Prueba MacBook Pro M1 13″

Si bien este es un equipo que no se puede considerar realmente nuevo, ya que los Pro de 13″ salieron anteriormente a los MacBook Pro de 14 y 16″ con procesadores M1 Pro y M1 Max que probamos hace escasos días, hoy os traigo la prueba sobre el equipo precursor de estos.

El MacBook Pro de 13″ con procesador M1

Lo hago ahora porque el MacBook Pro de 13″ lo tenía pendiente y porque de alguna forma quiero que sea un tributo al último portátil MacBook Pro de Apple con touchbar y sin notch.

Aunque hace ya unos cuantos meses, a principios del año 2021 ya probamos su hermano pequeño, aunque pequeño por muy poco, hablo del MacBook Air M1, el cual es un hermano casi gemelo, existen algunas diferencias así que estos días he estado trasteando con un MacBook Pro M1 de 13″.

Se que el equipo no va representar una gran diferencia respecto al MacBook Air que ya probé, bueno, realmente se que las diferencias van a ser prácticamente nulas, pero mira, me apetecía probarlo y así poderme despedir de la touchbar que tiene este bonito portátil de Apple.

Rendimiento del MacBook Pro M1

Vista área del MacBook Pro de 13″

El rendimiento es excelente, al mismo nivel que el macbook air que probamos a principios de año.

En el trabajo diario de redactor de tiroriro.com se comporta como el que más, con sus «sólo 8 Gb» de memoria RAM se demuestra del todo incansable, da igual que tengas abiertas más de 50 pestañas sumando la de dos o tres navegadores simultáneos, da igual que tengas GiMP para el retoque de fotos, que estés con Spotify todo el día, el equipo estará fresco y rindiendo a máxima potencia.

Tal es la impresión de potencia que como no podía ser de otra forma te tienes que lanzar a hacer cosas más complejas, que requieran más potencia y expriman más este procesador M1 que tanto nos impresionó, así que vamos más allá de la redacción.

En juegos hemos podido probar algunos gratuitos como Asphalt 9, que rinde de forma fenomenal en este MacBook Pro M1, y algunos de pago que tenemos en la cuenta de Steam y son compatibles con Mac.

De entre los de Steam hemos jugado con el Rise of the Tomb Rider a la resolución nativa de 2880 x 1800 píxeles, y conseguimos 30 fps estables durante la mayoría de la partida, 36 por la parte alta y bajando a 24 en los momentos que teníamos nieve en pantalla. Posteriormente probamos una resolución menor de 1920 x 1200 píxeles, aunque siendo más que aceptable ya que es la resolución 16:10 más cercana a lo que podría ser fullHD.

Como siempre, he vuelto a instalar Bioshock Remastered en este Mac para ver que tal se defiende con uno de mis juegos favoritos.

También probamos algunos juegos en Epic Games, más allá de los MMO típicos como Fortnite y League of Legends, aunque a decir verdad casi todos son videojuegos indies o de escasos recursos, entre los que probamos fueron Absolute Drift

El almacenamiento se queda corto

No se porque en Apple tienen la sinvergüencería de venderte un equipo con sólo 256 Gb a un precio de cerca de 1.500 euros, el precio es alto vale, pero si te gusta lo pagas, pero lo que no es de factura es meterle un disco que se te va a quedar corto en poco, poquísimo tiempo y además en los mac no se pueden ampliar.

Unidades externas de almacenamiento para Mac

Tan apremiante será conseguir mayor espacio en disco en cualquier MacBook con sistema operativo macOS Big Sur o superior y que cuente con menos de 512 GB que recurrir a una unidad de almacenamiento externo es la opción que deberás tomar si quieres trabajar con bastantes datos.

Si quieres trabajar con una gran velocidad deberás recurrir a los carísimos discos duros externos con puertos Thunderbolt 3 o thunderbolt 4, los cuales tienen en la actualidad un precio prohibitivo.

En cuanto al resto de unidades externas, tienes las típicas USB 3.0 notablemente más económicas y que podrás conectar a los puertos USB del tipo C que tiene este MacBook usando el adaptador correspondiente. Claro que la velocidad no será ni mucho menos la misma, aunque suficiente para mover archivos entre el portátil y la unidad.

En cuanto a la mayoría de pendrives que hay actualmente en el mercado, necesitarás un conversor de USB estandard a USB del tipo C, esto es debido a que casi todos son USB de tipo grande, o en todo caso microUSB.

Algo que destaco es que unidades formateadas en Windows funcionan en el macbook aunque me he dado cuenta que las unidades externas, como los pendrives macOS los reconoce sin el nombre de la unidad, mostrando un feo untitled, cosas de macOS Monterey todavía por pulir.

