Prueba del Xiaomi Redmi Note 5

Xiaomi, es el fabricante del teléfono que vamos a analizar, un fabricante que junto con Huawei son dos de los fabricantes chinos que lanzan al mercado una mayor cantidad de modelos de móviles cada año. Entre ambos compitiendo siempre por alzarse con el trono del mejor móvil del momento en el segmento de la gama media. Si bien ahora parece que también están dispuestos a pelear en la gama más alta contra los Samsung y otros.

Centrándonos en el rango medio, Xiaomi, con su teléfono Xiaomi Redmi Note 5, además de medirse contra Huawei también hace lo propio frente a otros fabricantes o marcas mucho más reconocidas, tales como Samsung, Motorola y LG entre otros, y si bien estos fabricantes aunque disponen de una nutrida gama media de terminales más o menos bien resuelta, no llegan a ofrecer el mismo buen acabado, ni tan siquiera las mismas prestaciones puras que los modelos de Xiaomi o Huawei.

En esta gama media Xiaomi y Huawei mandan. Ya que no es solamente lo comentado sobrr que la mayoría de modelos de Samsung, Motorola y LG resultan ser algo inferiores en acabados y prestaciones, sino que dichos móviles de gama media suelen ser sensiblemente más caros que los teléfonos móviles de Xiaomi o Huawei.

Llegado este punto debo apuntar que dentro de la propia Xiaomi existen siempre varios modelos de teléfonos que a su vez compiten entre sí por liderar ese segmento medio dentro de la misma casa. ¡Menudo lío!

Si bien hoy os analizamos el Redmi Note 5, quizá el que para mi ahora está llamado a ser el nuevo rey de la gama media, Xiaomi recientemente ha lanzado el sucesor del aclamado Xiaomi MI A1. Me refiero al MI A2 quien será su directo rival del hoy analizado Xiaomi Redmi Note 5.

A modo de resumen en esa pequeña contienda interna entre el A2 i el Redmi Note 5, parece que el Redmi Note 5 es algo superior, al menos en cuanto a la duración de su batería y a su cámara, que supera por poco a la del Mi A2.

Así y aunque me repita te avanzo que el Redmi Note 5 es un teléfono de gama media con unas prestaciones considerables que contentará a prácticamente cualquier comprador. Tanto es así que finalmente el que escribe estas líneas a decidido utilizarlo como teléfono principal, tras quedarse impresionado por la durabilidad de su batería.

A nivel técnico este móvil Xiaomi Redmi Note 5 destaca su gran pantalla con calidad Full HD+ es de 5,99″ y sus estrechos marcos, es importante destacar que no utiliza el notch o bigotillo que por ejemplo si que lleva su otro rival el Huawei P20 Lite. Un rival algo más caro y con un diseño más moderno y atractivo pero que claramente se queda algo atrás en cuanto a prestaciones puras.

Sin más, vamos a analizar este nuevo teléfono de Xiaomi.

La potencia del Xiaomi Redmi Note 5

Su procesador es un SnapDragon 635 de 8 núcleos con 3 o 4 Gb de RAM, la cantidad dependerá del modelo y la oferta concreta que encuentres, si bien en ambas versiones el rendimiento, que te adelanto que es más que sobrado para un teléfono de 2018 y posiblemente aguantará el tipo durante todo 2019 se asemeja muchísimo. El modelo que hemos podido probar es el que equipa 4 Gb.

El sistema operativo Android 8.1 con la capa Miui por encima funciona muy fluido, la velocidad de acceso a la memoria interna del teléfono resulta bastante rápida, lo notarás al abrir y cambiar de aplicaciones de forma constante.

Hemos sometido a este Xiaomi Redmi Note 5 a diferentes test, arrojando unas notas bastante altas, siendo para Antutu una puntuación de 112.824 y para GeekBench 1.327 puntos en la prueba de un sólo núcleo y 4.683 en multinúcleo.

Según la captura que os muestro en la foto el Redmi Note 5 estaría justo en la gama media al derrotar al 52% de los usuarios.

