastante en este aspecto, si quieres puedes leer el artículo que hablamos de Blender y el renderizado con el M1 Pro

El rendimiento en juegos, al que le dedicamos un artículo completo nos ha impresionado, si bien la diferencia a nivel general comparándolo con el MacBook Air M1 está resultando más bien discreta, en juegos es donde más hemos notado el incremento, si antes el Air M1 era capaz de correr juegos como nunca lo habíamos visto pero que se quedaba algo corto cuando elevábamos la resolución por encima de los 3000 x 1000 píxeles, ahora, con el M1 Pro ya se muestra totalmente solvente, al menos con los juegos que hemos podido probar.

Temperaturas del M1 Pro

El equipo, comparándolo con un MacBook Air M1 se calienta algo, nada preocupante y muy lejos de lo que se calienta un PC pero es cierto que tras seis o siete horas de uso la carcasa se nota a temperatura, aunque repito, en este mes de octubre no me está resultando molesto.

Eso sí, no he escuchado en ningún momento los ventiladores.

A nivel térmico este Mac es 9. Un 10 sería el MacBook Air M1 que por no calentarse no tiene ni ventiladores.

El peso del MacBook Pro de 14″

El equipo es más pesado de lo que parece y sobre todo de lo que acostumbra Apple en sus equipos portátiles. Por un lado podríamos excusarlos porque han puesto más puertos, pero si te fijas en el tipo de puertos estos son casi todos menos el HDMi pequeñitos, usb del tipo C así que esta argumentación no nos vale.

El porque lo noto bastante más pesado que el MacBook Pro de 13″ con el M1 básico no lo entiendo, quizá la pantalla con esa tecnología miniLED pese más, porque el chip centra vale, pesará el doble, pero el doble de muy poco sigue siendo nada.

Sensaciones del MacBook Pro 14″ M1 Pro con macOS Monterey

Claramente, las sensaciones no son tan altas como su precio.

Está claro que esto es una apreciación ligada al alto coste del equipo, excesivo, algo que nadie puede negar, Apple nos vende tecnología siempre con un precio claramente más alto que el resto.

Y es que haciendo algo de números por los 2225 euros que vale el equipo de entrada de gama puedes llegar a adquirir dos portátiles con las mismas o mayores prestaciones pero con Windows 11.

Vamos que este Mac cuesta el doble de lo que debería, cierto, y más teniendo en cuenta el precio del MacBook Pro 13 M1 que le precede, que está entre los 1200 y 1400 euros, este debería haberse quedado en los 1600 y no en esos prohibitivos 225.

Incluso si no precisas de un entorno gaming por la mitad puedes optar por una Surface Pro 8, la cual además de atesorar un calidad pareja, te dará la posibilidad de utilizarlo como tablet e incluso poder dibujar en pantalla con un estilus, algo que ahora junto con Windows 11 a mi me destila una mayor sensación de modernidad.

Claro que todo dependerá de para que vas a utilizar el portátil, del software que utilices e incluso del sistema operativo al que estés acostumbrados, pero vaya, que a menos que esté muy ligado a Final cut, que es un software de edición de vídeo propietario de Apple, el resto lo tienes en Windows.

Por otro lado están las inercias de más vale viejo conocido que nuevo por conocer, bueno, creo que si eres amante de macOS y no te importa gastarte el sobreprecio que Apple te pide, adelante, pero creo que deberías dar una oportunidad a Windows 11.

Quizá el portátil con Windows que te cueste la mitad no te ofrecerá la misma experiencia de calidad, es indudable que carcasa, teclado y pantalla son de mejores materiales que la media de portátiles con Windows, pero prueba un Huawei de alta gama, de los que cuestan algo más de 1.000 euros y verás como entonces esas apreciaciones de calidad quedarán diluidas.

Lo malo del MacBook Pro de 14 con M1 Pro

Llegamos ahora a las cosas malas, que son varias, en el momento que estaba escribiendo el título del artículo me di cuenta de que el nombre del producto es un despropósito. Lo es por resultar cacófono, como se nota la falta de Steve en estos casos, él nunca permitiría cosas como estas: MacBook Pro 14″ M1 Pro, con ese PRO duplicado.

Pero lo realmente malo y que debo criticar ante todo es el precio de este producto, escandaloso, para tontos.

Piensa por un momento que su precio dobla el de un MacBook Air M1 cuando no es en la práctica mucho más que el Air.

Sí, dejando de un lado la maquinaria marquetiniana de Apple que nos lo vende con palabras de ensueño como M1 PRO, miniLED, XDR, ProMotion y tu tía la de Huelva, te diré que en mi día a día como redactor, programador y diseñador no noto una mayor potencia que con un Air M1.

Incluso exprimiéndolo con renderizados en 3D, lo que noto de más es escaso del orden del +10%, es decir acaba 24 segundos antes un renderizado de 3 minutos comparándolo con el MacBook Air con M1, pero a la par o incluso por debajo de otros portátiles Windows de 600 euros con procesadores Ryzen que he probado.

Además este MacBook Pro de 14″ pesa más que el Air y no permite ser cargado con un cargador de móvil y en definitiva su precio es desorbitado.

Pero vamos por partes, que me gusta poner los puntos sobre la íes.

El notch. Es una chapuza, se mire por donde se mire, lo mismo pienso del notch de los iPhone, casi tocando el año 2022 y siguen con esa parte de la pantalla inservible, en el caso de este mac, lo peor es que el sistema no sabe ni que ahí hay un notch y fuerza que la barra superior no se pueda mover por la pantalla además que si dejas el cursor ahí, quedará escondido, porque el sistema no sabe que hay no hay pantalla.

Soluciones hay miles, desde una cámara escamoteable como en los Xiaomi Mi 9T Pro, a un notch de bala, más discreto o incluso una pantalla en ese fino marco, que seguro que existen y por 2225 euros bien la podrían equipar, de paso que sea de una calidad acorde y no de 1080p, que estamos a las puertas del 2022.

También lo de la carga por USB tipo C me ha matado, con lo que me enamoró el MacBook Air con su increíble autonomía y sobre todo poder ir con él sin el cargador a cuestas porque lo podía cargar con cualquier cargador de móvil de tipo C.

Este mac de 14″ a priori y según sus especificaciones, también lo debería permitir, pero sea por lo que sea, este M1 Pro en la práctica no logra cargar por USB tipo C con un cargador estándar, el que encuentro en casa de mi suegra., Tiene un consumo superior al de carga y lo único que haces al intentar cargarlo por el USB tipo C, es frenar algo la descarga de la batería.

El teclado con el fondo totalmente negro tampoco lo encuentro un acierto, en absoluto, es sucio, y me provoca errores de tipeado que no tengo en otros ordenadores, incluido el MacBook Air, quizá precise de esos marcos de referencia entre teclas no lo se, pero prefiero los de antes.

No te pierdas los siguientes artículos de tiroriro

Author: El editor

Share This Post On