El teclado del MacBook Pro de 13

Una maravilla, además es probablemente el último modelo de Mac que va a incorporar la denostada touchbar, sí, los nuevos macbooks pro de 14 y 15″ la han perdido, en su lugar lucen teclas de función, al igual que en el MacBook Air con Apple Silicon.

Me encanta que el fondo del teclado no sea una masa negra u oscura, como si que lo es en las MacBook Pro de 14″ y de 16″, aquí el fondo es metálico, y del mismo color que la carcasa, lo que le da un aspecto mejor.

El teclado funciona de maravilla

El touchid integrado funciona a las mil maravillas, reconoce rapidísimo la huella y sirve para bloquear el portátil de forma rápida sin tener que bajar la pantalla ni buscar entre iconos.

La última touchpad en los MacBook

Siempre me he confesado un adulador de los touchpad que monta Apple en todos sus portátiles, y es que son con diferencia de lo mejor que he probado jamás en este tipo de dispositivos.

Sin embargo en este MacBook Pro 13″ no se si es la unidad que estoy probando pero falla el sistema a la hora de mover/copiar un conjunto de archivos entre dos carpetas del finder, las selecciono, las intento arrastrar y en lugar de eso o bien me las previsualiza o intenta renombrar en lugar de moverlas, esto es algo que me pasa dos de cada cuatro veces que tengo que hacer estas copias.

La pantalla del MacBook Pro de 13″ M1

Ni miniLED, ni mini marcos, pero oye tú, tras haber estado trabajando con uno de los nuevos MacBook Pro de 14″, la diferencia no es visible, nunca mejor dicho, a menos que la busques.

El brillo del que es capaz esta pantalla es impresionante, la nitidez y resolución también, y es que meter más de estos 2800 x 1800 píxeles en pantalla para mi modo de ver no tiene razón alguna, va sobrado de resolución.

El tema de los marcos, bueno, aquí si que hay diferencias, aunque sólo si las buscas, si no te paras a recorrer la pantalla en búsqueda de los mismos ni te darás cuenta.

Además los marcos laterales son verdaderamente estrechos, sin llegar a los de las nuevas pantallas de los MacBooks con procesadores M1 Pro y M1 Max, pero casi, son 9 milímetros en los lados y 14 en el superior.

Lo que si te darás cuenta, pero para mejor, es que este MacBook no tiene ese feo notch en pantalla que tienen los modelos superiores, algo que ni me gusta como queda y ni mucho menos como lo ha implementado a nivel de sistema operativo Apple.

El sonido del MacBook Pro de 13″

El sonido sigue igual de impresionante que siempre y es que los macs suenan mucho mejor que los PCs con Windows, da igual que el portátil tenga altavoces firmados por Harman Kardon, B&W o la misma Bose, no importa, aunque suenen bien estos portátiles de Apple suenan mejor.

Ruido de ventilación

Pues la verdad, es una máquina muy bien diseñada, ya en su concepto estos procesadores rara vez se calientan, bueno, rara raran no así que siendo del todo sincero el ruido de ventilación lo tiene aunque sea muy ocasional.

Desde luego que no es ni mucho menos tan molesto como puede ser el ruido que genera un PC portátil con Windows como el HP con procesador i7 que tenemos aquí en la oficina, pero aquello que había leído y releído con afirmaciones del estilo que… durante la prueba no llegué a escuchar el ruido de ventilación… pues o es mentira o todos aquellos probadores tienen un problema de oído.

Y no, no es que hiciese ruido cuando estaba compilando o haciendo unas tareas complicadas, no, ha sido mientras escribía algunos artículos para tiroriro.com.

Cierto es que además de escribirlos tenía algunas pestañas abiertas en varios navegadores, unas 18 en el navegador Edge, sí, uso Edge incluso en Mac, soy así de raro.

El gordo de Google Chrome también lo tenía cargadito, con un total de… espera… 33 pestañas abiertas.

Tres pestañas en Safari, un navegador que no me gusta por no ser multiplataforma, y que no uso a menos que se abra «sólo», por ejemplo tras instalar algún programa, o pulsar sobre la ayuda de uno.

También tenía Transmission bajándome algunos capítulos de algunas series que tenía pendientes de ver desde hace eones, hablo de «Endevour» en sus primeras temporadas.

La batería del MacBook Pro de 13″ M1

Las expectativas estaban por las nubes, pues según Apple el pequeños de los MacBook Pro con procesador Apple Silicon es capaz de superar en 3 horas al MacBook Air también con M1, es decir, que te prometen 20 horas de autonomía máxima lo cual es una auténtica pasada.

Si bien durante la primera carga no me convenció del todo la segunda carga sí, lo desconecté de la toma de 220V sobre las 12:00H de la mañana, cargado al 100% con el cargador original que Apple entre con el producto.

En 01:30 de uso, con Spotify sonando al 70% la batería había bajado hasta el 90%, tras unas 7 horas de trabajo, descontadas las correspondientes pausas todavía tenía el 34% de carga.