Fuera de los denominados test sintéticos, es decir, en el uso diario, el teléfono Redmi Note 5 te proporciona un rendimiento alto, no es el más rápido de los que he probado en estos últimos meses, quedando claramente por debajo de por un ejemplo un Huawei P20, pero consiguiendo dar la talla incluso para un uso intensivo con videojuegos.

La pantalla del Xiaomi Redmi Note 5 Pro

La pantalla, es realmente buena. Aunque le falta algo de brillo en su configuración inicial, y también tiende a bloquearse demasiado pronto, son únicamente dos pequeñas pegas que se pueden modificar rápidamente en ajustes. Pero siendo quisquillosos quizá con la gran batería que tiene este móvil de Xiaomi, muy por encima de la media, con su 4.000 mAh no le haría falta ahorrar tanto con los ajustes de fábrica.

La pantalla cuenta con resolución de FullHD+ es decir 2.160 x 1.080 píxeles con un brillo de 450 nits ocupando el 77% de toda la superficie frontal del teléfono, es decir cuenta con unos marcos bastante estrechos.

La proporción de la pantalla es 18:9, es decir, más alta de lo que venía siendo habitual hasta 2018, ya que en lugar del típico 16:9 el Redmi Note 5 lleva una pantalla digamos que… más moderna.

Dos apps en 18:9

La versión sistema operativo Android que lleva, la 8, aprovecha dicha proporción de 18:9 y ese extra de píxeles en prácticamente todas las aplicaciones y juegos extrayendo de su pantalla mayor provecho. Obviamente en vídeos y YouTubes donde los contenidos originales están grabados en 16:9 puede mostrar una pequeña franja negra en los laterales.

Con el Redmi Note 5 podrás dividir la pantalla para su uso con dos aplicaciones, útil para copiar y pegar entre dos aplicaciones o ventans y para ver un vídeo mientras navegas por la red gracias a la gran altura de pantalla que nos da su proporción de pantalla 18:9.

El tamaño de su pantalla es considerable, 5,99″ de tamaño en diagonal, lo que resulta al final en un excelente lector de todo tipo de lectores de noticias así como en una gran herramienta para la navegación cómoda por web. Y para jugar ni te cuento, luce mejor que las pantallas de casi todas las videoconsolas portátiles.

Destaca en este terminal también el hecho de que la pantalla del Redmi Note 5 tiene unas esquinas que son curiosamente redondeadas un detalle que no resulta molesto en el uso del móvil pero que se nota a simple vista. 

No cuenta con notch, el bigotillo superior de teléfonos como los iPhone X y los Huawei P20 que parece que tanto se está poniendo de moda, no obstante sus marcos como puedes observar en la foto son muy pero que muy contenidos, no llegando a los 10 mm en los marcos superiores e inferiores y tomando tan sólo 4 mm en los laterales.

Como punto negativo de la pantalla por decir algo es que la proporción unida a su tamaño hace que en muchas ocasiones precisemos de dos manos para poder movernos con él, y eso que yo no tengo las manos especialmente pequeñas.

La cámara del Xiaomi Redmi Note 5

Tanto la cámara trasera como la cámara del frontal del Redmi Note 5 son unas cámaras, poco vistosas en cuanto a prestaciones sobre el papel, pero que ambas, sobretodo la principal o trasera en la práctica consiguen hacer muy buenas fotos. En definitiva los resultados de las cámaras del Redmi Note 5 son mejores que otros teléfonos de gama media. Está algo por debajo de los gama alta, pero tampoco demasiado.

La velocidad obturación de ambas es rápida, y el software te provee de bastantes modos para que puedas explorar tu creatividad fotográfica.

En interiores y con poca iluminación sorprende, la diferencia con otros terminales de gama media es notoria, muy a favor del Redmi Note 5.

Poniendo números a dichas cámara, aunque ya te hemos dicho que en la práctica se superan, en la cámara trasera nos encontramos con una cámara dual, por fin Xiaomi se ha decidido a montar cámaras duales, esta cámara sobresale algo más de tres milímetros sobre la superficie del teléfono, cuenta con una resolución de 12+5 megapíxeles y una apertura de f/1.9+f/2.0

El flash trasero es doble, además de fotos, el Redmi Note 5 te permite la grabación vídeos en calidad FullHD, no permitiendo los tan de moda 4K. Quizá en el vídeo tanto en resolución como en detalle es donde realmente cojea el Redmi Note 5, si bien la grabación de vídeo estarás de acuerdo que normalmente es algo que realizamos de una forma muy pero que muy puntual.