El tercer día comencé con el sobre las 07:30 de la mañana.

El sistema operativo macOS Monterey

El portátil originalmente venía con Big Sur, una versión de macOS que francamente me gustó, aunque fue más por los pequeños cambios estéticos que por las nuevas funcionalidades.

Pues bien en este «Monterey» sigo sin ver más avances. Y sigue con cosas que me irritan y mucho, como que tras haber instalado y desinstalado ciertas aplicaciones en el launchpad estas siguen manteniendo sus respectivos iconos. Como nota aclaratoria me refiero a aplicaciones instaladas desde Steam y desinstaladas desde el propio Steam.

La muerte anunciada del MacBook Pro de 13″

Los MacBook Pro siempre han sido la gama profesional de portátiles de Apple, incluso la gama preferiblemente elegida por encima de los mac de sobremesa por cualquier desarrollador, productor o fotógrafo profesional.

Esto es algo que ahora mismo incluso tiene una mayor razón ya que con los nuevos procesadores Apple Silicon, los M1 vaya, las potencias se igualan, es decir que rinde igual un Mac con M1 de sobremesa, como los iMac y los MacMini que un MacBook, sea Air o Pro.

Tanto es así que la diferencia entre un ordenador para uso personal o doméstico en la familia de Apple se ha desdibujado y mucho, total, que la solución está siendo dotar a la gama «pro» de mayor conectividad y procesadores con la misma tecnología pero de mayor tamaño para así conseguir más potencia.

Al final todo esto recae en un aumento del tamaño del ordenador, por lo que el modelo de 13″ puede estar en una frontera no deseable entre los profesional y lo doméstico.

Quizá es por ello que hay quien dice que este modelo en este tamaño se dejará de fabricar en breve, cuando Apple tenga stock suficiente del resto de modelos y agote los del de 13″, tiene su lógica, si quieres un portátil potente y profesional necesitas una pantalla algo mayor y sobre todo mayor número de puertos.

Además se ha pedido la touchbar en los últimos ordenadores portátiles presentados por Apple, así que si Apple decide hacer un nuevo macbook pro de 13″ sin touchbar, ya me dirás el sentido que tiene cuando tienes el MacBook Air M1 de 13″.

¿Qué es mejor comprar MacBook Pro o MacBook Air?

Esto es algo que hay que entrar a valorar, ya que en el resto de características ambos andan empatados. Si que este tiene ventilación forzada, algo que hará que para trabajos duros el ordenador pueda sobrellevarlos mejor al poder respirar, pero sinceramente y tras haber probado el anterior, que sólo se calentaba ante trabajos verdaderamente duros, como el renderizado 3D de horas, y la edición de vídeo.

El resto de características en las que gana este MacBook Pro de 13″ son cero, vale que tiene touchbar, pero bueno, su utilidad es prácticamente nula y digo yo que si se deja de fabricarse, lo más probable es que en futuras versiones de macOS se deje de dar soporte, se apague vaya y no sirva para nada. Aunque conociendo a Apple seguro que les da soporte por 10 años más todavía.

Lo del brillo extra de pantalla, bueno, quizá si vas a trabajar con el portátil en exteriores quizá si que te venga mejor tener ese extra de nits, pero por el resto, créeme que la pantalla del MacBook Air es también maravillosa.

Conclusión sobre el MacBook Pro de 13″

No es el equipo perfecto, como casi lo es el MacBook Air de 13″, si embargo creo que este portátil de Apple se convertirá en una pieza de coleccionista.

Esto lo pienso porque aúna todas las virtudes que tienen los ordenadores de Apple, un gran acabado, una gran pantalla, un gran sonido, un gran teclado, un gran touchpad, una gran batería donde la autonomía es bárbara, así como su potencia.

Pero sobre todo esto, algo que lo hace único y el verdadero motivo por el que considero que con el paso de los años este será un ordenador de coleccionista, es porque se trata del primer ordenador de Apple portátil con procesador Apple Silicon y el último con touchbar.

Además de no tener el feo notch de los nuevos en pantalla. Claro que eso de ser el primer Apple Silicon también lo comparte con el Mac Mini y el MacBook Air M1, pero la touchbar amigo… ahí quedará sóla.

Y es que es concluir y hablar de MacBook Air M1 es cuando tenemos que ponernos serios con este MacBook Pro de 13″, y es que por el mismo dinero que cuesta este Pro en su versión más baja, la de 256 Gb, tenemos un MacBook Air M1 con el doble de capacidad, con 512 Gb.

Así que si tu objetivo es tener un portátil de Apple ligero y capaz, directamente te recomiendo mejor comprar un Air.

No te pierdas los siguientes artículos de tiroriro

Author: El editor

Share This Post On