En su frontal cuenta con una cámara para selfies con una resolución más que destacable, sin llegar a ser los 20 megapíxeles de otras marcas, para mi algo excesivo, el Xiaomi Redmi Note 5 cuenta con una cámara de 13 MP con una apertura de f/2.0

Los modos bellezas de ambas cámaras cuentan para mi con un equilibrio o ajuste de fábrica superior netamente a los móviles de Huawei y Honor donde quizá el fabricante abusa demasiado del efecto de desenfoque para crear esas “pieles de porcelana”. Una belleza que resultan tan efectistas como artificiales, al menos en el mundo occidental.

Otras cosas mariposas

A destacar de este teléfono móvil de Xiaomi su gran batería, cuenta con una capacidad de nada más y nada menos que 4000 mAh. Una gran capacidad que unida a su procesador SnapDragon 635 una CPU cuyo rendimiento es muy aceptable, más aún cuando te das cuenta de que no es un procesador especialmente glotón a nivel energético, dos características que sumadas nos brindarán unas duraciones lejos del enchufe muy por encima de la media.

Y es que, con el Redmi Note 5, quedarse sin batería al final del día será algo complicado. Con un uso normal podrás obtener fácilmente dos días de batería y si eres de los no adictos a las redes sociales, cuenta que tres o cuatro días no serán una duración imposible. Otros fabricantes deberían aprender de la duración de una carga de este modelo de Xiaomi para sus dispositivos.

El sensor de huellas, no permite desplegar las notificaciones como si que lo permiten los Huawei, señores de Xiaomi, tomen nota para mejorar, esto es un simplemente un tema de software. Permite almacenar diferentes “dedos” de forma que puedas desbloquearla con ambas manos.

Se siente un teléfono algo pesado en la mano, el tamaño de su pantalla tiene ese “añadido” en el peso, que llega hasta los 181 gramos y sus medidas… pues también se harán notar ya que cuenta con 158.6 x 75.4 x 8.1 mm unas medidas no especialmente pequeña aunque su pantalla aproveche bastante el gran tamaño del terminal al ocupar un 77,4% del frontal.

El diseño del Xiaomi Redmi Note 5

Tiene un diseño bastante resultón, al menos la unidad probada vestía en color blanco por delante y un bonito color azul muy suave metalizado en su parte trasera. No llega a ser el azul de los Honor, como el que luce el Honor 9 que compramos >aquí< o el color indefinido “twilight” del Huawei P20 que analizamos >aquí< pero desde luego es elegante y diferente.

Si bien el material de la trasera de color azul es una especie de aluminio mate tintado que tiende a ensuciarse debido a su porosidad. Tampoco pinta que se lleve muy bien con pequeños roces y rayadas, los típicos para aquellos que llevamos el móvil sin funda en el bolsillo del pantalón, si te cabe, pues recuerda que son 5,99″, y en algún momento coinciden dentro de él con las llaves de casa.

No es un teléfono especialmente fino o slim, que va, y más con sus dos sobresalientes ópticas, conformadas en una misma elevación que sobresale por encima de la tapa metálica trasera.

La experiencia de uso con el Xiaomi Redmi Note 5

Se calienta algo pero sólo si le metes mucha caña instalando multitud de cosas. Y es que tras sacarlo de la caja y cargar su batería debidamente le metí una caña considerable, instalando más de 100 aplicaciones y unos 30 juegos, transcurridas unas 60 aplicaciones noté que ya se calentaba bastante.

No obstante y como experiencia de uso es destacable que durante el proceso de instalación de apps, en ningún momento se colgó ni se reinició, obviamente tardó su tiempo en instalar esas 100 apps ya que la descarga de tanta aplicación desde la PlayStore conlleva lentos procesos. Pero todo funcionó de forma impecable.

El rendimiento en juegos es muy destacable, no he apreciado apenas lag alguno en los muchos juegos que probé.

El sistema operativo de Xiaomi Miui

El sistema operativo es como no podía ser de otra manera Android en la versión 8.1 aunque con una capa de software propietaria de Xiaomi por encima, denominada Miui.

Miui es muy parecida a la capa de Android de su competencia, la que llevan los terminales de Huwei y que se denomina Emui.

Miui aporta diferentes soluciones al para mi parco Android de stock, para otros usuarios que prefieren la “parquedad” del Android de stock podrán atacar al Miui esgrimiendo que es una capa demasiado parecida al sistema operativo de iOS de Apple, si bien esto puede ser cierto, sobretodo en versiones anteriores de iOS ya que ahora en esta versión 9.5 ya no lo es tanto, no obstante y sin declararme seguidor aférrimo a nada, te diré que en la práctica tanto esta capa Miui de Xiaomi como la Emui de Huawei para mi aportan lo mejor de ambos mundos.

Miui en su versión 9.5 ha mejorado ostensiblemente a las versiones de hace un par de años que había probado en profundidad, si bien aún queda algo por detrás de Emui de Huawei que se encuentra algo más depurada, pero ahora esta distancia es mínima.

A pesar de ser un teléfono con una pantalla grande, y por ende con mayor capacidad para albergar una barra de menú Miui además te ofrece la posibilidad de gobernar el dispositivo con tres simples gestos, ganando así para la pantalla la clásica franja de botones de cambio de aplicación, home y atrás que vienen siendo habituales en Android stock. Los puedes sustituir mediante tres fáciles gestos, que aprenderás en unos minutos y que los usarás de forma natural en un par de días a poco que uses el móvil.

Las capturas de pantalla se pueden hacer utilizando gestos, desplazando tres dedos hacia bajo en la pantalla, o de forma más tradicional tras desplegar la barra de notificaciones y seleccionar el correspondiente icono, realizada la captura sucede una animación con ella, dejándola flotar en pequeño en la parte superior derecha durante unos tres o cuatro segundos para luego marchar. Si presionas mientras flotas te aparecerá un menú para poder editar y enviar la captura.

No me ha gustado el hecho de que el diseño de las diferentes pantallas virtuales de su lanzador de aplicaciones no sea cíclico, por lo que si tienes cientos de apps y juegos instalados en él y necesitas ir a la última pantalla deberás pasar por todas las pantallas, sin posibilidad de desplazamiento desde la primera pantalla o pantalla de inicia hacia la izquierda.

Tampoco posee un localizador de aplicaciones, esto en versiones anteriores de Miui si que estaba y realmente era muy práctico cuando querías localizar en que carpeta habías dejado una determinada app, o sencillamente cuando necesitabas lanzarla rápidamente sin tener que desplazarte en su búsqueda por las diferentes pantallas del lanzador.

El sistema de “segundo espacio” es una cosa que no he visto muchos otros terminales y sinceramente, me gusta, se trata de un espacio separado en el teléfono donde puedes tener otras aplicaciones y configuraciones diferentes a la del primer espacio. Viene a ser como una especie de “gestión multiusuario”

Los rivales del Redmi Note 5

Por el equilibrio en precio y prestaciones, son pocos los teléfonos que pueden llegar a rivalizar con el Redmi Note 5 y es que Xiaomi a apostado muy fuerte con su Redmi.

A lo sumo el Huawei P20 Lite si bien este lite con su procesador Kirin 659 se quedará un poco corto en potencia con respecto al Redmi Note 5. Si bien el Huawei compensa con un diseño algo más moderno y con la inclusión del notch que si bien para algunos puede resultar algo que no les agrade, el que escribe esta líneas debe reconocer que si que le gusta el notch.

El resto de móviles de gama media, como los Samsung Galaxy A8 se alejan de la contienda por su elevado precio.

Donde si que tiene un duro competidor es en su misma casa, donde el Xiaomi Mi A2 tiene mucho que decir.

Desde luego el Redmi Note 5 es una compra más que aconsejable, sobretodo si estás pensando en cambiarte de teléfono y no quieres o no puedes permitirte un gama alta como Xiaomi Mi Mix 2 Second Edition, un Mi8, o un Huawei P20 Pro de la competencia.